Las co­lo­nias tex­ti­les: es­pí­ri­tu emprendedor

Ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos del desa­rro­llo in­dus­trial ca­ta­lán de fi­na­les del si­glo XIX, las fá­bri­cas tex­ti­les del va­lle del Llo­bre­gat se han con­ver­ti­do hoy en re­cla­mos tu­rís­ti­cos.

Geo - - ETIOPÍA -

A las 04:30 au­lla­ba la si­re­na que des­per­ta­ba a los tra­ba­ja­do­res. A las 05:00 co­men­za­ba la jor­na­da en la fá­bri­ca, a la que po­nía fin otra si­re­na a las 18:30. A las 20:00, a dor­mir. Así era un día a prin­ci­pios del si­glo XX en la

Co­lò­nia Vidal, igual pa­ra hom­bres (que co­bra­ban de 17 a 30 pe­se­tas por se­ma­na), mu­je­res (de 15 a 17 pe­se­tas) o ni­ños (de 6 a 9 pe­se­tas).“A mi abue­la, a los nue­ve años le po­nían un al­za pa­ra que lle­ga­ra al te­lar”, re­cuer­da Im­ma Es­pel, res­pon­sa­ble tu­rís­ti­ca co­mar­cal. Has­ta fi­nal de los años vein­te no lle­gó la jor­na­da de ocho ho­ras.

Las co­lo­nias tex­ti­les –com­ple­jos que au­na­ban una fac­to­ría con vi­vien­das y ser­vi­cios pa­ra los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias– son un ele­men­to ca­rac­te­rís­ti­co del desa­rro­llo in­dus­trial ca­ta­lán de fi­na­les del si­glo XIX. Aun­que se ins­pi­ra­ban en un mo­de­lo bri­tá­ni­co, en nin­gún si­tio de Eu­ro­pa se al­can­za­ría una con­cen­tra­ción tan gran­de co­mo en el va­lle del Llo­bre­gat. En su cuen­ca lle­ga­ron a fun­cio­nar 41. So­lo en el mu­ni­ci­pio de Puig-reig hay sie­te.

Las fá­bri­cas tex­ti­les se ins­ta­la­ron jun­to al río cuan­do la tec­no­lo­gía per­mi­tió apro­ve­char su co­rrien­te pa­ra crear la ener­gía que ac­cio­na­ría sus cien­tos de te­la­res. Has­ta en­ton­ces se uti­li­za­ba el car­bón, im­por­ta­do de Gran Bre­ta­ña, muy ca­ro y con­ta­mi­nan­te. Pe­ro la otra razón que las lle­vó a las tie­rras del Ba­ges y el Ber­gue­dà fue que las po­bla­cio­nes ru­ra­les eran más dó­ci­les, me­nos pro­cli­ves a la reivin­di­ca­ción que los obre­ros ur­ba­nos.

La Co­lò­nia Vidal fue una de las úl­ti­mas en cons­truir­se (se inau­gu­ró en 1901) y de las pri­me­ras en ce­rrar (en los años ochen­ta). En 1905 tra­ba­ja­ban en ella 200 per­so­nas, pe­ro en los años 1960-70 lle­ga­ron a ser ca­si 700, que con sus fa­mi­lias su­ma­ban 1.200 ha­bi­tan­tes.

La co­lo­nia les ofre­cía vi­vien­da, tien­das, es­cue­las y ser­vi­cios médicos pe­ro aquí, co­mo en to­das, el ca­rác­ter es­pe­cial­men­te fi­lan­tró­pi­co de sus due­ños per­mi­tió que hu­bie­ra tam­bién dos teatros, una guar­de­ría, ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas y una bi­blio­te­ca con 3.000 vo­lú­me­nes “in­só­li­ta en es­ta cla­se de re­cin­tos, en los que se apli­ca­ba has­ta un to­que de que­da”, des­ta­ca Jor­di Vidal, de 32 años, di­rec­tor de su museo y miem­bro de la quin­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria.

En otra de las co­lo­nias de Puig-reig, Cal Pons, vi­ve Ba­si­li­sa Mon­cu­sí, de 78 jo­via­les años (fo­to de arri­ba), que lle­gó a ella con 17 y ya nun­ca aban­do­nó un re­cin­to en el que tra­ba­jó has­ta la ju­bi­la­ción “en las fi­bras con­ti­nuas”, se ca­só (con otro obre­ro) y tu­vo cua­tro hi­jos. “Siem­pre me tra­ta­ron bien. Nos die­ron ca­sa, huer­to y ga­lli­ne­ro”. Cuan­do ce­rró la fá­bri­ca, les ofre­cie­ron ins­ta­lar­se en la an­ti­gua vi­vien­da de las mon­jas, jun­to a la igle­sia de la co­lo­nia. Allí vi­vie­ron du­ran­te años ocho per­so­nas de su fa­mi­lia. Y allí si­gue ella. Hoy, en es­ta igle­sia de Cal Pons, se ubi­ca un Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción abier­to al pú­bli­co. No es el úni­co re­cin­to que me­re­ce una vi­si­ta. Tam­bién la To­rre del Amo de Vi­la­do­miu Nou, en Gi­ro­ne­lla, per­mi­te des­cu­brir la his­to­ria de es­tas co­lo­nias tex­ti­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.