Con­se­jos: qué ha­cer cuan­do...

Geo - - GEO NOTICIAS -

. . . apa­re­ce un grizzly

Re­gla más im­por­tan­te: no sa­lir co­rrien­do. Quien co­rre des­pier­ta el ins­tin­to ca­za­dor del oso. Y cual­quier ser hu­mano per­de­rá la ca­rre­ra. Una com­pa­ra­ción: el ja­mai­cano Usain Bolt, po­see­dor del ré­cord mun­dial de cien me­tros li­sos, al­can­za ca­si 45 km/h de pro­me­dio, un ser hu­mano con adre­na­li­na en la san­gre no su­pera los 24 km/h. Pa­ra el oso, con 60–65 km/h, no so­mos ri­val. En el ca­so de osos cu­rio­sos (de pie so­bre las pa­tas tra­se­ras o con las ore­jas le­van­ta­das) con­vie­ne es­pe­rar. El animal sue­le per­der rá­pi­da­men­te el in­te­rés en los ca­mi­nan­tes que sim­ple­men­te no ha­cen na­da. En ca­so con­tra­rio: ha­blar­le tran­qui­la­men­te has­ta que es­to le abu­rra y se va­ya. En el ca­so de

osos fu­rio­sos (ore­jas ple­ga­das ha­cia atrás, man­dí­bu­las apre­ta­das): ale­jar­se len­ta­men­te, sin dar­le la es­pal­da ni mi­rar­le fi­ja­men­te a los ojos. Si aún así ata­ca: Ti­rar un ob­je­to al sue­lo, por ejem­plo, un jer­sey o una cá­ma­ra (¡na­da de co­mi­da!). Eso ocu­pa­rá al oso du­ran­te un tiem­po. De­jar­se caer y fin­gir es­tar muer­to. Sue­na más fá­cil de lo que es, so­bre to­do por­que el oso no so­lo ole­rá el su­pues­to ca­dá­ver, sino que tam­bién es po­si­ble que lo al­ce, lo lan­ce y tal vez lo muer­da… . . . Uti­li­zar es­pray an­tio­sos. Es­ca­lar un ár­bol de al me­nos cua­tro me­tros y me­dio de al­tu­ra. Cui­da­do: un grizzly es ca­paz de sa­cu­dir el ár­bol de ma­ne­ra que un es­ca­la­dor inex­per­to se cai­ga.

. . . te muer­de una ser­pien­te ve­ne­no­sa

¡No apli­car los mé­to­dos de las pe­lí­cu­las del Oes­te! No cau­te­ri­zar o chu­par la he­ri­da. El ve­neno en la bo­ca no es me­jor que el ve­neno en el pie o la mano. Acu­dir lo más rá­pi­do po­si­ble al mé­di­co y man­te­ner la par­te mor­di­da tan quie­ta co­mo sea po­si­ble pa­ra que el ve­neno no se pro­pa­gue rá­pi­da­men­te. Si la ayu­da mé­di­ca tar­da­ra más de me­dia ho­ra en lle­gar, ven­dar la he­ri­da sin apre­tar de­ma­sia­do (tan flo­jo co­mo pa­ra po­der me­ter un de­do). No in­te­rrum­pir el flu­jo de la san­gre me­dian­te li­ga­du­ra; qui­tar to­dos los ani­llos, pul­se­ras y el re­loj de la mano mor­di­da. Pa­ra evi­tar mor­de­du­ras: lle­var bo­tas que cu­bran el to­bi­llo y pan­ta­lo­nes que no es­tén ajus­ta­dos al cuer­po. No ca­mi­nar en­tre hier­bas al­tas sin mi­rar. Cui­da­do en las pa­re­des ro­co­sas, ¡las ser­pien­tes tam­bién se me­ten en grietas!

. . . te has per­di­do a pie o en co­che

No ca­mi­nar sin rum­bo, sino bus­car un cla­ro del bos­que y per­ma­ne­cer allí. Uti­li­zar cual­quier co­sa que ten­ga un color cla­ro y lla­ma­ti­vo pa­ra atraer la aten­ción de los he­li­cóp­te­ros de res­ca­te. Ayu­da co­lo­car en el te­cho del co­che o en el sue­lo un CD que re­fle­je los ra­yos so­la­res. En un cla­ro del bos­que pue­de ayu­dar en­cen­der un fuego... pe­ro no pro­vo­que un in­cen­dio fo­res­tal. Con mu­chas ho­jas ver­des co­mo com­bus­ti­ble, el fuego crea­rá un es­pe­so hu­mo blan­co que sir­ve de se­ñal. Sin es­te hu­mo, el fuego pue­de ser una im­por­tan­te fuen­te ca­lo­rí­fe­ra. Tam­bién las bol­sas de plás­ti­co ayu­dan a man­te­ner el ca­lor. Me­ter­se en una co­mo si fue­ra un sa­co de dor­mir pro­te­ge con­tra el ai­re frío y la llu­via.

. . . el bos­que es­tá en lla­mas

Ale­jar­se co­rrien­do. No que­dar­se pa­ra­do y do­cu­men­tar en ví­deo la ra­pi­dez con la que el fuego se pro­pa­ga (pue­de al­can­zar has­ta 25 km/h). Cui­da­do al huir en co­che: el ca­ta­li­za­dor pue­de ca­len­tar­se has­ta tal pun­to que em­pie­za a ar­der.

. . . uno se cae al agua

La ma­ne­ra más fre­cuen­te de mo­rir en un par­que na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos es aho­gán­do­se. Re­sul­ta ca­si im­po­si­ble sa­lir de las frías aguas bra­vas aga­rrán­do­se a ro­cas o ra­mas. Quien se vea obli­ga­do a cru­zar un río pi­san­do pie­dras o tron­cos an­tes de­be­ría mi­rar dón­de pue­de aca­bar en ca­so de caí­da. Quien se cai­ga de­be­rá tra­tar de lle­gar a la ori­lla lo más rá­pi­do po­si­ble. Por­que in­clu­so cuan­do las aguas son man­sas y po­co pro­fun­das es po­si­ble que lle­ven di­rec­ta­men­te a una cas­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.