Un museo al ai­re li­bre

Geo - - ¡HÁGASE LA LUZ! -

ciu­dad, has­ta Cá­diz. Du­ran­te el tra­yec­to le ha­blo con en­tu­sias­mo de mi re­co­rri­do en to­do­te­rreno por las la­gu­nas, de las pla­yas so­li­ta­rias, que pa­re­cen ilu­mi­na­das por fa­ros, de los ca­ba­llos sal­va­jes, los lin­ces, los cor­mo­ra­nes, los bos­ques lle­nos de ja­ba­líes, las gi­gan­tes­cas du­nas de has­ta 40 me­tros de al­tu­ra. Y des­pués, ha­blo de ele­men­tos ur­ba­nos: de San­ta Ma­ría y el mo­sai­co de la pa­red, lleno de ico­nos del fla­men­co.

Oli­ver, un ex­pro­duc­tor de te­le­vi­sión que ha tra­ba­ja­do en otras ciu­da­des eu­ro­peas, co­mo Áms­ter­dam y Budapest, ha­cien­do con­cur­sos te­le­vi­si­vos, lle­va dos años re­si­dien­do en Cá­diz. Aun­que ha mon­ta­do una pe­que­ña agen­cia que ofre­ce re­co­rri­dos en bi­ci­cle­ta por la ciu­dad, aún no le ha co­gi­do del to­do el gus­to que qui­sie­ra a su nue­va pa­tria: “Aquí pue­do ir­me a sur­fear to­dos los días, pe­ro sin em­bar­go, no pa­sa na­da ex­ci­tan­te, así de sim­ple”, di­ce.Apar­te que­da, por su­pues­to, el he­cho de que su no­via aca­ba de dar a luz.

Cuan­do lle­ga­mos a El Puer­to de San­ta Ma­ría me pi­de que co­ja el ferry a la ciu­dad por­que quie­re vi­si­tar a su com­pa­ñe­ra, que aún es­tá en el hos­pi­tal. “De es­ta for­ma, ade­más es más rá­pi­do”, me ex­pli­ca. “En co­che se tar­da al­re­de­dor de una ho­ra.” pin­ta­do de ver­de y blan­co, de­jas atrás el mue­lle ja­lo­na­do de pes­ca­do­res con ca­ña, la ur­ba­na pla­ya de la Pun­ti­lla con sus es­ca­sos pa­sean­tes, los de­te­rio­ra­dos edi­fi­cios por­tua­rios y unas cuan­tas pi­ra­guas. A continuación, el ai­re hue­le a sal y ga­so­li­na, el agua te sal­pi­ca la ca­ra, el vien­to te des­gre­ña el pe­lo, y zar­pas ha­cia la si­lue­ta de la ciu­dad que apa­re­ce a lo le­jos co­mo un lu­gar cier­ta­men­te en­can­ta­do.

Ho­ras más tar­de, mien­tras me estoy to­man­do un ca­fé en la pla­za de Mi­na, se me pa­sa por la ca­be­za que tal vez al­guien me es­té ob­ser­van­do. Con una son­ri­sa y ha­cien­do se­ñas con la mano, en­vío sa­lu­dos a la to­rre Ta­vi­ra, don­de qui­zá ha­ya al­gu­nos tu­ris­tas que me es­tén mi­ran­do asom­bra­dos a tra­vés de la cá­ma­ra os­cu­ra. ¡Los he pi­lla­do in fra­gan­ti!

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.