¿Vien­to en la Lu­na?

Una fuer­za des­pla­za pol­va­re­das en nues­tro sa­té­li­te.

Geo - - GEO NOTICIAS -

La Lu­na no tie­ne at­mós­fe­ra, no obs­tan­te, hay pol­vo en el “ai­re”: ¿có­mo se ex­pli­ca es­te fe­nó­meno? Un equi­po de fí­si­cos de la NASA no ha tar­da­do en des­cu­brir par­te de la res­pues­ta: allí don­de la luz so­lar in­ci­de so­bre la Lu­na, arranca elec­tro­nes (de car­ga ne­ga­ti­va) del sue­lo, de­jan­do una su­per­fi­cie con car­ga po­si­ti­va. La tensión en­tre las car­gas opues­tas de las áreas ilu­mi­na­das y las zo­nas de som­bra (el in­te­rior de los crá­te­res, por ejem­plo), ge­ne­ra un cam­po eléc­tri­co y ha­ce que el pol­vo lu­nar se des­pla­ce de un po­lo al opues­to.

Gra­cias a los nue­vos mo­de­los de cálcu­lo, aho­ra tam­bién se pue­de ex­pli­car có­mo las par­tí­cu­las de pol­vo regresan. De­bi­do al vai­vén en­tre am­bos po­los, las pol­va­re­das se que­dan en mo­vi­mien­to du­ran­te mu­cho tiem­po y se man­tie­nen por en­ci­ma del sue­lo.

Con el bri­llo del Sol po­nien­te, ese fe­nó­meno sue­le ge­ne­rar a ve­ces in­clu­so una luz cre­pus­cu­lar so­bre nues­tro sa­té­li­te na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.