Un pa­rén­te­sis fo­res­tal pa­ra el ce­re­bro

Ha­cer sen­de­ris­mo en la na­tu­ra­le­za ayu­da a con­cen­trar­se y re­fle­xio­nar. Re­gla ge­ne­ral: cuan­to más lar­go es el anu­lar, más mas­cu­li­nas las reac­cio­nes.

Geo - - GEO NOTICIAS -

In­clu­so en po­lí­ti­ca desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te los pa­seos por el bos­que. Re­cuér­de­se cuan­do Mi­jaíl Gor­ba­chov ca­mi­nó jun­to a Hel­mut Kohl en ju­lio de 1990 cer­ca de Sta­vro­pol (su­r­oes­te de Ru­sia) pa­ra se­llar la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na. Poe­tas ro­mán­ti­cos, co­mo Paul Hey­se, elo­gia­ron el bos­que co­mo lu­gar de re­fle­xión, le­jos del “rui­do­so bu­lli­cio del mun­do”.

FQ < 1 A B Ejem­plo 3cm 3,25 En Es­co­cia, un gru­po de neu­ró­lo­gos ha de­mos­tra­do que las es­ca­pa­das a la na­tu­ra­le­za no so­lo son bue­nas pa­ra el cuer­po, tam­bién pa­ra la men­te. Se­gún su es­tu­dio, la ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­se en lo esen­cial es bas­tan­te ma­yor en el bos­que que en otros lu­ga­res.

Los in­ves­ti­ga­do­res de Edim­bur­go en­via­ron a los par­ti­ci­pan­tes del ex­pe­ri­men­to a dis­tin­tos es­pa­cios,

= FQ

= 0,923 don­de pa­sa­ron me­dia ho­ra: cen­tros co­mer­cia­les, ba­rrios his­tó­ri­cos, zo­nas pea­to­na­les y par­ques. Las on­das ce­re­bra­les me­di­das me­dian­te elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­fía (EEG) di­fe­rían sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Se­gún la do­cen­te Jenny Roe, los re­sul­ta­dos son lo bas­tan­te só­li­dos co­mo pa­ra re­co­men­dar pau­sas la­bo­ra­les y sa­li­das a es­pa­cios ver­des... por el bien del tra­ba­jo.

FQ ≥ 1

Pue­de que las di­fe­ren­cias sean mi­li­mé­tri­cas, pe­ro la di­fe­ren­cia en­tre los de­dos anu­lar e ín­di­ce re­ve­la mu­chos da­tos so­bre una per­so­na. Es­to tal vez sue­ne a qui­ro­man­cia, pe­ro tie­ne una só­li­da ba­se cien­tí­fi­ca. Se­gún unos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Al­ber­ta (Ca­na­dá), los hom­bres y las mu­je­res que tie­nen un de­do anu­lar es­pe­cial­men­te lar­go en re­la­ción con el ín­di­ce han re­ci­bi­do una ma­yor do­sis de tes­tos­te­ro­na an­tes del na­ci­mien­to, por lo que tien­den a com­por­tar­se de for­ma más bien “mas­cu­li­na”. Es de­cir, a me­nu­do son más agre­si­vos, más dis­pues­tos a co­rrer ries­gos y más fuer­tes co­mo de­por­tis­tas. Ade­más, tal y co­mo de­mues­tran di­ver­sos es­tu­dios, los de­dos tam­bién re­ve­lan el ries­go de que una per­so­na su­fra de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.