Kam­chat­ka

Igor Sh­pi­le­nok cum­plió su sue­ño cuan­do empezó a tra­ba­jar co­mo agen­te fo­res­tal en la Re­ser­va Na­tu­ral Es­ta­tal de la Bios­fe­ra Kro­notsky, un lu­gar sal­va­je y ex­cep­cio­nal, com­pues­to por tun­dra, bos­ques, ve­gas, géi­se­res y vol­ca­nes. Cuan­do aún no era más que un c

Geo - - SUMARIO NOVIEMBRE - Tex­to y fo­tos: Igor Sh­pi­le­nok

In­vierno sal­va­je en el he­la­do es­te ru­so

SIEM­PRE EN MO­VI­MIEN­TO El glo­tón es un ex­ce­len­te es­ca­la­dor, co­mo de­mues­tra so­bre es­te abe­dul de Er­man. Tam­bién sa­be na­dar muy bien y pue­de re­co­rrer fá­cil­men­te cien­tos de ki­ló­me­tros por la na­tu­ra­le­za ne­va­da pa­ra en­con­trar co­mi­da: el ani­mal avan­za so­bre sus pa­tas gran­des, que

en in­vierno es­tán cu­bier­tas con una ca­pa grue­sa de pe­lo, co­mo si lle­va­ra ra­que­tas de nie­ve en los pies.“Mu­chos per­ci­ben al glo­tón

co­mo un de­pre­da­dor agre­si­vo“, di­ce Igor Sh­pi­le­nok,“pe­ro yo he vis­to mu­chas ve­ces a es­tos mus­té­li­dos en la tun­dra ju­gan­do ale­gre­men­te los unos con los otros.“En di­ciem­bre, Sh­pi­le­nok si­guió a los glo­to­nes

has­ta un río he­la­do, don­de em­pe­za­ron a mor­dis­quear la ca­pa de hie­lo pa­ra lle­gar has­ta

un ban­co de sal­mo­nes allí en­ce­rra­dos.

INS­PEC­CIÓN DEL TE­RRI­TO­RIO

Sh­pi­le­nok bau­ti­zó a es­ta jo­ven osa de Kam­chat­ka co­mo la elec­tri­cis­ta, por­que se in­tere­sa­ba por los ca­bles eléc­tri­cos que van des­de el co­ber­ti­zo del ge­ne­ra­dor a la ca­ba­ña del guar­da­bos­ques. El ani­mal, que aca­ba de des­per­tar de la hi­ber­na­ción, ex­plo­ra

con cu­rio­si­dad el en­torno de su cue­va y exa­mi­na cual­quier ob­je­to des­co­no­ci­do que ha­ya apa­re­ci­do

en su te­rri­to­rio du­ran­te su pro­lon­ga­do sue­ño. Con unos 700 ejem­pla­res, la Re­ser­va Na­tu­ral de

Kro­notsky al­ber­ga la ma­yor po­bla­ción pro­te­gi­da del mun­do de es­tos osos par­dos.

COM­PA­ÑE­ROS TEM­PO­RA­LES DE PI­SO

En el oto­ño, Igor Sh­pi­le­nok tu­vo que com­par­tir su ca­ba­ña –y tam­bién su ca­ma– con do­ce­nas de mu­sa­ra­ñas:“De no­che so­lía es­pan­tar­las con las dos ma­nos has­ta fue­ra de la casa“, re­cuer­da,“pa­ra po­der dor­mir al me­nos al­go.“El ani­mal que apa­re­ce so­bre su re­loj, una mu­sa­ra­ña de Lax­mann, pe­sa me­nos de diez gra­mos y se ali­men­ta, so­bre todo, de in­sec­tos.

AMI­GOS JU­GUE­TO­NES

Los zo­rros de la Re­ser­va Na­tu­ral de Kro­notsky es­tán acos­tum­bra­dos a la pre­sen­cia de los guar­da­bos­ques y sue­len pa­sar­se por sus ca­ba­ñas pa­ra bus­car so­bras de co­mi­da –¿o in­clu­so al­go de com­pa­ñía?–. Se­gún cuen­ta Sh­pi­le­nok, a ve­ces gas­tan bro­mas a los agen­tes fo­res­ta­les: uno de los cánidos se lle­vó su cuerda de la ro­pa, otro ro­bó las bo­tas a un gru­po de vi­gi­lan­tes, pe­ro siem­pre la bo­ta iz­quier­da del to­tal de cua­tro pa­res. Me­ses más tar­de Sh­pi­le­nok des­cu­brió los za­pa­tos en un es­con­di­te de la tun­dra. En in­vierno, cuan­do la ca­pa de nie­ve cons­ta de va­rios me­tros, los zo­rros ex­ca­van pe­que­ñas cue­vas tem­po­ra­les en el man­to blan­co, que les pro­te­gen de las bo­rras­cas he­la­das (aba­jo iz­da). Sh­pi­le­nok sa­be por ex­pe­rien­cia pro­pia lo cá­li­do que pue­de lle­gar a ser el in­te­rior de se­me­jan­te ha­bi­tácu­lo: co­mo fo­tó­gra­fo sue­le uti­li­zar iglús pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do an­te los ani­ma­les. Des­de la cons­truc­ción re­tra­ta­da aba­jo qui­so ob­ser­var a un glo­tón es­pe­cial­men­te tí­mi­do. No obs­tan­te, lo úni­co que lo­gró ver fue la na­riz de un zo­rro cu­rio­so al que pa­re­cía fas­ci­nar el ob­je­ti­vo fo­to­grá­fi­co que aso­ma­ba en­tre la nie­ve.

UN COM­PA­ÑE­RO FIEL

Nin­gún otro zo­rro vi­si­tó tan­to a Sh­pi­le­nok co­mo Kuz­ya. Una no­che en que su ca­ba­ña es­ta­ba blo­quea­da por la nie­ve, el cá­ni­do es­pe­ró pa­cien­te­men­te en el te­cho has­ta que Sh­pi­le­nok abrió un ca­mino a gol­pe de pa­la de la puer­ta ha­cia afue­ra, co­mo pa­ra ase­gu­rar­se de que todo es­ta­ba en or­den.

OJOS DESAFIAN­TES

Quien des­vía la mi­ra­da pri­me­ro pier­de: en la lu­cha por un sal­món re­cién pes­ca­do, dos ra­pa­ces in­ten­tan ga­nar la ba­ta­lla ob­ser­ván­do­se fi­ja­men­te la una a la otra. El ave de ma­yor ta­ma­ño, un pi­gar­go gi­gan­te jo­ven, en­vuel­ve la pre­sa con sus alas en un ges­to po­se­si­vo. Sus ga­rras afi­la­das y el pi­co ma­ci­zo son ex­ce­len­tes he­rra­mien­tas pa­ra fi­le­tear pe­ces. La más pe­que­ña, un águi­la

real tam­bién de po­ca edad, pro­ba­ble­men­te ten­drá que es­pe­rar su turno.

CAEN CE­NI­ZAS SO­BRE UN MUN­DO DE HIE­LO

Más de dos do­ce­nas de vol­ca­nes ac­ti­vos se ex­tien­den por la Re­ser­va Na­tu­ral de Kro­notsky. La erup­ción del Ki­zi­men en el año 2011 su­pu­so pa­ra Igor Sh­pi­le­nok una au­tén­ti­ca prue­ba de re­sis­ten­cia: aun­que la mon­ta­ña de fue­go es­ta­ba a 60 ki­ló­me­tros de su ca­ba­ña, du­ran­te se­ma­nas el vien­to arras­tró las ce­ni­zas so­bre su re­fu­gio: “La nie­ve, mi ca­ba­ña y mis cá­ma­ras es­ta­ban cons­tan­te­men­te cu­bier­tas de pol­vo ne­gro“, re­cuer­da el fo­tó­gra­fo. Tam­bién los ani­ma­les su­frie­ron las con­se­cuen­cias de la erup­ción: no de­ja­ban de in­ten­tar lim­piar­se el pe­la­je man­cha­do por el ho­llín y res­pi­ra­ban con di­fi­cul­tad por las ce­ni­zas que sa­tu­ra­ban el ai­re.

LOS

FRU­TOS DEL BOS­QUE

La lie­bre de mon­ta­ña se ali­men­ta, so­bre todo, de hier­bas, aun­que no re­cha­za las cor­te­zas y las ra­mas (ba­jo es­tas lí­neas). Mas­ha, el ar­ce que so­lía vi­si­tar la ca­ba­ña de Sh­pi­le­nok (aba­jo), te­nía predilección por los bro­tes de sau­ce que en­con­tra­ba en las is­las del río Kro­nots­ka­ja. Al fi­nal del in­vierno los un­gu­la­dos usan las vías flu­via­les de hie­lo co­mo sen­de­ros pa­ra des­pla­zar­se: ni si­quie­ra sus pa­tas lar­gas bas­tan pa­ra avan­zar por el gro­sor de la nie­ve que cu­bre la tie­rra fir­me.

EL

ME­JOR CA­ZA­DOR DE ROE­DO­RES

Los ar­mi­ños son de­pre­da­do­res de ta­ma­ño re­du­ci­do y muy há­bi­les que se ali­men­tan so­bre todo de pá­ja­ros pe­que­ños y roe­do­res. El he­cho de que es­te ejem­plar se mu­da­ra a una cue­va en los ci­mien­tos de su ca­ba­ña fue un au­tén­ti­co mo­ti­vo de ale­gría pa­ra Igor Sh­pi­le­nok, ade­más de ser­vir pa­ra ahu­yen­tar a nu­me­ro­sas mu­sa­ra­ñas y cam­pa­ño­les que po­bla­ban su vi­vien­da. “Era un ejem­plar bas­tan­te vie­jo “, re­la­ta, “y ca­si no te­nía ore­jas: se le ha­bían con­ge­la­do o las ha­bía per­di­do en las lu­chas por el te­rri­to­rio con otros com­pe­ti­do­res.“

Un zo­rro pa­sea por una lla­nu­ra ne­va­da en la Re­ser­va Na­tu­ral de Kro­notsky, una zo­na pro­te­gi­da de la pe­nín­su­la de Kam­chat­ka, en el ex­tre­mo orien­tal de Ru­sia. El área, de unos 10.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, se cuen­ta en­tre los es­pa­cios na­tu­ra­les más au­tén­ti­cos y sal­va­jes de la Tie­rra: du­ran­te mu­cho tiem­po los úni­cos que po­dían pi­sar su te­rri­to­rio eran cien­tí­fi­cos y hoy en día so­lo lo vi­si­tan unos po­cos tu­ris­tas. El vol­cán, cu­yo cono se ele­va al fon­do del pai­sa­je, lle­va el mis­mo nom­bre que la re­ser­va na­tu­ral: Kro­notsky.

Con sus imá­ge­nes, el fo­tó­gra­fo ru­so

Igor Sh­pi­le­nok quie­re con­tri­buir a con­ser­var las nu­me­ro­sas y po­co co­no­ci­das re­ser­vas na­tu­ra­les que

ate­so­ra su país (www.sh­pi­le­nok.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.