Las igle­sias se ta­lla­ron en la pie­dra con ayu­da de án­ge­les

Geo - - ETIOPÍA -

rio es­tá si­tua­do a más de 1.200 me­tros so­bre el ni­vel del mar, y don­de una cuar­ta par­te del mis­mo su­pera los 2.000 me­tros. En sus mon­ta­ñas, cu­ya máxima al­ti­tud es el pi­co Ras Das­hen (4.550 me­tros de al­ti­tud), en el Par­que Na­cio­nal de Si­men, so­bre­vi­ven los úl­ti­mos ge­la­das del pla­ne­ta. Es­tos pri­ma­tes, cu­yos ma­chos tie­nen una lla­ma­ti­va man­cha ro­ja en el pe­cho, tre­pan por las que­bra­das bus­can­do los picachos pun­tia­gu­dos don­de re­ci­bir me­jor el sol de la ma­ña­na, se des­pla­zan por las pra­de­ras for­man­do ban­das de has­ta va­rios cien­tos, y su mi­ra­da no pa­re­ce ad­ver­tir la pre­sen­cia del hom­bre. Los que­bran­tahue­sos pla­nean so­bre los abis­mos y se ele­van ha­cia las im­po­nen­tes cres­tas. En el ho­ri­zon­te se con­den­san nu­bes vio­le­ta, que a ve­ces des­car­gan go­tas de llu­via pul­ve­ri­za­da.

¡Qué vida tan plá­ci­da en las mon­ta­ñas! ¿Pa­ra qué cons­truir igle­sias en las mon­ta­ñas, si era más fá­cil trans­for­mar las mon­ta­ñas en igle­sias, co­mo los on­ce tem­plos de La­li­be­la, ta­lla­dos en la ro­ca na­da me­nos que a 2.500 me­tros de al­ti­tud? Cuen­ta la le­yen­da que un sue­ño ins­pi­ró a su fun­da­dor, el rey La­li­be­la, la cons­truc­ción, ha­ce 800 años, de una “Nue­va Jerusalén”: de­ci­dió re­pro­du­cir en la mon­ta­ña etío­pe la idea del Apo­ca­lip­sis de San Juan: una Ciu­dad Ce­les­tial. Así sur­gie­ron en el de­sier­to ro­co­so tem­plos que lle­van nom­bres co­mo Gól­go­ta y Be­lén. Di­cen que en me­dio de ese con­jun­to de san­tua­rios, se en­cuen­tra la tum­ba de Adán, cer­ca de un río de nom­bre Jor­dán, en cu­yas aguas so­bre­sa­le una cruz de pie­dra cla­va­da en su cau­ce.

Se di­ce tam­bién que gra­cias a la ayu­da de los án­ge­les, el em­pe­ra­dor so­lo ne­ce­si­tó 24 años pa­ra es­cul­pir las bó­ve­das den­tro de las mon­ta­ñas, cor­tar y des­bas­tar los gi­gan­tes­cos blo­ques de pie­dra, pa­ra lue­go es­cul­pir y ta­llar las pie­zas y ador­nar­las con co­lum­nas, ar­cos, ven­ta­nas y or­na­men­tos en for­ma de cruz.

Tal vez la in­men­sa can­ti­dad de obras sin ter­mi­nar de Etio­pía es­té es­pe­ran­do la fuer­za mus­cu­lar de esos se­res in­ma­te­ria­les. Por­que lla­man mu­cho la aten­ción en un país que, se­gún cer­ti­fi­can los ex­per­tos, re­gis­tra un cre­ci­mien­to del 8%: es­que­le­tos de blo­ques de apar­ta­men­tos en las pe­ri­fe­rias ur­ba­nas, don­de de­bía ser alo­ja­da, por sor­teo, la po­bla­ción que vi­ve en cha­bo­las y las per­so­nas sin te­cho; ho­te­les a me­dio cons­truir fi­nan­cia­dos con el di­ne­ro de etío­pes exi­lia­dos a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca; tra­ba­jos de as­fal­ta­do en ca­rre­te­ras, blo­quea­das por des­pren­di­mien­tos de pie­dras, que sue­len pa­ra­li­zar el trá­fi­co en me­dio de un de­sola­do pai­sa­je de mon­ta­ñas ro­ji­zas.

AL IGUAL QUE LA TIE­RRA SAN­TA, Etio­pía es un país de profetas. ¿No es Aw­ra Amba, un pue­blo ubi­ca­do po­cos ki­ló­me­tros al sur de la Chi­ne­se Road y mo­de­lo de ad­mi­nis­tra­ción co­mu­nis­ta, la obra de un pro­fe­ta? Su fun­da­dor, Zum­ra Nu­ru, que no sa­be leer ni es­cri­bir, de­bía de te­ner cua­tro años cuan­do tu­vo la vi­sión de una so­cie­dad sin pri­vi­le­gios, un mun­do que no es­ta­ble­ce dis­tin­cio­nes en­tre ri­cos y po­bres, hom­bres y mu­je­res, adul­tos y ni­ños, cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes.

Hoy vi­ven en Aw­ra Amba 433 al­mas, y pa­ra to­das hay co­mi­da y ro­pa pa­ra ves­tir dig­na­men­te. Las ta­reas de co­ci­nar y re­co­lec­tar se re­par­ten de for­ma equi­ta­ti­va en­tre hom­bres y mu­je­res, no se con­su­me al­cohol, ni ca­fé, ni ta­ba­co, no hay ro­bos, men­di­ci­dad, ni gen­te in­fec­ta­da de VIH. No se per­mi­te el tra­ba­jo in­fan­til. A cam­bio, tie­ne una es­cue­la, una bi­blio­te­ca y una re­si­den­cia de an­cia­nos. Fun­cio­nan una hilan­de­ría, una fá­bri­ca de te­ji­dos y una sas­tre­ría, don­de ca­da cual se es­fuer­za cuan­to pue­de y tie­ne la mis­ma par­ti­ci­pa­ción en las ga­nan­cias. La de­man­da de ro­pa con- fec­cio­na­da, man­tas, cha­les y pa­ño­le­tas que se fa­bri­ca en Aw­ra Amba su­pera la ofer­ta. Zum­ra Nu­ru, el fun­da­dor de la co­mu­ni­dad, re­la­ta a los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Bahir Dar la vi­sión que tu­vo de ni­ño.

Lue­go, los es­tu­dian­tes apa­gan sus gra­ba­do­ras, suben al au­to­bús y regresan a la ciu­dad de Bahir Dar, a ori­llas del lago Ta­na, don­de lle­gó la Vir­gen Ma­ría ha­ce dos mi­le­nios. Tal vez allí dis­fru­ten de un pa­seo por el es­po­lón la­cus­tre, o tre­pen con un li­bro a al­gún ár­bol de la ori­lla, o se sien­ten en la te­rra­za jun­to al lago y ad­mi­ren, en si­len­cio, la su­per­fi­cie del agua y el sua­ve olea­je. Co­mo si es­pe­ra­ran el re­gre­so de los án­ge­les, pa­ra que les lle­va­ran a ellos tam­bién a Tie­rra San­ta.

Pin­tu­ras mu­ra­les de­co­ran la bó­ve­da de la igle­sia de Abu­na Ye­ma­ta Guh, ex­ca­va­da en la

ro­ca en las mon­ta­ñas de Ghe­ral­ta. El sa­cer­do­te lee un ma­nus­cri­to de 600 años de an­ti­güe­dad de piel de ca­bra.

SU­DÁN SU­DÁN DEL SUR ERI­TREA KE­NIA YI­BU­TI ETIO­PÍA SO­MA­LIA

De­bre Da­mo Abu­na Ye­ma­ta Guh Lago Ta­na

Bahir Dar

Ni­lo

Addis Abeba

Ji­ma

Ras Das­chan

La­li­be­la

Azul As­he­ton Ma­riam Aw­ra Amba

Awa­sa

e

l

a

VLa­go Aba­ya

d Mon­tes de Ghe­ral­ta

e

l Mar Ro­jo

t

f

i

RGo­ba

Fer­fer

300 km o n

a cé O

o ic d n Í El Gran Va­lle del Rift di­vi­de el te­rri­to­rio de Etio­pía, cu­ya su­per­fi­cie es al­go ma­yor que la de Egip­to. Su ca­pi­tal, Addis Abeba, es­tá si­tua­da a una al­ti­tud de 2.000 me­tros.

El fo­tó­gra­fo Hau­ke Dress­ler (dcha) y

Jörg-Uwe Al­big (re­dac­tor) des­cu­brie­ron en Etio­pía un mun­do co­mo el de la Bi­blia. Ac­ce­die­ron al san­tua­rio de Abu­na Ye­ma­ta Guh (igle­sia ex­ca­va­da en la ro­ca) con un gru­po de es­ca­la­do­res, y no a tra­vés de la so­ga y el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad que se usa nor­mal­men­te. Co­mo pre­mio les per­mi­tie­ron vi­si­tar un an­ti­guo tem­plo muy bien con­ser­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.