Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo ordinario: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

El im­pul­sor de Ca­bár­ceno

Soy un asi­duo lec­tor de la re­vis­ta GEO, que me lle­ga ca­da mes a tra­vés del pe­rió­di­co Aler­ta. La leo por­que los re­por­ta­jes que tie­ne son en ge­ne­ral bas­tan­te bue­nos. En la del mes de ju­nio (nº 315), hay un re­por­ta­je so­bre el Par­que Na­tu­ral de Ca­bár­ceno que, apar­te de al­gu­nas pe­que­ñas im­pre­ci­sio­nes, es bas­tan­te in­tere­san­te. Tie­ne, so­bre to­do, unas bue­nas fo­to­gra­fías y es­tá bas­tan­te bien do­cu­men­ta­do. No ten­dría na­da que de­cir si no fue­ra por­que en nin­gún mo­men­to del re­por­ta­je se ci­ta al ver­da­de­ro im­pul­sor de es­ta ma­ra­vi­lla que te­ne­mos los cán­ta­bros y que se lla­ma Ca­bár­ceno. El hom­bre en cues­tión, al que se ta­chó de vi­sio­na­rio, in­clu­so de loco por la obra que que­ría lle­var a ca­bo, sa­có ade­lan­te el pro­yec­to so­lo con el apoyo de sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do (no de to­dos) y al que la ma­yo­ría de la so­cie­dad cán­ta­bra vol­vió la es­pal­da. Gra­cias a su em­pe­ci­na­mien­to y a la lu­cha que tu­vo que man­te­ner con ca­si to­dos, hoy to­dos los cán­ta­bros y los mi­les de vi­si­tan­te que anual­men­te re­ci­bi­mos po­de­mos dis­fru­tar de esa ma­ra­vi­lla. No sé si tal error se de­be al des­co­no­ci­mien­to del au­tor del re­por­ta­je (lo cual se­ría per­do­na­ble) o tal vez se ha omi­ti­do de for­ma de­li­be­ra­da, lo cual se­ría ab­so­lu­ta­men­te re­pro­ba­ble, ya que, co­mo hoy se re­co­no­ce, es una mag­ní­fi­ca obra pa­ra el dis­fru­te de to­do el que vie­ne a vi­si­tar­nos. El nom­bre de la per­so­na que hi­zo po­si­ble es­ta reali­dad es Juan Hor­mae­chea Ca­zón.

Jo­sé Ma­nuel Alon­so Leñero

El oro "su­cio" no bri­lla

Quie­ro fe­li­ci­tar­les por su ex­tra­or­di­na­rio re­por­ta­je so­bre el oro y los su­cios en­tre­si­jos de su ex­trac­ción en mu­chos paí­ses del mun­do (nº 316). Tan­to las fo­to- gra­fías co­mo el tex­to son de una ca­li­dad ex­cep­cio­nal. Co­mo ocu­rre con mu­chos otros pro­duc­tos mi­ne­ros o agrí­co­las es im­pres­cin­di­ble que la in­for­ma­ción so­bre su ori­gen y con­di­cio­nes de ex­plo­ta­ción lle­gue a los con­su­mi­do­res pa­ra que pue­dan te­ner cri­te­rio y da­tos a la ho­ra de ad­qui­rir­los o no. Los cer­ti­fi­ca­dos de ori­gen de­be­rían ser obli­ga­to­rios. No soy muy afi­cio­na­da a los ac­ce­so­rios do­ra­dos, pe­ro des­de lue­go no quie­ro lle­var en­ci­ma ni un mi­li­gra­mo de oro "su­cio".

Aman­da Par­do

Pla­yas con mu­cha com­pa­ñía

Qué ma­ra­vi­llo­sas las pla­yas que fo­to­gra­fían en su re­vis­ta (nº 315). Lás­ti­ma que cuan­do uno va a dis­fru­tar­las es­tén aba­rro­ta­das de gen­te y no co­mo en sus imá­ge­nes.

Che­lo Val­bue­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.