DEL PO­LO A LA SEL­VA

"Que­re­mos ser­vir de ayu­da a los in­ves­ti­ga­do­res de Pe­rú, Bra­sil y Co­lom­bia que ne­ce­si­ten apoyo pa­ra sus es­tu­dios so­bre la cuen­ca del Ama­zo­nas"

Geo - - GEO ENTREVISTA - Julián Due­ñas

tan­to el to­do­te­rreno co­mo el ul­tra­li­ge­ro son im­pres­cin­di­bles pa­ra com­ple­tar el tra­za­do. Sin em­bar­go, la mi­sión de es­te úl­ti­mo va mu­cho más allá de ser un me­ro trans­por­te. Con la vi­sión glo­bal que nos ofre­ce, que­re­mos com­pro­bar el gra­do de de­fo­res­ta­ción de la cuen­ca del Ama­zo­nas y la si­tua­ción de las tri­bus in­dí­ge­nas de la zo­na.

Su uso im­pli­ca ries­gos.

–Com­pli­ca más las co­sas, sí. La prin­ci­pal di­fi­cul­tad es su­bir­lo has­ta los 5.300 me­tros de al­ti­tud don­de na­ce el río. El com­bus­ti­ble a esas al­tu­ras pue­de lle­gar a con­ge­lar­se, y los pi­lo­tos de­be­rán na­ve­gar con oxí­geno. Son di­fi­cul­ta­des con las que con­ta­mos, so­bre to­do al ini­cio de la ex­pe­di­ción, en la par­te más mon­ta­ño­sa. Exi­ge pre­pa­ra­ción y

tam­bién un po­co de suer­te.

¿Có­mo se fi­nan­cia?

–Con di­fi­cul­ta­des. El im­por­te to­tal ron­da los 400.000 eu­ros, y con la cri­sis actual... En Es­pa­ña so­lo he­mos lo­gra­do apor­te de ma­te­rial de una se­rie de fir­mas. El grue­so del mon­tan­te eco­nó­mi­co pro­ven­drá de ins­ti­tu­cio­nes de Pe­rú, Bra­sil y Co­lom­bia, paí­ses muy in­tere­sa­dos en co­no­cer la si­tua­ción del río a su pa­so por sus te­rri­to­rios.

Más allá de las eco­nó­mi­cas, ¿qué otras di­fi­cul­ta­des de­be­rá su­pe­rar la ex­pe­di­ción?

–Hay re­tos lo­gís­ti­cos y de pla­ni­fi­ca­ción, pe­ro so­bre to­do hay una evi­den­cia con­tra la que no po­de­mos lu­char: el bar­co es más len­to que el avión. De ahí que la coor­di­na­ción en­tre los dos equi­pos, el te­rres­tre y

a Po­lo,

Ru­ta de Ma­za­rie­gos,

el aé­reo, de­ba ser per­fec­ta.

¿Con qué equi­po hu­mano cuen­ta?

–Se tra­ta de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar for­ma­do por cien­tí­fi­cos y es­pe­cia­lis­tas en geo­gra­fía, bio­lo­gía, an­tro­po­lo­gía, me­di­ci­na, me­cá­ni­ca, co­mu­ni­ca­cio­nes y fo­to­gra­fía.

¿En qué me­di­da es­ta­mos an­te una em­pre­sa cul­tu­ral?

–Lo es en la me­di­da en que con ella que­re­mos re­cu­pe­rar tam­bién una par­te de la his­to­ria de Es­pa­ña y ex­ten­der su co­no­ci­mien­to en­tre los ciu­da­da­nos. Ha­blo de Ore­lla­na y su ex­pe­di­ción en 1541, y tam­bién de la de Lo­pe de Agui­rre en 1559, o la del pro­pio ca­pi­tán Igle­sias. La di­fu­sión de la cul­tu­ra no es nue­va pa­ra la So­cie­dad As­tro­nó­mi­ca. En nues­tra ex­pe­di­ción Ru­ta de Ma­za­rie­gos –el ca­mino que ha­ce cin­co si­glos re­co­rrió el ciu­da­rrea­le­ño don Die­go de Ma­za­rie­gos en la sel­va me­xi­ca­na–, ya con­ce­bi­mos tam­bién su di­men­sión cul­tu­ral. Por eso tra­ba­ja­mos pa­ra con­so­li­dar­la, siem­pre en co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des lo­ca­les, co­mo un re­co­rri­do de in­te­rés tu­rís­ti­co.

De Po­lo

Es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca de sus tra­ba­jos. ¿Có­mo in­vo­lu­cra­rá a la po­bla­ción lo­cal?

–De muy di­ver­sas for­mas. En pri­mer lu­gar, co­mo de­cía, nos ha­re­mos acom­pa­ñar por miem­bros in­dí­ge­nas. Y tam­bién, por ejem­plo, lle­van­do te­les­co­pios pa­ra ob­ser­var el cie­lo y com­pa­rar nues­tros co­no­ci­mien­tos con la vi­sión que es­tos pue­blos tie­nen del uni­ver­so.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.