MU­CHAS CA­SAS

Geo - - ¡HÁGASE LA LUZ! -

que en el Me­di­te­rrá­neo; las bahías, más lar­gas y na­tu­ra­les. Tam­po­co pue­de ser cul­pa de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas: el cas­co vie­jo, com­ple­ta­men­te pro­te­gi­do por su mo­nu­men­ta­li­dad his­tó­ri­ca, y có­mo­da­men­te con­cen­tra­do, al ser una is­la, pa­re­ce un museo de ca­li­dad ex­ce­len­te y al ai­re li­bre.

es­tán com­ple­ta­men­te re­no­va­das por den­tro y cuen­tan con in­te­rio­res ul­tra­mo­der­nos, pe­ro han con­ser­va­do sus fa­cha­das his­tó­ri­cas. So­lo cuan­do uno de los edi­fi­cios se cae de­fi­ni­ti­va­men­te pue­de cons­truir­se uno nue­vo.

La es­ca­sa po­pu­la­ri­dad tam­po­co pue­de de­ber­se al en­torno: los le­gen­da­rios “pue­blos blan­cos”, el Par­que Na­cio­nal de Do­ña­na, la ciu­dad del sherry, Je­rez de la Fron­te­ra, Ta­ri­fa, pa­raí­so de sur­fis­tas y el hots­pot de si­mios que es Gi­bral­tar... a to­dos se lle­ga con ra­pi­dez des­de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia.

En la ciu­dad nue­va, du­ran­te el bre­ve ca­mino al cas­co vie­jo, la gen­te di­ce: “Voy a Cá­diz”. Y vi­ce­ver­sa, los ga­di­ta­nos di­cen “voy a tie­rra”, cuan­do van a la ciu­dad nue­va y atra­vie­san la Puer­ta de Tie­rra.

“Cá­diz es una crea­ción de mar y tie­rra”, se ha­bía en­tu­sias­ma­do el pa­trio­ta lo­cal Ja­vi, “el uni­ver­so”. De ahí que ha­ya­mos de­ci­di­do adop­tar el pa­pel de un dios que to­do lo ve: nos he­mos co­lo­ca­do al­re­de­dor de una pan­ta­lla cón­ca­va blan­ca a la que una “cá­ma­ra os­cu­ra” pro­yec­ta imá­ge­nes de tran­seún­tes des­pre­ve­ni­dos del en­torno.

La es­ce­na se desa­rro­lla en la ata­la­ya Ta­vi­ra, una de 126 to­rres mi­ra­do­res aún exis­ten­tes, des­de las que los mer­ca­de­res ob­ser­va­ban an­ta­ño la lle­ga­da de sus bar­cos. Con to­tal na­tu­ra­li­dad, sin sos­pe­char que se les ob­ser­va, los tran­seún­tes se ras­can la na­riz y la­men sus he­la­dos.

De­pen­dien­do de la al­tu­ra a la que co­lo­can la pan­ta­lla, pue­den cap­tar­se imá­ge­nes dis­tan­tes o ver­se ob­je­tos muy de cer­ca: la gran ca­te­dral con su cú­pu­la do­ra­da que bri­lla al sol, el me­jor pun­to de orien­ta­ción que pue­das pe­dir en el reino de las ca­lle­jue­las tor­tuo­sas; un hom­bre gor­do con ber­mu­das, car­ga­do de bol­sas de­lan­te del Mer­ca­do Cen­tral; el ba­rrio de los pes­ca­do­res y el car­na­val de La Vi­ña, cer­ca de La Ca­le­ta, don­de vi­ve Ja­vi; el ba­rrio obre­ro El Pó­pu­lo, con su tea­tro ro­mano que se en­cuen­tra a me­dio ex­ca­var.

la ope­ra­do­ra de la cá­ma­ra os­cu­ra ha­ce zoom ha­cia el ba­rrio de San­ta Ma­ría, don­de prác­ti­ca­men­te ca­da ca­sa es la morada de al­gu­na bai­lao­ra de fla­men­co o de al­gún to­re­ro. Ayer des­cu­brí en la pa­red de una ca­sa cer­ca del Cen­tro de Ar­te Fla­men­co un mo­sai­co de azu­le­jos que mues­tra el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de dos cla­nes gi­ta­nos lo­ca­les.

Pro­ba­ble­men­te na­die ja­más ha he­cho a los ni­ños la pre­gun­ta esa de qué quie­res ser de ma­yor, pues la res­pues­ta pa­re­ce ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­ta: to­re­ro, bai­lao­ra o can­tan­te. Des­pués de pre­gun­tar a 32 pe­que­ños y con­tar a otros tan­tos ar­tis­tas de fla­men­co me he lia­do y de­be­ría ha­ber em­pe­za­do de nue­vo.

“No so­por­to ese pa­ta­leo y ese gri­te­río”, sen­ten­cia Oli­ver, al con­tra­rio. “Real­men­te pre­fie­ro la sal­sa.” El jo­ven in­glés me lle­va en co­che des­de el es­tric­ta­men­te pro­te­gi­do Par­que Na­cio­nal del Co­to de Do­ña­na, si­tua­do a unos 50 ki­ló­me­tros al nor­te de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.