NUES­TRO PRO­GRA­MA DE VIA­JE

Geo - - PYONG YANG -

los úl­ti­mos me­ses se han im­por­ta­do co­ches de lu­jo. Los anun­cios lu­mi­no­sos de al­gu­nas po­cas tien­das lu­cen de no­che, al­gu­nas ven­den na­ran­jas o plá­ta­nos: otro sue­ño.

pre­ten­de re­co­rrer es­tas “is­las de luz”. Tras la fiesta ale­gre en el par­que de Mo­ran­bong nos di­ri­gi­mos, tam­ba­lean­tes y bo­rra­chos co­mo to­dos, ha­cia el Kae­son Fun Fair, uno de los par­ques de atrac­cio­nes re­cién re­for­ma­dos que aho­ra bri­lla en co­lo­res de neón co­mo una au­tén­ti­ca ver­be­na oc­ci­den­tal, con olor a palomitas y abier­to has­ta me­dia­no­che.

Los jue­gos lle­van nom­bres tan po­co ori­gi­na­les co­mo “To­rre de la que se cae una gón­do­la “o “Dis­co de ro­ta­ción de ca­rri­les”, pe­ro es­to no fre­na el en­tu­sias­mo de los ciu­da­da­nos, que pa­san a to­da ve­lo­ci­dad chi­llan­do y gri­tan­do ba­jo el cie­lo noc­turno. O que con­du­cen por pri­me­ra vez en su vida un co­che de choque, lo que re­sul­ta di­ver­ti­do y li­ge­ra­men­te sub­ver­si­vo al tiem­po, ya que en es­te es­pa­cio los ado­les­cen­tes pue­den cho­car con­tra los co­ches de ofi­cia­les del ejér­ci­to o de fun­cio­na­rios del par­ti­do, lo que in­ten­tan ha­cer con la máxima mo­de­ra­ción.

Pe­ro la “is­la de luz” más lu­mi­no­sa es el cen­tro co­mer­cial Kwang­bok, re­no­va­do en 2011 y una atrac­ción en el pro­gra­ma tu­rís­ti­co, pues­to que aquí los nue­vos tiem­pos se vuel­ven tan­gi­bles: pan­ta­llas pla­nas, or­de­na­do­res, he­la­dos, za­pa­ti­llas Adi­das, frei­do­ras, per­fu­mes y es­tan­te­rías lle­nas de ca­ra­me­los, so­pas ins­tan­tá­neas y re­fres­cos. El pro­gre­so tam­bién se mi­de en azú­car y co­mo­di­dad.

Re­sul­ta con­mo­ve­dor ver lo ner­vio­sos que es­tán to­dos los ciu­da­da­nos, que aquí pue­den con­ver­tir­se en con­su­mi­do­res: có­mo dis­cu­ten las no­ve­da­des a la ven­ta. En el lu­gar más vi­vo que ve­mos en to­do el país se crea un hermoso caos. Pre­gun­to a nues­tros acom­pa­ñan­tes, los se­ño­res Kim y O, có­mo se sien­ten los ciu­da­da­nos en un lu­gar así. ¿Có­mo se sien­ten?, me de­vuel­ve el se­ñor Kim la pre­gun­ta co­mo si aca­ba­ra de de­cir una ton­te­ría. “Aquí to­dos in­ten­tan com­prar lo má­xi­mo que pue­den y lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble”, me con­tes­ta sin ta­pu­jos, co­mo si el cen­tro co­mer­cial pu­die­ra ce­rrar ma­ña­na. Aban­do­na­mos la ciu­dad y co­ge­mos una au-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.