CUAN­DO EL OSO ATA­CA

Los en­cuen­tros en­tre hom­bre y Ur­sus ar­ctos horribilis sue­len te­ner un fi­nal fe­liz. Sin em­bar­go, en el ve­rano de 2011 dos ca­mi­nan­tes mu­rie­ron en Ye­llows­to­ne por las zar­pas de una osa grizzly. ¿Qué ocu­rrió exac­ta­men­te?

Geo - - GEO NOTICIAS - Tex­to: Jes­si­ca Gro­se Fo­tos: Joel Sar­to­re

ELLA AL­ZA EL HO­CI­CO Y OL­FA­TEA. El olor le pa­re­ce fa­mi­liar. ¿Se­rán los res­tos de un bi­son­te muer­to por una ma­na­da de lo­bos? De ser así, se­ría exac­ta­men­te lo que ne­ce­si­ta pa­ra en­gor­dar an­tes de des­apa­re­cer con sus dos crías en una cue­va y co­men­zar a hi­ber­nar.

Es­ta­mos a fi­na­les de septiembre. Du­ran­te me­ses, su die­ta ha con­sis­ti­do en hier­ba, raí­ces y nue­ces: el olor de la car­ne es irre­sis­ti­ble. A ori­llas del río Ye­llows­to­ne, la hem­bra y sus osez­nos en­cuen­tran lo que bus­can: un gran ci­lin­dro de alu­mi­nio so­bre rue­das, abier­to por un la­do, de apro­xi­ma­da­men­te tres me­tros de lar­go. La osa se aden­tra y se acer­ca al ca­dá­ver. Cuan­do lo to­ca, una ta­pa se cie­rra trás ella. Es­tá atra­pa­da. Trans­cu­rre una no­che lar­ga y de­ses­pe­ra­da. Sus crías es­tán cer­ca, la madre pue­de oler­las a tra­vés de las ren­di­jas de ven­ti­la­ción.

Al ama­ne­cer, un he­li­cóp­te­ro ate­rri­za jun­to al ci­lin­dro y va­rias per­so­nas des­cien­den de él. Los osez­nos grizzly se re­ti­ran, pe­ro bas­tan unos pe­da­zos de car­ne pa­ra atraer­los has­ta otro ci­lin­dro. Am­bas tram­pas son trans­por­ta­das por vía aérea a otra par­te del Par­que Na­cio­nal de Ye­llows­to­ne, don­de los bió­lo­gos anes­te­sian a la osa pa­ra to­mar mues­tras de san­gre y pe­lo. Du­ran­te tres días, los ani­ma­les re­ci­ben co­mi­da y cui­da­dos por par­te de los em­plea­dos del par­que.

La ma­ña­na del dos de oc­tu­bre de 2011, el je­fe de los bió­lo­gos, Kerry Gunther, in­yec­ta Te­la­zol a la osa, un anes­té­si­co. Des­pués, un co­le­ga la ma­ta dis­pa­rán­do­le a la ca­be­za con una pis­to­la de perno cau­ti­vo. Al ca­bo de unos mi­nu­tos, la madre grizzly de­ja de res­pi­rar. Las crías son trans­por­ta­das al Grizzly & Wolf Dis­co­very Cen­ter, un par­que te­má­ti­co en el Es­ta­do de Mon­ta­na.

La eje­cu­ción de la osa (los anales de Ye­llows­to­ne la co­no­cen co­mo osa de Wa­pi­ti) es el fi­nal de una se­rie de te­rri­bles acon­te­ci­mien­tos. Pri­me­ro en ju­lio y lue­go en agos­to de 2011, cuan­do unos grizzly ma­tan a dos vi­si­tan­tes del par­que. Al in­ci­den­te le si­gue la bús­que­da de hue­llas, la re­cons­truc­ción de los he­chos, el aná­li­sis del ADN y una ca­rre­ra con­tra el tiem­po pa­ra cap­tu­rar a la prin­ci­pal sos­pe­cho­sa.

Osos amaes­tra­dos en un zoo­ló­gi­co de Idaho: quien se to­pe con un grizzly en

la na­tu­ra­le­za de­be man­te­ner­se quie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.