El com­ple­men­to per­fec­to

Las re­ti­cen­cias so­bre sus pres­ta­cio­nes, su al­to cos­te y una in­su­fi­cien­te red pú­bli­ca de re­car­ga han im­pe­di­do el de­fi­ni­ti­vo des­pe­gue del co­che eléc­tri­co, pe­ro los úl­ti­mos avan­ces téc­ni­cos y le­gis­la­ti­vos lo con­vier­ten ya en una al­ter­na­ti­va via­ble y sos­te­nib

Geo - - GEO COMPROMISO VERDE - Tex­to: Pau Mer­cè

Si­len­cio­sa­men­te, co­mo cuan­do cir­cu­la por nues­tras ca­lles, el vehícu­lo eléc­tri­co va al­can­zan­do más am­plias pres­ta­cio­nes. Y tam­bién ma­yo­res cuo­tas de mer­ca­do, si bien las ci­fras ab­so­lu­tas son to­da­vía mo­des­tas: en­tre enero y ma­yo se ven­die­ron en Es­pa­ña 267 uni­da­des. En 2012 fue­ron 437, fren­te a las 377 del año an­te­rior, un cre­ci­mien­to que, pe­se a la cri­sis, ro­zó el 20%, aun­que al fi­nal no su­pu­sie­ra más que el 0,06% del to­tal del mer­ca­do na­cio­nal del mo­tor. A ni­vel mun­dial se co­lo­ca­ron 10.000 uni­da­des, la ma­yo­ría en los Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro po­dría­mos es­tar ya en­ca­ran­do la subida del “cre­ci­mien­to en J” que pro­nos­ti­ca Ar­tu­ro Pé­rez de Lu­cía, di­rec­tor ge­ren­te de AE­DI­VE (Agru­pa­ción de Em­pre­sas In­no­va­do­ras de la In­fra­es­truc­tu­ra de Re­car­ga del Vehícu­lo Eléc­tri­co), es­to es, un des­pe­gue “en ver­ti­cal ha­cía arri­ba tras su­pe­rar un pro­fun­do va­lle de in­cer­ti­dum­bre”. Pa­ra es­te ex­per­to, la evo­lu­ción del sec­tor se­gui­rá un pa­trón muy si­mi­lar al que ex­pe­ri­men­tó el de la te­le­fo­nía mó­vil. No ha­ce tan­tos años, los mó­vi­les eran apa­ra­tos enor­mes y de muy es­ca­sas pres­ta­cio­nes con pre­cios ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­ti­vos.

Los ex­per­tos son uná­ni­mes: el co­che eléc­tri­co es el fu­tu­ro. Ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, co­mo un com­ple­men­to ren­ta­ble y sos­te­ni­ble del vehícu­lo tra­di­cio­nal pa­ra la mo­vi­li­dad ur­ba­na. ¿Cuá­les son las cau­sas de esa in­cer­ti­dum­bre? Sin du­da, la prin­ci­pal es la per­cep­ción de que sus ca­pa­ci­da­des (es­pe­cial­men­te, au­to­no­mía y ve­lo­ci­dad) son to­da­vía muy in­fe­rio­res a las que ofre­cen los co­ches im­pul­sa­dos por com­bus­ti­bles fó­si­les.

“Pe­ro el 80% de los des­pla­za­mien­tos dia­rios en co­che, en ciu­dad y en en­tor­nos ru­ra­les, no su­pe­ran los 50 ki­ló­me­tros. ¡Una au­to­no­mía de 900 ki­ló­me­tros es un des­pil­fa­rro!”, se­ña­la Jo­sé Ma­ría Pas­cual, res­pon­sa­ble del área de desa­rro­llo de vehícu­los eléc­tri­cos de Re­nault. La au­to­no­mía me­dia de las ba­te­rías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es de 150 ki­ló­me­tros, pe­ro ya hay mo­de­los de ga­ma al­ta que pue­den re­co­rrer in­clu­so 400 ki­ló­me­tros de una ta­ca­da. TAM­BIÉN HAY ar­gu­men­tos eco­nó­mi­cos. Los vehícu­los eléc­tri­cos eran has­ta aho­ra sen­si­ble­men­te más ca­ros, aun­que la in­ver­sión se re­cu­pe­ra­ba

Ca­da vehícu­lo de­be te­ner su pun­to de re­car­ga vin­cu­la­do en el do­mi­ci­lio o la em­pre­sa. A una me­dia de 30 ki­ló­me­tros al día, só­lo hay que re­car­gar ca­da 6-7 días, y las ba­te­rías ac­tua­les tie­nen una vida útil de unos 3.000 ci­clos.

con cre­ces. La fal­ta de una ma­sa crítica de de­man­da im­pi­de la fa­bri­ca­ción ma­si­va que re­du­ci­ría drás­ti­ca­men­te los cos­tes por uni­dad. Y las ba­te­rías pue­den cos­tar tan­to co­mo el co­che.

Sin em­bar­go, las ayudas pú­bli­cas (co­mo las del plan PI­VE, pro­rro­ga­do en ju­lio con otros 70 mi­llo­nes de eu­ros tras ago­tar­se los 150 ini­cia­les, o sub­ven­cio­nes com­pa­ti­bles con aquél de has­ta 5.500 eu­ros por vehícu­lo pa­ra cos­tear las ba­te­rías) han per­mi­ti­do igua­lar el cos­te fi­nal. Y en co­mu­ni­da­des co­mo An­da­lu­cía y el País Vas­co, las ayudas au­to­nó­mi­cas apor­tan to­da­vía ma­yo­res ven­ta­jas.

En el pre­su­pues­to hay que con­sig­nar unos cos­tes de man­te­ni­mien­to has­ta un 50% me­no­res, muy es­ca­sas ave­rías de­bi­do a la me­nor fric­ción, que la ener­gía con­su­mi­da es mu­cho más ba­ra­ta (100 eu­ros me­nos al mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.