I+D en la al­ta mon­ta­ña

E-Pas­to es el pri­me­ro de los seis desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos que quie­re im­pul­sar Agri­pir, un pro­gra­ma que agru­pa a tre­ce so­cios de am­bos la­dos de los Pi­ri­neos.

Geo - - ETIOPÍA -

E-Pas­to es el pro­yec­to pi­lo­to de Agri­pir, una ini­cia­ti­va pa­ra el desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías en el sec­tor agro­pas­to­ral de los

Pi­ri­neos, que reúne a tre­ce so­cios es­pa­ño­les y fran­ce­ses, y que ade­más im­pul­sa la co­la­bo­ra­ción en­tre ac­to­res trans­fron­te­ri­zos. Agri­pir se ins­cri­be en el mar­co del Pro­gra­ma Ope­ra­ti­vo de Coope­ra­ción Te­rri­to­rial Es­pa­ña-Fran­cia-An­do­rra (POC­TE­FA), que fi­nan­cia­rá los pro­yec­tos, y que tie­ne una du­ra­ción pre­vis­ta de 36 me­ses.

Por par­te es­pa­ño­la, for­man par­te del gru­po de so­cios la fun­da­ción Loio­la Be­rri­kun­tza, la so­cie­dad Nei­ker, que par­ti­ci­pa la cor­po­ra­ción tec­no­ló­gi­ca Tecnalia, el cen­tro investigador do­nos­tia­rra Vi­com­te­chIK4 y el Ins­ti­tut de Re­cer­ca i Tec­no­lo­gia Agroa­li­men­tà­ries ca­ta­lán.

Du­ran­te sus tres años de du­ra­ción, Agri­pir se ha mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo desa­rro­llar seis pro­yec­tos in­no­va­do­res que be­ne­fi­cien al sec­tor pri­ma­rio de al­ta mon­ta­ña, es­pe­cial­men­te di­ri­gi­dos ha­cia la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra. Una vez es­ta­ble­ci­das las va­llas vir­tua­les co­mo pro­yec­to pi­lo­to, los par­ti­ci­pan­tes tra­tan de po­ner en co­mún ideas pa­ra con­cre­tar las si­guien­tes ini­cia­ti­vas.

En ta­lle­res ce­le­bra­dos en lo­ca­li­da­des co­mo Tou­lou­se o La Seu d‘Ur­gell se ha de­ba­ti­do so­bre la po­si­bi­li­dad de im­ple­men­tar la ro­bó­ti­ca en las sa­las de or­de­ño de al­ta mon­ta­ña. La de­tec­ción a dis­tan­cia de la ma­mi­tis (in­fec­ción de las glán­du­las ma­ma­rias) por ter­mo­gra­fía o me­di­da de la pre­sión ar­te­rial per­mi­ti­ría se­pa­rar au­to­má­ti­ca­men­te la le­che in­fec­ta­da y diag­nos­ti­car pre­coz­men­te a los ani­ma­les en­fer­mos. Dis­tin­tas apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas po­drían ayu­dar a iden­ti­fi­car afec­cio­nes co­mo la sar­na o los pes­ti­vi­rus. Las nue­vas tec­no­lo­gías se abren pa­so así en otros pa­ra­jes de al­ta mon­ta­ña. Un pro­yec­to ini­cial­men­te desa­rro­lla­do en Les Dia­ble­rets, en el can­tón sui­zo de Va­lais, es­tá po­nien­do a prue­ba unos dis­po­si­ti­vos ins­ta­la­dos en los co­lla­res de una do­ce­na de ove­jas que mo­ni­to­ri­zan el rit­mo

car­dia­co de los ani­ma­les y pue­den de­tec­tar cuan­do és­tas se en­cuen­tran asus­ta­das.

Cuan­do se ace­le­ra el pul­so de los ani­ma­les, lo que po­dría in­di­car que es­tán sien­do ata­ca­dos por lo­bos u otros de­pre­da­do­res, el apa­ra­to en­vía un men­sa­je SMS al te­lé­fono mó­vil del pas­tor.

En si­mu­la­cio­nes lle­va­das a ca­bo azu­zan­do con pe­rros a las ove­jas, se com­pro­bó que el co­ra­zón de las mis­mas sal­ta­ba de las 60-80 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to en es­ta­do de re­po­so has­ta las 225 en el mo­men­to del ata­que si­mu­la­do.

El bió­lo­go Jean-Marc Landry, que ha di­ri­gi­do el ex­pe­ri­men­to, cree po­si­ble in­cor­po­rar al apa­ra­to al­gu­na cla­se de ele­men­to di­sua­so­rio no mortal que per­mi­ta ahu­yen­tar a los lo­bos, co­mo un re­pe­len­te o un ae­ro­sol, que se ac­ti­va­ría au­to­má­ti­ca­men­te en el mo­men­to de pro­du­cir­se la aler­ta.

Un sis­te­ma si­mi­lar ha si­do desa­rro­lla­do por el pas­tor sud­afri­cano Erard Louw, que co­lo­có a sus ove­jas co­lla­res que de­tec­tan el mo­men­to en que los ani­ma­les echan a co­rrer, con el ob­je­ti­vo en es­te ca­so de

lu­char con­tra los ro­bos de ga­na­do. Si el animal hu­ye, el collar ha­ce una lla­ma­da au­to­má­ti­ca a su te­lé­fono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.