CUAN­DO ME EN­CUEN­TRO

Geo - - PYONG YANG -

ge­nes de san­tos. Es­te ti­po de ges­to se lla­ma ofi­cial­men­te “son­ri­sas de sol”.

No cuen­tan la his­to­ria tal y co­mo la co­no­ce­mos no­so­tros, sino co­mo una es­pe­cie de cu­le­brón na­cio­nal, una no­ve­la la­cri­mó­ge­na de un pue­blo po­bre y opri­mi­do lla­ma­do Co­rea. No hay ni piz­ca de mar­xis­mo en el cuen­to: to­do es emoción, com­pa­sión, do­lor, ale­gría, or­gu­llo... Pre­ten­den vin­cu­lar a la gen­te al re­gi­men me­dian­te emo­cio­nes pri­ma­rias, no me­dian­te teo­rías abs­trac­tas. “Co­reano es quie­ne se com­pa­de­ce”, ex­pli­ca el se­ñor Kim.

La na­ción cons­trui­da des­de el sen­ti­mien­to: es­ta ideo­lo­gía es más so­fis­ti­ca­da que cual­quier otra, ya que se cie­rra en ban­da a la ar­gu­men­ta­ción ra­cio­nal. ¿Real­men­te cree la gen­te en ella?

Es­ta era una de mis pre­gun­tas an­tes de em­pren­der el via­je. Des­pués de lle­var po­cos días aquí, me pa­re­ce que la pre­gun­ta es erró­nea. ¿En qué de­be­rían creer si no? Des­de ha­ce 60 años no hay otro pen­sa­mien­to más que el oficial. De he­cho, no exis­te nin­gu­na emi­sión te­le­vi­si­va, nin­gún li­bro, nin­gu­na can­ción, nin­gu­na pe­lí­cu­la, nin­gún pe­rió­di­co, na­da que no trans­mi­ta el mis­mo men­sa­je del Es­ta­do. con una ciu­da­da­na de la an­ti­gua Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca, que lle­va tiem­po vi­ven­do en Pionyang, me di­ce: “Com­pa­ra­do con es­to, en la Ale­ma­nia del Es­te éra­mos muy li­bres”. Es­te es el otro la­do de la con­fu­sión, el la­do que pe­sa.

Por la no­che, mien­tras leo una no­ve­la, me en­tris­te­ce pen­sar que na­die aquí pue­de leer es­ta his­to­ria tan sim­ple y aje­na al Es­ta­do. Qui­zás es­ta es la peor es­ca­sez de to­das: la ca­ren­cia de his­to­rias.

¿Qué sa­co en cla­ro yo de to­do es­to? Cual­quier con­ver­sa­ción me con­fun­de. Nues­tro con­duc­tor pa­ga con dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses en un res­tau­ran­te. Yo in­ves­ti­go: “¿Aquí tam­bién pue­de pa­gar­se con dó­la­res?” Mis dos acom­pa­ñan­tes mi­ran los bi­lle­tes y con­tes­tan: “No”. Otro día pre­gun­to si hay mer- ca­do ne­gro pa­ra la mo­ne­da na­cio­nal, el won. “No.” Po­cos días des­pués, en un su­per­mer­ca­do cam­bia­mos pú­bli­ca­men­te di­ne­ro en el mer­ca­do ne­gro, mu­cho más ba­ra­to que el cam­bio oficial. Los se­ño­res Kim y O se en­co­gen de hom­bros.

Es­to te vuel­ve loco. Y te ha­ce en­mu­de­cer. Des­pués de cin­co días, ca­da vez pre­gun­to me­nos: to­das las res­pues­tas se pa­re­cen. Me in­ven­to un jue­go, lo lla­mo: el bin­go de Co­rea del Nor­te. An­tes de ha­cer una pre­gun­ta, adi­vino cuál se­rá la res­pues­ta. Ca­si siem­pre gano. No es di­fí­cil, las re­glas son sen­ci­llas. Lo feo no exis­te: los cam­pos de pri­sio­ne­ros, De­lan­te de un pai­sa­je mon­ta­ño­so si­mu­la­do, am­bos lí­de­res son­ríen a su pue­blo (arri­ba). la co­rrup­ción, los re­fu­gia­dos, es de­cir to­do lo que sale en los pe­rió­di­cos oc­ci­den­ta­les. La cul­pa del re­tra­so del país, que to­dos ad­mi­ten con fran­que­za, la tie­nen los de­más: los ja­po­ne­ses y los im­pe­ria­lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses so­bre to­do. El se­ñor Kim no tie­ne re­pa­ros en afir­mar ro­tun­da­men­te: “Los odio a muer­te”. ¿Ha co­no­ci­do a al­guno? “No.”

Ha­ce­mos una se­gun­da ex­cur­sión al cam­po, a la re­gión mon­ta­ño­sa de Kum­gang, al nor­te de la zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da que se­pa­ra her­mé­ti­ca­men­te las Co­reas del Nor­te y el Sur des­de el fin de la gue­rra de Co­rea en 1953. Es un tra­yec­to lar­go, por una pis­ta de hor­mi­gón des­gas­ta­da: 400 ki­ló­me­tros en ocho ho­ras.

del al­ma co­rea­na. “Sua­ve por fue­ra, du­ro por den­tro”, así des­cri­be nues­tro Es­ta­do pri­va­do el ca­rác­ter co­reano y aquí la na­tu­ra­le­za lo es­ce­ni­fi­ca: so­bre las ro­cas pe­la­das se ex­tien­den bos­que­ci­llos pin­to­res­cos, la mon­ta­ña ar­de en to­nos ro­ji­zos y ama­ri­llos, y por la ma­ña­na rom­pe la nie­bla: un mun­do má­gi­co.

No es ca­sua­li­dad que los co­rea­nos de am­bos Es­ta­dos en­sa­ya­ran jus­to aquí, en es­te pai­sa­je del al­ma, la reuni­fi­ca­ción. El lu­gar más im­por­tan­te era la Ca­sa de los En­cuen­tros, don­de las fa­mi­lias del nor­te y el sur, se­pa­ra­das du­ran­te dé­ca­das, po­dían abra­zar­se de nue­vo. Es un palacio de las lá­gri­mas. En sus al­re­de­do­res, los sur­co­rea­nos le­van­ta­ron una pe­que­ña ciu­dad con un ho­tel ex­ce­len­te, una tien­da con pro­duc­tos li­bres de im­pues­tos y un cir­co pa­ra la di­ver­sión noc­tur­na. Aho­ra se ha con­ver­ti­do en una ciu­dad fan­tas­ma, ya que los ejer­ci­cios de acer­ca­mien­to en­tre nor­te y sur se pa­ra­ron abrup­ta­men­te tras la úl­ti­ma dispu­ta.

En el pues­to va­cío de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo, el tol­do aún bai­la al vien­to. Nues­tro Es­ta­do pri­va­do no pa­re­ce la­men­tar el fra­ca­so del in­ten­to: “Nor­co­rea­nos y sur­co­rea­nos no nos he­mos en­con­tra­do de ver­dad”. ¿Em­pa­ña es­to la es­pe­ran­za de una po­si­ble reuni­fi­ca­ción? En ab­so­lu­to. Ne­ce­si­ta­mos más tiem­po.

No obs­tan­te, el Es­ta­do pri­va­do nos per­mi­te un en­cuen­tro muy es­pe­cial al re­gre­sar a Pionyang: for­ma­mos par­te de los po­cos pe­rio­dis­tas que pue­den vi­si­tar a una fa­mi­lia en su ca­sa, en los nue­vos edi­fi­cios de la ca­lle Chang­jon-go­ri, de 47 plan­tas y de­co­ra­dos con guir­nal­das de LED.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.