OLO ES UNA

Geo - - ¡HÁGASE LA LUZ! -

Sciu­dad pe­que­ña si­tua­da en una len­gua de tie­rra y co­nec­ta­da con la tie­rra fir­me an­da­lu­za por dos es­tre­chos di­ques. Pe­ro a Cá­diz le re­sul­ta im­po­si­ble ser pro­vin­cia­na, pe­se a to­da su som­no­len­cia, por­que pa­ra eso, sim­ple­men­te, le fal­tan las fron­te­ras. Ca­da ave­ni­da ja­lo­na­da de pal­me­ras y ca­da ca­lle­jue­la si­nuo­sa desem­bo­can irre­me­dia­ble­men­te en el Atlán­ti­co –esas es­pu­mas in­fi­ni­tas–. El océano, cual pe­rro pas­tor que vela por sus cor­de­ros, co­rre gru­ñien­do al­re­de­dor del re­ba­ño de re­lu­cien­tes ca­sas blan­cas, api­ña­das en una len­gua de tie­rra que tie­ne una cu­ri­so­sa for­ma de cu­cha­ra.

Los mis­mos edi­fi­cios irra­dian un ca­rác­ter cos­mo­po­li­ta: los palacios bur­gue­ses de fa­cha­das des­con­cha­das tie­nen bal­co­nes de vi­drio y hie­rro for­ja­do, tor­ci­do ha­cia afue­ra pa­ra dar ca­bi­da a las an­chas fal­das de las es­po­sas de los ri­cos mer­ca­de­res. Las mu­chas pla­zas gran­des y pe­que­ñas ex­hi­ben mo­sai­cos y mo­nu­men­tos, los ár­bo­les brin­dan som­bra y los ban­cos in­vi­tan a sen­tar­se. Pla­zas que, en­si­mis­ma­das, pa­re­cen ba­ñar­se por la ma­ña­na en una luz blan­ca de “sa­la­da cla­ri­dad”, co­mo ex­pre­sa­ra el poeta se­vi­llano Ma­nuel Ma­cha­do.

Cá­diz so­lo vi­ve par­cial­men­te en el pre­sen­te. La mag­ní­fi­ca ar­qui­tec­tu­ra de la, se­gún di­cen, ciu­dad más an­ti­gua de Eu­ro­pa, ha­bla de los fe­ni­cios que 3.000 años atrás cons­tru­ye­ron tem­plos en su Ga­dir, co­mo la ciu­dad se lla­ma­ba an­ti­gua­men­te. Pe­ro los edi­fi­cios tam­bién ha­blan del se­gun­do via­je del na­ve­gan­te Cris­tó­bal Colón, que co­men­zó aquí. Y ha­blan del co­mer­cio con las co­lo­nias de ul­tra­mar, de mer­ca­de­res cos­mo­po­li­tas de Flan­des, Ve­ne­cia y Pa­rís en cu­yos ojos bri­lla­ban do­blo­nes de oro co­mo sig­nos de dó­lar en los ojos del per­so­na­je de Walt Dis­ney, el Tío Gi­li­to.

So­lo en cuan­to al fu­tu­ro hay cier­tas ca­ren­cias, co­mo de­mues­tra el de­te­rio­ra­do edi­fi­cio neo­cla­si­cis­ta –una es­cue­la–, que Ja­vi se­ña­la in­dig­na­do con el de­do. Lle­va mu­chos me­ses va­cío, ex­pli­ca el do­cen­te de los ri­zos des­or­de­na­dos que en­se­ña His­to­ria en la Uni­ver­si­dad.

La idea era con­ver­tir el edi­fi­cio en un ho­tel de lu­jo. Pe­ro el in­ver­sor se re­ti­ró cuan­do em­pe­zó la re­ce­sión, que ha gol­pea­do con du­re­za a la po­bre Cá­diz. Con sus bo­ni­tos res­tau­ran­tes y co­mer­cios, la ciu­dad lo­gra apa­ren­tar ser más ri­ca de lo que es. Pues lo que aho­ra tie­ne en abun- dan­cia son, so­bre to­do, per­so­nas des­em­plea­das. Y el vie­jo edi­fi­cio de la es­cue­la se va des­mo­ro­nan­do. “Due­le”, di­ce Ja­vi, que de ni­ño pa­só mu­chos años en sus au­las, mi­ran­do más allá del pro­fe­sor, ha­cia el mar que tem­bla­ba de im­pa­cien­cia, co­mo tam­bién le ocu­rría a él mis­mo.

Nos en­con­tra­mos en la pla­za de Mi­na, ro­dea­da de ca­fés con te­rra­zas, de­lan­te de la es­cue­la de idio­mas Mel­kart, don­de Ja­vi tam­bién da cla­ses –“en es­tos tiem­pos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.