Úl­ti­mas pre­gun­tas

Geo - - SUMARIO NOVIEMBRE -

En­tre­vis­ta con el as­tro­fí­si­co Ha­rald Lesch

GEO: Pro­fe­sor Lesch, cuan­do us­ted es­tu­dia las di­men­sio­nes del cos­mos, gi­gan­tes­cas o di­mi­nu­tas, ¿no le da vér­ti­go?

Ha­rald Lesch: Pa­ra mí, el cos­mos es un fe­nó­meno na­tu­ral y la as­tro­fí­si­ca, un ins­tru­men­to pa­ra ex­plo­rar­lo. Y co­mo sue­le ocu­rrir con los ins­tru­men­tos, al prin­ci­pio les tie­nes un pro­fun­do res­pe­to, pe­ro des­pués sim­ple­men­te los co­ges y los uti­li­zas. Me he vuel­to in­sen­si­ble. Lo que real­men­te me es­tre­me­ce es que gracias a las matemáticas se pue­de ha­cer cien­cia tan le­jos de nues­tros ám­bi­tos de ex­pe­rien­cia hu­ma­nos.

GEO: Us­te­des tie­nen fór­mu­las y pa­la­bras pa­ra co­sas que uno no pue­de ex­pe­ri­men­tar ni ima­gi­nar. ¿Có­mo quie­re que los no cien­tí­fi­cos ima­gi­nen que el es­pa­cio y el tiem­po no exis­tían al prin­ci­pio, que te­nían que na­cer? –No es so­lo un pro­ble­ma pa­ra los no cien­tí­fi­cos, sino pa­ra to­dos. Sim­ple­men­te es al­go que no te pue­des ima­gi­nar.

GEO: De­be de ha­ber exis­ti­do al­go ha­cia don­de el es­pa­cio y el tiem­po ex­plo­ta­ron. –No, no ha­bía na­da. Sim­ple­men­te hay que ad­mi­tir que nues­tra ca­pa­ci­dad cog­nos­ci­ti­va no es su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der al­go así. Co­mo se­res vi­vos for­ma­mos par­te de la evo­lu­ción, y nues­tro cerebro se ha desa­rro­lla­do en un mun­do don­de mag­ni­tu­des co­mo me­tros, ki­los y se­gun­dos jue­gan un pa­pel.

Pe­ro al prin­ci­pio hu­bo un uni­ver­so que fue 20 ór­de­nes de mag­ni­tud más pe­que­ño que un pro­tón. Ya un pro­tón es in­creí­ble­men­te di­mi­nu­to. No po­de­mos ima­gi­nar­nos co­sas pa­ra las que no hay es­pa­cio, no po­de­mos ima­gi­nar­nos co­sas pa­ra las que no exis­te el tiem­po. Pues ya el ac­to de pen­sar sig­ni­fi­ca: pri­me­ro no pien­so, des­pués pien­so, y des­pués ya no pien­so. Es de­cir, al ins­tan­te te­ne­mos una es­truc­tu­ra cro­no­ló­gi­ca. Nues­tra ca­pa­ci­dad cog­nos­ci­ti­va de­pen­de de la es­truc­tu­ra es­pa­cio-tiem­po..

GEO: ¿Es po­si­ble que las le­yes na­tu­ra­les ha­yan si­do for­mu­la­das y, por así de­cir­lo, in­ven­ta­das por el ser hu­mano? ¿O han exis­ti­do des­de siem­pre ob­je­ti­va e in­va­ria­ble­men­te? –Co­mo cien­tí­fi­cos so­mos rea­lis­tas y asu­mi­mos que fue­ra de nues­tra con­cien­cia exis­te una reali­dad que tam­bién exis­te in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra con­cien­cia. Una ley na­tu­ral es esen­cial­men­te una pre­gun­ta ma­te­má­ti­ca a la na­tu­ra­le­za. Y re­ci­bi­mos una res­pues­ta ma­te­má­ti­ca: exis­te al­go me­di­ble. Y cuan­do for­mu­las una ley na­tu­ral que des­cri­be el mun­do con es­pe­cial éxi­to, es ma­ra­vi­llo­so.

GEO: Pe­ro ha ha­bi­do teo­rías que tu­vie­ron que ser re­vi­sa­das o re­sul­ta­ron ser com­ple­ta­men­te erró­neas –Sí, a me­nu­do fun­cio­nan bien du­ran­te un tiem­po. Has­ta que en al­gún mo­men­to se cons­ta­tan ano­ma­lías. En­ton­ces se mo­di­fi­ca la ley na­tu­ral. No obs­tan­te, des­de Co­pér­ni­co no he­mos te­ni­do una re­vo­lu­ción en la fí­si­ca, sino que ca­da teo­ría nue­va con­tie­ne a la an­ti­gua, pe­ro ex­pli­can­do aún más co­sas. La teo­ría ge­ne­ral de la re­la­ti­vi­dad, por ejem­plo, in­clu­ye com­ple­ta­men­te la me­cá­ni­ca de New­ton, pe­ro pue­de dar ex­pli­ca­ción adi­cio­nal a lo que ocu­rre, por ejem­plo, cer­ca de la ve­lo­ci­dad de la luz.

En es­te sen­ti­do, las le­yes na­tu­ra­les que te­ne­mos aho­ra ya no son las mis­mas que te­nía­mos an­tes. Por así de­cir­lo, avan­za­mos me­dian­te el error. Po­co a po­co nos acer­ca­mos al co­no­ci­mien­to me­dian­te en­sa­yo y error. Y así aca­ba­mos por des­cu­brir esas le­yes na­tu­ra­les que han exis­ti­do des­de siem­pre. Pe­ro to­da­vía hay mu­chas tru­fas por en­con­trar en el bos­que del co­no­ci­mien­to.

GEO: ¿De dón­de pro­vie­nen las le­yes? ¿De Dios? ¿El es­tu­dio del cos­mos y del Big Bang se aden­tra en te­rri­to­rio re­li­gio­so? –No im­por­ta si un in­ves­ti­ga­dor es ateo o no, la cues­tión es: ¿por qué no exis­te úni­ca­men­te la na­da? Quie­res sa­ber qué pa­só y pue­des re­cu­rrir a la hi­pó­te­sis del crea­dor y de­cir: pues sí, todo es la vo­lun­tad de al­go que lla­ma­mos “Dios”. Eso te da la sen­sa­ción de es­tar pro­te­gi­do y con­tar con apo­yo. O se su­po­ne que fue una fluc­tua­ción a ni­vel de me­cá­ni­ca cuán­ti­ca u otra co­sa. Pe­ro siem­pre se tra­ta de la pre­gun­ta de­ci­si­va por las cau­sas pri­mi­ge­nias del mun­do, don­de inevi­ta­ble­men­te se en­cuen­tran la fí­si­ca, la me­ta­fí­si­ca y la teo­lo­gía.

GEO: ¿Cuál es su re­la­ción con la re­li­gión? –Cuan­do ha­go cálcu­los co­mo fí­si­co no im­por­ta si creo en Dios o no. Pe­ro es­toy se­gu­ro de que la ma­ne­ra en la que me com­por­to con las per­so­nas tie­ne mu­cho que ver con el he­cho de que soy cris­tiano pro­tes­tan­te. Soy un miem­bro ac­ti­vo de mi pa­rro­quia por­que me im­pul­san cier­tas pre­gun­tas. No tie­nen na­da que ver con los da­tos fí­si­cos, sino con los va­lo­res hu­ma­nos.

GEO: ¿Se pue­den ha­cer de­cla­ra­cio­nes so­bre lo que exis­tió an­tes del Big Bang? –El bri­tá­ni­co Ro­ger Pen­ro­se lo ha in­ten­ta­do y tam­bién ha he­cho pro­nós­ti­cos: di­jo que en las os­ci­la­cio­nes de la in­ten­si­dad de la ra­dia­ción de fon­do de las mi­cro­on­das ha­bría que no­tar hue­llas de lo que hu­bo an­tes de nues­tro uni­ver­so. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra no he­mos en­con­tra­do na­da.

EL PRO­FE­SOR HA­RALD LESCH, del ob­ser­va­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Mú­nich, es un co­no­ci­do as­tro­fí­si­co ale­mán.

Ade­más, el cien­tí­fi­co, de 51 años, en­se­ña Fi­lo­so­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.