Una is­la de vi­ñas en un mar de tri­go

Du­ran­te un cen­te­nar de ki­ló­me­tros, el río Due­ro atra­vie­sa unas tie­rras pen­sa­das por y pa­ra el vino. Pe­ro la zo­na no vi­ve so­lo de él. Sus pue­blos, cas­ti­llos y mo­nas­te­rios nos tras­la­dan un mi­le­nio atrás, cuan­do el río era fron­te­ra en­tre dos mun­dos.

Geo - - GEO COM­PRO­MI­SO VER­DE -

NO TIE­NE PÉR­DI­DA:cuan­do, sa­lien­do de Bur­gos en di­rec­ción sur, el do­ra­do es­ti­val de los in­men­sos tri­ga­les de la me­se­ta sep­ten­trio­nal se em­pie­za a ver mo­tea­do por ver­des is­lo­tes de vi­ñas en su má­xi­mo es­plen­dor, es que es­ta­mos lle­gan­do a la Ri­be­ra del Due­ro. Es­te ve­rano, los sar­mien­tos es­tán es­pe­cial­men­te po­bla­dos. A fi­na­les de ju­lio ha­bía llo­vi­do ya el do­ble de los 450 mm de la me­dia anual, pe­ro si el in­cle­men­te sol cas­te­llano si­gue man­dan­do has­ta la ven­di­mia, la aña­da po­dría vol­ver a ser muy bue­na, co­mo la de 2012, o ex­ce­len­te, co­mo las de los tres años an­te­rio­res. En la con­fluen­cia de las pro­vin­cias de So­ria, Bur­gos, Va­lla­do­lid y Se­go­via, el gran río del nor­te pe­nin­su­lar re­co­rre du­ran­te 115 ki­ló­me­tros unas tie­rras don­de un cen­te­nar de pue­blos vi­ven de, por y pa­ra el vino.

Dos mi­le­nios muy lar­gos lle­van prac­ti­can­do la vi­ti­cul­tu­ra por es­tos la­res, pro­pi­cios por sus sue­los ca­li­zos y ar­ci­llo­sos, sus gé­li­dos in­vier­nos y sus as­fi­xian­tes es­tíos, y eso ha mar­ca­do, no po­día ser de otro mo­do, la iden­ti­dad, la cul­tu­ra y la eco­no­mía de sus gen­tes.

Y, por su­pues­to, el pai­sa­je, aun­que la ma­yor par­te de la vi­da de los vi­nos se desa­rro­lla fue­ra del al­can­ce de nues­tra mi­ra­da y del ca­lor del sol, en de­ce­nas de ki­ló­me­tros de tú­ne­les po­bla­dos por ba­rri­cas de ro­ble y bo­te­llas bor­de­le­sas que ser­pen­tean ba­jo nues­tros pies, cu­ya pre­sen­cia so­lo de­la­tan las zar­ce­ras que bro­tan del sue­lo co­mo ex­tra­ñas se­tas de pie­dra se­ca.

El uso de bo­de­gas sub­te­rrá­neas se de­be al ba­jo con­te­ni­do en azú­car del vino de es­ta zo­na, pro­vo­ca­do por la li­mi­ta­da in­so­la­ción. Ello ha­ce que le afec­ten en ma­yor me­di­da las os­ci­la­cio­nes tér­mi­cas. Y en la su­per­fi­cie son tre­men­das. Pe­ro en las ga­le­rías, el vino en­ve­je­ce con el cons­tan­te fres­cor del sub­sue­lo.

Nos to­pa­mos con los pri­me­ros in­di­cios de ac­ti­vi­dad vi­na­te­ra a unos se­ten­ta ki­ló­me­tros de Bur­gos, en Gu­miel de Izán, una lo­ca­li­dad de 600 ha­bi­tan­tes cu­yo tér­mino alo­ja una de­ce­na de las ca­si tres­cien­tas bo­de­gas de la De­no­mi­na­ción de Orí­gen Ri­be­ra del Due­ro, cu­yos vi­nos –to­dos tin­tos y ro­sa­dos– se cuen­tan des­de ha­ce años en­tre los me­jo­res del mun­do.

Crip­ta del Con­ven­to de los Do­mi­ni­cos en Ca­le­rue­ga, mu­ni­ci­pio si­tua­do a 28 ki­ló­me­tros de Aran­da de Due­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.