Al­go­dón

Pro­du­ci­do tan­to por cam­pe­si­nos in­dios, bra­si­le­ños, afri­ca­nos y asiá­ti­cos, co­mo por em­pre­sas agroin­dus­tria­les de Te­xas, el al­go­dón se cul­ti­va en con­di­cio­nes muy dis­tin­tas en ca­da re­gión. El fo­tó­gra­fo Uwe H. Mar­tin ha re­tra­ta­do a ga­na­do­res y per­de­do­res del

Geo - - SUMARIO -

El ne­go­cio mun­dial con la ma­te­ria pri­ma de nues­tra ro­pa

TE­XAS

Es­ta­dos Uni­dos sub­ven­cio­na el cul­ti­vo del al­go­dón con mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, dis­tor­sio­nan­do el pre­cio en el mer­ca­do mun­dial. No obs­tan­te, los már­ge­nes de be­ne­fi­cios dis­mi­nu­yen: al­gu­nos agri­cul­to­res com­ple­men­tan sus in­gre­sos con tur­bi­nas eó­li­cas. Des­pués de la co­se­cha, ca­da pa­ca de al­go­dón re­ci­be un có­di­go de ba­rras que per­mi­te sa­ber dón­de ha si­do pro­du­ci­do.

TE­XAS

An­ta­ño fue­ron le­gio­nes de es­cla­vos los que crea­ron con su tra­ba­jo la ri­que­za de los pro­pie­ta­rios de las plan­ta­cio­nes del sur es­ta­dou­ni­den­se. Hoy, gi­gan­tes­cas má­qui­nas co­se­cha­do­ras la­bran los cam­pos, con­vir­tien­do el al­go­dón en cues­tión de mi­nu­tos en gran­des pa­cas.

IN­DIA

Cien­tos de cam­pe­si­nos lle­van su mer­can­cía al mer­ca­do de Pand­har­kaw­da en ca­rros. A ve­ces han de es­pe­rar días has­ta que un co­mer­cian­te echa un vis­ta­zo al al­go­dón que han traí­do. Él es quien de­ci­de el pre­cio: los cam­pe­si­nos, a me­nu­do en­deu­da­dos, no es­tán en con­di­cio­nes de re­ga­tear. En mu­chos ca­sos, los co­mer­cian­tes al mis­mo tiem­po son sus acree­do­res.

IN­DIA

Ciu­dad de Ya­vat­mal, co­no­ci­da co­mo Cot­ton City: en una fá­bri­ca des­mo­ta­do­ra, el al­go­dón es lim­pia­do de se­mi­llas y ma­te­rias ex­tra­ñas; des­pués, se pren­sa. Las di­mi­nu­tas fi­bras que flo­tan en el ai­re ca­lien­te y húmedo ata­can el pul­món y los ojos; las bom­bas ha­cen un rui­do atro­na­dor.

BUR­KI­NA FA­SO

Di­cho­so aquel que ten­ga mu­chas re­ses: ade­más de la car­ne, pue­de apro­ve­char los ex­cre­men­tos co­mo abono. La ori­na de los es­ca­ra­ba­jos ro­jos, al con­tra­rio, es un pro­ble­ma: al­te­ra el color del al­go­dón. Es­te in­sec­to es más ra­ro en los cul­ti­vos bio­ló­gi­cos que en los con­ven­cio­na­les.

BUR­KI­NA FA­SO Es­tu­dio de cam­po en Nian­ga­ra: fue la pri­me­ra al­dea en re­nun­ciar a los pes­ti­ci­das y pa­sar­se al cul­ti­vo or­gá­ni­co. Cam­pe­si­nos de otras re­gio­nes del país vie­nen a co­no­cer las ven­ta­jas de es­te mé­to­do de pro­duc­ción.

BRA­SIL

Los gran­des agri­cul­to­res del país asu­men ca­da vez más pa­sos den­tro del pro­ce­so de pro­duc­ción del al­go­dón: cons­tru­yen sus pro­pias fá­bri­cas. Es­ta plan­ta, si­tua­da en el Es­ta­do fe­de­ral de Ma­to Gros­so, des­gra­na­rá 60 pa­cas por ho­ra. Y ha­ce ya tiem­po que las em­pre­sas uti­li­zan avio­nes pa­ra fu­mi­gar.

BRA­SIL

En los vas­tos cam­pos de Ma­to Gros­so, en el cen­tro de Bra­sil, el cul­ti­vo se­ría im­pen­sa­ble sin gran­des má­qui­nas. Han re­vo­lu­cio­na­do el pro­ce­so de la co­se­cha en Bra­sil, igual que en Es­ta­dos Uni­dos.

Kis­ho­re Ti­wa­ri es el se­ñor de las lis­tas de muer­tos de Vi­darb­ha, una pro­vin­cia del “cin­tu­rón del al­go­dón” de In­dia cen­tral. Lí­nea por lí­nea, el ac­ti­vis­ta apun­ta los sui­ci­dios de cam­pe­si­nos en una mu­grien­ta li­bre­ta: tam­bién aque­llos que no se cuen­tan en las estadísticas ofi­cia­les, por ejem­plo, la muer­te vo­lun­ta­ria de las mu­je­res. Ellas por de­fi­ni­ción no son cam­pe­si­nos. Tre­ce muer­tos por pá­gi­na. Y son mu­chas pá­gi­nas. Se­gún las ci­fras de Ti­wa­ri, más de 8.000 cam­pe­si­nos han co­me­ti­do sui­ci­dio en Vi­darb­ha des­de 2001.

Ha ha­bi­do años en que Ti­wa­ri re­gis­tra­ba, de me­dia, cua­tro tra­ge­dias al día. El mo­ti­vo es ca­si siem­pre el mis­mo: la im­po­si­bi­li­dad de sa­lir de la es­pi­ral de la deu­da. “Los cam­pe­si­nos se han con­ver­ti­do en es­cla­vos en su pro­pia tie­rra. Tra­ba­jan to­do el tiem­po pa­ra el be­ne­fi­cio de las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les. To­do su di­ne­ro aca­ba en ma­nos de los fa­bri­can­tes de pes­ti­ci­das y se­mi­llas”, di­ce Ti­wa­ri, pre­si­den­te del gru­po de au­to­ayu­da Vi­darb­ha Jan An­do­lan Sa­mi­ti (VJAS). Ha­ce tiem­po que di­ver­sas au­to­ri­da­des gu- ber­na­men­ta­les in­dias in­ves­ti­gan la des­gra­cia de los cul­ti­va­do­res de al­go­dón de Vi­darb­ha. Se­gún es­tos ex­per­tos, echar­le to­da la cul­pa al “al­go­dón” se­ría de­ma­sia­do sim­ple, pues exis­te to­do un con­jun­to de cau­sas. No obs­tan­te, los sui­ci­dios pue­den con­si­de­rar­se co­mo in­di­cio de las ex­tre­mas con­se­cuen­cias que pue­de te­ner la in­jus­ta dis­tri­bu­ción de opor­tu­ni­da­des en una eco­no­mía glo­ba­li­za­da. En el mer­ca­do del al­go­dón, los paí­ses en vías de desa­rro­llo com­pi­ten con las na­cio­nes in­dus­tria­li­za­das: cam­pe­si­nos que la­bran sus cam­pos con ma-

nos y aza­das com­pi­ten con­tra te­rra­te­nien­tes que uti­li­zan trac­to­res con­tro­la­dos por GPS.

El al­go­dón es un pro­duc­to ex­tre­ma­da­men­te glo­ba­li­za­do. De los 26 mi­llo­nes de to­ne­la­das que se co­se­chan al año, un ter­cio lar­go se des­ti­na a la ex­por­ta­ción, un mer­ca­do cla­ra­men­te do­mi­na­do por Es­ta­dos Uni­dos. Los agri­cul­to­res de es­te país de­ben su po­si­ción do­mi­nan­te al di­ne­ro pú­bli­co que les llue­ve. Des­de 1995, Es­ta­dos Uni­dos ha apo­ya­do a sus tan so­lo 25.000 cul­ti­va­do­res de al­go­dón con más de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin es­ta in­trin­ca­da red de se­gu­ri­dad ofre­ci­da por Was­hing­ton –con­sis­ten­te en pa­gos di­rec­tos, “pro­gra­mas an­ti­cí­cli­cos” y se­gu­ros de co­se­cha– mu­chos agri­cul­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos se­rían tan in­ca­pa­ces de so­bre­vi­vir eco­nó­mi­ca­men­te co­mo sus com­pe­ti­do­res en la In­dia o paí­ses co­mo Ma­lí, Be­nín y Bur­ki­na Fa­so.

Los pro­duc­to­res afri­ca­nos su­fren es­pe­cial­men­te por las sub­ven­cio­nes: en nin­gún lu­gar del mun­do los cul­ti­va­do­res de al­go­dón de­pen­den tan­to del co­mer­cio mun­dial co­mo en Áfri­ca oc­ci­den­tal y cen­tral. A fal­ta de una in­dus­tria tex­til dig­na de men­ción, ape­nas exis­ten com­pra­do­res en el mer­ca­do do­més­ti­co. En al­gu­nos paí­ses, co­mo por ejem­plo Bur­ki­na Fa­so, la fi­bra na­tu­ral aca­pa­ra la mi­tad de los in­gre­sos por ex­por­ta­ción; de ahí que los cam­pe­si­nos su­fran es­pe­cial­men­te ba­jo la dis­tor­sión de la com­pe­ten­cia que cau­sa la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién de Eu­ro­pa. Las sub­ven­cio­nes mil­mi­llo­na­rias cau­san una ba­ja­da de los pre­cios y re­du­cen la po­si­bi­li­dad de que tam­bién los paí­ses en vías de desa­rro­llo ob­ten­gan un be­ne­fi­cio con sus co­se­chas.

Al­go­dón: pro­duc­to na­tu­ral y des­truc­tor del me­dio am­bien­te. El al­go­dón es una ma­te­ria pri­ma co­ti­dia­na que dis­fru­ta de una bue­na ima­gen. La en­con­tra­mos en pan­ta­lo­nes y ca­mi­sas, ven­das de ga­sa y bi­lle­tes de ban­co, pien­sos pa­ra el ga­na­do y pas­ta de dien­tes. “El al­go­dón es el cer­do de la bo­tá­ni­ca”, es­cri­be el fran­cés Érik Or­sen­na en su li­bro Via­je a los paí­ses del al­go­dón. Pe­que­ño tra­ta­do de mun­dia­li­za­ción, pues se pue­de apro­ve­char to­da la plan­ta. Un pro­duc­to na­tu­ral que no cau­sa aler­gias y es bio­de­gra­da­ble.

Pe­ro el al­go­dón tam­bién es un pro­duc­to cu­ya pro­duc­ción en mo­no­cul­ti­vos afec­ta a me­nu­do a la sa­lud y el me­dio am­bien­te.

Las plan­tas ne­ce­si­tan in­gen­tes can­ti­da­des de agua. Pa­ra pro­du­cir la ma­te­ria pri­ma que re­quie­re un pan­ta­lón va­que­ro, la plan­ta se

tra­ga unos 8.000 li­tros de agua. Y da­do que la llu­via no gus­ta a los cul­ti­va­do­res (los ca­pu­llos se em­pa­pan y se pu­dren), el al­go­dón se cul­ti­va con rie­go ar­ti­fi­cial en re­gio­nes se­cas. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, ha­ce tiem­po que la pro­duc­ción de al­go­dón se des­pla­zó a Te­xas.

La ex­ten­sión de la su­per­fi­cie de cul­ti­vo mun­dial no ha va­ria­do des­de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do: 34 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Al mis­mo tiem­po, la co­se­cha por hec­tá­rea se ha más que du­pli­ca­do: de 300 ki­los du­ran­te los años se­sen­ta a más de 700 ki­los des­de la dé­ca­da que co­men­zó en el año 2000. El au­men­to se de­be al uso de abo­nos ar­ti­fi­cia­les, la crea­ción de va­rie­da­des de al­to ren­di­mien­to y al rie­go ar­ti­fi­cial.

Las con­se­cuen­cias eco­ló­gi­cas del cul­ti­vo de al­go­dón de re­ga­dío son pa­ten­tes en la his­to­ria del lago Aral, si­tua­do en­tre Uz­be­kis­tán y Ka­za­jis­tán. Ha­ce so­lo 50 años, con 68.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, era el cuar­to ma­yor mar in­te­rior del mun­do. Has­ta que los cul­ti­vos de al­go­dón ago­ta­ron el agua de sus afluen­tes. Des­de en­ton­ces, el lago ha per­di­do apro­xi­ma­da­men­te el 80% de su vo­lu­men y dos ter­cios de su su­per­fi­cie. El drás­ti­co au­men­to de la sa­li­ni­dad y los pes­ti­ci­das lle­ga­dos con el agua de los ríos han aca­ba­do con la ma­yo­ría de las es­pe­cies de pe­ces. Mu­chas per­so­nas en la re­gión pa­de­cen cán­cer, de­fec­tos ge­né­ti­cos y en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias.

El cul­ti­vo del al­go­dón so­lo ocu­pa el 2,4% de la su­per­fi­cie agra­ria mun­dial, pe­ro aca­pa­ra el 11% de to­dos los pes­ti­ci­das vendidos y el 24% de los in­sec­ti­ci­das. De no ser así, el mo­no­cul­ti­vo per­mi­ti­ría que los pa­rá­si­tos se pro­pa­ga­ran me­jor que en cual­quier otro lu­gar. La dra­má­ti­ca con­se­cuen­cia: se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ca­da año mue­ren 20.000 per­so­nas por cul­pa de in­to­xi­ca­cio­nes con pes­ti­ci­das cau­sa­das por el cul­ti­vo de al­go­dón.

De gran­des pro­me­sas y cam­pe­si­nos arrui

na­dos. En reali­dad se es­pe­ra­ba so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de los pes­ti­ci­das con el trans­gé­ni­co Bt-Cot­ton: a me­dia­dos de los años no­ven­ta, in­ves­ti­ga­do­res de la cor­po­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se Mon­san­to in­tro­du­je­ron ge­nes de la bac­te­ria Ba­ci­llus thu­rin­gien­sis ( Bt) en las se­mi­llas de al­go­dón. De es­ta ma­ne­ra, la mis­ma plan­ta pro­du­ce un ve­neno con­tra los in­sec­tos des­ti­na­do a ma­tar a su prin­ci­pal pa­rá­si­to, el gu­sano del al­go­dón.

Me­nos pes­ti­ci­das, más ren­di­mien­to: una pro­me­sa que con­vir­tió el al­go­dón Bt en un su­per­ven­tas: des­de 1996, cuan­do Mon­san­to lan­zó en Es­ta­dos Uni­dos la pri­me­ra va­rie­dad trans­gé­ni­ca, es­te ti­po de se­mi­llas se ha pro­pa­ga­do a gran ve­lo­ci­dad. De he­cho, ya es­tán pre­sen­tes en más de dos

ter­cios de la su­per­fi­cie de cul­ti­vo mun­dial.

Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos ad­vier­ten de que el al­go­dón Bt, co­mo mu­cho, so­lo re­du­ce el uso de pes­ti­ci­das a cor­to pla­zo. ¿El pro­ble­ma? La ló­gi­ca de la na­tu­ra­le­za. Cuan­do el gu­sano del al­go­dón ce­de su pues­to en el eco­sis­te­ma, otros se apo­de­ran del te­rreno. Es de­cir, hay que se­guir em­plean­do ve­neno con­tra otros “pa­rá­si­tos se­cun­da­rios”.

Ade­más, si bien es cier­to que las se­mi­llas de “al­ta tec­no­lo­gía” ge­ne­ran co­se­chas más gran­des, es­pe­cial­men­te en re­gio­nes con su­fi­cien­te re­ga­dío ar­ti­fi­cial, ra­ra vez son ap­tas pa­ra los cam­pe­si­nos in­dios que no po­seen ni po­zos ni ins­ta­la­cio­nes de rie­go. No obs­tan­te, re­cu­rren al al­go­dón trans­gé­ni­co: en el sub­con­ti­nen­te al­can­za un por­cen­ta­je del 90%, igual que en Es­ta­dos Uni­dos.

Con la aper­tu­ra del mer­ca­do in­dio en los años no­ven­ta, sin em­bar­go, el pre­cio del al­go­dón ca­yó ver­ti­gi­no­sa­men­te. Y de re­pen­te, los cam­pe­si­nos com­pe­tían con te­rra­te­nien- tes al­ta­men­te sub­ven­cio­na­dos. Al mis­mo tiem­po, los cos­tes de pro­duc­ción se dis­pa­ra­ron de­bi­do a la li­be­ra­li­za­ción de los pre­cios de abo­nos y se­mi­llas en In­dia; has­ta ese mo­men­to, el mo­no­po­lio co­mer­cial en el Es­ta­do Fe­de­ral de Maha­rash­tra ga­ran­ti­zó que los cam­pe­si­nos pu­die­ran com­prar abono y se­mi­llas a pre­cios fi­jos.

Po­co des­pués, mien­tras las em­pre­sas oc­ci­den­ta­les tras­la­da­ban cien­tos de mi­les de pues­tos de tra­ba­jo a call cen­ters y em­pre­sas de soft­wa­re en In­dia, co­men­za­ba la ago­nía de sus cam­pe­si­nos. El al­go­dón trans­gé­ni­co in­tro­du­ci­do en 2002 se con­vir­tió en un ace­le­ra­dor del pro­ble­ma: se­du­ci­dos por las pro­me­sas de es­tri­den­tes car­te­les pu­bli­ci­ta­rios al es­ti­lo Bolly­wood, ca­da vez más cul­ti­va­do­res de al­go­dón com­pra­ron se­mi­llas de al­to ren­di­mien­to –has­ta seis ve­ces más cos­to­sas– y con­tra­je­ron prés­ta­mos a ti­pos de in­te­rés in­so­por­ta­bles. Des­de en­ton­ces, una ma­la co­se­cha sig­ni­fi­ca la rui­na, aún más cuan­do las se­mi­llas trans­gé­ni­cas, al con­tra­rio que las con­ven­cio­na­les, so­lo se pue­den sem­brar una vez. Es de­cir, ca­da tem­po­ra­da, los cam­pe­si­nos tie­nen que com­prar nue­vas se­mi­llas. Al fi­nal, mu­chos cam­pe­si­nos, su­mi­dos en la de­ses­pe­ra­ción, ven la muer­te co­mo su úni­ca sa­li­da e in­gie­ren los pes­ti­ci­das que com­pra­ron pa­ra ga­ran­ti­zar la co­se­cha.

Por otro la­do, se­ría de­ma­sia­do par­cial res­pon­sa­bi­li­zar so­lo al al­go­dón o, me­jor di­cho, a las se­mi­llas Bt, de to­do el em­po­bre­ci­mien­to. En re­gio­nes co­mo Vi­darb­ha exis­ten te­ji­dos

so­cia­les y con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que di­fi­cul­tan cual­quier agri­cul­tu­ra. En 2008, el or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te In­ter­na­tio­nal Food Po­licy Re­search Ins­ti­tu­te es­tu­dió la si­tua­ción a fon­do. Un in­for­me de es­ta or­ga­ni­za­ción, con se­de en Es­ta­dos Uni­dos, con­clu­yó que no exis­ten “ro­bus­tos da­tos cuan­ti­ta­ti­vos” pa­ra de­mos­trar la co­ne­xión en­tre el al­go­dón

Bt y los sui­ci­dios en Maha­rash­tra (y Andh­ra Pra­desh), pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res tam­po­co quie­ren des­car­tar por com­ple­to la co­ne­xión.

Por muy ne­fas­to que sea el pac­to con el al­go­dón trans­gé­ni­co, el cul­ti­vo de al­go­dón eco­ló­gi­co siem­pre pa­re­ce una bue­na op­ción. De to­dos mo­dos, y aun­que no lo fue­ra, su uso se ha mul­ti­pli­ca­do en po­co tiem­po. Jun­to a va­rios pio­ne­ros del eco­lo­gis­mo, em­pre­sas co­mo H&M, C&A o Ni­ke ofre­cen ca­mi­se­tas, blu­sas y va­que­ros he­chos con al­go­dón bio­ló­gi­co. Des­de 2010, H&M es el ma­yor com­pra­dor mun­dial de es­te pro­duc­to.

El cul­ti­vo bio­ló­gi­co au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de que los cam­pe­si­nos de los paí­ses po­bres vi­van de sus co­se­chas: los pre­cios del al­go­dón eco­ló­gi­co son más al­tos y más es­ta­bles. Al mis­mo tiem­po, se in­vier­te me­nos di­ne­ro en cos­to­sos pro­duc­tos quí­mi­cos, pues abo­nan con com­post y es­tiér­col. De es­to mo­do, in­clu­so las co­se­chas pe­que­ñas me­re­cen la pe­na. Ade­más, el cul­ti­vo de es­te al­go­dón se al­ter­na con el de otras plan­tas, co­mo el maíz y la so­ja, lo que no so­lo es bueno pa­ra el sue­lo, sino que per­mi­te a los cam­pe­si­nos no de­pen­der tan­to de un so­lo pro­duc­to.

Sin du­da, la ofer­ta de tex­ti­les eco­ló­gi­cos se­gui­rá cre­cien­do. ¿Pe­ro es lo bio­ló­gi­co la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas? Has­ta aho­ra, ni si­quie­ra el 1% de la can­ti­dad pro­du­ci­da mun­dial­men­te pro­vie­ne de cul­ti­vos sos­te­ni­bles. Por eso pa­re­ce po­co rea­lis­ta que pue­dan lle­gar a cu­brir la de­man­da mun­dial en un fu­tu­ro cer­cano.

La al­ter­na­ti­va al con­su­mo eco­ló­gi­co se­ría me­nos con­su­mo. Ca­da año se ti­ran a la ba­su­ra mi­llo­nes de to­ne­la­das de fast fas­hion, efí­me­ras pren­das pro­du­ci­das en ma­sa a pre­cios de dum­ping. Mien­tras una ca­mi­se­ta ape­nas cues­te más que una ta­za de ca­fé, cual­quie­ra pue­de apun­tar­se a la mo­da sin gas­tar mu­cho. Sin em­bar­go, de creer al ex­per­to en tex­ti­les An­dreas En­gel­hardt, la ca­mi­se­ta de al­go­dón por 2,99 eu­ros po­dría pa­sar a la his­to­ria en bre­ve: “Los tiem­pos de los tex­ti­les ba­ra­tos se acer­can a su fin”, es­cri­be en su li­bro Schwarz

buch Baum­wo­lle ( Li­bro Ne­gro del al­go­dón). ¿El al­go­dón co­mo mer­can­cía ca­ra? Un ade­lan­to de es­ta reali­dad se pu­do sen­tir a fi­na­les de 2010, cuan­do los pre­cios en el mer­ca­do mun­dial se dis­pa­ra­ron en po­cas se­ma­nas: la pro­duc­ción ha­bía caí­do por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, pe­ro la de­man­da por par­te de la in­dus­tria tex­til ha­bía cre­ci­do nue­va­men­te des­pués de una caí­da du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008/2009. En­tre la ofer­ta y la de­man­da se abrió un abis­mo de 3,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das (el 14% de la de­man­da to­tal). Es­pe­cu­la­do­res, atraí­dos a los mer­ca­dos de fu­tu­ros y op­cio­nes por la ex­pec­ta­ti­va de pre­cios aún más al­tos, ca­ta­pul­ta­ron el pre­cio en el mer­ca­do mun­dial a un má­xi­mo his­tó­ri­co: en mar­zo de 2011, el ki­lo de al­go­dón cos­tó más de cin­co dó­la­res, cin­co ve­ces más que dos años an­tes.

¿Un ca­so ais­la­do? An­dreas En­gel­hardt no lo cree. La de­man­da de tex­ti­les cre­ce con la po­bla­ción mun­dial y el bie­nes­tar en los paí­ses emer­gen­tes, mien­tras las su­per­fi­cies agrí­co­las dis­po­ni­bles pa­ra el al­go­dón ape­nas pue­den au­men­tar­se. Al con­tra­rio: la plan­ta com­pi­te por el te­rreno con ce­rea­les des­ti­na­dos a la pro­duc­ción de pan y bio­com­bus­ti­bles. Y co­mo nin­gún pro­gre­so tec­no­ló­gi­co o ge­né­ti­co per­mi­te es­pe­rar un au­men­to con­si­de­ra­ble de las co­se­chas, en po­cos años se al­can­za­rá, se­gún En­gel­hardt, el má­xi­mo pro­du­ci­ble. Y no so­lo en el ca­so del al­go­dón, sino tam­bién en el del pe­tró­leo.

En 1990 se pro­du­je­ron 19 mi­llo­nes de to­ne­la­das de al­go­dón a ni­vel mun­dial, lo que sig­ni­fi­ca­ba la mi­tad del mer­ca­do de fi­bras des­ti­na­das a la in­dus­tria tex­til. Hoy se pro­du­cen 26 mi­llo­nes de to­ne­la­das, pe­ro eso so­lo co­rres­pon­de a un 30% del to­tal de fi­bras, apro­xi­ma­da­men­te. Es de­cir, el al­go­dón ca­da vez cu­bre un es­pec­tro me­nor de la enor­me de­man­da tex­til.

En­gel­hardt va­ti­ci­na un fu­tu­ro pro­me­te­dor pa­ra las te­las fa­bri­ca­das con fi­bras ve­ge­ta­les. So­bre to­do, por­que tam­bién el po­liés­ter, can­di­da­to a su­ce­der al al­go­dón, de­pen­de de una ma­te­ria pri­ma ca­da vez más es­ca­sa: el pe­tró­leo, ba­se de las fi­bras sin­té­ti­cas. Pe­ro tam­po­co los se­dien­tos cul­ti­vos de eu­ca­lip­to, de los que se po­drían ob­te­ner fi­bras, son el no va más eco­ló­gi­co. Por eso, por aho­ra, si­gue vi­gen­te la re­gla: el me­jor ba­lan­ce eco­ló­gi­co lo tie­ne aquel pan­ta­lón va­que­ro que se lle­ve du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble. Mu­chas fo­tos que Uwe H. Mar­tin, de 39 años, hi­zo en Uz­be­kis­tán no te­nían na­da que ver con el al­go­dón. La idea era que las imá­ge­nes tu­rís­ti­cas de mo­nu­men­tos tran­qui­li­za­ran a la po­li­cía se­cre­ta. Un re­por­ta­je so­bre las con­se­cuen­cias del cul­ti­vo del al­go­dón no ha­bría gus­ta­do a las au­to­ri­da­des.

Tex­to: Jan Hen­ne

BUR­KI­NA FA­SO TE­XAS IN­DIA BRA­SIL UZ­BE­KIS­TÁN KA­ZA­JIS­TÁN

UZ­BE­KIS­TÁN Du­ran­te la épo­ca de la co­se­cha, las uni­ver­si­da­des y los co­le­gios del país es­tán de­sier­tos: los jó­ve­nes que son ca­pa­ces

de tra­ba­jar tie­nen que ir a los cam­pos de al­go­dón. El Es­ta­do or­ga­ni­za el trans­por­te de los es­tu­dian­tes. So­lo quien ten­ga una

ba­ja mé­di­ca pue­de se­guir for­mán­do­se.

UZ­BE­KIS­TÁN El ré­gi­men en­vía al cam­po in­clu­so a ni­ños de ocho años. Du­ran­te tres me­ses, cam­bian sus li­bros de tex­to por sa­cos de al­go­dón. Por es­te mo­ti­vo hay cor­po­ra­cio­nes que se nie­gan a com­prar mer­can­cía uz­be­ka.

KA­ZA­JIS­TÁN Tam­bién los ni­ños de la lo­ca­li­dad ka­za­ja de Bo­gun su­fren las con­se­cuen­cias del cul­ti­vo: jue­gan en char­cos sa­li­nos con­ta­mi­na­dos con pes­ti­ci­das. An­tes de que el cul­ti­vo del al­go­dón se­ca­ra el lago Aral, Bo­gun fue un puer­to pes­que­ro im­por­tan­te. Hoy se en­cuen­tra a dos

ho­ras lar­gas en co­che de la ori­lla.

KA­ZA­JIS­TÁN Tam­bién Tas­tu­bek fue una lo­ca­li­dad flo­re­cien­te a ori­llas del lago Aral. Es­ta mu­jer to­da­vía vi­vió los bue­nos tiem­pos an­tes de que, en los años ochen­ta, des­apa­re­cie­ra el agua y des­pués, la gen­te. Eso sí: des­de la cons­truc­ción de un di­que, par­te del lago es­tá vol­vien­do a lle­nar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.