"Va­mos a eva­luar la si­tua­ción actual del pul­món del pla­ne­ta"

Des­pués de re­co­rrer la sel­va de Chia­pas y atra­ve­sar el pa­so de Dra­ke en ve­le­ro, el ex­plo­ra­dor se em­bar­ca en un nue­vo re­to: sur­car el Ama­zo­nas en su to­ta­li­dad.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Sen­ta­do fren­te a él uno no se lo ima­gi­na sur­can­do, ma­che­te en mano, las os­cu­ras sel­vas de Chia­pas, Cam­pe­che y Yu­ca­tán. Tam­po­co atra­ve­san­do el Ár­ti­co en tri­neo de pe­rros jun­to a ca­za­do­res es­qui­ma­les, y mu­cho me­nos na­ve­gan­do las he­la­das y trai­cio­ne­ras aguas del pa­so de Dra­ke en ve­le­ro y sin es­ca­las. Uno di­ría de él que tie­ne as­pec­to de un tran­qui­lo pa­dre de fa­mi­lia (que lo es), qui­zá de pro­fe­sor (que tam­bién lo es), pe­ro nun­ca ima­gi­na­ría su ver­da­de­ra vo­ca­ción. Y sin em­bar­go, Ma­nuel Jo­sé Car­pin­te­ro, pre­si­den­te de la So­cie­dad As­tro­nó­mi­ca y Geo­grá­fi­ca de Ciu­dad Real, es un ex­plo­ra­dor. Y ade­más uno de los más te­na­ces que exis­ten en nues­tro país. Con la Tran­sa­ma­zó­ni­ca, pre­vis­ta pa­ra 2014, ya son tres las gran­des ex­pe­di­cio­nes que ha or­ga­ni­za­do en los úl­ti­mos años. To­das guia­das por el mis­mo ob­je­ti­vo: ha­cer lle­gar a la gen­te, es­pe­cial­men­te a los más jó­ve­nes, el co­no­ci­mien­to y dis­fru­te de la geo­gra­fía y la as­tro­no­mía.

¿Qué es la Tran­sa­ma­zó­ni­ca, una aven­tu­ra de­por­ti­va o un pro­yec­to cien­tí­fi­co?

–Am­bas co­sas. Las ex­pe­di­cio­nes de la So­cie­dad As­tro­nó­mi­ca tie­nen siem­pre un do­ble com­po­nen­te. La aven­tu­ra es­tá pre­sen­te a ca­da pa­so. En los 52 días que he­mos pro­yec­ta­do que du­ra­rá la ex­pe­di­ción se­rá ne­ce­sa­rio mo­ver mu­cho per­so­nal y mu­cho ma­te­rial en un en­torno na­tu­ral di­fí­cil, con los ló­gi­cos ries­gos e im­pre­vis­tos que es­to ge­ne­ra. Y la par­te de in­ves­ti­ga­ción ra­di­ca en que lo que nos mue­ve es ex­traer un co­no­ci­mien­to de pri­me­ra mano de la si­tua­ción actual y real del asun­to abor­da­do, en es­te ca­so del Ama­zo­nas, el pul­món del pla­ne­ta. Que­re­mos sa­ber có­mo se en­cuen­tra la fau­na y la flo­ra, y tam­bién co­no­cer la si­tua­ción de las cul­tu­ras in­dí­ge­nas.

¿Có­mo se ges­ta una ex­pe­di­ción de es­ta na­tu­ra­le­za?

–To­do sur­ge a raíz de un en- cuen­tro en­tre Juan Rozas, nues­tro pi­lo­to, y yo. Fue él quien me plan­teó la idea de se­guir el cur­so del Ama­zo­nas tan­to por ai­re co­mo por agua. El pro­yec­to pre­ten­de ser una continuación de la ex­pe­di­ción que el ca­pi­tán Igle­sias rea­li­za­ra allá por los años trein­ta del si­glo pa­sa­do, la­men­ta­ble­men­te pa­ra­li­za­da al co­men­zar la con­tien­da ci­vil.

¿En qué con­sis­te el pro­yec­to exac­ta­men­te?

–En re­co­rrer por pri­me­ra vez los 7.000 ki­ló­me­tros del río Ama­zo­nas, des­de su na­ci­mien­to en Are­qui­pa (Pe­rú), a 5.300 me­tros de al­ti­tud, has­ta su desem­bo­ca­du­ra. El tra­yec­to se rea­li­za­rá en ul­tra­li­ge­ro anfibio, con una bar­ca­za de apoyo y un equi­po cien­tí­fi­co que rea­li­za­rá es­tu­dios so­bre la ca­li­dad del agua y la abun­dan­cia re­la­ti­va. Los re­sul­ta­dos se ofre­ce­rán gra­tui­ta­men­te a go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes.

¿Qué pa­pel desem­pe­ña el ul­tra­li­ge­ro anfibio?

–Da­do que hay al­gu­nos tra­mos del río que no son na­ve­ga­bles,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.