Tras la pis­ta de un animal muy discreto te­jón

Los te­jo­nes pue­den vi­vir ca­si en cual­quier par­te. Al­gu­nos in­clu­so ex­ca­van sus ma­dri­gue­ras a las afue­ras de las ciu­da­des. Pe­ro en­con­trar un ejem­plar sal­va­je no es fá­cil. A no ser que se ten­ga un don, co­mo el bri­tá­ni­co Geor­ge E. Pear­ce, que ha­ce 20 años dej

Geo - - SUMARIO OCTUBRE -

¿Ha vis­to al­gu­na vez en su vida un en li­ber­tad? No se sor­pren­da, él sa­be có­mo pa­sar des­aper­ci­bi­do. Po­cos son los ex­per­tos que le ganan en as­tu­cia y de­tec­tan el pa­ra­de­ro de es­te pe­cu­liar mus­té­li­do.

Es­tá­ba­mos en mi­tad de la no­che y no te­nía ga­nas de le­van­tar­me. En la puer­ta de nues­tra gran­ja de los Mid­lands Oc­ci­den­ta­les (In­gla­te­rra) al­guien es­ta­ba to­can­do la ta­pa del bu­zón ha­cien­do un rui­do me­tá­li­co que re­tum­ba­ba por el pa­si­llo. La ra­nu­ra pa­ra el co­rreo es­tá a po­ca dis­tan­cia del sue­lo, al al­can­ce de cual­quie­ra.

¿Y si fue­ra un hom­bre in­ten­tan­do en­trar en la ca­sa? Me le­van­té a du­ras pe­nas de la ca­ma y en­cen­dí la luz del pa­si­llo, jus­to a tiem­po de ver que una pa­ta se me­tía por la ra­nu­ra, co­gía al­go y se lo lle­va­ba fue­ra. A la ma­ña­na si­guien­te com­pro­bé que era un tro­ci­to de pa­té de hí­ga­do de cer­do que se de­bía de ha­ber caí­do de un pla­to.

¡Otra vez ese te­jón! Mi mu­jer y yo lle­vá­ba­mos días dán­do­le ca­cahue­tes y ga­lle­tas pa­ra atraer­le y po­der ver de cer­ca un te­jón sal­va­je. Fun­cio­nó de­ma­sia­do bien: co­gió la cos­tum­bre de gru­ñir an­te la puer­ta y ara­ñar­la, sin de­jar­nos dor­mir.

El mun­do del Me­les me­les o te­jón co­mún, que se ex­tien­de por to­da Eu­ro­pa y has­ta Asia oc­ci­den­tal, es ri­co en olo­res. Los cien­tí­fi­cos creen que su ol­fa­to fun­cio­na 800 ve­ces me­jor que el del ser hu­mano. Tam­bién dis­po­ne de un oí­do ex­ce­len­te. Su vis­ta, en cam­bio, es bas­tan­te ma­la, ló­gi­co en un animal que pa­sa al me­nos dos ter­cios de su vida ba­jo tie­rra.

De ahí que la ma­yo­ría de la gen­te nun­ca lle­gue a ver­lo en li­ber­tad. No obs­tan­te, yo he te­ni­do la suer­te y la po­si­bi­li­dad de ver te­jo­nes en su há­bi­tat na­tu­ral, vi­vos y sa­nos, du­ran­te ca­si to­da mi vida. A los ocho años hi­ce los pri­me­ros avis­ta­mien­tos en la gran­ja de mis pa­dres; más ade­lan­te, me hi­ce agri­cul­tor, has­ta que ha­ce más de 20 años de­ci­dí ga­nar­me la vida co­mo ex­per­to en te­jo­nes.

Me de­di­co a ase­so­rar a agri­cul­to­res cu­yas ga­lli­nas han si­do diez­ma­das por te­jo­nes y a em­pre­sas que quie­ren ex­ca­var y tras­la­dar te­jo­ne­ras en­te­ras, por­que in­ter­fie­ren en sus pro­yec­tos de nue­vas edi­fi­ca­cio­nes o ca­rre­te­ras. Tam­bién atra­po te­jo­nes pa­ra esos fi­nes.

He­mos lle­ga­do a trans­for­mar nues­tra ca­sa de cam­po en un hos­pi­tal pa­ra crías de te­jo­nes huér­fa­nas o pa­ra te­jo­nes he­ri­dos por vehícu­los o ca­za­do­res. Gra­cias a es­ta con­vi­ven­cia tem­po­ral sé dos co­sas. Una: es­tos mus­té­li­dos son tí­mi­dos, evi­tan la con­fron­ta­ción y pa­re­cen desen­vuel­tos. Dos: sus man­dí­bu­las son ca­pa­ces de aplas­tar hue­sos y rom­per las raí­ces de los ár­bo­les. La fuer­za de su mor­dis­co igua­la la de las hie­nas, que pue­den par­tir cual­quier co­sa con la bo­ca.

LOS TE­JO­NES VI­VEN EN MA­DRI­GUE­RAS,

en fa­mi­lias de ma­chos, hem­bras y crías. Ca­da te­jo­ne­ra sue­le cons­tar de un tú­nel y un com­par­ti­men­to. Pe­ro al ca­bo de va­rios si­glos, pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una com­ple­ja for­ta­le­za –más de 250 me­tros de tú­ne­les, mu­chos com­par­ti­men­tos y has­ta 150 en­tra­das–, co­mo pro­duc­to de la la­bor de nu­me­ro­sas ge­ne­ra­cio­nes.

En su ac­ti­vi­dad cons­truc­to­ra, los te­jo­nes tam­bién son ca­pa­ces de adap­tar­se a las es­truc­tu­ras he­chas por el hom­bre y ex­ca­van su ho­gar ba­jo las ca­rre­te­ras, los tra­za­dos fe­rro­via­rios y los te­rra­ple­nes de los ca­na­les, lu­ga­res pe­li­gro­sos pa­ra ellos. Por eso, yo les ayu­do a “mu­dar­se” a otros más se­gu­ros: pri­me­ro pre­pa­ra­mos una te­jo­ne­ra ar­ti­fi­cial y lue­go los traslado allí.

Los te­jo­nes se acos­tum­bran bien a las cons­truc­cio­nes ar­ti­fi­cia­les, siem­pre que es­tén he­chas a su es­ti­lo. Pa­ra imi­tar el ex­ten­so sis­te­ma de tú­ne­les, usa­mos tu­bos de plás­ti­co de 30 cen­tí­me­tros de diá­me­tro que co­lo­ca­mos a en­tre me­dio me­tro y dos de pro­fun­di­dad. Cons­trui­mos los com­par­ti­men­tos con con­tra­cha­pa­do y los po­ne­mos de tal for­ma que los te­jo­nes pue­den se­guir ex­ca­van­do.

Cuan­do los te­jo­nes vi­ven en las afue­ras de las ciu­da­des, sue­len lle­var bol­sas de plás­ti­co y otros em­ba­la­jes desecha­dos a sus cue­vas. En al­gu­nas ma­dri­gue­ras yo he en­con­tra­do, en­tre otras co­sas, diez me­tros de cuer­da, un ca­ble de elec­tri­ci­dad, un tro­zo gran­de de plás­ti­co, dos fel­pu­dos y una fre­go­na con pa­lo in­clui­do. Más o me­nos la mi­tad de los com­par­ti­men­tos de las te­jo­ne­ras son pa­ra dor­mir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.