Yo­ga pa­ra aves

¿Có­mo pue­den las le­chu­zas ha­cer con­tor­sio­nes con su cue­llo sin ha­cer­se da­ño?

Geo - - GEONOTICIAS -

“Siem­pre me he pre­gun­ta­do por qué los sue­los de los bos­ques no es­tán sem­bra­dos de mi­les de le­chu­zas muer­tas víc­ti­mas de de­rra­me ce­re­bral”, di­ce el neu­ro­rra­dió­lo­go Philippe Gai­lloud, de la es­ta­dou­ni­den­se Johns Hop­kins Uni­ver­sity School of Me­di­ci­ne (Bal­ti­mo­re, Mary­land). Al fin y al ca­bo, el le­gen­da­rio ar­te que es­tas ra­pa­ces de­mues­tran co­mo con­tor­sio­nis­tas de­be­ría cau­sar el es­tran­gu­la­mien­to de ar­te­rias im­por­tan­tes pa­ra el abas­te­ci­mien­to del ce­re­bro. Jun­to con un equi­po de co­le­gas, Gai­lloud aca­ba de ave­ri­guar que las aves cuen­tan con to­da una se­rie de par­ti­cu­la­ri­da­des anató­mi­cas que ga­ran­ti­zan el flu­jo san­guí­neo.

Por ejem­plo, los ori­fi­cios por don­de las ar­te­rias ver­te­bra­les atra­vie­san las vér­te­bras son ca­si diez ve­ces más an­chos en las le­chu­zas que en el hom­bre, lo que de­ja su­fi­cien­te li­ber­tad de mo­vi­mien­to a los va­sos san­guí­neos. Ade­más, es­tas ra­pa­ces tie­nen ar­te­rias fle­xi­bles en la man­dí­bu­la in­fe­rior que pue­den en­san­char­se y al­ma­ce­nar pro­vi­sio­nal­men­te san­gre pa­ra abas­te­cer el ce­re­bro y los ojos. Asi­mis­mo, las aves cuen­tan en la ca­be­za con po­ten­tes co­ne­xio­nes trans­ver­sa­les en­tre los va­sos san­guí­neos.

La ana­to­mía de las le­chu­zas es­tá pre­pa­ra­da pa­ra que pue­dan con­tor­sio­nar­se sin ries­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.