LA HUE­LLA DEL ORO

Geo - - ORQUÍDEAS - Tex­to: Se­bas­tian Kretz

El pre­cio­so me­tal ya fas­ci­na­ba al ser hu­mano cuan­do no exis­tían ni el di­ne­ro ni las cri­sis financieras. Es un mi­ne­ral ex­tra­ño y pe­sa­do, cu­yo bri­llo per­du­ra; pe­ro ¿có­mo se ex­trae? ¿Cuán­tas pe­na­li­da­des per­so­na­les y desas­tres me­dioam­bien­ta­les arras­tra has­ta que, pu­ro y sin cer­ti­fi­ca­do de ori­gen, lle­ga al co­mer­cio?

ES FRÍO, PU­RO, pe­sa­do, in­des­truc­ti­ble e in­va­ria­ble. El tri­go em­pie­za a pu­drir­se, el pe­tró­leo se que­ma, el hie­rro se oxi­da. El oro per­ma­ne­ce. El bri­llan­te me­tal pro­me­te se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad. Es la ma­te­ria pri­ma don­de los in­ver­so­res sue­len re­fu­giar­se cuan­do las ac­cio­nes y los bo­nos ya no ga­ran­ti­zan se­gu­ri­dad. Co­men­zó su ver­ti­gi­no­so as­cen­so des­pués del on­ce de septiembre de 2001 y los aten­ta­dos de Nue­va York. Diez años des­pués, su pre­cio se ha mul­ti­pli­ca­do por sie­te. Re­cien­te­men­te los pre­cios han ba­ja­do, pe­ro aún es­tán muy por en­ci­ma del ni­vel del cam­bio de mi­le­nio.

Los ban­cos cen­tra­les com­pran oro por to­ne­la­das. An­te las tien­das de los co­mer­cian­tes de oro se han for­ma­do co­las de gen­te de­ter­mi­na­da a cam­biar sus aho­rros por lin­go­tes; más de uno ha in­ver­ti­do to­do su pa­tri­mo­nio. In­clu­so hay má­qui­nas dis­pen­sa­do­ras de pla­qui­tas de oro.

Has­ta aquí la his­to­ria bri­llan­te del oro. Pe­ro hay otra his­to­ria que se desa­rro­lla en Amé­ri­ca La­ti­na, Chi­na, Ru­sia o Áfri­ca. Ha­bla de las per­so­nas que sa­can el me­tal de la tie­rra, caminando des­cal­zos en­tre la mu­gre y en las os­cu­ras mi­nas. De su des­tino se sa­be muy po­co, pues el ori­gen del oro se des­va­ne­ce a ca­da pa­so que da el lin­go­te es­tan­da­ri­za­do. Pa­sa por las ma­nos de in­ter­me­dia­rios, fran­quea fron­te­ras, es fun­di­do, pu­ri­fi­ca­do y se le da una nue­va for­ma. Por eso, al con­tra­rio de lo que ocu­rre con el vino tin­to o el acei­te de oli­va, no hay de­no­mi­na­ción de ori­gen pa­ra el oro, no hay rastro que lle­ve al pro­duc­tor. Oro es oro: Au, el ele­men­to número 79 de la ta­bla pe­rió­di­ca. El oro siem­pre es igual.

No obs­tan­te, am­bas his­to­rias es­tán en­tre­la­za­das de for­ma in­se­pa­ra­ble: cuan­do unos de­ci­den dar más va­lor al bri­llan­te me­tal que a los bi­lle­tes de pa­pel, otros lo pa­de­cen en las mi­nas y las ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to. Es en­ton­ces cuan­do más tra­ba­ja­do­res lle­gan pa­ra ex­ca­var un oro ca­da vez más va­lio­so, cuan­do no hay tiem­po pa­ra cas­cos ni bo­tas ni le­yes, cuan­do in­clu­so los ni­ños tie­nen que tra­ba­jar, cuan­do se abre la tie­rra con ex­ca­va­do­ras y em­pie­zan a ma­ne­jar­se sus­tan­cias quí­mi­cas al­ta­men­te tó­xi­cas y cuan­do se pro­du­ce lo que to­dos co­no­ce­mos co­mo la fie­bre del oro.

¿Por qué la gen­te y los mer­ca­dos se vuel­ven lo­cos por es­te me­tal? ¿De dón­de vie­ne la ma­te­ria pri­ma, có­mo se con­vier­te en ob­je­to de in­ver­sión? ¿Y qué ocu­rre en las mi­nas de oro cuan­do suben los pre­cios?

Es­te es el la­do os­cu­ro de tan bri­llan­te me­tal, por­que el oro tam­bién sig­ni­fi­ca des­truc­ción. Y en el pla­ne­ta ape­nas hay lu­gar don­de la des­truc­ción se desa­rro­lle de for­ma más in­con­tro­la­da y más des­con­si­de­ra­da que en la sel­va pe­rua­na, en el de­par­ta­men­to de Madre de Dios.

PRI­ME­RA ETA­PA

Una mi­na en Pe­rú, don­de un hom­bre, de pie y des­cal­zo, ma­ne­ja una neu­ro­to­xi­na en me­dio de la mu­gre.

Su suel­do: un pe­da­ci­to de oro bru­to. Ro­dea­do de ár­bo­les muer­tos y con los pies su­mer­gi­dos en agua su­cia, Bal­ta­zar tra­ba­ja en el fon­do del cráter que él mis­mo ha ex­ca­va­do. De­trás de él, la empinada pa­red del agu­je­ro; de­lan­te de él, un mon­tón de es­com­bros color ma­rrón ro­ji­zo, al­to co­mo una ca­sa. Bal­ta­zar, so­lo va ves­ti­do con una pan­ta­lo­ne­ta azul os­cu­ro. En­cien­de la “chu­pa­de­ra”, una bom­ba bur­da­men­te re­men­da­da que tie­ne un mo­tor de cua­tro ci­lin­dros y una man­gue­ra. Emi­te un re­tum­bar pau­sa­do, in­di­fe­ren­te, du­ran­te to­do el día, y cuan­do ter­mi­ne el turno de Bal­ta­zar, otro tra­ba­ja­dor le sus­ti­tui­rá. El ta­ble­teo con­ti­nua­rá du­ran­te la no­che y has­ta la ma­ña­na. De­trás del cráter en el que hur­ga Bal­ta­zar hay otro y de­trás, otro. Y así has­ta don­de al­can­za la vis­ta.

Bal­ta­zar, de 31 años, ju­ve­nil y tez bron­cea­da, es un “mi­ne­ro in­for­mal”, un bus­ca­dor de oro sin tí­tu­lo mi­ne­ro, sin cas­co, sin bo­tas de go­ma, sin guan­tes. Es uno que tra­ba­ja por su cuen­ta, ba­jo su pro­pio ries­go. Se alo­ja de­ba­jo de una lo­na de plás­ti­co azul jun­to al cráter y no quie­re re­ve­lar su ape­lli­do. Lle­gó de los An­des “bus­can­do la vida”, co­mo di­ce él. Es un re­fu­gia­do eco­nó­mi­co, hui­do del bru­tal des­em­pleo del altiplano, co­mo ca­si to­dos los ca­si 20.000 mi­ne­ros de la re­gión que tra­ba­jan aquí.

Ex­ca­var, co­mer, dor­mir, vol­ver a ca­sa: los bus­ca­do­res de oro de Madre de Dios son tra­ba­ja­do­res y ha-

blan con mo­no­sí­la­bos. Su pa­dre, di­ce Bal­ta­zar, gas­tó el di­ne­ro em­bo­rra­chán­do­se y mal­tra­tó a su madre. Bal­ta­zar no que­ría ver­la llo­rar, y cuan­do unos ami­gos le ha­bla­ron del oro que ha­bía en Madre de Dios, él di­jo “¡Vá­mo­nos!”. Eso fue ha­ce quin­ce años. Por aquel en­ton­ces, la on­za (31,1 gra­mos) se pa­ga­ba apro­xi­ma­da­men­te a 300 dó­la­res.

Una chu­pa­de­ra sa­ca apro­xi­ma­da­men­te 30 gra­mos al día. Tres cuar­tos son pa­ra el pro­pie­ta­rio de las má­qui­nas, el res­to se di­vi­de en­tre Bal­ta­zar y sus tres co­le­gas. Así le que­dan ape­nas dos gra­mos al día que ven­de a un pre­cio equi­va­len­te a 70 eu­ros. Un jor­nal su­cu­len­to en un país cu­yos ha­bi­tan­tes, in­clu­so en la ca­pi­tal Li­ma, ganan me­nos de 400 eu­ros al mes, co­mo pro­me­dio.

La téc­ni­ca con que los mi­ne­ros ex­plo­tan el oro es primitiva: des­de la cum­bre del mon­tón de es­com­bros, la bom­ba es­cu­pe el lo­do ha­cia un tos­co trac­to di­ges­ti­vo, una ta­bla in­cli­na­da de ma­de­ra cu­bier­ta por una al­fom­bra de fi­bra sin­té­ti­ca. Allí que­da atra­pa­do el pol­vo de oro, mez­cla­do con are­na os­cu­ra.

Es­te oro no bri­lla, no pe­sa en la mano, no se pue­de tro­car por un bi­dón de ga­so­li­na o una bo­te­lla de aguar­dien­te. Pa­ra con­ver­tir­lo en di­ne­ro es ne­ce­sa­rio so­me­ter­lo a un pro­ce­so quí­mi­co: los obre­ros vier­ten la are­na en un ba­rril oxi­da­do y le echan mer­cu­rio des­de bo­te­llas PET. Can­ti­da­des abun­dan­tes de mer­cu­rio, pues an­te la du­da pre­fie­ren echar al­go más. Un co­le­ga de Bal­ta­zar se me­te en el ba­rril, des­cal­zo, y co­mien­za a pi­sar el me­tal pre­cio­so y la neu­ro­to­xi­na has­ta que for­man una ma­sa. Des­pués, Bal­ta­zar eva­po­ra el mer­cu­rio so­bre un fuego abier­to. So­lo en­ton­ces ob­tie­nen el oro bru­to, to­da­vía muy im­pu­ro, pe­ro esa es la for­ma ha­bi­tual en el co­mer­cio.

Las pró­xi­mas llu­vias ha­rán que el mer­cu­rio del ai­re lle­gue al sue­lo, y de ahí se tras­la­de al río y a las aguas freá­ti­cas. El me­tal lí­qui­do da­ña el hí­ga­do y los ri­ño­nes. Cuan­do es­tá en es­ta­do ga­seo­so, res­pi­rar una so­bre­do­sis pue­de ser in­clu­so mortal. En­tre 1995 y 2007, es de­cir, an­tes de que el pre­cio del oro se dis­pa­ra­ra, apro­xi­ma­da­men­te 330 to­ne­la­das de mer­cu­rio lle­ga­ron a la at­mós­fe­ra en Madre de Dios.

Bal­ta­zar al­muer­za jun­to al cráter; la co­ci­ne­ra ha pre­pa­ra­do un tos­co pu­che­ro so­bre una fo­ga­ta. Bal­ta­zar di­ce que ha­ce sie­te años se com­pró una ca­sa en su ciu­dad, Cuz­co. “Tra­ba­jo aquí unos me­ses, des­pués vuel­vo a ca­sa y me que­do has­ta que se aca­ba el di­ne­ro.” Des­pués re­gre­sa. Ha­ce dé­ca­das, los la­va­do­res de oro so­lo lle­ga­ban a Madre de Dios cuan­do los ríos lle­va­ban mu­cha agua y traían are­na nue­va. Are­na que con­te­nía oro. El pre­cio del oro es­ta­ba en­ton­ces en 35 dó­la­res la on­za.

El pri­mer au­ge co­men­zó en los años se­ten­ta, en­tre otras co­sas, por las cri­sis del pe­tró­leo y la re­vo­lu­ción en Irán. El pre­cio del oro cre­ció y lle­ga­ron nue­vos mi­ne­ros des­de los An­des, acu­dien­do en ma­sa a Hue­pe­tuhe, un asen­ta­mien­to ile­gal en la jun­gla. Las inun­da­cio­nes anua­les ya no traían su­fi­cien­te pa­ra to­dos. Pe­ro el río ha­bía trans­por­ta­do oro du­ran­te mi­le­nios. Es­tá en los se­di­men­tos, ca­pa por ca­pa. So­lo hay que ex­ca­var­lo. Los re­cién lle­ga­dos de­ja­ron de la­var are­nas au­rí­fe­ras en los re­co­dos de los ríos y co­men­za­ron a ex­traer la tie­rra de las ori­llas con má­qui­nas. Los cau­ces se ha­cían más an­chos, la sel­va es­ta­ba más cer­ca.

DES­PUÉS LLE­GÓ EL AU­GE MÁS RE­CIEN­TE, en­tre 2002 y 2007, cuan­do el pre­cio del oro ca­si se tri­pli­có. No fue una nue­va fie­bre del oro, tan so­lo una so­bre­do­sis. Pe­ro lle­ga­ron aún más obre­ros, y con ellos el con­tra­ban­do, las dro­gas, las ar­mas, la vio­len­cia, la pros­ti­tu­ción, el tra­ba­jo in­fan­til y los tra­ba­jos for­za­dos. Pron­to apa­re­cie­ron pa­las car­ga­do­ras y vol­que­tes; los bor­des de la sel­va re­tro­ce­dían más y más. Co­mo en Madre de Dios mu­chos ríos se en­cuen­tran muy pró­xi­mos en­tre sí, la sel­va que los se­pa­ra­ba que­dó re­du­ci­da a es­tre­chas fran­jas. Quien re­co­rra hoy el tra­yec­to en­tre los dos asen­ta­mien­tos más gran­des –un via­je de ape­nas dos ho­ras en co­che– con­tem­pla una vas­ta, in­fér­til y ho­rri­ble ex­ten­sión de tie­rra color ocre.

Y eso so­lo es la su­per­fi­cie. Re­mo­ver la tie­rra de las ori­llas con­ta­mi­na el agua, y los cau­ces es­tán tan gro­tes­ca­men­te en­san­cha­dos que ni si­quie­ra las fuen­tes del Ama­zo­nas son ca­pa­ces de lle­nar­los. Des­apa­re­cen es­pe­cies de pe­ces que ha­bi­tan las zo­nas pe­rió­di­ca­men­te inun­da­das en las ori­llas. Y si el sue­lo pro­por­cio­na oro su­fi­cien­te, no se res­pe­tan las fron­te­ras del te­rri­to­rio de los pue­blos in­dí­ge­nas, al­gu­nos de los cua­les lle­van si­glos sin con­tac­to con el mun­do ex­te­rior.

Y apa­re­cen los muer­tos. Cé­sar As­co­rra, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Cá­ri­tas en Madre de Dios y edi­tor de un es­tu­dio so­bre la ex­plo­ta­ción de oro en la re­gión, es­ti­ma que tan so­lo en los crá­te­res al­re­de­dor de Hue­pe­tuhe muere un obre­ro al día. En otros lu­ga­res son más. Fa­lle­cen se­pul­ta­dos cuan­do se co­lap­san las pa­re­des ines­ta­bles de los agu­je­ros. Se aho­gan cuan­do bu­cean en las char­cas pa­ra lim­piar las bom­bas. Mue­ren de ma­la­ria, fie­bre ama­ri­lla o den­gue. O se ma­tan a ba­la­zos pe­lean­do por el pe­da­zo de tie­rra más pro­duc­ti­vo.

En otros lu­ga­res de Amé­ri­ca La­ti­na, la co­di­cia por el oro ha des­en­ca­de­na­do ver­da­de­ras car­ni­ce­rías. Al sur de Ve­ne­zue­la, unos 80 in­dios ya­no­ma­mi fue­ron ata­ca­dos y ma­sa­cra­dos a fi­na­les de 2012 por bus­ca­do­res de oro bra­si­le­ños. Los in­va­so­res ata­ca­ron a los na­ti­vos en la apar­ta­da re­gión de Mo­moi y pren­die­ron fuego a la ca­sa co­mu­nal re­don­da. Se di­ce que tres miem­bros de la tri­bu es­ta­ban de ca­za en aquel mo­men­to, pe­ro el res­to de los al­dea­nos se que­mó has­ta tal pun­to que los ca­dá­ve­res es­ta­ban irre­co­no­ci­bles.

Y el acon­te­ci­mien­to no es un ca­so ais­la­do. Una y otra vez se pro­du­cen con­flic­tos vio­len­tos cuan­do los bus­ca­do­res de oro ile­ga­les cho­can con las cul­tu­ras in­dí­ge­nas. In­clu­so sin vio­len­cia abier­ta, la in­va­sión de los

ga­rim­pei­ros, co­mo se lla­ma en Bra­sil a los bus­ca­do­res de oro, tie­ne un efec­to des­truc­tor so­bre el tra­di­cio­nal mo­do de vida de los in­dí­ge­nas.

Un al­to pre­cio a cam­bio de tan po­co pro­duc­to: en Madre de Dios, la ex­plo­ta­ción in­con­tro­la­da ge­ne­ra unas 20 to­ne­la­das de oro al año. Es po­co en com­pa­ra­ción con las 2.500 to­ne­la­das que salen de las mi­nas del res­to del mun­do. Pe­ro hom­bres co­mo Bal­ta­zar es­tán en ca­si cual­quier lu­gar don­de hay oro: Bo­li­via, Co­lom­bia, Con­go, In­do­ne­sia. Co­mo so­lo dis­po­nen de me­dios pri­mi­ti­vos, sa­can el me­tal del sue­lo por gra­mos. Pe­ro al ser mu­chí­si­mos –se­gún las es­ti­ma­cio­nes, hay en­tre 13 y 20 mi­llo­nes de bus­ca­do­res de oro por cuen­ta pro­pia en el mun­do– su­man ca­da año el 12% de la pro­duc­ción mun­dial, apro­xi­ma­da­men­te. Al pre­cio actual, eso co­rres­pon­de­ría a unos 13.000 mi­llo­nes de eu­ros.

La ma­yor par­te es ex­traí­da por cor­po­ra­cio­nes que ope­ran a ni­vel mun­dial: 15 em­pre­sas pro­du­cen apro­xi­ma­da­men­te el 45% de to­do el oro ex­plo­ta­do. Ope­ran le­gal­men­te. Sus mi­nas, la ma­yo­ría gi­gan­tes­cas ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to, son mo­der­nas, y las em­pre­sas se va­na­glo­rian de em­plear pro­ce­sos de ex­plo­ta­ción sos­te­ni­bles.

Pe­ro el sue­lo no les en­tre­ga sus te­so­ros vo­lun­ta­ria­men­te: quien ope­ra ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to a gran es­ca­la irre­me­dia­ble­men­te cau­sa-

rá da­ños. Gi­gan­tes­cas mi­nas co­mo Ya­na­co­cha (Pe­rú) o Gras­berg (In­do­ne­sia) se ex­tien­den por mu­chos ki­ló­me­tros cua­dra­dos y al­can­zan pro­fun­di­da­des de va­rios cien­tos de me­tros. En lu­gar de mer­cu­rio, las cor­po­ra­cio­nes sue­len uti­li­zar cia­nu­ros, igual­men­te muy ve­ne­no­sos. A me­nu­do se pro­du­cen pro­tes­tas, co­mo en oc­tu­bre de 2011 du­ran­te la huel­ga de 12.000 tra­ba­ja­do­res de Gras­berg. Se sen­tían ex­plo­ta­dos por la em­pre­sa pro­pie­ta­ria, Free­port-McMoRan.

Y en Tur­quía sur­gen una y otra vez gru­pos lo­ca­les que se de­fien­den con­tra las con­se­cuen­cias me­dioam­bien­ta­les de la ex­trac­ción del oro, es­pe­cial­men­te la ta­la de ár­bo­les y el pe­li­gro de que las aguas re­si­dua­les al­ta­men­te tó­xi­cas lle­guen al pai­sa­je des­de los tan­ques de de­can­ta­ción. Hay­ret­tin Ka­ra­ca, el “abue­lo del mo­vi­mien­to eco­ló­gi­co tur­co” y ga­na­dor del pre­mio No­bel al­ter­na­ti­vo en 2010, tu­vo un con­flic­to al res­pec­to con una em­pre­sa mi­ne­ra al oes­te del país. La con­se­cuen­cia: el no­na­ge­na­rio fue ci­ta­do an­te un juz­ga­do pe­nal; so­lo des­pués de la cuar­ta com­pa­re­cen­cia, la em­pre­sa re­ti­ró la que­re­lla.

Pe­se a ta­les ex­pe­rien­cias y te­mo­res jus­ti­fi­ca­dos, los res­pon­sa­bles de los ma­yo­res da­ños pa­ra el ser hu­mano y el me­dio am­bien­te no son las cor­po­ra­cio­nes. Son los ope­ra­do­res de las ex­plo­ta­cio­nes pe­que­ñas y me­dia­nas, que ac­túan le­jos del pú­bli­co y que, al ser tan nu­me­ro­sos, cau­san un da­ño gi­gan­tes­co.

Los paí­ses don­de ocu­rre es­to ha­cen po­co pa­ra im­pe­dir­lo. Sen­ci­lla­men­te por­que no pue­den. En Madre de Dios, el je­fe de la au­to­ri­dad mi­ne­ra cuen­ta con tan so­lo 18 ex­per­tos pa­ra vi­gi­lar a de­ce­nas de mi­les de mi­ne­ros in­for­ma­les… y eso en una sel­va vir­gen cu­ya su­per­fi­cie es ma­yor que un país del ta­ma­ño de Aus­tria y don­de so­lo hay una ca­rre­te­ra as­fal­ta­da.

SE­GUN­DA ETA­PA Un po­bla­cho en la sel­va. Una mu­jer de ojos du­ros com­pra el oro de los bus­ca­do­res y sa­ca la ma­te­ria pri­ma en avión.

Cuan­do Bal­ta­zar quie­re ven­der sus pe­da­ci­tos de oro, via­ja a un lu­gar que no apa­re­ce en nin­gún ma­pa y que no es­tá co­mu­ni­ca­do por ca­rre­te­ra. Nin­gu­na lí­nea de al­ta tensión lle­ga allí y nin­gu­na ca­na­li­za­ción sale de él. El lu­gar se lla­ma Del­ta Uno, una me­tás­ta­sis que cre­ce al rit­mo del pre­cio del oro, un po­bla­cho pes­ti­len­te de ura­li­ta y are­na pi­sa­da so­bre el que pla­nean ban­da­das de ga­lli­na­zos (bui­tre ne­gro ame­ri­cano). No hay ca­sas de pie­dra, no hay le­tre­ros que iden­ti­fi­quen las ca­lles, ni Es­ta­do, ni Ley. Y cuan­do se pre­gun­ta por el ca­mino del oro, en nin­gún otro lu­gar se ca­llan más te­naz­men­te que en los mos­tra­do­res de los in­ter­me­dia­rios ile­ga­les. O na­die res­pon­de o un ti­po muscu­loso sale de la tras­tien­da y, sin me­diar pa­la­bra, al­za la ca­mi­sa pa­ra en­se­ñar la pis­to­la que lle­va en el pan­ta­lón. Cuan­do al­guien dis­pa­ra en Del­ta Uno no lle­ga nin­gún agen­te de po­li­cía.

Pa­ra ha­blar con un com­pra­dor que en­tre­ga el oro de Madre de Dios al co­mer­cio mun­dial hay que via­jar a Hue­pe­tuhe, un via­je de dos ho­ras en co­che. Se tra­ta de un asen­ta­mien­to que fue en­gen­dra­do por el pri­mer au­ge de los pre­cios. Tam­bién Hue­pe­tuhe es un su­cio po­bla­cho sin al­can­ta­ri­lla­do, pe­ro al Es­ta­do no le ha que­da­do más re­me­dio que re­co­no­cer­lo co­mo lo­ca­li­dad oficial. Hay un al­cal­de, es­cue­las, una co­mi­sa­ría de po­li­cía.

Y ahí es­tá Nelly Or­tiz, la com­pra­do­ra. “Ro­yal Gold” se lla­ma su ne­go­cio: el sue­lo cu­bier­to de bal­do­sas, las pa­re­des re­cién pin­ta­das, mue­bles de ofi­ci­na lim­pios co­mo los cho­rros del oro. “La gen­te que vie­ne a Madre de Dios y vi­ve en esa por­que­ría no quie­re vi­vir de otra ma­ne­ra”, sen­ten­cia Or­tiz, tren­za aus­te­ra y ojos du­ros, que ron­da­rá los 45 años. Di­ce que co­no­ce a bus­ca­do­res de oro que co­men­za­ron des­de ce­ro y hoy po­seen mu­chas con­ce­sio­nes. Ella mis­ma, di­ce, lle­gó sin na­da cuan­do Hue­pe­tuhe no te­nía ni ca­lles ni elec­tri­ci­dad, y la ro­ba­ban cons­tan­te­men­te. Pe­ro la ma­yo­ría de los mi­ne­ros, opi­na Or­tiz, gas­tan su di­ne­ro en aguar­dien­te y pros­ti­tu­tas… de ahí el caos que rei­na en Madre de Dios.

Or­tiz di­ce que com­pra dia­ria­men­te en­tre un ki­lo y ki­lo y me­dio de oro, que re­ven­de con un in­cre­men­to de en­tre diez y quin­ce cén­ti­mos de dó­lar por gra­mo. Es de­cir, los be­ne­fi­cios se­rían de unos 120 eu­ros al día. Pe­ro tal vez ten­ga un mar­gen de be­ne­fi­cio al­go más al­to: Or­tiz tie­ne va­rios em­plea­dos. Ella ha to­ma­do asien­to de­trás de un es­cri­to­rio pu­li­do, con una pan­ta­lla pla­na, flan­quea­da por su ma­ri­do, que lle­va unas za­pa­ti­llas de mar­ca im­pe­ca­bles, y una es­tan­te­ría con do­ce­nas de bo­te­llas de cham­pán.

Cham­pán en un lu­gar co­mo Hue­pe­tuhe, eso da una idea de la fuer­za que desa­rro­lla el oro cuan­do sale de las ma­nos de los mi­ne­ros. Una vez a la se­ma­na, di­ce Or­tiz, en­vía la mer­can­cía acu­mu­la­da, fun­di­da en lin­go­tes de oro do­ré –de ba­ja pu­re­za, a me­nu­do aún con­tie­ne pla­ta y co­bre– a Li­ma, la ca­pi­tal. Allí la re­ci­ben las em­pre­sas Me­ta­lor y Pro­ce­sa­do­ra Su­da­me­ri­ca­na (PSA), que lo pro­ce­san y lo ex­por­tan. Se­ría in­tere­san­te pre­gun­tar en es­tas em­pre­sas a quién ven­den el me­tal. Pe­ro PSA no res­pon­de pre­gun­tas; y Me­ta­lor no des- mien­te la com­pra de oro pro­ve­nien­te de Madre de Dios, pe­ro co­mu­ni­ca que por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad no se dan in­for­ma­cio­nes so­bre el ne­go­cio.

ES ASÍ CO­MO EL ORO PE­RUANO VIA­JA al ex­tran­je­ro, con­ti­nuan­do una tra­di­ción que co­men­zó vio­len­ta­men­te en tiem­pos del con­quis­ta­dor Fran­cis­co Pi­za­rro. Las cin­co to­ne­la­das de me­tal pre­cio­so que el es­pa­ñol ex­tor­sio­nó en 1533 al rey in­ca Atahual­pa, so­lo a mil ki­ló­me­tros del es­cri­to­rio de Nelly Or­tiz, eran más de lo que to­da Eu­ro­pa pro­du­cía al año en­ton­ces. La conquista de Su­da­mé­ri­ca por los es­pa­ño­les fue la pri­me­ra fie­bre del oro de la his­to­ria.

Sin em­bar­go, otra fi­gu­ra his­tó­ri­ca es res­pon­sa­ble de que en Madre de Dios des­apa­rez­can los bos­ques y de que al otro la­do del glo­bo se tam­ba­leen las eco­no­mías na­cio­na­les. Vi­vió ha­ce dos mi­le­nios y me­dio al oes­te de la actual Tur­quía: el rey Cre­so de Li­dia, in­ven­tor de las mo­ne­das de oro uni­fi­ca­das. El pe­so y el va­lor de sus mo­ne­das de oro pu­ro eran más fia­bles que cual­quier otro me­dio de pa­go (a lo lar­go de la his­to­ria, los hu­ma­nos han pa­ga­do, por ejem­plo, con pie­dras o con­chas de ca­ra­col). Por eso, las mo­ne­das se im­pu­sie­ron rá­pi­da­men­te en to­da la re­gión.

Con la de­ci­sión a fa­vor del oro (abun­dan­te en Li­dia), Cre­so sen­tó una im­por­tan­te ba­se de la eco­no­mía

mun­dial. Su­ce­si­va­men­te, Ale­jan­dro Magno, los ro­ma­nos, los bi­zan­ti­nos y los me­ro­vin­gios adop­ta­ron el sis­te­ma in­tro­du­ci­do por Cre­so, lo si­guie­ron desa­rro­llan­do, lo di­vul­ga­ron. De es­ta ma­ne­ra, el oro se con­vir­tió en la me­di­da ab­so­lu­ta de to­dos los va­lo­res. Por eso, hoy cre­ce la de­man­da de oro cuan­do se des­va­ne­ce la con­fian­za en las ac­cio­nes que co­ti­zan en Bol­sa o los bo­nos de Es­ta­do.

TER­CE­RA ETA­PA Una re­fi­ne­ría de me­tal en Sui­za. De­trás de cris­ta­les blin­da­dos, los obre­ros mol­dean el oro lí­qui­do en lin­go­tes. Tie­ne una pu­re­za del 999,9 por mil y lle­va un se­llo de ca­li­dad.

Exis­te un lu­gar don­de se cru­zan los ca­mi­nos del oro, don­de se jun­ta to­da la ma­te­ria pri­ma pro­ve­nien­te de las mi­nas del mun­do, don­de es de­pu­ra­da, mez­cla­da y pre­pa­ra­da pa­ra el mer­ca­do mun­dial. Las em­pre­sas que trans­for­man el oro bru­to en oro fino se lla­man re­fi­ne­rías, y una de las ma­yo­res lle­va por nom­bre Val­cam­bi, a 10.000 ki­ló­me­tros de Madre de Dios, en­tre las ori­llas del lago de Co­mo y el lago de Lu­gano, en la lo­ca­li­dad sui­za de Ba­ler­na.

Val­cam­bi es una fá­bri­ca en­ce­rra­da en un ala de al­ta se­gu­ri­dad. In­clu­so la re­cep­cio­nis­ta es­tá de­trás de un cris­tal blin­da­do tan grue­so co­mo un an­te­bra­zo; el ca­mino des­de las na­ves in­dus­tria­les pa­sa por de­tec­to­res de me­tal. Los ca­mio­nes que lle­gan dia­ria­men­te a Ba­ler­na, car­ga­dos con to­ne­la­das y to­ne­la­das de nue­vo ma­te­rial, tie­nen que atra­ve­sar tres con­tro­les de se­gu­ri­dad. So­lo des­pués se abren las puer­tas pa­ra re­ci­bir la car­ga.

En la na­ve in­dus­trial, ro­bots y hom­bres con guan­tes de tra­ba­jo for­man lin­go­tes, ver­tien­do ar­dien­te oro lí­qui­do en mol­des. Los obre­ros la­mi­nan, pren­san, es­tam­pan. El pro-

duc­to se amon­to­na en ca­da me­sa; lin­go­tes, mo­ne­das, ti­ras... pa­lés y pa­lés car­ga­dos de oro.

Des­de su or­de­na­da ofi­ci­na al pie de los Al­pes, Mi­chael Me­sa­ric, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Val­cam­bi, con­tem­pla el mun­do del oro a vis­ta de pá­ja­ro. Com­pra oro bru­to en paí­ses co­mo Gha­na, Mé­xi­co, Bo­li­via o Pe­rú y ven­de lin­go­tes a ban­cos, mo­ne­das a Es­ta­dos y pie­zas en bru­to a la ac­ti­va in­dus­tria re­lo­je­ra.

Pu­ri­fi­car el oro es un ne­go­cio la­bo­rio­so: “Lo que re­ci­bi­mos es oro en for­ma do­ré, es de­cir, una mez­cla en­tre oro y has­ta 35 otros me­ta­les, la ex­trac­ción de ca­da uno de los cua­les tie­ne un gra­do de di­fi­cul­tad di­fe­ren­te. Ha­cer un pro­ce­so tan apa­ra­to­so no tie­ne sen­ti­do pa­ra las em­pre­sas mi­ne­ras”, di­ce Me­sa­ric, de 53 años, un frío gi­gan­te de ojos azu­les y de­dos co­mo tor­ni­llos. En to­do el pla­ne­ta so­lo hay unas 60 re­fi­ne­rías de me­tal que cum­plen los es­tán­da­res de ca­li­dad de la Lon­don Bu­llion Mar­ket As­so­cia­tion y, por lo tan­to, ob­tie­nen el dis­tin­ti­vo “Good De­li­very” que es­ta aso­cia­ción otor­ga, re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra co­mer­ciar el oro a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

El co­ra­zón de la fá­bri­ca con­sis­te en ocho pis­ci­nas de ace­ro de 800 li­tros de ca­pa­ci­dad, ca­da una tan lar­ga co­mo un pe­que­ño ca­mión y lle­na de agua re­gia, una mez­cla en­tre áci­do ní­tri­co y áci­do clor­hí­dri­co. Prác­ti­ca­men­te no hay otro lí­qui­do ca­paz de di­sol­ver el oro. El oro bru­to per­ma­ne­ce en es­te ba­ño has­ta diez ho­ras. Gra­cias a una co­rrien­te eléc­tri­ca, las par­tí­cu­las de oro se ad­hie­ren a una pla­ca de ti­ta­nio; aho­ra el oro tie­ne una pu­re­za del 999,9 por mil. Pla­ta, pla­tino, plo­mo y otros me­ta­les se acu­mu­lan en una bol­sa.

Una ins­ta­la­ción elec­tro­lí­ti­ca de se­me­jan­te ta­ma­ño cues­ta unos tres mi­llo­nes de eu­ros. “Es­tos ba­ños siem­pre tie­nen que es­tar lle­nos pa­ra que la em­pre­sa sea ren­ta­ble”, di­ce Me­sa­ric. Pues una on­za de oro re­fi­na­do ape­nas cues­ta más que una on­za de oro bru­to. Val­cam­bi tie­ne que pro­ce­sar el me­tal por to­ne­la­das pa­ra lo­grar be­ne­fi­cios. Por eso, los ba­ños de agua re­gia re­ci­ben lo que lle­gue –oro bru­to pe­ruano con oro bru­to de Bo­li­via y Gha­na–, e in­clu­so al quí­mi­co más sa­gaz le se­ría im­po­si­ble de­ter­mi­nar pos­te­rior­men­te el lu­gar de ori­gen.

Me­sa­ric di­ce: “Aquí no pro­ce­sa­mos oro pro­ve­nien­te de Madre de Dios”. Val­cam­bi so­lo com­pra a mi­nas don­de hom­bres y mu­je­res tie­nen sus de­re­chos re­co­no­ci­dos y res­pe­ta­dos, don­de no hay tra­ba­jo in­fan­til, don­de los obre­ros tie­nen se­gu­ri­dad so­cial y los desechos quí­mi­cos se eli­mi­nan de for­ma trans­pa­ren­te.

Pe­ro tam­bién el oro su­cio que Nelly Or­tiz ven­de a Li­ma es pro­ce­sa­do por al­gu­na re­fi­ne­ría a cu­yos pro­pie­ta­rios no les in­tere­sa tan­to el ori­gen del oro bru­to. Du­ran­te es­te pro­ce­so, el oro de­ja atrás to­dos los ras­gos que lo li­gan a su ori­gen: el color, los me­ta­les agre­ga­dos, y el có­di­go de ci­fras del pa­lé eu­ro­peo que lo trans­por­ta. A cam­bio, adop­ta aque­llas ca­rac­te­rís­ti­cas que los hu­ma­nos apre­cian en él: bri­llo, pu­re­za, es­ta­bi­li­dad del va­lor a ni­vel mun­dial. Las apro­xi­ma­da­men­te 170.000 to­ne­la­das de oro que la hu­ma­ni­dad ha ex­plo­ta­do has­ta aho­ra, se­gún se es­ti­ma, ca­si to­das se han con­ser­va­do.

Pe­ro aun­que el oro es in­des­truc­ti­ble, se pue­de con­ver­tir en co­sas muy di­ver­sas: un bra­za­le­te, un re­loj o un con­tac­to en un te­lé­fono mó­vil. Pe­ro, más que na­da, pue­de ejer­cer aquel po­der por el que es tan va­lio­so ac­tual­men­te: pro­te­ger pa­tri­mo­nios con­tra la de­va­lua­ción o dar se­gu­ri­dad a sis­te­mas mo­ne­ta­rios.

Eso se vio de for­ma mo­dé­li­ca du­ran­te la épo­ca de las gue­rras na­po­leó­ni­cas. En 1797, los bri­tá­ni­cos, te­mien­do una in­mi­nen­te in­va­sión fran­ce­sa, co­men­za­ron a cam­biar bi­lle­tes por oro fre­né­ti­ca­men­te. Cuan­do se mer­ma­ron las pro­vi­sio­nes del Ban­co de In­gla­te­rra, el Par­la­men­to de­ci­dió que ya no se cam­bia­ría más di­ne­ro por oro. En lu­gar de eso, los bi­lle­tes de­bían con­si­de­rar­se en ade­lan­te co­mo di­ne­ro en efec­ti­vo, lo que has­ta en­ton­ces era un pri-

vi­le­gio re­ser­va­do al me­tal pre­cio­so.

Gra­cias a esa me­di­da el Ban­co de In­gla­te­rra pu­do im­pri­mir tan­tos bi­lle­tes de libra es­ter­li­na co­mo se le an­to­ja­ra. Fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un ban­co cen­tral co­men­zó a im­pri­mir di­ne­ro. La con­se­cuen­cia: el va­lor de la libra es­ter­li­na ca­yó ver­ti­gi­no­sa­men­te, los pre­cios subie­ron, el oro se en­ca­re­ció ca­da vez más... pe­ro el Ban­co de In­gla­te­rra si­guió im­pri­mien­do. So­lo en 1821, mu­cho des­pués del fi­nal de la gue­rra, cuan­do la in­fla­ción fi­nal­men­te re­mi­tió, el Par­la­men­to re­gre­só al lla­ma­do pa­trón oro ( gold stan­dard, en in­glés). Des­de en­ton­ces, y esa fue la no­ve­dad, se con­vir­tió en ley. Así, el Ban­co de In­gla­te­rra ga­ran­ti­zó que cam­bia­ría por oro to­dos los bi­lle­tes en cur­so, y eso en to­do mo­men­to.

Co­mo Gran Bre­ta­ña era en aquel mo­men­to la su­per­po­ten­cia eco­nó­mi­ca, ca­si to­das las prin­ci­pa­les na­cio­nes se su­ma­ron a es­te mo­de­lo has­ta 1880. Nun­ca ha­bría tan­ta ve­ne­ra­ción por el oro co­mo en las dé­ca­das si­guien­tes.

CUAR­TA ETA­PA La ca­sa del oro en Mú­nich. Un hom­bre ad­mi­nis­tra ca­jas fuer­tes, la me­nor con ca­pa­ci­dad pa­ra tres mi­llo­nes de eu­ros en oro. Y la es­pe­ran­za de la se­gu­ri­dad.

Un po­lí­gono in­dus­trial mu­ni­qués, don­de los edi­fi­cios pa­re­cen com­pe­tir por la fa­cha­da más so­sa, es el lu­gar don­de el me­tal ter­mi­na su ca­mino. Es la ca­sa del oro. 42 me­tros de lar­go, 24 me­tros de an­cho y ocho me­tros de al­to, me­di­das que co­rres­pon­den al vo­lu­men de to­do el oro ja­más ex­plo­ta­do en la his­to­ria del ser hu­mano.

Se tra­ta de la se­de de la em­pre­sa Pro Au­rum, que ven­de lin­go­tes y mo­ne­das de oro a par­ti­cu­la­res. En 2011, la ci­fra de ne­go­cios su­peró los mil mi­llo­nes de eu­ros. El só­tano del tem­plo al­ber­ga, tras una puer­ta me­tá­li­ca tan grue­sa co­mo la mu­ra­lla de una for­ta­le­za, el sanc­ta sanc­to­rum, un es­pa­cio tan so­brio y cla­ro co­mo un sis­te­ma de coor­de­na­das. Sus pa­re­des cons­tan de rec­tán­gu­los de ace­ro que so­lo se pue­den abrir (y so­bre to­do, ce­rrar) con lla­ve. Son ca­jas fuer­tes lle­nas de fe, es­pe­ran­za y te­mor. La más pe­que­ña tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra tres mi­llo­nes de eu­ros en oro.

Cuan­do es­ta­lla una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria o el eu­ro se tam­ba­lea, la gen­te acu­de al tem­plo y ha­ce co­la en la sala de re­cep­ción pa­ra acer­car­se a una de las tres ven­ta­ni­llas, don­de cam­bian bi­lle­tes de los que ya no se fían, pa­sán­do­los de­ba­jo de un cris­tal blin­da­do, por pe­sa­dos y fríos blo­ques bri­llan­tes con una pro­me­sa: tam­bién se­ré va­lio­so el día de ma­ña­na. Siem­pre se­ré va­lio­so, siem­pre.

“Fí­jen­se có­mo han cre­ci­do des­de 1971 las ma­sas mo­ne­ta­rias que

cir­cu­lan”, di­ce Ro­bert Hartmann, uno de los ge­ren­tes de Pro Au­rum. Cuan­do Hartmann ha­bla del oro, que­da muy le­jos el mun­do don­de las “chu­pa­de­ras” arran­can mi­ne­ral a la sel­va vir­gen. Pa­ra él, el oro no es una ma­te­ria pri­ma, sino una ci­fra, cur­vas y co­ti­za­cio­nes. “La gen­te tie­ne cla­ro que se es­tá so­ca­van­do su po­der ad­qui­si­ti­vo, es­tán per­dien­do la con­fian­za en el di­ne­ro.”

1971 FUE EL AÑO cuan­do el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ni­xon abo­lió el sis­te­ma de Bret­ton Woods: to­das las di­vi­sas es­ta­ban li­ga­das al dó­lar me­dian­te un cam­bio fi­jo. Ade­más, el Ban­co Cen­tral es­ta­dou­ni­den­se se ha­bía vis­to obli­ga­do a cam­biar dó­la­res por oro, al pre­cio fi­jo de 35 dó­la­res por on­za. Cuan­do Es­ta­dos Uni­dos lu­cha­ba con­tra la in­fla­ción co­mo con­se­cuen­cia de la gue­rra de Viet­nam, Ni­xon se ne­gó a se­guir cam­bián­do­lo. El Ban­co Cen­tral es­ta­dou­ni­den­se de­ja­ba de es­tar obli­ga­do a con­tar con un con­tra­va­lor co­rres­pon­dien­te al di­ne­ro im­pre­so. La op­ción de im­pri­mir di­ne­ro se con­vir­tió en nor­mal.

¿Y hoy en día? Ro­bert Hartmann tie­ne un re­me­dio con­tra las cri­sis de nues­tros tiem­pos, con­tra los dis­tur­bios ju­ve­ni­les en Eu­ro­pa. “Es­to es preo­cu­pan­te”, di­ce, bron­cea­do, con tra­je gris y ca­mi­sa tur­que­sa. Hartmann cuen­ta con una for­ma­ción co­mo ban­que­ro en el Raif­fei­sen­bank, no es un ma­la­ba­ris­ta fi­nan­cie­ro. Es un pa­dre de fa­mi­lia, co­mo men­cio­na va­rias ve­ces. Los pa­dres de fa­mi­lia quie­ren que los hi­jos es­tén sa­nos, y pa­ra Ro­bert Hartmann, la eco­no­mía mun­dial es co­mo un hi­jo en­fer­mo.

“Te­ne­mos la me­di­ci­na”, cree Hartmann: una re­ce­ta ca­se­ra exi­to­sa des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes, ro­bus­ta y cal­cu­la­ble, que se pres­cri­be en uni­da­des de 100 o 1.000 gra­mos. El prin­ci­pio ac­ti­vo de su me­di­ci­na, di­ce Hartmann, es la es­ca­sez: nin­gún ban­co emi­sor del mun­do pue­de crear oro de la na­da cuan­do se abre un agu­je­ro en los pre­su­pues­tos. Se pue­den crear eu­ros o dó­la­res, pe­ro con un lin­go­te de oro so­lo pue­des pa­gar cuan­do lo tie­nes. El oro se sus­trae a la irra­cio­na­li­dad de los se­res hu­ma­nos. Por eso de­po­si­tan su con­fian­za en el me­tal. Lle­ga­dos a es­te pun­to, el efec­to que es­ta de­ci­sión ra­cio­nal de los mer­ca­dos tie­ne so­bre las mi­nas y las ex­plo­ta­cio­nes del mun­do ya no jue­ga nin­gún pa­pel. Pro Au­rum com­pra la mer­can­cía a los gran­des pro­vee­do­res, y la ma­te­ria lle­ga, pu­ra, fia­ble y siem­pre dis­po­ni­ble. “Nues­tros cri­te­rios son oro fino 999,9 y Good De­li­very Qua­lity”, di­ce Hartmann. Es ne­ce­sa­rio que los clien­tes es­tén en con­di­cio­nes de re­ven­der su oro en to­do el pla- ne­ta. Na­die se en­te­ra de dón­de vie­ne la ma­te­ria pri­ma. Y ca­si na­die lo pre­gun­ta: “Cuan­do se tra­ta de tu pro­pio bol­si­llo”, di­ce Hartmann, “la idea del co­mer­cio jus­to se aca­ba en la ma­yo­ría de los clien­tes.”

Ese es el ca­mino del oro: el lo­do ma­rrón que Bal­ta­zar bom­bea de la sel­va hú­me­da de Pe­rú se ha trans­for­ma­do en una ma­sa abs­trac­ta con la ayu­da del mer­cu­rio y la mo­der­na tec­no­lo­gía in­dus­trial, gra­cias a in­ter­me­dia­rios, ca­mio­nes y un mer­ca­do mun­dial que reac­cio­na en dé­ci­mas de se­gun­do: una sim­ple cur­va en la pan­ta­lla de Ro­bert Hartmann. Y co­mo la gen­te cree en el po­der del me­tal do­ra­do, es­ta cur­va, apar­te de li­ge­ras os­ci­la­cio­nes, se di­ri­ge con­ti­nua­men­te ha­cia arri­ba.

Por­que el oro ya es­ta­ba ahí cuan­do aún no exis­tían ban­cos cen­tra­les ni ac­cio­nes que co­ti­za­ban en Bol­sa. Por­que se­gui­rá es­tan­do ahí cuan­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro actual pa­se a la his­to­ria. Por­que la gen­te, en el sen­ti­do li­te­ral de la pa­la­bra, nun­ca cree te­ner bas­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.