Es­ca­sez de agua

Los ríos que flu­yen por las cue­vas so­lo dan agua al sur de Chi­na. El nor­te apues­ta por gi­gan­tes­cos ca­na­les.

Geo - - SUMARIO - Jan Hen­ne

Gi­gan­tes­cos sis­te­mas de ca­na­li­za­ción bus­can lle­var agua al nor­te de Chi­na

Apro­xi­ma­da­men­te el 20% de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en Chi­na, pe­ro el país so­lo cuen­ta con el 7% de las re­ser­vas mun­dia­les de agua dul­ce. Los chi­nos tie­nen que arre­glár­se­las con 2.100 me­tros cú­bi­cos de agua por per­so­na al año, la cuar­ta par­te de la can­ti­dad me­dia que es­tá a dis­po­si­ción de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta. Los ha­bi­tan­tes de al­gu­nas me­tró­po­lis co­mo Pe­kín o Tian­jin in­clu­so tie­nen que con­for­mar­se con ape­nas 120 me­tros cú­bi­cos al año, y eso que los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les ya ha­blan de es­ca­sez de agua a par­tir de los mil me­tros cú­bi­cos.

Pe­ro el pro­ble­ma prin­ci­pal es otro: los re­cur­sos hí­dri­cos del gi­gan­tes­co país se dis­tri­bu­yen de ma­ne­ra muy de­si­gual. El 80% de las re­ser­vas de agua le co­rres­pon­den al sur de Chi­na, don­de abun­dan los ríos. El nor­te, don­de vi­ve más del 40% de la po­bla­ción y don­de se en­cuen­tran ca­si dos ter­cios de las su­per­fi­cies de cul­ti­vo, el de­sier­to se ex­tien­de ca­da vez más.

No se pue­de ne­gar que tam­bién el cam­bio cli­má­ti­co, co­mo fac­tor ex­terno, con­tri­bu­ye a re­cru­de­cer la es­ca­sez de agua, es­pe­cial­men­te al nor­te de Chi­na. Pe­ro nu­me­ro­sos as­pec­tos del pro­ble­ma son do­més­ti­cos: al te­ner una agri­cul­tu­ra ba­sa­da en el re­ga­dío y de­bi­do al cre­ci­mien­to de sus me­ga­ciu­da­des, los chi­nos se qui­tan el agua a sí mis­mos. A es­to se su­ma la con­ta­mi­na­ción por fal­ta de es­tán­da­res me­dioam­bien­ta­les: la cuar­ta par­te del agua de los prin­ci­pa­les ríos es­tá tan su­cia que so­lo es ap­ta pa­ra fi­nes agrí­co­las o in­dus­tria­les. El 14% ni si­quie­ra sir­ve pa­ra eso.

El li­de­raz­go chino se es­tá to­man­do el pro­ble­ma en se­rio. Ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to de agua fi­gu­ra en­tre los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del duo­dé­ci­mo plan quin­que­nal, que prevé, en­tre otras co­sas, re­du­cir el con­su­mo de agua de la in­dus­tria un 30% has­ta 2015. Sin se­me­jan­tes cam­bios, la can­ti­dad de agua dis­po­ni­ble se re­du­ci­rá has­ta 2030 a 1.730 me­tros cú­bi­cos por año y per­so­na, se­gún ad­vir­tió un re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio de Re­cur­sos Hí­dri­cos.

Ade­más, el país se ha pro­pues­to uti­li­zar agua del sur pa­ra sa­ciar la sed del nor­te, un pro­yec­to con el que Mao Ze­dong ya so­ñó ha­ce 60 años. En 2002, el Go­bierno co­men­zó a po­ner en prác­ti­ca el “pro­yec­to de tras­va­se de agua sur-nor­te”. A tra­vés de tres ru­tas, se as­pi­ra a des­viar agua del Yangt­sé y su afluen­te más im­por­tan­te a Pe­kín y Tian­jin.

De acuer­do con el plan, 44.800 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos anua­les flui­rán al nor­te a tra­vés de un sis­te­ma de ca­na­les, tú­ne­les y em­bal­ses has­ta el año 2050. Des­pués de va­rios re­tra­sos, se es­pe­ra que las ru­tas cen­tral y orien­tal, de 1.277 y 1.467 ki­ló­me­tros res­pec­ti­va­men­te, em­pie­cen a fun­cio­nar ya en el año 2014.

Se­gún da­tos ofi­cia­les, la cons­truc­ción cues­ta 62.000 mi­llo­nes de dó­la­res y obli­ga a más de 400.000 per­so­nas a aban­do­nar su tie­rra na­tal. Un me­ga­pro­yec­to que tie­ne las di­men­sio­nes de la pre­sa de las Tres Gar­gan­tas y que ha cau­sa­do una po­lé­mi­ca se­me­jan­te. Los cien­tí­fi­cos ad­vir­tie­ron de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles pa­ra el equi­li­bro eco­ló­gi­co del sur de Chi­na si se le qui­ta de­ma­sia­da agua. Tam­bién exis­ten preo­cu­pa­cio­nes de que el ca­nal orien­tal so­lo lle­va­rá agua con­ta­mi­na­da al nor­te, pues atra­vie­sa los cen­tros in­dus­tria­les de Chi­na. Se re­quie­ren más de 400 de­pu­ra­do­ras pa­ra lo­grar que el agua sea po­ta­ble, se­gún es­ti­ma­cio­nes de ex­per­tos.

Tam­bién hay du­das des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co: las es­ta­cio­nes de bom­beo re­quie­ren mu­chí­si­ma ener­gía. No obs­tan­te, una gran par­te del agua se eva­po­ra­rá du­ran­te el ca­mino o se per­de­rá de cual­quier otra ma­ne­ra. La desa­li­ni­za­ción de agua marina, tal y co­mo ya se es­tá rea­li­zan­do en Tian­jin, se con­si­de­ra una al­ter­na­ti­va más eco­nó­mi­ca. Exis­ten pla­nes pa­ra cons­truir un con­duc­to que lle­ve el agua de mar desa­li­ni­za­da des­de la cos­ta orien­tal has­ta las es­te­pas de Mon­go­lia In­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.