RE­BA­ÑOS CON MAN­DO A DIS­TAN­CIA

EL TRANS­MI­SOR PE­SA 300 GRA­MOS, AL­GO IN­SIG­NI­FI­CAN­TE PA­RA UNA VA­CA O IN­CLU­SO PA­RA UNA OVE­JA

Geo - - ETIOPÍA -

LAS NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS DE la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción per­mi­tie­ron ha­ce años la ex­pan­sión del te­le­tra­ba­jo. Téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les de muy di­ver­sos ám­bi­tos em­pe­za­ron a aten­der sus obli­ga­cio­nes sin ne­ce­si­dad de ha­llar­se pre­sen­tes en las ofi­ci­nas, con el con­si­guien­te aho­rro en des­pla­za­mien­tos (eco­nó­mi­co y me­dioam­bien­tal).

Dis­po­nien­do de un or­de­na­dor, se po­día tra­ba­jar des­de ca­sa, un ho­tel o un ci­ber­ca­fé. El wi­fi y los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes am­plia­ron enor­me­men­te el aba­ni­co de po­si­bles te­le­ofi­ci­nas has­ta es­pa­cios co­mo una te­rra­za, un par­que o una pla­ya. Aho­ra, las ven­ta­jas del tra­ba­jo a dis­tan­cia es­tán a pun­to de al­can­zar a una de las pro­fe­sio­nes más an­ti­guas y sa­cri­fi­ca­das del mun­do: el pas­to­reo.

Los ga­na­de­ros de los Pi­ri­neos, es­pa­ño­les, fran­ce­ses y an­do­rra­nos lle­van a sus re­ba­ños a pa­sar el ve­rano a las zo­nas más al­tas de la cor­di­lle­ra, vién­do­se tra­di­cio­nal­men­te obli­ga­dos a per­ma­ne­cer du­ran­te lar­gos me­ses en esas co­tas, vi­gi­lan­do al ga­na­do y pa­san­do las no­ches en rús­ti­cas ca­ba­ñas de pie­dra o ma­de­ra. Esa ma­ne­ra se­cu­lar de tra­ba­jar po­dría cam­biar pa­ra siem­pre.

Des­de fi­na­les de ma­yo se han em­pe­za­do a pro­bar en Prat d‘Al­bis, po­cos ki­ló­me­tros al sur de Foix, en el de­par­ta­men­to fran­cés de Ariè­ge (fron­te­ri­zo con Es­pa­ña y An­do­rra), los pri­me­ros pro­to­ti­pos del pro­yec­to e-Pas­to, desa­rro­lla­do por di­fe­ren­tes so­cios tec­no­ló­gi­cos y agro­pe­cua­rios es­pa­ño­les y fran­ce­ses, con el que se pre­ten­de ha­cer po­si­ble que los pas­to­res pue­dan con­tro­lar sus re­ba­ños a dis­tan­cia.

Una trein­te­na de va­cas pro­pie­dad de miem­bros de la Fe­de­ra­ción Pas­to­ral de Ariè­ge, uno de los im­pul­so­res de la ini­cia­ti­va, ini­cia­ron su ve­ra­neo, que se pro­lon­ga de ma­yo a septiembre, en los fres­cos pra­dos de en­tre 900 y 1.600 me­tros de al­ti­tud, equi­pa­das con un dis­po­si­ti­vo que per­mi­te lo­ca­li­zar la po­si­ción del animal gra­cias a se­ña­les de GPS. Ca­da ho­ra, el apa­ra­to en­vía los da­tos acu­mu­la­dos a un ser­vi­dor por me­dio de una red de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes inalám­bri­ca. Des­de allí, la in­for­ma­ción se pue­de re­cu­pe­rar de in­ter­net a tra­vés de la tec­no­lo­gía 3G.

Co­mo el re­ba­ño se ex­tien­de por un área de cer­ca de 2.000 hec­tá­reas, un ter­mi­nal por­tá­til per­mi­te al pas­tor con­tro­lar sus mo­vi­mien­tos aho­rrán­do­se lar­guí­si­mas ca­mi­na­tas. Y la ubi­ca­ción de los in­di­vi­duos geo­lo­ca­li­za­dos, ele­gi­dos por su con­di­ción de lí­de­res de la ma­na­da, ha­ce po­si­ble que los ga­na­de­ros es­ta­blez­can tam­bién la del con­jun­to de la ca­ba­ña, unas 600 cabezas de va­cuno, que les si­gue en sus mo­vi­mien­tos.

El dis­po­si­ti­vo se ha ins­ta­la­do en los co­lla­res de los que cuel­gan los cen­ce­rros que lle­van las re­ses e in­cre­men­tan su pe­so en me­nos de 300 gra­mos, una car­ga in­sig­ni­fi­can­te pa­ra una va­ca y per­fec­ta­men­te so­por­ta­ble pa­ra una ove­ja, animal con el que se quie­re pro­bar an­tes de fi­nal del ve­rano en la mis­ma zo­na, al igual que con al­gún ca­ba­llo (en Prat d‘Al­bis pas­tan es­tos me­ses un mi­llar de re­ses ovi­nas y 65 equi­nos). El ti­rón del cencerro im­pi­de que el collar pue­da gi­rar y ga­ran­ti­za que el emi­sor se en­cuen­tre siem­pre en la par­te más al­ta del cue­llo, lo que fa­ci­li­ta las trans­mi­sio­nes.

Un di­se­ño re­sis­ten­te lo pon­drá a sal­vo de gol­pes, ro­za­mien­tos o mor­de­du­ras. Ade­más, en­tre los re­qui­si­tos del apa­ra­to es­tá el po­der re­sis­tir a con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas ex­tre­mas: he­la­das e in­so­la­ción, llu­vias y re­lám­pa­gos, ade­más de ser in­mu­ne a los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos.

Una se­gun­da ver­sión me­jo­ra­da, que em­pe­za­rá a pro­bar­se en las pró­xi­mas se­ma­nas, in­cor­po­ra­rá un ace­le­ró­me­tro que ha­rá que so­lo se emi­ta la se­ñal de po­si­ción del animal

cuan­do es­te se mue­va o au­men­te de im­pro­vi­so la ve­lo­ci­dad de su des­pla­za­mien­to. De es­ta ma­ne­ra, se ha­rá más in­me­dia­ta y fia­ble la in­for­ma­ción so­bre su po­si­ción (el pri­mer pro­to­ti­po so­lo pro­por­cio­na da­tos de ho­ra en ho­ra) y se re­du­ci­rá el con­su­mo eléc­tri­co del apa­ra­to, lo que alar­ga­rá la du­ra­ción de sus ba­te­rías, di­se­ña­das pa­ra que re­sis­tan to­do el pe­rio­do es­ti­val en se­mi­li­ber­tad del ga­na­do.

La se­ñal emi­ti­da se ba­sa en la tec­no­lo­gía Sig­fox, desa­rro­lla­da por la em­pre­sa ga­la del mis­mo nom­bre, mien­tras el desa­rro­llo de las ba­ses de da­tos y la in­ter­faz co­rre a car­go del Cen­tro de Tec­no­lo­gías de In­ter­ac­ción Vi­sual y Co­mu­ni­ca­cio­nes Vi­com­tech-IK4, con se­de en el Par­que Tec­no­ló­gi­co de San Se­bas­tián.

Du­ran­te el res­to del ve­rano se es­tu­dia­rán el com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les y las pau­tas de sus mo­vi­mien­tos. Hay que di­lu­ci­dar aún si es me­jor que aca­rreen el apa­ra­to ejem­pla­res do­mi­nan­tes o lí­de­res, adul­tos o jó­ve­nes. Asi­mis­mo, se­rá pre­ci­so un cier­to en­tre­na­mien­to de los in­di­vi­duos ele­gi­dos. De es­ta par­ce­la se en­car­ga­rá el La­bo­ra­to­rio del Com­por­ta­mien­to y Eco­lo­gía de la Fau­na Sal­va­je del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Agro­nó­mi­ca fran­cés, si­tua­do en Tou­lou­se. Y sus re­sul­ta­dos per­mi­ti­rán em­pe­zar a pla­ni­fi­car un nue­vo pa­so ade­lan­te: la crea­ción de va­llas vir­tua­les.

“Se tra­ta de idear un dis­po­si­ti­vo que per­mi­ta al pas­tor in­ter­ac­tuar con el animal, en­viar­le un es­tí­mu­lo pa­ra re­di­ri­gir sus mo­vi­mien­tos cuan­do se apro­xi­me a al­gu­na zo­na pe­li­gro­sa o cuan­do va­ya a sa­lir­se de la que tie­ne asig­na­da pa­ra pas­tar”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Ál­va­ro Lla­ría, de 31 años, que tra­ba­ja pa­ra la ES­TIA (Es­cue­la Superior de Tec­no­lo­gías In­dus­tria­les Avan­za­das), otro de los so­cios del pro­yec­to, con se­de en Bi­dart (País Vas­co fran­cés).

El ga­na­do de­be res­pe­tar los lí­mi­tes ca­tas­tra­les y man­te­ner­se ale­ja­do de zo­nas don­de el pas­to es­tá prohi­bi­do, co­mo hu­me­da­les, zo­nas de re­ge­ne­ra­ción fo­res­tal o de ac­ti­vi­da­des de ocio, así co­mo, ob­via­men­te, de vías de co­mu­ni­ca­ción, si­mas y pre­ci­pi­cios. El pro­yec­to pre­ten­de ha­cer­lo po­si­ble sin que el pas­tor ca­mi­ne de­ce­nas de ki­ló­me­tros pa­ra lo­grar­lo. El ga­na­de­ro po­drá en­viar la se­ñal des­de un or­de­na­dor, una ta­ble­ta o un te­lé­fono mó­vil. “Ba­ra­ja­mos tres po­si­bi­li­da­des: una pe­que­ña des­car­ga eléc­tri­ca, una vi­bra­ción o un so­ni­do, o tal vez al­gu­na com­bi­na­ción en­tre va­rias de es­tas op­cio­nes”, re­ve­la Lla­ría.

Lo más pro­ba­ble es que se op­te por ins­ta­lar sen­dos elec­tro­dos en los cos­ta­dos iz­quier­do y de­re­cho del animal, que emi­tan una le­ve des­car­ga eléc­tri­ca por el la­do ha­cia el que se quie­re di­sua­dir de avan­zar al animal. En el fon­do, se tra­ta­ría de una ver­sión inalám­bri­ca de los ac­tua­les pas­to­res eléc­tri­cos (ca­bles elec­tri­fi­ca­dos que de­li­mi­tan los pas­tos).

La va­lla vir­tual re­que­ri­rá del desa­rro­llo de una apli­ca­ción web es­pe­cí­fi­ca que per­mi­ta al pas­tor uti­li­zar­la des­de su dis­po­si­ti­vo por­tá­til. Y, has­ta el fi­nal del ve­rano, la ex­pe­ri­men­ta­ción en el Prat d‘Al­bis ha­rá po­si­ble in­cor­po­rar cual­quier nue­va pres­ta­ción que se mues­tre via­ble y opor­tu­na de ca­ra a la se­gun­da eta­pa del pro­yec­to, que se desa­rro­lla­rá el año que vie­ne, en­tre abril y oc­tu­bre, en los pra­dos de la co­mar­ca gui­puz­coa­na de Uro­la-Er­dia, don­de ejer­ce­rá de an­fi­trión la Loio­la Be­rri­kun­tza, una fun­da­ción pú­bli­co-pri­va­da que tra­ba­ja por el desa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co de es­te te­rri­to­rio.

“Allí, el pai­sa­je es muy dis­tin­to, con mon­tes más ba­jos pe­ro tam­bién va­lles más ce­rra­dos, con ex­plo­ta­cio­nes más pe­que­ñas y un en­torno más hu­ma­ni­za­do, lo que obli­ga­rá a re­di­men­sio­nar la red de co­mu­ni­ca­cio­nes, con un ma­yor número de an­te­nas”, prevé el in­ge­nie­ro.

Los res­pon­sa­bles téc­ni­cos del pro­yec­to eva­lua­ron la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar a los dis­po­si­ti­vos sen­so­res que per­mi­tie­ran co­no­cer da­tos so­bre la sa­lud de los ejem­pla­res, “pe­ro me­dir las cons­tan­tes vi­ta­les no es sen­ci­llo, y ca­re­cía­mos de tiem­po y re­cur­sos pa­ra ello. De mo­men­to, ver que el animal se mue­ve ya in­di­ca al­go so­bre su es­ta­do”, se­ña­la el in­ge­nie­ro rio­jano.

Lo que re­sul­ta in­du­da­ble es que, ade­más, es­ta nue­va tec­no­lo­gía me­jo­ra­rá la ca­li­dad de vida de los pas­to­res.

G

VE­RANO EN LAS AL­TU­RAS Ca­ba­ña de pas­to­res de Bla­das, en el Prat d’Al­bis (dcha), zo­na de es­ti­va de en­tre 900 y 1.600 me­tros de al­ti­tud, don­de se rea­li­zan las pri­me­ras prue­bas. Iz­da: par­ti­ci­pan­tes en el pro­yec­to po­nen el trans­mi­sor a una res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.