GEIS­HAS: EL RE­FI­NA­DO AR­TE DE LA SE­DUC­CIÓN

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Uwe Schmitt Fo­tos: Ofe­lia de Pa­blo y Ja­vier Zu­ri­ta

Es­tas mu­je­res mis­te­rio­sas se ma­qui­llan y se vis­ten co­mo ha­ce 200 años. Ar­tis­tas mul­ti­fa­cé­ti­cas, can­tan, dan­zan y co­que­tean con sus acau­da­la­dos clien­tes. Hoy co­mo ayer, el se­cre­to me­jor guar­da­do es si con­su­man sus pro­me­sas de fa­vo­res se­xua­les.

CUAN­DO LAS GEIS­HAS de nues­tros días ca­mi­nan pre­su­ro­sas por las ca­lles de Gion, el dis­tri­to de en­tre­te­ni­mien­to de Kyo­to, o por el ba­rrio de Aka­sa­ka, en To­kio, pa­re­cen ha­das de cuen­to caminando con pa­si­tos cor­tos: los pies em­bu­ti­dos en exi­guas san­da­lias, el ros­tro ma­qui­lla­do de blan­co y los la­bios per­fi­la­dos con car­mín color ce­re­za.

En el Gion de hoy vi­ven 118 geis­has –ha­ce 200 años re­si­dían 3.000– y en to­do Ja­pón ape­nas lle­gan a 5.000, cuan­do en los años vein­te ha­bía unas 80.000. Flo­re­cía en­ton­ces la cul­tu­ra de las geis­has, un ar­te tra­di­cio­nal que con­tri­bu­ye a re­com­po­ner el mal­tre­cho ego de los hom­bres de ne­go­cios y afian­za con sus ha­la­gos la im­por­tan­cia de su pa­pel en la vida. En bre­ves pa­la­bras: con ayu­da de unas co­pas de sa­ke o whisky ellas trans­mu­tan su hu­mor ape­sa­dum­bra­do en jo­via­li­dad. Hoy, los tra­di­cio­na­lis­tas se la­men­tan de que la ca­li­dad de la for­ma­ción de las geis­has de­cae, al igual que las cos­tum­bres de los clien­tes. Ca­da vez me­nos ja­po­ne­ses y japonesas co- no­cen el exó­ti­co mun­do de las geis­has. Ellas les re­cuer­dan los tiem­pos en que las es­po­sas eran se­res se­cun­da­rios con una exis­ten­cia ló­bre­ga en el ho­gar, ape­nas te­nían de­re­chos y so­lo se las re­que­ría pa­ra el ayun­ta­mien­to car­nal. Has­ta no ha­ce mu­cho el de­re­cho ma­tri­mo­nial ja­po­nés in­cluía la es­te­ri­li­dad co­mo uno de los sie­te mo­ti­vos por los que el hom­bre po­día ob­te­ner el di­vor­cio, y tam­bién la “lo­cua­ci­dad” de sus mu­je­res. Sin em­bar­go, las geis­has eran re­tri­bui­das por am­bas co­sas.

NI LOS ADI­NE­RA­DOS EJE­CU­TI­VOS acu­den ya a en­tre­te­ner­se en las ve­la­das lla­ma­das

ko­ta, que an­ta­ño en­fu­re­ce­rían a las es­po­sas de­cen­tes. Pa­ra los pa­tro­nos ( dan­na), man­te­ner a una geis­ha ha per­di­do ali­cien­tes ya que se tra­ta de un com­pro­mi­so vi­ta­li­cio. Se es­ti­ma que so­lo una quin­ta par­te de ellas cuen­ta con la pro­tec­ción to­tal de sus be­ne­fac­to­res. El mecenazgo de los dan­na, que en otro tiem­po ase­gu­ra­ba una ren­ta y un se­gu­ro de des­em­pleo a las geis­has, se ha des­mo­ro­na­do. Es po­si­ble que un tal se­ñor Uno sea el res­pon­sa­ble de es­ta si­tua­ción.

En ju­nio de 1989 se su­po que el re­cién ele­gi­do pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón, So­su­ke Uno, de 67 años, ha­bía con­tra­ta­do a una geis­ha co­mo aman­te por tres mi­llo­nes de ye­nes (cer­ca de 20.000 eu­ros). La da­ma, Mit­su­ko Na­ka­nis­hi, que pu­so fin a la re­la­ción po­cos me­ses des­pués, rom­pió el có­di­go de si­len­cio de las geis­has cuan­do Uno asu­mió el car­go, lo que le obli­gó a di­mi­tir dos me­ses des­pués de ser ele­gi­do. La an­ti­gua geis­ha le acu­só de mez­quino y per­so­na po­co vir­tuo­sa.

En Oc­ci­den­te el ca­so del ex­pri­mer mi­nis­tro Uno su­pu­so un gran es­car­nio. En nues­tra so­cie­dad es in­con­ce­bi­ble la idea de des­viar una cier­ta can­ti­dad del suel­do men­sual ha­cia los ser­vi­cios de una geis­ha. Pe­ro, ¿dón­de es­tá el eu­ro­peo o ame­ri­cano que no ha so­ña­do con aca­ri­ciar el ros­tro de por­ce­la­na de una de ellas, el per­fil si­nuo­so de su nu­ca o el sua­ve es­co­te de su es­pal­da ma­qui­lla­do de blan­co? ¿Dón­de es­tá el fo­ras­te­ro que no que­da­ría em­be­le­sa­do por ese mo­vi­mien­to de ma­nos si­mi­lar al vue­lo de un pá­ja­ro, que re­pri­me una tí­mi­da ri­si­ta? ¿Quién no en­con­tra­ría atrac­ti­vos sus bai­les, su in­ter­pre­ta­ción

de la música tra­di­cio­nal, sus jue­gos de en­tre­te­ni­mien­to, su in­ge­nio­sa con­ver­sa­ción?

En Oc­ci­den­te, ca­si sin ex­cep­cio­nes, se con­si­de­ra a la geis­ha co­mo la sa­cer­do­ti­sa orien­tal de Eros, el dios pri­mor­dial de la atrac­ción se­xual y el amor. Des­de la dis­tan­cia, que des­vir­túa la per­cep­ción del en­torno, tam­bién se la con­tem­pla co­mo un ser ex­tra­or­di­na­rio. Pe­ro es­ta ad­mi­ra­ción sus­ci­ta una ac­ti­tud si­mi­lar a la que pro­vo­ca la con­tem­pla­ción del cono vol­cá­ni­co del mon­te Fu­ji: cuan­to más le­jos es­tá, más se idea­li­za su be­lle­za.

La per­vi­ven­cia de las geis­has es­tá en pe­li­gro. Su mi­to pre­sen­ta con­tra­dic­cio­nes, al igual que el eterno de­ba­te so­bre su ca­rác­ter sa­gra­do o im­pío.

Un con­flic­to de es­ta na­tu­ra­le­za fue lle­va­do a los tri­bu­na­les en 2001, con mo­ti­vo de la de­nun­cia de la fa­mo­sa geis­ha de los años se­sen­ta Mi­ne­ko Iwasaki, por di­fa­ma­ción e in­cum­pli­mien­to de con­tra­to con­tra el es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Art­hur Gol­den. El plei­to se ba­só en la do­ble acu­sa­ción de Iwasaki a Gol­den por­que en su li­bro Me­mo­rias de una

geis­ha des­cri­be el ofi­cio co­mo una pros­ti­tu-

LA HO­RA CON UNA GEIS­HA PUE­DE COS­TAR HAS­TA 3.000 EU­ROS. UN FIA­DOR GA­RAN­TI­ZA LA SOL­VEN­CIA DEL CLIEN­TE

ción ri­tual y por­que no cum­ple su pro­me­sa de man­te­ner el ano­ni­ma­to de la in­for­man­te. La adap­ta­ción al ci­ne en 2006 col­mó la pa­cien­cia de los pu­ris­tas ja­po­ne­ses.

TRAS EL ES­TRENO DE LA PE­LÍ­CU­LA se al­za­ron des­de Chi­na vo­ces in­ju­rio­sas con­tra la pro­ta­go­nis­ta, Zi­yi Zhang, de quien de­cían que in­ter­pre­ta­ba el pa­pel de una “pros­ti­tu­ta”. Así mis­mo la cul­pa­ban de co­me­ter un ac­to de ex­tre­ma des­leal­tad a su país, ra­yano en la al­ta trai­ción. En Ja­pón se for­mu­la­ron amar­gas que­jas por el tra­ta­mien­to que se da­ba a la fi­gu­ra de la he­roí­na Sa­yu­ra, cu­yo buen nom­bre se ata­ca ma­li­cio­sa­men­te pa­ra di­la­pi­dar su repu­tación. Se­gún la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, Sa­yu­ra des­vir­túa con fi­nes co­mer­cia­les y pa­ra in­tere­sar a un pú­bli­co glo­bal el ma­qui­lla­je blan­co tra­di­cio­nal, los la­bios color ce­re­za y la len­ti­tud de mo­vi­mien­tos que re­quie­re el bai­le de la geis­ha, sus­ti­tu­yen­do la par­si­mo­nio­sa danza ja­po­ne­sa por el ba­llet acro­bá­ti­co pro­pio de la ópe­ra de Pe­kín. En de­fi­ni­ti­va, Sa­yu­ra re­pre­sen­ta a una cria­tu­ra fan­tás­ti­ca pa­na­siá­ti­ca.

Por otra par­te, en to­da es­ta po­lé­mi­ca lla­ma la aten­ción el pru­den­te si­len­cio que man­tu­vo la Aso­cia­ción de Geis­has de Kyo­to, el lu­gar don­de se si­túa la ac­ción de Me­mo­rias de

una geis­ha, en el pe­rio­do his­tó­ri­co que trans­cu­rre en­tre 1927 y 1946. Es­ta or­ga­ni­za­ción de­jó que los fo­lle­ti­nis­tas es­pe­cu­la­ran con el enig­ma per­pe­tuo de si una geis­ha es una con­cu­bi­na, una ar­tis­ta o am­bas co­sas a la vez.

La con­tro­ver­sia so­bre es­ta cues­tión es­tá li­ga­da a la his­to­ria de las geis­has, que na­cie­ron co­mo pro­fe­sio­na­les de las ar­tes y del en­tre­te­ni­mien­to ha­cia el año 1760. En­ton­ces las mu­je­res co­men­za­ron a so­ca­var el mo­no­po­lio de los jó­ve­nes va­ro­nes que brin­da­ban di­ver­sión en los ba­rrios o zo­nas de to­le­ran­cia de la ca­pi­tal y pron­to les des­pla­za­ron de ellos.

La actual ciu­dad de To­kio se lla­ma­ba en aquel tiem­po Edo y a fi­na­les del si­glo XVIII ya con­ta­ba con una po­bla­ción de más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes. En el ám­bi­to de un Es­ta­do feu­dal, re­gi­do por una le­gis­la­ción de nor­mas es­tric­tas, el al­to gra­do de desa­rro­llo cul­tu­ral de la ur­be con­tras­ta­ba con el uni­ver­so opues­to de las geis­has, que vi­vían en los

DE DÍA, LA GEIS­HA LLE­VA UNA VIDA NOR­MAL PE­RO CON LU­JOS. AL LLE­GAR LA NO­CHE SE CON­VIER­TE EN UNA CRIA­TU­RA MÁ­GI­CA

“en­cla­ves del pla­cer”, a es­ca­sa dis­tan­cia. No era in­fre­cuen­te que un san­tua­rio shin­to o un tem­plo bu­dis­ta se al­za­ran en lu­ga­res muy pró­xi­mos a los ba­rrios de di­ver­sión. Aquí, se re­za por la sa­lud y el bie­nes­tar, mien­tras que jus­to al la­do se gas­ta el di­ne­ro en or­gías con chi­cas. El mun­do mi­se­ra­ble de los cam­pe­si­nos que­da­ba fue­ra, muy le­jos. Quien go­ce con las es­plén­di­das ma­ni­fes­ta­cio­nes es­té­ti­cas de la épo­ca Edo –el ka­bu­ki o tea­tro tra­di­cio­nal ja­po­nés, la música, el ar­te de gra­bar en ma­de­ra...– tie­ne que bus­car sus orí­ge­nes en los dis­tri­tos del en­tre­te­ni­mien­to.

Los se­cre­tos de es­te mun­do al­ter­na­ti­vo y las ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas de las mu­je­res fue­ron pre­ser­va­das por las geis­has. Es­te era un ám­bi­to so­cial de do­mi­nio fe­me­nino, don­de la mu­jer os­ten­ta­ba el pa­pel cen­tral de li­de­raz­go mo­ral. Hoy en día, co­mo en­ton­ces, so­lo se to­le­ra la pre­sen­cia mas­cu­li­na du­ran­te el día de los es­po­sos de las due­ñas de las ca­sas de geis­has y de los en­car­ga­dos de ser­vir be­bi­das. Con los sa­mu­rais, la cas­ta gue­rre­ra del Ja­pón feu­dal, ape­nas rea­li­za­ban ne­go­cios; las re­la­cio­nes homosexuales en­tre los miem­bros de es­ta éli­te mi­li­tar eran vis­tas con na­tu­ra­li­dad.

A los es­pí­ri­tus me­nos idea­lis­tas, las geis­has –que en Kyo­to re­ci­ben el nom­bre de gei­ko– les ofre­cen té y sa­ke. Bai­lan, can­tan y co­que­tean con ellos. Sin em­bar­go, los fa­vo­res se­xua­les re­quie­ren una es­tric­ta con­fi­den­cia­li­dad.

LAS CON­CU­BI­NAS NO ES­TA­BAN dis­pues­tas a que la nue­va her­man­dad de las geis­has les arrui­na­ra el ne­go­cio; por ello, el Go­bierno con­ce­día a las mu­je­res dos ti­pos de li­cen­cias. Los viajeros so­lían in­for­mar –es­pan­ta­dos, pe­ro no sin cier­ta en­vi­dia– de las ex­tra­va­gan­cias li­ber­ti­nas que ob­ser­va­ban en el país. Una so­cie­dad li­bre de las ata­du­ras mo­ra­les que im­po­nían el cris­tia­nis­mo o el con­fu­cio­nis­mo, en la que se po­día con­tra­tar la com­pa­ñía de una mu­jer, in­clui­das re­la­cio­nes eró­ti­cas, sin co­me­ter pe­ca­do ni car­gar con cul­pa. Has­ta qué gra­do de in­ti­mi­dad po­día lle­gar la ini­cia­ti­va de la mu­jer ha si­do siem­pre una cues­tión in­cier­ta. Pe­ro lo que se pue­de afir­mar es que la pri­me­ra mu­jer que se hi­zo lla­mar a sí mis­ma “geis­ha” en Edo, se lla­ma­ba Ki­ku­ya y can­ta­ba y to­ca­ba el sha­mi

sen, un laúd de cue­llo lar­go y plano, pa­re­ci­do al ban­jo, cu­ya ca­ja se re­cu­bría con piel de ga­to. No ca­be du­da de que era una pros­ti­tu­ta.

Mu­chas geis­has en­tra­ban vo­lun­ta­ria­men­te a tra­ba­jar co­mo sir­vien­tas en una gei­gi

oki­ya o gei­gi ges­hu­ku, co­mo se lla­man las ca­sas de geis­has. Eran hi­jas na­ci­das fue­ra del ma­tri­mo­nio, com­pra­das a los cam­pe­si­nos po­bres o a fa­mi­lias de sa­mu­rais y co­mer­cian­tes arrui­na­dos. El mon­tan­te del pa­go po­día equi­va­ler a la ra­ción de arroz ne­ce­sa­ria pa­ra sub­sis­tir la fa­mi­lia du­ran­te un año. La ser­vi­dum­bre co­mo opor­tu­ni­dad de pa­gar las deu­das y as­cen­so so­cial era una ter­ce­ra vía bas­tan­te acep­ta­ble te­nien­do en cuen­ta que las otras op­cio­nes eran el ham­bre o la pros­ti­tu­ción o, en los tiem­pos mo­der­nos, des­lo­mar­se tra­ba­jan­do en las hi­lan­de­rías de se­da.

El pe­rio­do de apren­di­za­je du­ra­ba al­gu­nos años. En los con­tra­tos se­lla­dos con las due­ñas de las ca­sas de geis­has se es­ta­ble­cía una cuan­tía en con­cep­to de prés­ta­mo, así co­mo los años de ser­vi­cio, por lo ge­ne­ral unos diez. Las fu­gas no so­lían sa­lir bien; los me­ses que las jó­ve­nes de­ja­ban de pro­du­cir ga­nan­cias se su­ma­ban a la deu­da. Las mu­cha­chas te­nían que con­tri­buir con su tra­ba­jo a los gas­tos de co­mi­da, alo­ja­mien­to y en­se­ñan­za del can­to, la danza, el sha­mi­sen, la con­fec­ción de ki­mo­nos y el ma­qui­lla­je. La pers­pec­ti­va de ob­te­ner ma­yo­res emo­lu­men­tos que otras mu­je­res, lo­grar cier­tas par­ce­las de au­to­no­mía, aún con fal­ta de li­ber­tad, dio alas a mu­chas y alla­nó el ca­mino pa­ra que en el fu­tu­ro

pu­die­ran abrir su pro­pia oki­ya o ca­sa de té.

Una pe­rio­dis­ta británica que vi­vió mu­cho tiem­po en­tre geis­has, las des­cri­bió co­mo las “pri­me­ras mu­je­res mo­der­nas de Ja­pón”, por­que has­ta 1945 te­nían más con­trol so­bre su des­tino del que ja­más po­drían ha­ber so­ña­do las es­po­sas ni­po­nas.

Pe­se a que en­tre las con­cu­bi­nas japonesas –y tal vez en­tre las geis­has– exis­tía el mi­zua­ge –la ven­ta de la vir­gi­ni­dad en­tre clien­tes se­lec­tos–, es­ta prác­ti­ca se con­si­de­ra­ba un ti­po de ce­re­mo­nia de ini­cia­ción tras la eta­pa de for­ma­ción, más que un ac­to de pros­ti­tu­ción. Una cos­tum­bre sin­gu­lar pues el ele­va­do pre­cio que se pa­ga­ba por es­ta pri­me­ra no­che –se es­ti­ma que has­ta 50.000 eu­ros– era una can­ti­dad que se em­bol­sa­ba la ca­sa de geis­has. Las chi­cas que ha­bían con­clui­do el pe­rio­do de apren­di­za­je no co­men­za­ron a per­ci­bir el 40% del mon­to de es­te pa­go has­ta los años trein­ta y, con suer­te, po­dían in­ter­ve­nir en la elec­ción del clien­te be­ne­fi­cia­rio. En 1945 se prohi­bió es­ta cos­tum­bre.

Es di­fí­cil ima­gi­nar que una geis­ha no pro­me­ta a su clien­te fa­vo­res se­xua­les. La cues­tión es sa­ber con qué fre­cuen­cia se con­su­man sus in­si­nua­cio­nes, si es que ocu­rre al­gu­na vez. Pre­ser­var su va­lor en el mer­ca­do re­quie­re re­ca­to y no se pue­de con­fiar en la dis­cre­ción de los hom­bres.

Mi­ne­ko Iwasaki, la fa­mo­sa in­for­man­te de la no­ve­la de Art­hur Gol­den en Me­mo­rias de una geis­ha, que en 2002 pu­bli­có su li­bro Vi

da de una geis­ha pa­ra rec­ti­fi­car la fic­ción de Gol­den, des­mien­te esas afir­ma­cio­nes: una geis­ha nun­ca es­ta­ba obli­ga­da a con­sen­tir lo que no que­ría. Cuan­to más co­ti­za­da es­ta­ba en los ba­rrios de en­tre­te­ni­mien­to y más ele­va­do era su ran­go, te­nía más po­si­bi­li­da­des de ele­gir. Era una em­pe­ra­triz allí don­de el clien­te so­lo era el rey. Sus her­ma­nas de los es­ta­ble­ci­mien­tos de re­creo y las es­ta­cio­nes bal­nea­rias de la pro­vin­cia no lo te­nían tan fá­cil. Los clien­tes allí es­pe­ran más.

LAS GEIS­HAS MO­DER­NAS SON se­res de lu­jo que exi­gen lo que no es­tá al al­can­ce de la ma­yo­ría. No sa­ben co­ci­nar y no pue­den vi­vir sin con­tar con la ayu­da de una go­ber­nan­ta que se ocu­pe de los asun­tos do­més­ti­cos. Mi­ran con des­dén a las amas de ca­sa, la mis­ma ac­ti­tud que en otros tiem­pos mos­tra­ban las cor­te­sa­nas ha­cia ellas, y pre­fie­ren com­pa­rar­se con las di­vas de la ópe­ra. De día lle­van una vida nor­mal, eso sí, con ca­pri­chos ca­ros. De no­che se po­nen la pe­lu­ca y se ma­qui- llan: una ca­re­ta de be­ne­vo­len­cia y pro­mi­sión.

Al igual que an­ta­ño, los clien­tes de las ca­sas de geis­has de Kyo­to ne­ce­si­tan un ga­ran­te que cer­ti­fi­que su sol­ven­cia y fia­bi­li­dad. Las ta­ri­fas por los ser­vi­cios de una jo­ven her­mo­sa o una da­ma ex­pe­ri­men­ta­da, pe­ro de be­lle­za mar­chi­ta, son las mis­mas. Se con­si­de­ra una con­duc­ta po­co pro­ce­den­te, una fal­ta de au­to­dis­ci­pli­na y un desaca­to con res­pec­to a las ar­tes de las geis­has, de­lei­tar­se ex­clu­si­va­men­te con las de me­nor edad. Sin em­bar­go, ca­da vez hay me­nos clien­tes que acep­tan y se so­me­ten a las an­ti­guas nor­mas.

Pa­ra pre­ser­var el “eco­sis­te­ma” de las geis­has y pa­ra que con­tro­len sus pro­pias ca­sas, jar­di­nes y res­tau­ran­tes, Gin­ko Nis­hi­ka­wa, ge­ren­te du­ran­te mu­chos años de una ca­sa de geis­has tra­di­cio­nal en To­kio, fun­dó en 2002 una Aso­cia­ción pa­ra la Con­ser­va­ción del Pa­tri­mo­nio Ar­tís­ti­co del Pe­rio­do Edo. En reali­dad es un mal pre­sa­gio, por­que tam­bién en Ja­pón pue­de apli­car­se la máxima de que las so­cie­da­des ho­no­ra­bles re­pre­sen­tan la muer­te por eu­ta­na­sia del ero­tis­mo.

Pa­sos si­len­cio­sos en la no­che: cuan­do las geis­has ca­mi­nan pre­su­ro­sas por los ba­rrios de Kyo­to, so­lo se es­cu­cha el cru­ji­do de las se­das. Y sus tí­mi­das ri­si­tas.

La mi­sión de una geis­ha: re­du­cir el es­trés del hom­bre y ha­cer que se sien­ta jo­ven y di­cho­so con sus ha­la­gos y can­tos. Tam­bién sir­vién­do­le sa­ke (li­cor de arroz).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.