El ca­mino do­ra­do: co­mer­cio jus­to

Una fun­da­ción británica cer­ti­fi­ca el oro ex­traí­do por em­pre­sas con con­di­cio­nes la­bo­ra­les jus­tas y que no usan ve­ne­nos. Pe­ro cues­ta más.

Geo - - ORQUÍDEAS - Se­bas­tian Kretz

EL ENEMI­GO DE LA IN­DUS­TRIA DEL oro ha to­ma­do asien­to en un ca­fé en Chi­ches­ter, al sur de In­gla­te­rra, y ha pe­di­do un pan de ajo. Lle­va el pe­lo des­gre­ña­do con es­me­ro, barba de va­rios días y una pul­se­ra de pla­ta. “Ellos no pue­den com­pe­tir con no­so­tros”, di­ce Greg Va­le­rio, “por­que no­so­tros te­ne­mos la me­jor his­to­ria. Por­que no­so­tros nos he­mos apo­de­ra­do de la so­be­ra­nía de in­ter­pre­ta­ción en cuan­to al te­ma del ori­gen del oro.”

Con “ellos”, el in­glés se re­fie­re a cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les que mue­ven mi­les de mi­llo­nes de eu­ros, y el pro­duc­to que ven­den es la rei­na de las ma­te­rias pri­mas, no­ble, pu­ra, be­lla. Es­ta es la ima­gen del oro que di­bu­jan las em­pre­sas mi­ne­ras en to­do el mun­do.

Greg Va­le­rio eli­ge co­lo­res os­cu­ros: “Los gran­des pro­duc­to­res de jo­yas gas­tan ca­da año mi­les de mi­llo­nes en en­cu­brir el ori­gen de sus pro­duc­tos. En el ori­gen, el oro es cruel y feo.” Es ex­plo­ta­ción, ve­neno y pe­li­gro.

El ac­ti­vis­ta y jo­ye­ro Va­le­rio ha lo­gra­do que la gen­te se in­tere­se por es­ta ima­gen, al me­nos en Gran Bre­ta­ña: allí exis­te des­de 2011 un se­llo de co­mer­cio jus­to pa­ra jo­yas de oro. El lo­go­ti­po ver­de, azul y ne­gro –que has­ta aho­ra de­co­ra­ba pa­que­tes de ca­fé, plá­ta­nos o ca­mi­se­tas– ga­ran­ti­za que los mi­ne­ros tra­ba­jan en con­di­cio­nes jus­tas, que las mer­can­cías no son pro­du­ci­das ni por ni­ños ni por tra­ba­ja­do­res for­za­dos y que la ca­de­na de pro­duc­ción es trans­pa­ren­te des­de el ori­gen has­ta el clien­te. A cam­bio, los com­pra­do­res pa­gan un 10% más de lo que la mer­can­cía cues­ta en el mer­ca­do mun­dial.

Ac­tual­men­te, cin­co mi­nas en Co­lom­bia, Bo­li­via y Pe­rú tie­nen es­te se­llo; pro­du­cen apro­xi­ma­da­men­te 360 ki­los de oro al año. Eso so­lo es una ocho­mi­lé­si­ma par­te del oro que se ex­plo­ta ca­da año a ni­vel mun­dial. Pe­ro la británica Fair­tra­de Foun­da­tion es­pe­ra que las jo­yas de oro cer­ti­fi­ca­das al­can­cen en 2016 una cuo­ta de mer­ca­do del 5% en los paí­ses don­de es­ta fun­da­ción ope­ra.

Ac­tual­men­te, el oro pro­ce­den­te del co­mer­cio jus­to so­lo se co­mer­cia­li­za en Gran Bre­ta­ña, Ca­na­dá y los Paí­ses Ba­jos. Se prevé que pron­to se su­men otros paí­ses. Pa­ra po­der abas­te­cer los nue­vos mer­ca­dos, la fun­da­ción exa­mi­na si otras mi­nas cum­plen sus cri­te­rios.

La mi­na más re­cien­te con cer­ti­fi­ca­do de co­mer­cio jus­to se lla­ma Au­rel­sa y se en­cuen­tra en­tre mon­ta­ñas pol­vo­rien­tas jun­to a la al­dea de Re­la­ve, en una re­gión de­sér­ti­ca del sur de Pe­rú. “El se­llo del co­mer­cio jus­to da un nue­vo va­lor a nues­tro tra­ba­jo”, di­ce Moi­sés Quis­pe, pre­si­den­te de Au­rel­sa. Los obre­ros co­men­za­ron en los años ochen­ta a ex­plo­tar una mi­na aban­do­na­da. “Aquí no ha­bía ni una so­la ca­sa, y no te­nía­mos ni idea de mi­ne­ría. He­mos crea­do to­do no­so­tros mis­mos”, di­ce Quis­pe. La al­dea, el mer­ca­do, la elec­tri­ci­dad, las tres es­cue­las, las ga­le­rías que se aden­tran cien­tos de me­tros en la mon­ta­ña.

Au­rel­sa po­see una con­ce­sión, el tra­ba­jo de los mi­ne­ros es le­gal. Los 50 em­plea­dos tie­nen un ho­ra­rio de tra­ba­jo fi­jo, re­ci­ben 1,5 el suel­do mí­ni­mo y tie­nen se­gu­ri­dad so­cial. Lle­van cas­cos, bo­tas y guan­tes. El cia­nu­ro que uti­li­zan pa­ra ex­traer el oro de la pie­dra lo re­co­gen en lu­gar de ver­ter­lo.

Las mi­nas de oro fair tra­de que se las arre­glan sin sus­tan­cias ve­ne­no­sas ob­tie­nen ade­más el ca­li­fi­ca­ti­vo de “eco­ló­gi­cas”. El oro pro­ce­den­te de ta­les mi­nas es, sin em­bar­go, aún más ca­ro que el que pro­vie­ne del co­mer­cio jus­to: el in­cre­men­to es del 15%.

Pe­ro, co­mo opi­na el ac­ti­vis­ta Va­le­rio, al me­nos no tie­nes que pre­gun­tar­te ca­da vez que te po­nes un ani­llo: ¿no lle­va­ré oro con­ta­mi­na­do en mis de­dos?

Tra­ba­ja­do­res bien equi­pa­dos: la mi­na pe­rua­na Cua­tro Ho­ras tra­ta de con­se­guir el se­llo de co­mer­cio jus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.