Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Julián Due­ñas G E O. Di­rec tor de jdue­nas@gyj.es

us­ted co­mo yo ha­brá pa­de­ci­do en al­gún mo­men­to de su vida el in­cor­dio de te­ner que su­bir­se a un avión y su­frir los es­tric­tos con­tro­les de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to. Us­ted co­mo yo ha­brá pen­sa­do –se­gu­ra­men­te tam­bién blas­fe­ma­do– más de una vez por lo ab­sur­do de ta­les me­di­das, por la in­co­mo­di­dad de los re­gis­tros, por la mer­ma que su­po­ne de su li­ber­tad. Sin em­bar­go, us­ted co­mo yo es muy po­si­ble que nun­ca an­tes nos ha­ya­mos sen­ta­do a re­fle­xio­nar de for­ma se­re­na so­bre el ori­gen real de es­tas ac­cio­nes, so­bre el por­qué de es­ta pa­ra­noia glo­bal que nos im­pul­sa a des­pren­der­nos –con su­mi­sión y di­li­gen­cia pa­vlo­via­na– de za­pa­tos y cin­tu­ro­nes, de re­lo­jes, cha­que­tas y equi­pos elec­tró­ni­cos, de de­re­chos y ver­güen­zas. Hoy pa­re­ce­mos ol­vi­dar­lo, pe­ro a fi­na­les de los años 60 del si­glo pa­sa­do, los se­cues­tros aé­reos eran una prác­ti­ca ha­bi­tual en bue­na par­te del mun­do, y de ma­ne­ra muy es­pe­cial en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de, en pro­me­dio, se se­cues­tra­ba un vue­lo do­més­ti­co ca­da quin­ce días. En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes los pro­ta­go­nis­tas de es­tos ac­tos eran en­fer­mos psí­qui­cos o me­ros ex­tor­sio­na­do­res. Su mo­ti­va­ción no so­lía ir más allá de la exal­ta­ción del ego he­ri­do o la con­se­cu­ción de un buen res­ca­te. Pa­ra lo­grar el an­sia­do mi­nu­to de glo­ria o el re­ti­ro do­ra­do, bas­ta­ba en aque­llos días con ha­cer­se con los man­dos de un avión a pun­ta de pis­to­la y, una vez sa­tis­fe­chas las exi­gen­cias, obli­gar a los pi­lo­tos a des­viar el vue­lo rum­bo a la Cu­ba de Castro, cu­ya rup­tu­ra de re­la­cio­nes con el enemi­go yan­qui ofre­cía un re­fu­gio (no siem­pre, bien es cier­to) ga­ran­ti­za­do. A pe­sar de las me­di­das adop­ta­das, in­clui­da la pues­ta en mar­cha (¡un on­ce de septiembre!) de un pro­gra­ma con­tra los se­cues­tros por par­te del pre­si­den­te Ni­xon, no se­rá has­ta el año 1972 –tal y co­mo re­co­ge­mos en el in­te­rior con un ate­rra­dor do­cu­men­to– cuan­do los re­gis­tros se con­vier­ten en una me­di­da obli­ga­to­ria de con­tun­den­te apli­ca­ción. En no­viem­bre de aquel año, tres in­di­vi­duos ar­ma­dos se­cues­tra­ron el vue­lo 49 de Sout­hern Air­ways y ame­na­za­ron con es­tre­llar­lo con­tra un com­ple­jo nu­clear en Oak Rid­ge, Ten­nes­see. An­tes ha­bían ba­ra­ja­do una ac­ción ka­mi­ka­ze con­tra el cen­tro de De­troit. Fue el pri­mer ca­so re­gis­tra­do en la his­to­ria de la avia­ción mun­dial en el que una ae­ro­na­ve lle­na de ci­vi­les pu­do con­ver­tir­se en un ar­ma le­tal. Po­cas se­ma­nas des­pués, la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral or­de­nó –es­ta vez sí– el es­tric­to con­trol en los em­bar­ques de to­dos los aeropuertos es­ta­dou­ni­den­ses. El re­sul­ta­do ha­bla por sí so­lo: en el pri­mer año de su apli­ca­ción se con­fis­ca­ron 1.600 ar­mas de fuego, 15.731 cu­chi­llos, 1.021 sus­tan­cias ex­plo­si­vas y más de 20.000 ob­je­tos pe­li­gro­sos. El número de se­cues­tros se re­du­jo de 60 a ce­ro. Y a pe­sar de ello, qui­zá por la re­la­ja­ción de la cos­tum­bre, qui­zá por la de­sidia en el cum­pli­mien­to de la nor­ma, qui­zá por la clau­di­ca­ción fren­te a las vo­ces di­so­nan­tes, de vez en cuan­do el mun­do se es­tre­me­ce an­te un acon­te­ci­mien­to si­mi­lar, ya sea es­te real o vir­tual, y vol­ve­mos al prin­ci­pio, a cues­tio­nar­mos si en aras de una li­ber­tad mal en­ten­di­da no po­ne­mos en pe­li­gro la vida de cien­tos o mi­les de per­so­nas. Por eso, si se dis­po­ne a su­bir a un avión en las pró­xi­mas fe­chas, re­cuer­de el vue­lo 49 de Sout­hern Air­ways. Él es­tá en el ori­gen de to­das sus mo­les­tias.

Ya sea por la re­la­ja­ción de la cos­tum­bre, por la de­sidia en el cum­pli­mien­to de la nor­ma, por la clau­di­ca­ción fren­te a las vo­ces di­so­nan­tes, de vez en cuan­do el mun­do se es­tre­me­ce an­te un acon­te­ci­mien­to si­mi­lar, y vol­ve­mos al prin­ci­pio, a cues­tio­nar­mos si en aras de una li­ber­tad mal en­ten­di­da no po­ne­mos en pe­li­gro la vida de cien­tos o mi­les de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.