En la aba­día de Fon­te­vraud.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Cuan­do en 1199 mu­rió Ri­car­do I, rey de In­gla­te­rra, los ála­mos y las cam­pa­ni­llas es­ta­ban en flor. Pa­re­ce pues que el ai­re pri­ma­ve­ral de aquel año es­tu­vo car­ga­do de po­len. Es­te dato pre­ci­so se co­no­ce gra­cias al pri­mer aná­li­sis del co­ra­zón del monarca, o me­jor di­cho, de lo que que­da de su ór­gano vi­tal. Por­que del fa­mo­so “co­ra­zón de león” so­lo se con­ser­va un po­co de pol­vo ma­rrón y blan­co en la ca­te­dral de Rouen (Fran­cia), en un co­fre de plo­mo que tie­ne la si­guien­te ins­crip­ción Hic ia­cet cor Ri­car­di re­gis an­glo­rum (“Aquí ya­ce el co­ra­zón de Ri­car­do, rey de In­gla­te­rra”).

Ade­más del ci­ta­do po­len, los in­ves­ti­ga­do­res han en­con­tra­do res­tos de plan­tas y otras sus­tan­cias con las que, du­ran­te cier­to tiem­po, se pro­te­gió el ór­gano de la pu­tre­fac­ción: mi­rra, mar­ga­ri­tas, men­ta, mer­cu­rio, in­cien­so, acei­te de al­qui­trán y, pro­ba­ble­men­te, cal.

¿Por qué es­tá el co­ra­zón en Rouen? ¿Có­mo lle­gó has­ta allí, se­pa­ra­do del ca­dá­ver del rey? Ri­car­do Co­ra­zón de León no mu­rió en In­gla­te­rra, sino en Fran­cia, co­mo con­se­cuen­cia de una he­ri­da de fle­cha que su­frió en una ba­ta­lla cer­ca de Châ­lus. Mien­tras su cuer­po era trans­por­ta­do a la aba­día de Fon­te­vraud, en la re­gión de An­jou, su co­ra­zón em­bal­sa­ma­do fue en­via­do a Rouen, a 300 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

La “di­vi­sión” de los res­tos mor­ta­les de un so­be­rano no era inusi­ta­da en aquel tiem­po. Me­dian­te la dis­tri­bu­ción del cuer­po, el rey pu­do es­tar pre­sen­te si­mul­tá­nea­men­te en va­rios lu­ga­res des­pués de muer­to... sub­ra­yan­do así reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les de sus des­cen­dien­tes en tie­rras le­ja­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.