Geo­no­ti­cias

Alex Weiss, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go, es­tu­dia la cri­sis de la me­dia­na edad en los pri­ma­tes.

Geo - - SUMARIO -

Eto­lo­gía, téc­ni­ca, so­cio­lo­gía, eco­lo­gía, bio­lo­gía marina, ge­né­ti­ca, agro­no­mía, his­to­ria, psi­co­lo­gía, as­tro­fí­si­ca y ana­to­mía.

GEO: Se­ñor Weiss, ¿có­mo se sen­ti­ría us­ted hoy si fue­ra un oran­gu­tán, un go­ri­la o un chim­pan­cé?

Weiss: De­pen­de de la edad que tu­vie­ra. El bie­nes­tar de la ma­yo­ría de los ani­ma­les se desa­rro­lla en for­ma de U. Al prin­ci­pio es­tán bien, du­ran­te la me­dia­na edad pa­san por un ba­che, y lue­go se re­cu­pe­ran. El ba­jo es­ta­do aními­co co­rres­pon­de a lo que de­no­mi­na­mos mid­li­fe cri­sis o cri­sis de la me­dia­na edad en el ca­so del ser hu­mano. GEO: ¿Có­mo ha des­cu­bier­to eso? Al fin y al ca­bo, us­ted no pue­de in­vi­tar a los ani­ma­les a tum­bar­se en el di­ván y con­tar­le có­mo es­tán. –Nos ba­sa­mos en las eva­lua­cio­nes que ha­cen los cui­da­do­res en los zoo­ló­gi­cos de Aus­tra­lia, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos. Les he­mos en­tre­ga­do cues­tio­na­rios don­de ha­bía que in­di­car el es­ta­do aními­co de los ani­ma­les en una es­ca­la de uno a sie­te. Es un pro­ce­so muy fia­ble, al me­nos tan bueno co­mo la me­di­ción fi­sio­ló­gi­ca del bie­nes­tar me­dian­te la con­cen­tra­ción de hormonas que in­di­can es­trés en la san­gre. Sa­be­mos de es­tu­dios an­te­rio­res en los que los ani­ma­les que fue­ron ca­li­fi- ca­dos por sus cui­da­do­res co­mo es­pe­cial­men­te fe­li­ces tu­vie­ron de he­cho una vida bas­tan­te más lar­ga.

GEO: ¿Sus in­ves­ti­ga­cio­nes per­mi­ten de­ri­var con­clu­sio­nes que se pue­dan trans­fe­rir al ser hu­mano? –Sa­be­mos, gra­cias a la com­pa­ra­ción con los si­mios, que los mo­de­los con los que se que­ría ex­pli­car has­ta aho­ra la cri­sis de la me­dia­na edad del hom­bre es­tán equi­vo­ca­dos. Se ba­ra­ja­ban las hi­pó­te­sis más di­ver­sas, co­men­zan­do por el es­trés que su­po­ne la edu­ca­ción de los ni­ños pe­que­ños, pa­san­do por la in­fluen­cia de la an­dro­pau­sia y la me­no­pau­sia has­ta el des­con­ten­to fi­nan­cie­ro. Nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes con los pri­ma­tes lo de­mues­tran muy bien: se tra­ta de un pro­ble­ma pu­ra­men­te bio­ló­gi­co. En es­te pun­to, los hu­ma­nos y los pri­ma­tes no se dis­tin­guen. Gra­cias a los si­mios sa­be­mos que es­ta cri­sis es to­tal­men­te na­tu­ral... y

pa­sa­je­ra.

Fo­tos: Fancy­fo­cus/fotolia; Tho­mas Erns­ting/laif; Blue Brain Pro­ject/EPFL

Los gran­des si­mios an­tro­po­mor­fos tam­bién sue­len atra­ve­sar una cri­sis psí­qui­ca du­ran­te la me­dia­na edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.