Chi­na tie­ne que sa­ciar la sed de 1.300 mi­llo­nes de per­so­nas, a pe­sar de que exis­te una fal­ta gra­ve de agua so­bre to­do en el nor­te del país. Pa­ra po­der abas­te­cer a los ciu­da­da­nos que re­si­den allí, el Go­bierno ha he­cho cons­truir un in­men­so sis­te­ma de ca­nal

Geo - - SUMARIO -

tar­de, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 500 años, el geó­gra­fo Xu Xia­ke, en bus­ca de ríos subterráneos en la re­gión kárs­ti­ca del sur de Chi­na, car­to­gra­fió por pri­me­ra vez las en­tra­das de más de 300 cue­vas. Una la­bor por la que le si­guen ve­ne­ran­do has­ta el día de hoy co­mo uno de los ma­yo­res des­cu­bri­do­res en la his­to­ria del im­pe­rio.

Tam­bién sus su­ce­so­res, los hi­dró­lo­gos chi­nos en­ca­be­za­dos por el pro­fe­sor Yuan, del Ins­ti­tu­to del Karst de Gui­lin, se han aden­tra­do en el mun­do sub­te­rrá­neo va­rias ve­ces. Pe­ro los pi­sos más ba­jos y más es­pec­ta­cu­la­res de la re­gión kárs­ti­ca so­lo son ac­ce­si­bles pa­ra quien ma­ne­je la cuer­da con tan­ta des­tre­za co­mo Erin Lynch: los po­zos caen has­ta mil me­tros a la na­da, sin ofre­cer nin­gún pun­to de so­por­te; y mu­chos de los la­be­rin­tos subterráneos del sur de Chi­na se ra­mi­fi­can do­ce­nas de ki­ló­me­tros.

La téc­ni­ca espeleológica ne­ce­sa­ria pa­ra ex­plo­rar­los, desa­rro­lla­da des­de el al­pi­nis­mo, ape­nas es­tá arrai­ga­da en Asia orien­tal: so­lo des­de ha­ce al­gu­nos años ocu­rre que, a ve­ces, va­rios es­tu­dian­tes de las fa­cul­ta­des geo­ló­gi­cas de Chong­qing, Shang­hái y Gui­lin se unen a las ex­pe­di­cio­nes de Hong Mei­gui.

Du­ran­te las se­ma­nas pa­sa­das he­mos cons­ta­ta­do en más de una oca­sión lo vi­tal que re­sul­ta en el sub­sue­lo de Chi­na do­mi­nar el ma­ne­jo de las cuer­das, los an­cla­jes y el mie­do claus­tro­fó­bi­co: apo­ya­dos por otros dos es­pe­leó­lo­gos del gru­po Hong Mei­gui, los bri­tá­ni­cos Dun­can Co­llis y Matt Ryan, he­mos des­cen­di­do dia­ria­men­te has­ta nue­vos pa­si­llos.

En esos días he­mos ex­plo­ra­do ca­vi­da­des cu­yos te­chos se al­za­ban a más de 300 me­tros so­bre el sue­lo y don­de po­drían ca­ber va­rios avio­nes Boeing 747.

Nos he­mos arras­tra­do por pa­si­llos don­de so­lo po­día­mos avan­zar rep­tan­do. Y nos he­mos to­pa­do con do­li­nas, em­bu­dos en el karst tan gran­des que ha­bían des­ga­rra­do la mon­ta­ña. En me­dio del sis­te­ma San Wang Dong, de re­pen­te unos ra­yos de luz diur­na pe­ne­tra­ron las ti­nie­blas, ilu­mi­nan­do un an­fi­tea­tro de unos 250 me­tros de diá­me­tro y más de 300 me­tros de al­tu­ra.

“TIANKENG” ES EL NOM­BRE que los chi­nos dan a es­tas gi­gan­tes­cas y po­co fre­cuen­tes hen­di­du­ras en la ro­ca. Co­mo si un gi­gan­te hu­bie­ra re­cor­ta­do un pe­da­zo de la mon­ta­ña, las ga­le­rías por las que avan­zá­ba­mos se trun­ca­ron brus­ca­men­te a me­dia al­tu­ra de una gi­gan­tes­ca grie­ta, pa­ra vol­ver a aden­trar­se en la ro­ca al otro la­do de la mis­ma. Unas ca­ta­ra­tas caían sua­ve­men­te por las la­de­ras de la grie­ta, desem­bo­can­do en la red de ríos subterráneos; en el sue­lo, he­le­chos, mus­gos y or­quí­deas crea­ron un bio­to­po in­de­pen­dien­te. Una is­la, un mun­do pro­pio.

Nos to­pá­ba­mos con tan­tas co­sas ma­ra­vi­llo­sas. Y Lynch nos re­cor­da­ba de vez en cuan­do que so­pe­sá­ra­mos ca­da pa­so con el má­xi­mo cui­da­do po­si­ble.

Un so­lo error pue­de ser su­fi­cien­te, una ar­ti­cu­la­ción tor­ci­da, una pier­na ro­ta... y ten­dría­mos que pe­dir ayu­da a do­ce­nas de res­ca­tis­tas es­pe­cia­li­za­dos de Asia y Eu­ro- pa. Así de di­fí­ci­les son las ac­cio­nes de res­ca­te en es­tas apar­ta­das y os­cu­ras pro­fun­di­da­des. Y aho­ra, jus­ta­men­te en el pun­to más pro­fun­do de nues­tra ex­pe­di­ción, una pie­dra se suel­ta de la pa­red.

Sue­na un es­truen­do enor­me, yo vue­lo du­ran­te un ins­tan­te y mi mano iz­quier­da, en­gan­cha­da a la cuer­da, fre­na la caí­da. De­ba­jo de mí, la ro­ca des­apa­re­ce en las ne­gras aguas, mis pies vuel­ven a en­con­trar un so­por­te.

He te­ni­do suer­te. So­lo me he ro­to un de­do de­bi­do al brus­co ti­rón. Lo en­frío co­mo pue­do en las gé­li­das aguas del río. Erin Lynch –pá­li­da del sus­to a la luz de mi lám­pa­ra mi­ne­ra– me ofre­ce pas­ti­llas con­tra el do­lor.

Da­mos la vuel­ta, as­cen­de­mos por las cuer­das has­ta el cam­pa­men­to que he­mos mon­ta­do en un ni­cho ro­co­so tam­bién ba­jo tie­rra. Otro gru­po ten­drá que ex­plo­rar el res­to del río.

4. LAS LE­YES DE LOS RÍOS NE­GROS

Unas cuan­tas ve­las, un hor­ni­llo de gas, sa­cos de dor­mir, ha­ma­cas: du­ran­te tres no­ches que no se dis­tin­guen de los días, es­te cam­pa­men­to se ha con­ver­ti­do en nues­tro ho­gar. So­lo he­mos traí­do lo más ne­ce­sa­rio al mun­do sub­te­rrá­neo: Lynch in­clu­so ha cor­ta­do los man­gos de nues­tros ce­pi­llos de dien­tes pa­ra li­mi­tar el pe­so de las mo­chi­las du­ran­te la ar­dua es­ca­la­da.

Mien­tras yo atien­do mi de­do he­ri­do, An­nie Leonard fil­tra agua pa­ra po­ta­bi­li­zar­la, Rob­bie Sho­ne lim­pia la cá­ma­ra, Erin Lynch to­ma no­tas: ana­li­za los da­tos de la jor­na­da. Es­ta vez he­mos car­to­gra­fia­do ape­nas cien me­tros

Du­ran­te la ex­pe­di­ción, los es­pe­leó­lo­gos sue­len alo­jar­se con cam­pe­si­nos de la re­gión (fo­tos su­pe­rio­res). A los Wang, por ejem­plo, los co­no­cen des­de ha­ce años. En la ca­sa, mal ais­la­da con­tra las co­rrien­tes de ai­re, tres fa­mi­lias com­par­ten un es­pa­cio muy li­mi­ta­do, una vi­ga en la po­cil­ga sir­ve de re­tre­te. Pe­ro es me­jor que pa­sar la no­che ba­jo tie­rra.

de te­rreno nue­vo, pe­ro al me­nos he­mos des­cu­bier­to un im­por­tan­te dato nue­vo: el ni­vel de agua del pa­sa­je de­no­mi­na­do Queen of the Ni­le es con­si­de­ra­ble­men­te más al­to que en la ma­yo­ría de los otros pa­si­llos de los al­re­de­do­res; y el río flu­ye al sur, mien­tras en las ca­vi­da­des ve­ci­nas se di­ri­ge al nor­te. ¿Se­rá que en es­te pun­to exis­te una ca­pa que for­ma una ba­rre­ra en la ro­ca? ¿Una fron­te­ra en la que tal vez se po­dría des­cu­brir la tan bus­ca­da co­ne­xión con el sis­te­ma vecino, el igual de in­trin­ca­do la­be­rin­to de Er Wang Dong?

Tal co­ne­xión de­be exis­tir, el equi­po de Lynch lo ha de­mos­tra­do con co­lo­ran­tes: du­ran­te una ex­pe­di­ción an­te­rior, los cien­tí­fi­cos aña­die­ron una tin­ta ver­de, fluo­res­cen­te y no tó­xi­ca a las aguas de un ma­nan­tial si­tua­do a ma­yor al­tu­ra y exa­mi­na­ron en las sa­li­das de va­rias cue­vas si el agua con­te­nía sus ras­tros. Un nue­vo ex­pe­ri­men­to in­clui­rá los cur­sos de agua de cue­vas cer­ca­nas.

Al día si­guien­te, cuan­do sa­li­mos de las pro­fun­di­da­des del sis­te­ma de San Wang Dong des­pués de ca­si diez ho­ras de as­cen­so, ago­ta­dos y cu­bier­tos de ba­rro, la es­pe­leó­lo­ga me ex­pli­ca el ob­je­ti­vo superior de es­tos es­fuer­zos. Mi de­do se ha hin­cha­do has­ta con­ver­tir­se en un amor­fo pe­da­zo azul y ro­jo; me sien­to fe­liz de ha­ber re­gre­sa­do a la su­per­fi­cie.

Erin Lynch sue­ña con po­der com­bi­nar los da­tos de to­das sus ex­pe­di­cio­nes y crear un ma­pa ge­ne­ral de los cur­sos de agua que flu­yen por el sub­sue­lo de la zo­na. En­ten­der el prin­ci­pio, des­cu­brir las re­la­cio­nes. Y lo­grar que sus co­no­ci­mien­tos sean úti­les pa­ra la gen­te de la re­gión.

El tiem­po apre­mia: la ur­ba­ni­za­ción in­con­tro­la­da de los va­lles avan­za ver­ti­gi­no­sa­men­te. Chong­qing, ciu­dad a ori­llas del río Yangt­sé en el ex­tre­mo sep­ten­trio­nal de la re­gión kárs­ti­ca, ya su­pera los sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y fi­gu­ra en­tre las me­tró­po­lis que cre­cen con más ra­pi­dez a ni­vel mun­dial.

Ha­ce po­cos años, cuan­do Erin Lynch co­men­zó a ex­plo­rar las cue­vas de la re­gión mon­ta­ño­sa de al­re­de­dor de Wu­long, el ca­mino más cor­to fue un via­je flu­vial de apro­xi­ma­da­men­te dos días. Des­pués, pa­ra lle­gar a la en­tra­da del la­be­rin­to de San Wang Dong, los es­pe­leó­lo­gos tu­vie­ron que ca­mi­nar du­ran­te sie­te ho­ras.

AHO­RA EXIS­TEN AU­TO­VÍAS QUE SER­PEN­TEAN en­tre Chong­qing y Wu­long. Hay cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas que se co­nec­tan con los cau­ces subterráneos cu­yo tra­za­do ya se co­no­ce. In­clu­so en los sue­los de karst más em­pi­na­dos, los cam­pe­si­nos han crea­do te­rra­zas don­de cul­ti­van arroz, maíz, ba­ta­tas y ta­ba­co.

El cam­bio tam­bién tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra la pro­fun­di­dad: cuan­tos más bos­ques se ta­lan en las re­gio­nes kárs­ti­cas, más de­vas­ta­do­ra se­rá la fuer­za con la que las llu­vias del pró­xi­mo mon­zón arras­tren con­si­go el dé­bil sue­lo agrí­co­la. En al­gu­nas par­tes del su­r­oes­te chino, es­te ti­po de ero­sión de­vas­ta ca­da año al­re­de­dor de mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Ade­más, cier­tas sus­tan­cias tó­xi­cas, co­mo abo­nos y pes­ti­ci­das, se acu­mu­lan rá­pi­da­men­te en las aguas freá­ti­cas de las re­gio­nes kárs­ti­cas: la pie­dra no las fil­tra muy bien. Cur­sos de agua con­ta­mi­na­dos pe­ne­tran los po­ros y las grietas de la ro­ca ca­si sin de­pu­rar. Así las co­sas, no so­lo he­mos en­con­tra­do fan­tás­ti­cas estalactitas y cris­ta­les

de ye­so en el sis­te­ma de cue­vas de San Wang Dong. En el in­te­rior de la tie­rra, muy den­tro, tam­bién nos to­pa­mos con un mon­tícu­lo de vie­jos va­sos de plás­ti­co, bol­sas de fi­deos y en­vol­to­rios de ga­lle­tas: tes­ti­mo­nios del brus­co cam­bio que es­tá lan­zan­do a los ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión a la mo­der­ni­dad. Gra­cias a sus apun­tes, Lynch cree po­der de­ter­mi­nar en qué al­dea echa­ron al agua es­ta avalancha de ba­su­ra. Ha­bla­rá con los cam­pe­si­nos lo­ca­les.

“Es­tas cue­vas son úni­cas”, di­ce Lynch. “Es ur­gen­te y ne­ce­sa­rio pro­te­ger­las me­jor.” Y sue­na co­mo si es­tu­vie­ra de­fen­dien­do una nue­va pa­tria que no es la su­ya pe­ro que ha lle­ga­do a amar.

4. EL SUE­ÑO DE LA GRAN FÓR­MU­LA

El fu­tu­ro del agua po­dría de­ci­dir­se en Gui­lin, cuan­do el pro­fe­sor Yuan des­cu­bra los se­cre­tos de sus mon­ta­ñas.

Yuan es op­ti­mis­ta: con los da­tos que Lynch ha re­co­pi­la­do so­bre el sis­te­ma de cue­vas de San Wang Dong, que fi­gu­ra en­tre el nú­cleo del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Na­tu­ral de la Unes­co en el sur de Chi­na, el pro­fe­sor por fin po­drá de­ter­mi­nar has­ta dón­de hay que am­pliar las zo­nas de pro­tec­ción hi­dro­ló­gi­ca. Y pien­sa mu­cho más allá.

Cuan­do Yuan co­men­zó su in­ves­ti­ga­ción ha­ce cua­tro dé­ca­das, se­gún cuen­ta el cien­tí­fi­co, mu­chos al­dea­nos lo to­ma­ron por loco. Pe­ro él apren­dió de ellos: ba­sán­do­se en los pe­ces que ha­bía río aba­jo, por ejem­plo, al­gu­nos cam­pe­si­nos po­dían ex­pli­car­le có­mo es­ta­ban co­nec­ta­das las ca­vi­da­des.

Aho­ra, con dé­ca­das de ex­pe­rien­cia y gra­cias a to­dos los da­tos que al­gu­nos hi­dró­lo­gos y aventureros co­mo Lynch han re­co­pi­la­do pa­ra él, el pro­fe­sor cree po­der es­ta­ble­cer una sen­ci­lla re­gla pa­ra los ca­mi­nos del agua por el karst. Un río, ¿có­mo pe­ne­tra la ro­ca? “Exis­ten al­gu­nas re­gu­la­ri­da­des”, di­ce Yuan, aña­dien­do que na­tu­ral­men­te son com­pli­ca­das. Pre­ci­pi­ta­cio­nes, ti­pos de mi­ne­ra­les, plie­gues tec­tó­ni­cos que ca­na­li­zan el agua: hay que te­ner en cuen­ta mu­chos pa­rá­me­tros. Sin em­bar­go, el pro­fe­sor cree ha­ber or­de­na­do men­tal­men­te los prin­ci­pios de los in­trin­ca­dos e in­vi­si­bles ca­mi­nos del sub­sue­lo.

“Una co­lec­ción de fór­mu­las que des­cri­ban el fluir del agua por el karst se­ría un digno fi­nal a mi vida co­mo cien­tí­fi­co”, di­ce Yuan, aña­dien­do que ya tie­ne una idea. So­lo es­pe­ra que le que­de tiem­po pa­ra es­cri­bir­la.

Du­ran­te ca­si un mes, el re­dac­tor de GEO Lars Abro­meit (dcha), de 38 años, y el fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co Rob­bie Sho­ne, de 32, acom­pa­ña­ron al equi­po de Erin Lynch. Sus hue­sos aca­ba­ron acu­san­do ca­da me­tro re­co­rri­do en los es­tre­chos pa­si­llos subterráneos. Pa­ra Sho­ne, es­pe­cia­li­za­do en imá­ge­nes ba­jo tie­rra, es el pri­mer re­por­ta­je pu­bli­ca­do en GEO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.