Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

Es­pa­ña es­tá que echa hu­mo. No se tra­ta del con­sa­bi­do jue­go de pa­la­bras a te­nor de la eli­mi­na­ción de Ma­drid por los miem­bros del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI), ni de una ma­ni­da me­tá­fo­ra so­bre la si­tua­ción la­bo­ral que aso­la el país. Tam­po­co es, por des­gra­cia, una opi­nión per­so­nal, sino la tris­te reali­dad de los in­cen­dios fo­res­ta­les, que año tras año nos in­va­de con su lú­gu­bre can­ti­ne­la sin que acer­te­mos a po­ner­le re­me­dio de una vez por to­das. En­tre los años 2001 y 2011, se­gún da­tos re­co­gi­dos por la Fun­da­ción Ci­via en su in­for­me Es­pa­ña en lla­mas, en nues­tro país se pro­du­je­ron 189.239 in­cen­dios fo­res­ta­les que cal­ci­na­ron 1.239.524 hec­tá­reas, o lo que es lo mis­mo, una su­per­fi­cie ma­yor de la que po­seen 9 de las 17 Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, en­tre las que fi­gu­ran Ma­drid, As­tu­rias, Mur­cia, Na­va­rra o el País Vas­co. Con ello, se­gún los da­tos pro­vi­sio­na­les fa­ci­li­ta­dos por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (MAGRAMA), 2013 es­tá sien­do un año be­né­vo­lo: en­tre enero y septiembre, el número de in­cen­dios fo­res­ta­les re­gis­tra­dos tan­to en te­rri­to­rio pe­nin­su­lar co­mo in­su­lar ha si­do el me­nor de la úl­ti­ma dé­ca­da: 1.875 in­cen­dios ma­yo­res de una hec­tá­rea, fren­te a los 4.635 de pro­me­dio en los úl­ti­mos años. Asi­mis­mo, la su­per­fi­cie afec­ta­da se re­du­jo en un 65%, pa­san­do de las 106.732 hec­tá­reas de me­dia del úl­ti­mo de­ce­nio a las 37.830 en lo que va de año. Y aun­que no exis­te una úni­ca razón que jus­ti­fi­que es­te im­por­tan­te éxi­to, sí de­be­mos se­ña­lar que en­tre las me­di­das adop­ta­das con óp­ti­mos re­sul­ta­dos fi­gu­ra la ac­tua­ción de las bri­ga­das he­li­trans­por­ta­das –de las que en­con­tra­rá un bre­ve pe­ro es­cla­re­ce­dor re­por­ta­je en el in­te­rior–, gru­pos de es­pe­cia­lis­tas que se en­fren­tan al fuego con ra­pi­dez y con­tun­den­cia y de cu­ya ac­tua­ción de­pen­de en gran me­di­da la pro­pa­ga­ción o no de un in­cen­dio. Pe­ro al mar­gen de gran­des ci­fras y ale­grías oto­ña­les, con­vie­ne echar una ojea­da tras las bam­ba­li­nas y, apro­ve­chan­do el es­pí­ri­tu de re­ge­ne­ra­ción so­cial que flo­ta en el am­bien­te, es­ta­ble­cer un diagnóstico que nos per­mi­ta co­no­cer de for­ma rea­lis­ta a qué nos en­fren­ta­mos. Por­que, to­da­vía hoy, des­pués de mi­les y mi­les de hec­tá­reas cal­ci­na­das, no sa­be­mos si es­ta­mos an­te un pro­ble­ma de po­lí­ti­ca fo­res­tal u otro de ca­rác­ter so­cio­ló­gi­co, o de am­bos al mis­mo tiem­po. ¿Y no se­rá qui­zá que la des­apa­ri­ción de los in­cen­dios fo­res­ta­les es una uto­pía y so­lo que­da con­vi­vir con ellos? Se­gún el es­tu­dio re­fe­ri­do, el 55% de los in­cen­dios que aso­lan nues­tros cam­pos y bos­ques tie­nen un ori­gen in­ten­cio­na­do (la or­ga­ni­za­ción WWF lo ele­va al 96% al no di­fe­ren­ciar en­tre au­to­ría di­rec­ta o in­di­rec­ta). Mien­tras se­gui­mos in­mer­sos en es­tas dis­qui­si­cio­nes, al aban­dono del me­dio ru­ral se su­ma no so­lo la au­sen­cia de po­lí­ti­cas de ex­plo­ta­ción sos­te­ni­ble de nues­tras ma­sas fo­res­ta­les, sino tam­bién la exis­ten­cia de un com­ple­jo y di­fu­so ma­pa de com­pe­ten­cias y res­pon­sa­bi­li­da­des y una re­duc­ción san­gran­te de las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias. Re­cor­tes que con­de­nan a la pre­ca­rie­dad y la emi­gra­ción a un co­lec­ti­vo de al­ta cua­li­fi­ca­ción al des­ti­nar los es­ca­sos re­cur­sos dis­po­ni­bles a la ex­tin­ción y no a la pre­ven­ción, ol­vi­dan­do que los in­cen­dios se apa­gan en in­vierno. Y en es­to, mal que nos pe­se, na­da tie­nen que ver los miem­bros del COI.

To­da­vía hoy, des­pués de mi­les y mi­les de hec­tá­reas cal­ci­na­das, no sa­be­mos si es­ta­mos an­te un pro­ble­ma de po­lí­ti­ca fo­res­tal o de ca­rác­ter so­cio­ló­gi­co. O de am­bos. ¿Y no se­rá qui­zá que la des­apa­ri­ción de los in­cen­dios fo­res­ta­les en un país co­mo el nues­tro es una uto­pía y so­lo nos que­da so­por­tar­los y apren­der a con­vi­vir con ellos?

J ul i á n D ue­ñas

Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.