Los ca­mi­nos ha­cia el cie­lo son pe­dre­go­sos y es­car­pa­dos

Geo - - ETIOPÍA -

NO PA­RE­CE PRO­BA­BLE que Etio­pía es­tu­vie­ra en el ca­mino de la Vir­gen Ma­ría en su hui­da a Egip­to des­de la tie­rra pro­me­ti­da. Pe­ro se di­ce que aquí se en­cuen­tran las hue­llas de sus pi­sa­das gra­ba­das en la ro­ca. Tam­bién las del bu­rro; na­da me­nos que a unos 2.200 ki­ló­me­tros del mar Me­di­te­rrá­neo. “La le­yen­da di­ce que los án­ge­les la trans­por­ta­ron aquí en una nu­be”, nos di­ce Abba Wol­de­ga­briel.

Des­de ha­ce on­ce años Wol­de­ga­briel es mon­je en el mo­nas­te­rio de Ta­na Kir­kos, ubi­ca­do en una pe­nín­su­la la­cus­tre, unos 350 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal de Etio­pía, Addis Abeba. Viste un há­bi­to azul y un go­rro ama­ri­llo, se apo­ya en un bas­tón con em­pu­ña­du­ra de bron­ce y ex­hi­be una tí­mi­da son­ri­sa. Ca­mi­na des­cal­zo por el sen­de­ro pe­dre­go­so que con­du­ce al pe­ñas­co al bor­de del lago. Mi­ra la ili­mi­ta­da su­per­fi­cie del agua, por don­de se des­li­zan unas bar­cas he­chas con plan­tas de pa­pi­ro. Los cor­mo­ra­nes ex­tien­den las alas al sol pa­ra se­car­las, los pe­lí­ca­nos re­po­san en la ori­lla for­man­do lar­gas hi­le­ras co­mo si se tra­ta­ra de ca­ña­ve­la­res.

“Es­te pai­sa­je me re­cuer­da a Is­rael”, afir­ma Abba Wol­de­ga­briel se­ña­lan­do el lago, las is­las de to­na­li­da­des pá­li­das y las ver­des la­de­ras de sua­ves re­lie­ves en sus ori­llas. Allí de­trás, di­ce Abba, exis­te un lu­gar al que lla­man “Eya­re­ko”, trans­crip­ción al am­há­ri­co de Je­ri­có. Aque­lla is­la lle­va el nom­bre de Ga­li­lea. Y más allá exis­te una re­gión co­no­ci­da co­mo “Efra­ta”, de­no­mi­na­ción ori­gi­nal de Be­lén. ¿Se­rá que los án­ge­les tras­plan­ta­ron tam­bién to­do el te­rri­to­rio de Is­rael al Cuerno de Áfri­ca? ¿Y aún más, la his­to­ria bí­bli­ca en­te­ra?

En un pe­ri­plo por la me­se­ta etío­pe sor­pren­den las múl­ti­ples re­fe­ren­cias al mun­do del An­ti­guo Tes­ta­men­to. Mon­ta­ñas bau­ti­za­das co­mo “Mon­te de los Oli­vos”, “Si­naí” o “Ta­bor”, y nom­bres pro­pios de mu­jer co­mo “Be­lén”, “Na­za­ret” y “Jerusalén”. En el si­glo IV de nues­tra era se es­ta­ble­ció en el nor­te de Etio­pía uno de los pri­me­ros Es­ta­dos cris­tia­nos del mun­do. Aquí, los se­gui­do­res de Je­sús cons­ti­tu­yen aún la ma­yo­ría, aun­que ob­ser­van tam­bién cier­tos pre­cep­tos de la ley ju­día, co­mo la cir­cun­ci­sión de los ni­ños, la ce­le­bra- ción del sab­bat (sá­ba­do) y no co­mer cer­do.

Pa­re­ce co­mo si en es­ta re­gión mon­ta­ño­sa hu­bie­ra per­du­ra­do el mun­do del An­ti­guo Tes­ta­men­to. Cum­bres ocul­tas tras las nu­bes; pá­ra­mos que se pier­den en el ho­ri­zon­te. ¿No po­dría con­si­de­rar­se es­ta re­gión la cu­na de la hu­ma­ni­dad, el lu­gar del jar­dín del edén? Aquí se han des­cu­bier­to los res­tos fo­si­li­za­dos de los ho­mí­ni­dos más an­ti­guos del pla­ne­ta, co­mo el es­que­le­to de Lucy, que se con­ser­va en el Museo Na­cio­nal de Addis Abeba, o el de Ar­di, otro an­te­pa­sa­do del Ho­mo sa­piens.

La ca­pi­tal es un un mons­truo de edi­fi­cios de hor­mi­gón y ba­rra­cas de chapa on­du­la­da, de pis­tas de tie­rra y ar­te­rias prin­ci­pa­les con ca­tor­ce ca­rri­les. Y de ba­rrios que se en­ca­ra­man a las la­de­ras de las co­li­nas y lle­van nom­bres de ar­cán­ge­les. Uno de sus “án­ge­les” mo­der­nos es el afa­ble Fan­ta­lum, un jo­ven que se pre­sen­ta co­mo es­tu­dian­te de De­re­cho y se pe­ga dis­cre­ta­men­te al vi­si­tan­te y le da con­ver­sa­ción en in­glés, fran­cés o ita­liano. Fan­ta­lum apro­ve­cha la oca­sión pa­ra con­tar la his­to­ria del en­vío de unos li­bros des­de Sui­za, que tie­ne que re­ti­rar de la adua­na, pre­vio pa­go de quin­ce dó­la­res. ¿Po­dría con­tri­buir? “Es que me gus­ta­ría lle­gar a ser juez”, acla­ra, “co­mo el rey Sa­lo­món”. ¡El rey Sa­lo­món! Ya los em­pe­ra­do­res de Etio- pía se de­cían des­cen­dien­tes del monarca de Is­rael, fun­da­dor con la mí­ti­ca rei­na de Sa­ba de una di­nas­tía de so­be­ra­nos ne­gros. De es­ta unión na­ce­ría Me­ne­lik, con quien da­ría co­mien­zo el li­na­je real etío­pe al em­pa­ren­tar a su es­tir­pe con las me­jo­res fa­mi­lias de Is­rael. Se­gún la le­yen­da, los al­tos dig­na­ta­rios pro­ce­den­tes de Tie­rra San­ta ha­brían tras­la­da­do a la Cor­te de Etio­pía el mítico Ar­ca de la Alian­za con las ta­blas de la ley, el sím­bo­lo más sa­gra­do de los ju­díos. Los re­la­tos se­ña­lan que es­te co­fre per­ma­ne­ció pa­ra siem­pre en tie­rras etío­pes y que en al­gún mo­men­to se tras­la­dó a la an­ti­gua ca­pi­tal de Axum, don­de hoy se cus­to­dia en la ca­te­dral.

ETIO­PÍA ES UN PAÍS DON­DE se trans­mi­ten al ciu­da­dano con­se­jos mo­ra­li­zan­tes por di­fe­ren­tes me­dios. En la en­tra­da de mu­chas es­cue­las se co­lo­can pla­cas de chapa on­du­la­da con men­sa­jes de co­lo­res chi­llo­nes pin­ta­dos a mano, que tra­tan de gra­bar en la men­te de los ni­ños im­pe­ra­ti­vos mo­ra­les: “Hon­ra­dez, con­fian­za, sin­ce­ri­dad, pen­sa­mien­to po­si­ti­vo...” En gran­des le­tre­ros en ciu­da­des y pue­blos se im­pri­men con­sig­nas co­mo: “¡Pro­te­já­mo­nos con­tra el con­ta­gio del VIH!” “¡Pa­ga tus im­pues­tos pa­ra que el país pue­da desa­rro­llar­se!” “¡El ma­tri­mo­nio in­fan­til em­pa­ña nues­tro fu­tu­ro!” “¡Gra­cias por no ta­lar ár­bo­les!” O mues­tran la abe­ja, el sím­bo­lo de la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal del Fren­te De­mo­crá­ti­co Re­vo­lu­cio­na­rio del Pue­blo Etío­pe, mo­vi­mien­to que pu­so fin en 1991 a la dic­ta­du­ra mi­li­tar pro­so­vié­ti­ca y que hoy di­ri­ge el Es­ta­do con mé­to­dos no me­nos au­to­ri­ta­rios. La gra­ve­dad de la si­tua­ción en el país si­gue sien­do ex­tre­ma.

En los mer­ca­dos se rea­li­zan po­cas transac­cio­nes. En lu­gar de re­ga­tear a gran­des gri­tos, hay un sua­ve mur­mu­llo de vo­ces. Pe­ro a cier­tas ho­ras del día la ar­te­ria prin­ci­pal en di­rec­ción es­te –la que con­du­ce a Ha­rar y Yi­bu­ti– se lle­na de ani­ma­ción en sus res­tau­ran­tes, ba­res y clubs, ali­nea­dos a lo lar­go de la ca­rre­te­ra. Allí se ven po­ten­tes vehícu­los to­do­te­rreno y au­to­mó­vi­les Saab; hom­bres con mo­der­nas ga­fas de sol y mu­je­res em­bu­ti­das en ce­ñi­dos ves­ti­dos pe­re­gri­nan­do de lo­cal en lo­cal. Pe­ro los cam­pa­men­tos de las or­ga-

ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria si­guen ac­tuan­do en to­do el te­rri­to­rio, por­que el 40% de la po­bla­ción es­tá in­su­fi­cien­te­men­te ali­men­ta­da, el 60% no dis­po­ne de agua po­ta­ble en sus ca­sas y en el ín­di­ce de desa­rro­llo hu­mano (IDH), ela­bo­ra­do por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo, de los 187 paí­ses in­clui­dos en el in­for­me, Etio­pía ocu­pa el pues­to 174.

SO­BRE LA TIE­RRA SE ES­PAR­CE una fra­gan­cia de hu­mo, co­mo el que cu­brió el mon­te Si­naí cuan­do Dios des­cen­dió en len­guas de fuego pa­ra en­tre­gar a Moi­sés las ta­blas de la ley con los diez man­da­mien­tos. Hue­le el in­cien­so que se que­ma en las igle­sias e im­preg­na el am­bien­te; y el hu­mo de la com­bus­tión del car­bón ve­ge­tal y las bo­ñi­gas de va­ca que se uti­li­za pa­ra cal­dear los ho­ga­res, pre­pa­rar ca­fé y co­cer el pan fino y es­pon­jo­so lla­ma­do in­je­ra.

Aquí per­vi­ve el mun­do del An­ti­guo Tes­ta­men­to, ese que ha­ce ya mu­cho des­apa­re­ció de Is­rael. Aquí, Jo­sé y sus her­ma­nos aún pas­to­rean el ga­na­do co­mo en tiem­pos de Abraham; Ju­dá y Ja­cob la­bran el cam­po pol­vo­rien­to con ayu­da de bue­yes, a los que un­cen con tos­cos yu­gos de ma­de­ra pa­ra re­mo­ver el sue­lo con ara­dos de hie­rro; los cam­pe­si­nos vi­ven en cho­zas co­mo las que cons­truía el pue­blo de Is­rael cuan­do par­tió a Egip­to, y las mu­je­res trans­por­tan los sa­cos de grano al mo­lino a lo­mos de bu­rros. Aquí sub­sis­te tam­bién la hos­pi­ta­li­dad de an­ta­ño: co­mo ha­cía Abraham, las gen­tes in­vi­tan a los fo­ras­te­ros a sus ca­ba­ñas. Pa­ra atraer a po­si­bles com­pra­do­res, ex­hi­ben las vian­das en un pla­to que co­lo­can a la puer­ta de la ca­sa, o anun­cian cer­ve­za he­cha por ellos mis­mos en una ja­rra va­cía o en un car­tón que se sos­tie­ne con un pa­lo.

Etio­pía no tie­ne mu­chas ca­rre­te­ras, pe­ro su po­bla­ción es­tá en per­pe­tuo mo­vi­mien­to co­mo en el au­tén­ti­co éxo­do bí­bli­co. No pa­ra­ce que es­tos ca­mi­nos se ha­yan cons­trui­do pa­ra el trán­si­to de vehícu­los, sino pa­ra pea­to­nes: pa­ra los la­brie­gos, que se di­ri­gen con sus bue­yes y ara­dos a los cam­pos de la­bor; pa­ra los co­rre­do­res, que se en­tre­nan pa­ra com­pe­tir en los cam­peo­na­tos de atle­tis­mo; pa­ra los pas­to­res, que lle­van sus re­ba­ños de va­cas, ove­jas, ca­me­llos y ca­bras a mer­ca­dos dis­tan­tes tres jornadas a pie; pa­ra las mu­je­res, que tie­nen que car­gar los bi­do­nes de agua has­ta sus ho­ga­res; y pa­ra los pe­re­gri­nos, que agi­tan­do ra­mas de oli­vo es­pan­tan mos­cas y apar­tan el pol­vo de la tie­rra.

El vi­si­tan­te tie­ne que par­ti­ci­par en es­tas an­dan­zas pa­ra des­cu­brir la be­lle­za del país. Es pre­ci­so que mon­te a lo­mos de un mu­lo pa­ra as­cen­der al mo­nas­te­rio de As­he­ton Ma­riam, que so­por­te las sa­cu­di­das del animal mien­tras tre­pa por la es­car­pa­da ro­ca, que se abra ca­mino en­tre los ma­to­rra­les de es­pino. Tres ho­ras ten­drá que es­ca­lar pe­no­sa­men­te has­ta ver el mo­nas­te­rio a ori­llas de un lago en la cum­bre del mon­te Zu­qua­lla, a 3.000 me­tros de al­ti­tud, o des­tro­zar el cár­ter de acei­te del to­do­te­rreno du­ran­te el as­cen­so por ram­pas muy in­cli­na­das y por sen­das que ape­nas se pue­den ca­ta­lo­gar co­mo pis­tas, sino más bien co­mo sim­ples surcos en la ro­ca.

En el tra­yec­to has­ta Abu­na Ye­ma­ta Guh, otra igle­sia ex­ca­va­da en la ro­ca en las mon­ta­ñas de Ghe­ral­ta, no hay más re­me­dio que se­guir ca­mino a pie. El tem­plo con­ser­va fres­cos del si­glo XV y una ré­pli­ca de los Milagros

de la Vir­gen Ma­ría so­bre una piel de ca­bra de más de 600 años de an­ti­güe­dad. El sen­de­ro que con­du­ce has­ta allí es una pis­ta de are­na, lue­go ro­ca ro­ji­za, ja­lo­na­da de cam­pos vio­le­ta azu­la­do y, fi­nal­men­te, se in­te­rrum­pe por una pa­red ro­co­sa que im­pi­de el pa­so.

To­ca es­ca­lar la ro­ca con la su­per­fi­cie des­nu­da, tan­tear los hue­cos pa­ra apo­yar los pies, alar­gar el bra­zo pa­ra asir­se a un pun­to sa­lien­te. Lue­go ha­brá que avan­zar por una cor­ni­sa, ba­lan­cean­do el cuer­po al bor­de de un pre­ci­pi­cio de 300 me­tros de pro­fun­di­dad, sin mi­rar ha­cia aba­jo. Más tar­de ten­dre­mos que en­ca­ra­mar­nos al mu­ro ver­ti­cal que con­du­ce a lo más ex­cel­so, co­mo la cé­le­bre es­ca­le­ra de la vi­sión de Ja­cob, “por la que los án­ge­les de Dios as­cen­dían y des­cen­dían del cie­lo”.

¿Ha­brá que agra­de­cer a los que­ru­bi­nes y se­ra­fi­nes el que en Etio­pía exis­ta tan­ta afi­ción por la música, que el pue­blo se emo­cio­ne con las me­lan­có­li­cas ba­la­das lla­ma­das

te­ze­ta? ¿O que se dis­fru­te de los rit­mos mo­der­nos, co­mo So­ra So­ra, la can­ción del ve­rano de ha­ce cua­tro años?

La pa­sión por la música es tal que en las cer­ve­ce­rías jun­to al es­ta­dio na­cio­nal de Addis Abeba los clien­tes si­guen can­tan­do cuan­do los fre­cuen­tes apa­go­nes eléc­tri­cos si­len­cian los equi­pos de música. Las ve­la­das en los ba­res tra­di­cio­na­les ofre­cen es­pec­tácu­los don­de es­cu­char a can­tan­tes que, acom­pa­ñán­do­se con el ma­sin­ko –ins­tru­men­to de una so­la cuer­da– im­pro­vi­san can­ta­le­tas y de­di­can a ca­da uno su es­tro­fa bur­les­ca.

ETIO­PÍA PA­RE­CE EXI­GIR a sus vi­si­tan­tes que sean án­ge­les. Pa­ra ac­ce­der al mo­nas­te­rio de De­bre Da­mo, cu­ya puer­ta es­tá en­cla­va­da en un pre­ci­pi­cio de quin­ce me­tros de al­tu­ra, quie­nes se aven­tu­ran a en­trar, a fal­ta de alas, dis­po­nen de una cuer­da de si­sal y un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad pa­ra su­pe­rar el re­to. Las va­cas, las ca­bras, la ma­de­ra y las pro­vi­sio­nes re­co­rren es­te tra­yec­to sus­pen­di­dos en el ai­re pa­ra al­can­zar la ci­ma de esa mon­ta­ña en for­ma de me­se­ta, don­de es­tá em­pla­za­do el mo­nas­te­rio. Ya Abu­na Are­ga­wi, su fun­da­dor en el si­glo VI, tu­vo que im­plo­rar ayu­da, has­ta que Dios le en­vió una ser­pien­te que le per­mi­tía es­ca­lar los quin­ce me­tros de al­tu­ra.

Un desafío pa­ra el que con­vie­ne es­tar pre­pa­ra­do en un país don­de la mi­tad del te­rri­to-

Un sa­cer­do­te con­tem­pla el pai­sa­je des­de el bor­de de una es­car­pa­da ro­ca. So­bre ella se al­za el mo­nas­te­rio de De­bre Da­mo, al que so­lo se pue­de ac­ce­der a tra­vés de una so­ga fi­ja­da a lo lar­go del pe­ñas­co de 24 me­tros de al­tu­ra.

Bu­na se lla­ma el ca­fé tra­di­cio­nal que se to­ma en la ciu­dad de Bahir Dar.

El atuen­do y la pal­ma mar­can el es­ta­tus de un sa­cer­do­te en Axum, ca­pi­tal re­li­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.