1. EL PAC­TO DEL PRO­FE­SOR

Geo - - GEONOTICIAS -

Des­de una to­rre de vi­vien­das en Gui­lin, atrin­che­ra­do en­tre mon­to­nes de li­bros, ma­pas y ar­tícu­los téc­ni­cos, Yuan Dao­xian bus­ca un ca­mino pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro de Chi­na. Su ha­bi­ta­ción pa­re­ce una ma­que­ta en pa­pel de aquel em­ble­má­ti­co pai­sa­je de co­nos de pie­dra ca­li­za que ha de­pa­ra­do fa­ma mun­dial a es­ta re­gión. Se al­zan ha­cia el cie­lo a po­cos cien­tos de me­tros de la ofi­ci­na de Yuan: gi­gan­tes­cas agu­jas ver­des de pie­dra, co­mo es­cul­pi­das en es­me­ral­da. Pe­ro el pro­fe­sor no las ve. Unas pe­sa­das cor­ti­nas le pro­te­gen de la luz del sol, sus pro­vi­sio­nes de té de ja­de son su­fi­cien­tes pa­ra me­ses. Sue­le tra­ba­jar has­ta al­tas ho­ras de la no­che, di­ce Yuan.

El pro­fe­sor ha­bla bas­tan­te des­pa­cio, acom­pa­ñan­do sus pa­la­bras con mo­vi­mien­tos de mano tem­blo­ro­sos. Tie­ne 79 años, pe­ro ju­bi­lar­se no es una op­ción. La mi­sión que de­be cum­plir en el Ins­ti­tu­to Es­ta­tal pa­ra Geo­lo­gía del Karst es de­ma­sia­do im­por­tan­te: quie­ren que en­cuen­tre nue­vas fuen­tes del bien más va­lio­so de Chi­na. Un te­so­ro que se vuel­ve ca­da año más es­ca­so y más im­por­tan­te. Yuan Dao­xian bus­ca agua.

El pro­fe­sor re­ti­ra el pre­cin­to de una bo­te­lla de plás­ti­co y me lle­na un va­so. A continuación abre la ven­ta­na, pe­ro so­lo en­tra un so­plo de ai­re ca­lien­te. “Ho­ra de que lle­guen las llu­vias”, opi­na Yuan.

ES­TE ES EL DI­LE­MA DE CHI­NA y del pro­fe­sor Yuan: la se­gun­da ma­yor eco­no­mía del mun­do su­fre una terrible sed. Con re­ser­vas de agua in­fe­rio­res a las de Es­ta­dos Uni­dos, el gi­gan­te asiá­ti­co de­be abas­te­cer a una po­bla­ción más de cua­tro ve­ces superior a la nor­te­ame­ri­ca­na. En re­la­ción con sus 1.340 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, Chi­na fi­gu­ra en­tre los paí­ses con ma­yor es­ca­sez de agua del mun­do. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co im­pul­sa la de­man­da cons­tan­te­men­te. Pe­ro am-

plias par­tes del nor­te de Chi­na se de­ser­ti­fi­can, y en el sur, las llu­vias se con­cen­tran du­ran­te los po­cos me­ses del mon­zón. En las ciu­da­des, has­ta el 90% de las re­ser­vas de agua es­tán con­ta­mi­na­das, y en las re­gio­nes ru­ra­les, se­gún es­ti­man ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les, más de 300 mi­llo­nes de chi­nos se ven obli­ga­dos a vi­vir sin agua po­ta­ble lim­pia.

El pro­ble­ma es tan dra­má­ti­co y se re­cru­de­ce tan ver­ti­gi­no­sa­men­te que ame­na­za con res­que­bra­jar el te­ji­do so­cial del gi­gan­te asiá­ti­co.

Po­cas per­so­nas lle­van tan­to tiem­po preo­cu­pán­do­se por el te­ma co­mo el pro­fe­sor Yuan. Des­de fi­na­les de los años cin­cuen­ta si­gue la pis­ta de las re­ser­vas de “oro azul” en Chi­na. Des­de Tí­bet has­ta la cos­ta orien­tal ha in­ves­ti­ga­do las ca­rac­te­rís­ti­cas hi­dro­ló­gi­cas de las ca­pas te­rres­tres. Sin em­bar­go, la zo­na que me­jor co­no­ce Yuan es el su­r­oes­te del país: la re­gión que se ex­tien­de por las pro­vin­cias de Yun­nan, Guiz­hou y Chong­qing, igual que la re­gión au­tó­no­ma de Guang­xi, don­de se en­cuen­tra la ciu­dad del pro­fe­sor Yuan, Gui­lin. En es­ta gi­gan­tes­ca su­per­fi­cie, el sue­lo de Chi­na se com­po­ne ca­si ex­clu­si­va- men­te de pie­dra ca­li­za y do­lo­mi­ta, mi­ne­ra­les so­lu­bles y sur­ca­dos por grietas, co­no­ci­do en tér­mi­nos téc­ni­cos co­mo “karst”. Es la ma­yor re­gión del pla­ne­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, un des­plie­gue sin­gu­lar de las for­ma­cio­nes ro­co­sas más es­tra­fa­la­rias, al­me­nas, dien­tes, puen­tes ro­co­sos y cue­vas.

En 2007, la Unes­co de­cla­ró la re­gión kárs­ti­ca del sur de Chi­na Pa­tri­mo­nio Na­tu­ral Mun­dial. Pe­ro aquí los bue­nos sue­los agrí­co­las es­ca­sean, y du­ran­te la épo­ca llu­vio­sa, las va­lio­sas go­tas des­apa­re­cen rá­pi­do ba­jo la ro­ca po­ro­sa.

Así las co­sas, los más de cien mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de es­ta re­gión prin­ci­pal­men­te ru­ral se en­fren­tan con re­gu­la­ri­dad a un desafío pa­ra­dó­ji­co: du­ran­te los me­ses del mon­zón, las pre­ci­pi­ta­cio­nes ame­na­zan con inun­dar­los. Du­ran­te la es­ta­ción se­ca, al con­tra­rio, en­tre septiembre y ma­yo, de­ben te­mer las se­quías. Un ejem­plo: en 2012, cuan­do no llo­vió du­ran­te más de cien días, la se­quía des­tru­yó la co­se­cha en 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Y eso tan so­lo en Yun­nan.

“El agua es­tá ahí”, di­ce Yuan, “pe­ro flu­ye por la pro­fun­di­dad sin que la vea­mos.” Pa­ra cons­truir po­zos, con­duc­tos y re­ser­vo­rios en la re­gión kárs­ti­ca hay que mi­rar al in­te­rior de la tie­rra, hay que se­guir los ca­mi­nos subterráneos del agua. En sen­ti­do li­te­ral.

Y al tra­tar­se de una ta­rea que el pro­fe­sor Yuan no pue­de lle­var a ca­bo per­so­nal­men­te, ha ce­rra­do un va­lien­te pac­to. De­po­si­ta su con­fian­za en una es­tu­dian­te es­ta­dou­ni­den­se: Erin Lynch.

Arri­ba, de iz­da a dcha: pa­ra me­dir di­ver­sos tra­mos nue­vos de la cue­va, los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen que na­dar. De vuel­ta al cam­pa­men­to, el equi­po re­po­ne fuer­zas con una co­mi­da ca­lien­te. Tam­bién hay tiem­po pa­ra re­pa­sar las no­tas que per­mi­ti­rán a Erin Lynch (con el cua­derno) car­to­gra­fiar el sub­sue­lo. La nor­te­ame­ri­ca­na ya ha de­ter­mi­na­do más de 10.000 way­points (pun­tos de re­fe­ren­cia) con cin­ta mé­tri­ca, in­cli­nó­me­tro y brú­ju­la.

2. FIE­BRE PRO­FUN­DA

Ro­dea­da de os­cu­ri­dad, la in­ves­ti­ga­do­ra va avan­zan­do col­ga­da de las ma­nos al bor­de de un abis­mo de pro­fun­di­da­des im­pe­ne­tra­bles. El ba­rro se ha pe­ga­do a sus bo­tas; se res­ba­la, re­cu­pe­ra el equi­li­brio en el úl­ti­mo mo­men­to, se engancha a la cuer­da y me ha­ce una se­ñal pa­ra que va­ya es­ca­lan­do de­trás de ella con cui­da­do.

Cien­tos de me­tros de ca­pas ro­co­sas nos se­pa­ran de la su­per­fi­cie. Se­gui­mos des­cen­dien­do con la cuer­da y nos aden­tra­mos en una ca­ta­ra­ta cu­yas frías aguas nos en­tu­me­cen los múscu­los y des­pi­den un ru­gir des­con­cer­tan­te. Su es­pu­ma bri­lla a la luz de las lám­pa­ras mi- ne­ras que lle­va­mos en nues­tras fren­tes. El rui­do se tra­ga cual­quier pa­la­bra.

Así son los ca­mi­nos que Erin Lynch, de 36 años, na­ci­da en Vir­gi­nia cer­ca de Was­hing­ton D.C., re­co­rre en el sub­sue­lo de Chi­na al ser­vi­cio de la ciencia. Lle­va tres días guian­do nues­tra ex­pe­di­ción –ade­más de mí, el equi­po incluye a la es­pe­leó­lo­ga es­ta­dou­ni­den­se An­nie Leonard y al fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co Rob­bie Sho­ne– por las en­tra­ñas del sis­te­ma de cue­vas de San Wang Dong: un in­trin­ca­do la­be­rin­to si­tua­do en la re­gión mon­ta­ño­sa de la pro­vin­cia de Chong­qing, 500 ki­ló­me­tros al no­roes­te de Gui­lin.

Que­re­mos me­dir los cau­ces subterráneos que han ho­ra­da­do es­ta ma­ra­ña de tú­ne­les. Por­que es aquí don­de los cam­pe­si­nos de las la­de­ras han ob­te­ni­do des­de siem­pre su agua. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, más de 3.000 ríos sur­can el sub­sue­lo del su­r­oes­te de Chi­na: po­cos tie­nen una lon­gi­tud superior a diez ki­ló­me­tros, pe­ro jun­tos mue­ven un cau­dal se­me­jan­te al del Huang

Sa­ber que son los pri­me­ros hu­ma­nos en pi­sar un mun­do des­co­no­ci­do re­com­pen­sa el du­ro es­fuer­zo de los in­ves­ti­ga­do­res.

In­clu­so los más pe­que­ños de­ta­lles les cau­san ad­mi­ra­ción, por ejem­plo, las ex­tra­ñas es­cul­tu­ras de ye­so y ba­rro (aba­jo).

He, el mítico río ama­ri­llo, la cu­na del vie­jo im­pe­rio.

Pa­re­ce men­ti­ra que ni si­quie­ra la tec­no­lo­gía más mo­der­na per­mi­ta de­ter­mi­nar el tra­za­do exac­to de es­tas ar­te­rias des­de la su­per­fi­cie. Pe­ro así es, y pre­ci­sa­men­te por eso son tan in­tere­san­tes pa­ra in­ves­ti­ga­do­res co­mo Erin Lynch: las oque­da­des de las pro­fun­di­da­des aún ocul­tan un cos­mos des­co­no­ci­do, un mun­do sin luz que has­ta aho­ra se ha ce­rra­do obs­ti­na­da­men­te a la mi­ra­da de sa­té­li­tes, apa­ra­tos de me­di­ción y cá­ma­ras te­le­di­ri­gi­das... y que so­lo pue­de al­can­zar­se con au­da­cia y pri­va­cio­nes.

Esa idea le fas­ci­na a Erin Lynch, por eso vi­ve en Chi­na, por eso ha apren­di­do el idio­ma, por eso se ha pe­lea­do una y otra vez con sus pa­dres.

Ha­ce on­ce años, la nor­te­ame­ri­ca­na –una jo­ven de es­ta­tu­ra ba­ja y vo­lun­tad in­que­bran­ta­ble– aún pa­re­cía en­ca­mi­na­da ha­cia una clá­si­ca ca­rre­ra cien­tí­fi­ca. Es­tu­dió ma­te­má­ti­cas en el eli­tis­ta Ca­li­for­nia Ins­ti­tu­te of Te- ch­no­logy en Pa­sa­de­na y en Cam­brid­ge (In­gla­te­rra); lue­go se en­tu­sias­mó por te­mas de fí­si­ca teó­ri­ca. Des­pués, sin em­bar­go, Lynch via­jó con un gru­po de ami­gos a Chi­na y des­cu­brió las cue­vas.

Un con­ti­nen­te ocul­to se abrió an­te ella. Una tie­rra in­cóg­ni­ta de di­men­sio­nes tan inima­gi­na­bles que to­da una vida de ex­plo­ra­dor no se­ría su­fi­cien­te pa­ra exa­mi­nar ca­da rin­cón. Con otros in­tere­sa­dos, Erin Lynch fun­dó en 2001 la aso­cia­ción de es­pe­leó­lo­gos Hong Mei­gui Ca­ve Ex­plo­ra­tion So­ciety, que documenta mi­nu­cio­sa­men­te to­das las ex­pe­di­cio­nes que sus so­cios em­pren­den. Vi­ve so­la en Wu­long, una ciu­dad pro­vin­cial en el cen­tro de la re­gión kárs­ti­ca, don­de ha­bi­ta un aus­te­ro apar­ta­men­to cu­bier­to por el pol­vo de las cue­vas. A tra­vés de los cau­ces de in­ter­net tie­ne más con­tac­to con sus ami­gos en to­do el mun­do que con los chi­nos de su ciu­dad; el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra pa­gar el al­qui­ler lo ga­na con la pu­bli­ca­ción de una re­vis­ta espeleológica en in­glés.

La ma­yor par­te del tiem­po, sin em­bar­go, Erin Lynch se en­cuen­tra ba­jo tie­rra. En una sim­bio­sis de in­tere­ses, lle­va años coope­ran­do con el pro­fe­sor Yuan Dao­xian y otros hi­dró­lo­gos chi­nos: Lynch y los otros des­cu­bri­do­res

Mi­ra­da por en­ci­ma del hom­bro al va­cío ne­bu­lo­so de la cue­va Cloud Lad­der Hall. Erin Lynch sa­be que el sue­lo de la gru­ta es­tá a 240 me­tros de pro­fun­di­dad. La nor­te­ame­ri­ca­na no lo pue­de ver, pe­ro el so­ni­do le per­mi­te adi­vi­nar las di­men­sio­nes del abis­mo: cuan­do se al­za la voz, el eco tar­da un lar­go ra­to en lle­gar.

de la Hong Mei­gui Ca­ve Ex­plo­ra­tion So­ciety re­co­pi­lan da­tos geo­ló­gi­cos du­ran­te sus ex­plo­ra­cio­nes; por ejem­plo, in­for­ma­cio­nes so­bre las ca­pas ro­co­sas y su es­ta­bi­li­dad, án­gu­los de in­cli­na­ción y fallas lla­ma­ti­vas. Pe­ro prin­ci­pal­men­te car­to­gra­fían ríos, la­gos y sis­te­mas de tú­ne­les que na­die ha vis­to an­tes.

Ba­sán­do­se en es­tos do­cu­men­tos, los es­pe­cia­lis­tas co­mo Yuan Dao­xian pue­den cal­cu­lar, por ejem­plo, en qué pun­to de una la­de­ra hay que ta­la­drar pa­ra cons­truir un po­zo. O de­ter­mi­nar el ori­gen de los ve­ne­nos que cons­ti­tu­yen la ma­yor ame­na­za pa­ra las sen­si­bles re­ser­vas de agua po­ta­ble en las pro­fun­di­da­des del karst. A Lynch le en­can­ta­ría re­su­mir sus re­sul­ta­dos for­mu­lan­do una te­sis geo­ló­gi­ca pro­pia. Has­ta en­ton­ces, sin em­bar­go, dis­fru­ta de po­der con­tri­buir al es­cla­re­ci­mien­to de las in­vi­si­bles co­ne­xio­nes del agua, siem­pre que pue­da rea­li­zar ex­pe­di­cio­nes co­mo es­ta y aden­trar­se en las re­gio­nes inex­plo­ra­das del sub­sue­lo de Chi­na.

La cas­ca­da por la que he­mos des­cen­di­do a la pro­fun­di­dad desem­bo­ca en una ca­vi­dad que Lynch ha me­di­do ha­ce años. La bau­ti­zó “Queen of the Ni­le”. Des­de allí, el agua flu­ye al sur. ¿Pe­ro ha­cia dón­de exac­ta­men­te?

Rep­tan­do a du­ras pe­nas, avan­za­mos por un an­gos­to y tor­tuo­so pa­si­llo la­te­ral has­ta que lle­ga­mos al úl­ti­mo pun­to mar­ca­do en ex­pe­di­cio­nes an­te­rio­res. El agua si­gue ser­pen­tean­do, aden­trán­do­se en una ne­gra tie­rra de na­die.

SE­GUI­MOS AVAN­ZAN­DO A TIEN­TAS y con su­mo cui­da­do, em­bria­ga­dos por la ex­tra­ña sen­sa­ción que los es­pe­leó­lo­gos lla­man “fie­bre del tú­nel”, la cer­te­za de ser los pri­me­ros hu­ma­nos en pi­sar un lu­gar, una eu­fo­ria com­pa­ra­ble a un pe­que­ño ate­rri­za­je per­so­nal en la Lu­na.

An­nie Leonard va de­lan­te, bus­ca un pun­to de me­di­ción ade­cua­do y co­lo­ca la cin­ta mé­tri­ca; yo de­ter­mino la po­si­ción con la brú­ju­la y el in­cli­nó­me­tro. Por des­gra­cia, es­ta ta­rea no se me da de­ma­sia­do bien, por lo que avan­za­mos con len­ti­tud in­fi­ni­ta: de­bi­do al rui­do de los ríos subterráneos so­lo po­de­mos co­mu­ni­car­nos a tra­vés de la ra­dio, aun­que ape­nas nos se­pa­ran 20 me­tros.

Ade­más es ne­ce­sa­rio com­pro­bar ca­da me­di­ción dos ve­ces: pa­ra Lynch, cual­quier di­fe­ren­cia ma­yor de dos gra­dos es ina­cep­ta­ble. En es­te sen­ti­do

Dun­can Co­llis (en pri­mer plano) y Erin Lynch, am­bos so­cios de la Hong Mei­gui Ca­ve Ex­plo­ra­tion So­ciety, re­co­rren un tra­mo del sis­te­ma de cue­vas de Er Wan Dong/San Wang Dong, don­de an­ti­gua­men­te se ex­plo­ta­ba ni­tra­to. Agu­je­ros y mon­to­nes de es­com­bros dan tes­ti­mo­nio de la bús­que­da de abo­nos.

es tes­ta­ru­da: al fin y al ca­bo, ella mis­ma ha car­to­gra­fia­do más de 400 ki­ló­me­tros de ga­le­rías en Chi­na a lo lar­go de sus has­ta aho­ra 71 ex­pe­di­cio­nes, siem­pre con es­te la­bo­rio­so mé­to­do que los geo­des­tas ya uti­li­za­ron ha­ce si­glos y que si­gue sien­do, a día de hoy, la úni­ca ma­ne­ra fia­ble de rea­li­zar me­di­cio­nes en las pro­fun­di­da­des de las en­tra­ñas de la tie­rra.

El río pa­re­ce fluir más rá­pi­do aho­ra y de vez en cuan­do des­cien­de por em­pi­na­dos es­ca­lo­nes. Uno de es­tos “pel­da­ños” es tan al­to que pre­fe­ri­ría­mos ase­gu­rar­nos con una cuer­da, pe­ro nues­tras pro­vi­sio­nes de ma­te­rial es­tán ago­ta­das. So­lo nos que­da una cor­ta cuer­da au­xi­liar.

“¿No­tas la co­rrien­te de ai­re?”, me pre­gun­ta Lynch: el vien­to es un cla­ro in­di­cio de que de­be de ha­ber ca­vi­da­des aún más am­plias de­lan­te de no­so­tros. Un bri­llo fe­bril apa­re­ce en los ojos de la es­pe­leó­lo­ga.

Des­cien­do con mu­cho cui­da­do por la pa­red li­sa de­trás de An­nie Leonard y con el agua bor­bo­tean­do de­ba­jo de mí. Ten­go la mano iz­quier­da an­cla­da en la cuer­da; la de­re­cha aga­rra la ro­ca. No ten­go ni idea cuán­to nos he­mos ale­ja­do de la en­tra­da de la cue­va. ¿Tal vez 5.000 me­tros? To­do pa­re­ce es­tar se­gu­ro. Has­ta que, de re­pen­te, la ro­ca de la que cuel­go se me vie­ne en­ci­ma.

3. TI­NIE­BLAS QUE NO PER­DO­NAN NIN­GÚN ERROR

Son ho­ga­res de dra­go­nes, fuen­tes de vida, lu­ga­res don­de se co­lo­can sím­bo­los de Bu­da: en la his­to­ria y mi­to­lo­gía chi­nas, las cue­vas des­de siem­pre han si­do lu­ga­res es­pe­cia­les. Los fie­les han cons­trui­do tem­plos y mo­nas­te­rios en ca­vi­da­des sub­te­rrá­neas. En el taoís­mo, los dong­tian (“cie­los de gru­ta”) se con­si­de­ran san­tua­rios de las al­deas. En épo­cas de gue­rra, mi­les y mi­les de re­fu­gia­dos han bus­ca­do pro­tec­ción en el sub­sue­lo. In­clu­so en la ac­tua­li­dad, se­gún se es­ti­ma, más de 30 mi­llo­nes de chi­nos vi­ven en cue­vas. ¡30 mi­llo­nes! Di­cen que ya en el si­glo V an­tes de Cris­to, du­ran­te el rei­na­do de la di­nas­tía Zhou, di­ver­sas cue­vas ma­yo­res fue­ron ex­plo­ra­das por eru­di­tos. Más

Cae la no­che so­bre la tie­rra mon­ta­ño­sa al nor­te de Wu­long y un so­li­ta­rio es­ca­la­dor as­cien­de la­bo­rio­sa­men­te

por una cuer­da, sa­lien­do de la enor­me en­tra­da de la cue­va. Pron­to es­ta­rá com­ple­ta­men­te ro­dea­da de os­cu­ri­dad, un sím­bo­lo del des­co­no­ci­mien­to en que es­tán su­mi­dos mu­chos sis­te­mas de cue­vas de la re­gión.

En tiem­pos de se­quía, las aguas sub­te­rrá­neas po­drían sa­ciar la sed de mi­llo­nes de per­so­nas al sur de Chi­na. Pe­ro se­guir sus ca­mi­nos por la pie­dra kárs­ti­ca es un es­fuer­zo enor­me. Des­pués de fuer­tes llu­vias, los ríos cre­cen rá­pi­da­men­te. Otros pa­sa­jes es­tán se­cos pe­ro tan an­gos­tos que hay que rep­tar, avan­zan­do cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro.

El 12% de to­das las su­per­fi­cies kárs­ti­cas del mun­do se en­cuen­tra en Chi­na. Es­tas re­gio­nes, don­de el agua des­apa­re­ce rá­pi­da­men­te en el sue­lo, se ex­tien­den por dos mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos y va­rias pro­vin­cias. GEO ex­plo­ró el te­rreno al nor­te de la ciu­dad de Wu­long.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.