No hay na­da co­mo una dul­ce fra­gan­cia pa­ra lo­grar fa­vo­res amo­ro­sos.

Cuan­do las di­vas del reino ve­ge­tal em­plean sus ar­tes de se­duc­ción ni las abe­jas más fuer­tes pue­den re­sis­tir­se. El amor es cie­go, y ga­ran­ti­za el éxi­to de una de las fa­mi­lias de plan­tas más ri­ca en es­pe­cies.

Geo - - ORQUÍDEAS - Tex­to: An­dreas We­ber Fo­tos: Ch­ris­tian Zie­gler

En 1974, el fi­ló­so­fo neo­yor­quino Tho­mas Na­gel pu­bli­có un en­sa­yo ti­tu­la­do

¿Qué se sien­te al ser un mur­cié­la­go? El pen­sa­dor que­ría pro­bar que uno ja­más pue­de sa­ber lo que ex­pe­ri­men­ta otro ser en (su) reali­dad.

No obs­tan­te, quien ob­ser­va có­mo se com­por­tan las di­mi­nu­tas abe­jas ver­des del gé­ne­ro Eu­glos­sa en el in­te­rior de una or­quí­dea Cor­yant­hes, po­dría pen­sar de mo­do di­fe­ren­te. Los hi­me­nóp­te­ros, em­bria­ga­dos, se pa­sean por el pé­ta­lo cur­va­do co­mo un la­bio, del que go­tea un lí­qui­do que se acu­mu­la en un ahon­da­mien­to en for­ma de cá­liz.

Un den­so aro­ma a al­ba­ri­co­que y eu­ca­lip­to ema­na del cá­liz. Las abe­jas, to­dos ma­chos, ras­can con sus pa­tas de­lan­te­ras las se­cre­cio­nes de la su­per­fi­cie y las me­ten en una es­pe­cie de bol­si­llos es­pe­cia­les de su úl­ti­mo par de pa­tas. Allí mez­clan la sus­tan­cia con otras esen­cias re­co­lec­ta­das an­te­rior­men­te en vi­si­tas a otras or­quí­deas, ma­de­ras moho­sas y hongos.

Así, el ma­cho sol­te­ro de las abe­jas ela­bo­ra su pro­pio per­fu­me. Co­mo el créa­teur de una mar­ca ex­clu­si­va de fra­gan­cias, ar­mo­ni­za los com­po­nen­tes de su esen­cia me­ticu­losa­men­te. Du­ran­te la danza de apa­rea­mien­to, ai­rea el aro­ma ha­cia la hem­bra pa­ra que ac­ce­da a la có­pu­la, se­du­ci­da por el in­ten­so olor.

La be­lle­za y el per­fu­me ac­túan co­mo una pro­me­sa de ero­tis­mo a flor de piel en to­das las es­pe­cies. Nos atrae a no­so­tros, los hu­ma­nos, tan­to co­mo a abe­jo­rros, abe­jas, es­ca­ra­ba­jos y mos­cas. Al fin y al ca­bo, no­so­tros tam­bién crea­mos nues­tros per­fu­mes con las se­cre­cio­nes flo­ra­les. Y cuan­do re­ga­la­mos una or­quí­dea qui­zá tam­bién al­ber­gue­mos se­gun­das in­ten­cio­nes.

¿Ve­ge­ta­les cas­tos? En ab­so­lu­to. Las flo­res en­car­nan el ero­tis­mo en to­das sus fa­ce­tas. Sus co­lo­res bri­llan­tes y sus fra­gan­cias em­bria­ga­do­ras pre­ten­den atraer a los cu­rio­sos, que así trans­fie­ren el po­len de los es­tam­bres (mas­cu­li­nos) al es­tig­ma (fe­mi­nino) de otra plan­ta. “¡Po­li­ní­za­me! ¡No te per­ju­di­ca­rá! ¡Tú tam­bién se­rás más fér­til gra­cias a mi ayu­da!”, es el men­sa­je im­plí­ci­to.

Las or­quí­deas han per­fec­cio­na­do es­tas pro­me­sas me­dian­te un sis­te­ma de hip­no­sis ve­ge­tal: los ayu­dan­tes, sin vo­lun­tad por cul­pa de los cá­li­ces se­duc­to­res, lle­van pa­que­ti­tos de po­len bien do­si­fi­ca­dos a sus lu­ga­res de des­tino. Al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes de es­te gé­ne­ro de plan­tas tie­nen la apa­rien­cia de li­rios inocen­tes; otros han desa­rro­lla­do flo­res

¿Flo­res cas­tas? No. Los co­lo­res bri­llan­tes y fra­gan­cias en­sal­zan su ero­tis­mo

que pa­re­cen la­be­rin­tos, por don­de el po­li­ni­za­dor da tum­bos has­ta lo­grar es­ca­par car­ga­do de po­len. In­clu­so exis­ten or­quí­deas que flo­re­cen ca­si in­vi­si­ble­men­te de­ba­jo de la tie­rra y pro­ba­ble­men­te se sir­ven de las hor­mi­gas pa­ra re­pro­du­cir­se. Es­tas son las es­tra­te­gias de re­pro­duc­ción de uno de los gé­ne­ros de plan­tas con más di­ver­si­dad de es­pe­cies en el mun­do. La pa­sión del ser hu­mano por la bo­tá­ni­ca del de­seo con­tri­bu­ye a au­men­tar su po­bla­ción: a las al­re­de­dor de 25.000 or­quí­deas co­no­ci­das se han su­ma­do a día de hoy más de 100.000 hí­bri­dos y va­rie­da­des crea­das por los hor- ti­cul­to­res. Así, el Ho­mo sa­piens, co­mo me­ga­po­li­ni­za­dor, mul­ti­pli­có el éxi­to evo­lu­ti­vo de es­ta fa­mi­lia de plan­tas.

Es cier­to que la ma­yo­ría de las flo­res se­duc­to­ras re­com­pen­sa con su néc­tar a los in­sec­tos po­li­ni­za­do­res. Pe­ro más de un ter­cio no les ofre­ce ali­men­to a cam­bio de sus ser­vi­cios sino que los atrae con pro­me­sas dul­ces pa­ra ex­plo­tar­los a fon­do.

LAS ABE­JAS DE LAS OR­QUÍ­DEAS,

por ejem­plo, so­lo con­si­guen los aro­mas afro­di­sia­cos del Cor­yant­hes si pa­san unos cuan­tos apu­ros. Ocu­rre mu­chas ve­ces que el pre­ten­dien­te em­bria­ga­do se res­ba­la en el la­be­lo y cae al in­te­rior lleno de lí­qui­do. Los in­sec­tos em­pa­pa­dos con las alas mo­ja­das no tie­nen po­si­bi­li­dad al­gu­na de es­ca­par vo­lan­do. Tie­nen que pa­sar por un pa­sa­di­zo es­tre­cho pa­ra po­der sa­lir al ai­re li­bre. En es­te tra­yec­to se les que­dan col­ga­dos dos sa­qui­tos lle­nos de po­len de color ama­ri­llo chi­llón en la es­pal­da, co­mo las bo­te­llas de ai­re com­pri­mi­do de un bu­cea­dor. Cuan­do es­ta abe­ja vuel­ve a caer en la “ba­ñe­ra” de la si­guien­te flor y se me­te por el tú­nel co­rres­pon­dien­te, los pa­que­tes de po­len se que­dan atra­pa­dos en unos di­mi­nu­tos gan­chi­tos, y así se lle­va a ca­bo la po­li­ni­za­ción.

Otros re­pre­sen­tan­tes de es­ta fa­mi­lia de plan­tas re­cu­rren a ma­nio­bras aún más ma­li­cio­sas: la or­quí­dea aus­tra­lia­na Ca­la­de­nia cairn­sia­na, por ejem­plo, ema­na una fra­gan­cia que imi­ta las fe­ro­mo­nas de las hem­bras de una de­ter­mi­na­da es­pe­cie de avis­pas. Los ma­chos, com­ple­ta­men­te atur­di­dos por el per­fu­me, se ti­ran con el ab­do­men por de­lan­te al la­be­lo y em­pie­zan a co­pu­lar con la or­quí­dea. Pe­ro en lu­gar de ha­ber fe­cun­da­do a una hem­bra, el in­sec­to en­ga­ña­do se va con dos pa­que­tes de po­len col­ga­dos de su ab­do­men. Y ahí no ter­mi­na la es­ta­fa: de­bi­do al ro­bo de semen por par­te de la or­quí­dea par­te de las au­tén­ti­cas hem­bras de las

Al en­cuen­tro de las be­lle­zas: en la sel­va tro­pi­cal cer­ca de Gam­boa, en Pa­na­má, las flo­res de una Gongora po­we­llii atraen a dos abe­jas.

Úni­ca­men­te el 3% de las es­pe­cies de or­quí­deas re­cu­rre a los pá­ja­ros pa­ra la po­li­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.