AL POCODE NUES­TRA

Geo - - PYONG YANG -

lle­ga­da, cuan­do el se­ñor Kim sa­ca de su bol­so una es­pe­cie de iPad pa­ra na­ve­gar por la in­tra­net nor­co­rea­na, dis­po­ni­ble en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, em­pie­zo a sos­pe­char que es­te país va a po­ner a prue­ba mis cer­te­zas.

Se tra­ta de una ta­ble­ta pro­du­ci­da en Co­rea del Nor­te. A los se­ño­res Kim y O, nues­tros acom­pa­ñan­tes –y vi­gi­lan­tes– ofi­cia­les, pre­sen­tes en to­do mo­men­to du­ran­te nues­tro via­je por el país, les en­can­ta ver en la pan­ta­lla ví­deos de sus hi­jos. ¡Y yo que creía que es­te país era tan ce­rra­do que ni se ha­bían en­te­ra­do de que exis­tían los or­de­na­do­res!

Es­to no es más que el prin­ci­pio de la con­fu­sión. Y los se­ño­res Kim y O, que no nos qui­tan los ojos de en­ci­ma, no nos fa­ci­li­tan mu­cho la ta­rea. Fu­man sin pa­rar, be­ben li­cor y cer­ve­za ma­ña­na y tar­de, y su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to es par­ti­ci­par en se­sio­nes de ka­rao­ke has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. “No­so­tros, los nor­co­rea­nos”, di­ce el se­ñor O en un ale­mán sin acen­to, “so­mos co­mo los ita­lia­nos: lo más im­por­tan­te es dis­fru­tar de la vida.”

De he­cho, co­me­mos pla­tos abun­dan­tes en res­tau­ran­tes ex­ce­len­tes que exis­ten en to­dos los des­ti­nos de nues­tro via­je. Nos sir­ven car­ne de ter­ne­ra con ging­ko y pi­ño­nes, una de­li­cio­sa so­pa fría de fi­deos, hue­vas de pes­ca­do ma­ri­na­das y pas­ta, cu­yos in­gre­dien­tes lle­gan fres­cos pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa.

Man­ja­res gas­tró­no­mi­cos en Co­rea del Nor­te, ¿có­mo es po­si­ble?

¿Cuán­do se con­si­de­ra sa­tis­fac­to­rio un via­je? Qui­zás cuan­do ge­ne­ra más pre­gun­tas que res­pues­tas, des­en­ca­de­na una avalancha de emo­cio­nes con­tra­dic­to­rias y no per­mi­te sa­car nin­gu­na con­clu­sión de­fi­ni­ti­va. Vis­to de es­te mo­do, Co­rea del Nor­te se­ría, sin du­da, un buen des­tino.

Nues­tro asom­bro co­mien­za cuan­do em­bar­ca­mos en el ae­ro­puer­to de Pe­kín. En­tre las mu­chas ra­re­zas que ca­rac­te­ri­zan a es­te país ex­tra­ño es­tá la fa­ci­li­dad con que uno pue­de en­trar en él: bas­ta con con­tra­tar un via­je “to­do in­clui­do” y así en­tran los tu­ris­tas. De mo­do que nues­tro avión es­tá has­ta arri­ba de pen­sio­nis­tas sui­zos, ita­lia­nos y, ¡quien lo di­ría!, otros pro­ce­den­tes del ma­yor enemi­go del país: Es­ta­dos Uni­dos. En lu­gar de los apro­xi­ma­da­men­te 1.500 vi­si­tan­tes oc­ci­den­ta­les que has­ta aho­ra en­tra­ban ca­da año al país, en 2012 fue­ron más de 5.000 los tu­ris­tas en te­rri­to­rio nor­co­reano. ¿Co­rea del Nor­te un nue­vo des­tino de mo­da?

Sue­na a chis­te, so­bre to­do cuan­do uno se acuer­da de las ame­na­zas con que el país des­con­cier­ta al mun­do ca­da cier­to tiem­po. En pri­ma­ve­ra de 2013, no eran po­cos los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les que su­po­nían que la pe­nín­su­la de Co­rea es­ta­ba al bor­de de una gue­rra, cuan­do el ré­gi­men reali­zó su ter­ce­ra prue­ba nu­clear, ce­rró la zo­na eco­nó­mi­ca es­pe­cial co­mún de im­por­tan­cia vi­tal y ame­na­zó a Es­ta­dos Uni­dos con un ata­que nu­clear pre­ven­ti­vo. Tan re­pen­ti­na­men­te co­mo se le­van­tó la tem­pes­tad, vol­vió a amai­nar.

Du­ran­te nues­tra vi­si­ta, los se­ño­res Kim y O nos mos­tra­ron as­pec­tos con­tra­dic­to­rios de su país. Los más ama­bles. Y los más des­con­cer­tan­tes. Por ejem­plo, la co­li­na de Mo­rán, una cú­pu­la ver­de que se ele­va por en­ci­ma de los cu­bos de hor­mi­gón gri­ses y blan­cos de la ca­pi­tal, Pionyang.

fun­da­ción del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Co­rea, un día fes­ti­vo im­por­tan­te. Las fa­mi­lias se aco­mo­dan so­bre am­plias man­tas en el par­que, asan pin­chos de car­ne de cor­de­ro y ca­la­ma­res, acom­pa­ña­dos con gran­des can­ti­da­des de kim­chi (pla­to tra­di­cio­nal co­reano, a ba­se de col chi­na), en­sa­la­da de pa­ta­tas, pas­te­les de arroz, y por su­pues­to be­ben cer­ve­za y li­cor sin pa­rar.

Ha­bía­mos oí­do que los nor­co­rea­nos te­nían prohi­bi­do el con­tac­to con ex­tran­je­ros, pe­ro aquí nos aco­gen con los bra­zos abier­tos co­mo a cual­quier tu­ris­ta en cual­quier si­tio: la gen­te que ha­ce pic­nic nos pa­sa va­sos lle­nos has­ta arri­ba, po­nen a los críos en nues­tros bra­zos y nos sa­can fo­tos con cá­ma­ras di­gi­ta­les, al­gu­nos in­clu­so nos me­ten co­mi­da en la bo­ca con sus pa­li­llos pa­ra pro­bar: la ex­pre­sión más al­ta de la hos­pi­ta­li­dad co­rea­na.

Lue­go nos in­vi­tan a un bai­le mul­ti­tu­di­na­rio. Por los al­ta­vo­ces re­tum­ban éxi­tos co­mo Ami­gos, nos ve­mos en el fren­te y Ba­jo el es­tan­dar­te del par­ti­do, y cien­tos de per­so­nas bai­lan en una pra­de­ra: ni­ños, an­cia­nos uni­for­ma­dos y con go­rra de Mao y ado­les­cen­tes con ca­mi­se­tas que lu­cen fra­ses sin sen­ti­do en in­glés ( Lo­ve will ha­te you apart) gi­ran, can­tan, dan pal­ma­das, le­van­tan los bra­zos. El am­bien­te no po­dría ser más ale­gre.

Un par de es­tu­dian­tes nos ha­cen se­ñas pa­ra que nos acer­que­mos. Re­par­ten su úl­ti­ma pro­vi­sión de aguar­dien­te y al­zan sus ta­zas de ho­ja­la­ta “en se­ñal de gra­ti­tud por la cons­tan­te preo­cu­pa­ción de nues­tro ama­do lí­der por su pue­blo, por el ma­ris­cal Kim Jong Un”. El jó­ven lí­der re­cién es­tre­na­do asu­mió el po- Los má­xi­mos lí­de­res Kim Il Sung (iz­quier­da) y Kim Jong Il en me­dio de un mar de flo­res (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.