Pa­sear­se por los palacios de la al­ta no­ble­za, en­trar en el mun­do ce­rra­do del Va­ti­cano y des­cu­brir la sen­sa­ción de un au­tén­ti­co ro­mano al mon­tar en una Ves­pa: re­co­men­da­mos cin­co vi­ven­cias que en­tu­sias­ma­rán a cual­quie­ra que se atre­va a co­no­cer la ciu­dad.

Geo - - SUMARIO OCTUBRE -

1. RE­CO­RRI­DO EN VES­PA

La tensión ini­cial ce­de, y me doy cuen­ta: al­qui­lar una Ves­pa es la me­jor idea que se me ha po­di­do ocu­rrir. Voy “a to­da pas­ti­lla” por el ado­qui­na­do de la Piaz­za Ve­ne­zia y gi­ro por la Via dei Fo­ri Im­pe­ria­li. An­te mí se al­za el Co­li­seo a la luz del atar­de­cer.

De­lan­te de un pa­so de ce­bra, un gru­po de tu­ris­tas du­da si cru­zar. Pi­so el ace­le­ra­dor: hay que adap­tar­se a las cos­tum­bres lo­ca­les. Des­de el Co­li­seo, por el cas­co vie­jo y a lo lar­go del Tí­ber subo al Gia­ni­co­lo, la co­li­na en la otra ori­lla del río, pa­ra contemplar des­de la Piaz­za Ga­ri­bal­di la ciu­dad con el cre­púscu­lo. ¿Hay al­go más bo­ni­to?

Al prin­ci­pio he si­do cau­te­lo­so. Pe­ro en­se­gui­da le he co­gi­do el tran­qui­llo: hay que de­jar­se lle­var por los mo­to­ri­ni de Ro­ma. Sim­ple­men­te con­du­ces co­mo ellos: si­guien­do tu in­tui­ción. Bas­ta re­co­rrer las ca­lles a la luz del sol ves­per­tino, y ya tie­nes –pe­se a los ba­ches– la sen­sa­ción de va­ca­cio­nes per­fec­tas.

Y ves Ro­ma des­de la pers­pec­ti­va de los ro­ma­nos: son­ríes al ver los au­to­bu­ses re­ple­tos de gru­pos de tu­ris­tas y de re­pen­te per­ci- bes los semáforos co­mo una pro­pues­ta de que­dar­te pa­ra­do. Si te de­tie­nes o no es más bien una cues­tión de áni­mo que de re­glas. Es im­por­tan­te ol­vi­dar­se de las re­glas de trá­fi­co ha­bi­tua­les y, en lu­gar de ellas, ate­ner­se a la ro­ma­na re­gla de “rá­pi­do, allí hay un hue­co pa­ra mí”. En cuan­to se abra un es­pa­cio va­cío en­tre dos co­ches hay que ocu­par­lo con el scoo­ter y co­lar­se. Los mo­to­ri­ni se des­li­zan ha­cia ade­lan­te en­tre los co­ches de­te­ni­dos en el se­má­fo­ro. Es bo­ni­to que pue­das pa­rar­te don­de te plaz­ca. ¿Pro­ble­mas pa­ra en­con­trar apar­ca­mien­to? No exis­ten. Aun­que po­drías guar­dar el cas­co en la si­lla es me­jor que te lo lle­ves: así te re­co­no­ce­rán co­mo ro­mano. Con to­tal se­gu­ri­dad. Pues aho­ra ya no te sa­lu­dan con Yes, my friend, sino con Ciao, ca­ro!

DI­REC­CIO­NES La zo­na de trá­fi­co re­du­ci­do del cen­tro de Ro­ma, ZTL, sue­le es­tar ve­ta­da a los vehícu­los de cua­tro rue­das, pe­ro no a los de dos. Es po­si­ble al­qui­lar un mo­to­rino des­de 30 eu­ros al día y con un car­né de con­du­cir nor­mal del país de ori­gen. El cas­co, el can­da­do y el ca­lle­je­ro sue­len es­tár in­clui­dos.

Los vehícu­los se ob­tie­nen sin di­fi­cul­tad y con rá­pi­dez en: BARBERINI SCOO­TERS

FOR RENT: Via de­lla Pu­ri­fi­ca­zio­ne, 86, cer­ca de la Piaz­za Barberini – www.rents

co­oter.it–. Aquí el via­je co­mien­za cer­ca de la Fon­ta­na di Tre­vi, con la bi­ci­cle­ta o un scoo­ter 300. Otra em­pre­sa de al­qui­ler es ECO

MOVE RENT: Via Va­re­se, 48/50, cer­ca de la es­ta­ción de Ter­mi­ni – www.eco­mo­ve­rent.

com–. Aquí con­si­gues una Ves­pa LX 50 al

pre­cio de 30 eu­ros por cua­tro ho­ras. En ONROAD SCOO­TER Y BI­KE RENTAL –Via Ca­vour, 80, www.

scoo­ter­hi­re.it– tie­nen ca­si cual­quier mo­de­lo y, cuan­do ha­ce mal tiem­po, ofre­cen ro­pa im­permea­ble sin co­brar ex­tra.

2. EN LOS PALACIOS

DE LA NO­BLE­ZA

“¡Qué mo­na es la Ve­nus!” Es mi pri­me­ra reac­ción, no muy ade­cua­da an­te la im­por­tan­cia his­tó­ri­co-ar­tís­ti­ca del fres­co, ¿pe­ro no es real­men­te mo­na? Co­mo si Ve­nus, des­pués de una du­cha, se hu­bie­ra re­co­gi­do los ca­be­llos ma­rrón-ro­ji­zos con una go­ma. Es­tá des­nu­da an­te Jú­pi­ter. Y pa­re­ce pre­gun­tar: “¿No soy la dio­sa de la be­lle­za?” “¡Por su­pues­to”. La guía di­ce es­cue­ta­men­te: “Ve­nus an­te Jú­pi­ter”.

Sí, tam­bién en Ro­ma pue­des des­cu­brir te­so­ros que no apa­re­cen en las tar­je­tas pos­ta­les: en los palacios pri­va­dos de la no­ble­za. Una ley obli­ga a los pro­pie­ta­rios a fa­ci­li­tar el ac­ce­so del pú­bli­co a sus te­so­ros ar­tís­ti­cos (las en­tra­das sue­len ser ba­ra­tas). Co­mo hay más de un du­ca y más de una con­tes­sa que cum­plen po­co con es­ta obli­ga­ción, ha na­ci­do un ver­da­de­ro de­por­te en­tre los aman­tes del ar­te: ave­ri­guar cuán­do pue­des vi­si­tar qué palacio de los Co­lon­na, Barberini o Sac­chet­ti.

Por suer­te, ac­ce­der a la Vi­lla Far­ne­si­na en la Via de­lla Lun­ga­ra no es tan di­fí­cil. Ha­ce unos 500 años, un ri­co ban­que­ro oriun­do de Sie­na com­pró un so­lar a ori­llas del Tí­ber, cons­tru­yó la man­sión y en­car­gó el di­se­ño de una de las sa­las más im­por­tan­tes a un tal Raf­fael da Ur­bino. Sí, co­rrec­to: Ra­fael, el crea­dor de la Ma­do­na Six­ti­na, je­fe de cons­truc­ción de la ba­sí­li­ca de San Pedro. Has­ta el si­glo XIX, Ra­fael fue con­si­de­ra­do el me­jor pin­tor de to­dos los tiem­pos.

La Log­gia di Psi­che, en el pri­mer pi­so, fue an­ta­ño la en­tra­da de la vi­lla, don­de el par­que con­ti­núa con ho­jas y fru­tas pin­ta­das en co­lum­nas y pa­re­des. En­tre to­do es­te ver­dor, Ra­fael y sus alum­nos cuen­tan la his­to­ria de Amor, que se enamo­ra de Psi­que, y Ve­nus se en­fa­da por eso. A tra­vés de las ven­ta­nas, la mi­ra­da se di­ri­ge al par­que, ilu­mi­na­do por un cá­li­do sol: un lu­gar si­len­cio­so y hermoso.

“Vo­so­tros, los tu­ris­tas”, qui­sie­ra gri­tar, “¿por qué os apre­tu­jáis en los Mu­seos del Va­ti­cano pa­ra ad­mi­rar fres­cos de Ra­fael?” Bueno, tal vez sea me­jor si las ma­sas si­guen allí... DI­REC­CIO­NES He aquí cua­tro ejem­plos:

VI­LLA FAR­NE­SI­NA: Via de­lla Lun­ga­ra, 230; telf. 0039-06/68 02 73 97 – www.vi­lla

far­ne­si­na.it–. Abre to­dos los días, ex­cep­to do­min­gos y fes­ti­vos, de 9 a 14 ho­ras; úl­ti­ma en­tra­da, a las 13.40 ho­ras. PA­LAZ­ZO BAR

BERINI: Via de­lle Quat­tro Fon­ta­ne, 13, cer­ca de Piaz­za Barberini; telf. 0039-06/482 41 84 – www.ga­lle­ria­borg­he­se.it–, de mar­tes a do­min­go, de 8.30 a 19 ho­ras; úl­ti­ma en­tra­da, a las 18 ho­ras. Be­llí­si­mas pin­tu­ras de­co­ran los te­chos del palacio, que hoy al­ber­ga la Ga­le­ría Na­cio­nal de Ar­te An­ti­guo. PALAZ

ZO DO­RIA PAMPHILI: Via del Cor­so, 305, cer­ca de Piaz­za Ve­ne­zia; telf. 0039-06/679 73 23 – www.do­part.it/ro­ma–. Abre a dia­rio, de 9 a 19 ho­ras; úl­ti­ma en­tra­da, a las 18 ho­ras. Es­tu­co y si­llas do­ra­das, es­pe­jos: uno de los palacios más sun­tuo­sos de la ciu­dad. La co­lec­ción de pin­tu­ras incluye obras de Ca­ra­vag­gio, Brue­gel y Ve­láz­quez. GA­LLE­RIA DI

PA­LAZ­ZO CO­LON­NA: Via de­lla Pi­lot­ta, 17, cer­ca de Piaz­za Ve­ne­zia; telf. 0039-06/ 678 43 50 – www.ga­lle­ria­co­lon­na.it–. Abre sá­ba­dos de 9 a 13.15 ho­ras, cie­rra en agos­to. Des­de ha­ce 23 ge­ne­ra­cio­nes, la es­tir­pe de los Co­lon­na ha­bi­ta es­te palacio, y co­mo el ar­te es sím­bo­lo de po­der, lo do­ta­ron de mag­ní­fi­cas obras. ¡Es­plén­di­do!

3. BEN­DI­CIÓN DEL PA­PA EN EL VA­TI­CANO

Uno de los re­cuer­dos más im­pre­sio­nan­tes de Ro­ma se lla­ma sen­ci­lla­men­te F4. Una ho­ja de DIN A3, ple­ga­da una vez. Sus es­qui­nas es­tán pre­si­di­das por pin­tu­ras de las cua­tro

Ba­si­li­cae Maio­res, las igle­sias ca­tó­li­cas de ma­yor ran­go de Ro­ma; en el cen­tro, hay un re­tra­to del Pa­pa, y de­ba­jo se lee en so­lem­nes le­tras cur­si­vas: “Su San­ti­dad el Pa­dre Fran­cis­co ofre­ce de co­ra­zón su ben­di­ción apos­tó­li­ca y rue­ga abun­dan­te gra­cia pa­ra (aquí apa­re­ce el nom­bre del so­li­ci­tan­te).” F4 es el im­pre­so pa­ra una ben­di­ción pa­pal que se pi­de en el Va­ti­cano. So­lo tie­nes que en­trar va­le­ro­sa­men­te por la Por­ta Sant‘An­na y de­cir­les a los miem­bros de la Guar­dia Sui­za que quie­res ir a la Ele­mo­si­ne­ria Apos­to­li­ca, y te de­jan pa­sar.

¿Ro­ma en Ves­pa? Un vér­ti­go emo­cio­nan­te. Con el agra­da­ble efec­to se­cun­da­rio de que, a bor­do del pe­que­ño ci­clo­mo­tor, pa­sas por ser un ro­mano.

Es­plen­dor do­ra­do en el sa­lón de ga­la del Pa­laz­zo Co­lon­na.

La co­lec­ción de ar­te más fa­mo­sa de Ro­ma es­tá en la Ga­lle­ria Borg­he­se, pe­ro tam­bién otros palacios de la no­ble­za ex­hi­ben obras de ran­go mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.