Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

Geo - - GEOCARTAS -

En­víe sus cartas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Un in­cen­dia­rio círcu­lo vi­cio­so

¿Qué va a pa­sar con nues­tros bos­ques si, co­mo di­cen en un ar­tícu­lo so­bre los in­cen­dios ( Apa­gar vo­lan­do, nº 318), los bom­be­ros de las bri­ga­das fo­res­ta­les más es­pe­cia­li­za­das es­tán tam­bién emi­gran­do al ex­tran­je­ro? Si la si­tua­ción ya es alar­man­te, to­da­vía po­dría em­peo­rar más. Es muy la­men­ta­ble que es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal, tan ne­ce­sa­rio en nues­tro país, ten­ga que su­frir pe­nu­rias la­bo­ra­les y re­cor­tes y que otros paí­ses se be­ne­fi­cien de su mag­ní­fi­ca cua­li­fi­ca­ción. Ha­bría que in­ver­tir en es­tos com­ba­tien­tes del fue­go tan­to co­mo en el ejér­ci­to, pues su lu­cha tie­ne un enemi­go de­cla­ra­do des­de ha­ce tiem­po, que ame­na­za a to­da la po­bla­ción, sin ex­cep­cio­nes. No creo que es­ta in­ver­sión en­con­tra­ra el re­cha­zo de na­die. Por­que ¿qué pa­sa­rá –qué nos pa­sa­rá– cuan­do se desate el pró­xi­mo in­cen­dio fo­res­tal y ellos ya no es­tén?

Ana de An­drés, Vi­go

Pá­gi­nas úti­les y sa­bro­sas pa­ra vi­si­tar Roma

Gracias por de­di­car un re­por­ta­je lar­go y ex­haus­ti­vo a la ciu­dad de Roma (nº 318), uno de mis des­ti­nos fa­vo­ri­tos. Aun­que la he vi­si­ta­do ya va­rias ve­ces, aún he po­di­do en­con­trar en sus pá­gi­na, so­bre todo en las ti­tu­la­das "5 ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles" ac­ti­vi­da­des que des­co­no­cía. La pro­pues­ta de al­qui­lar una ves­pa me ha en­can­ta­do y es­toy desean­do po­der vol­ver pa­ra po­ner­la en prác­ti­ca. Me pa­re­cen muy úti­les las su­ge­ren­cias que dan de res­tau­ran­tes, con sus di­rec­cio­nes, al­go que no ha­cían des­de ha­ce tiem­po y que es bas­tan­te útil so­bre todo tra­tán­do­se de una ciu­dad tan in­men­sa y con una ofer­ta tan abru­ma­do­ra.

Pe­pa Suá­rez Al­ba, Ta­rra­go­na

Un ga­di­tano ilus­tre

Unas pa­la­bras so­bre Ca­ye­tano del To­ro (1814-1915), ci­ta­do en su re­por­ta­je so­bre Cá­diz (nº 318). No ha­bla­mos so­lo, co­mo di­cen, de un mé­di­co of­tal­mó­lo­go, sino tam­bién de uno de los al­cal­des de la ciu­dad más po­pu­la­res. Co­mo mé­di­co, aten­dió a in­fi­ni­dad de po­bres de for­ma gra­tui­ta, lo que le hi­zo ser muy que­ri­do por to­dos. Co­mo al­cal­de, de­rri­bó las mu­ra­llas de Cá­diz en 1906, con el fin pri­mor­dial de pa­liar la cri­sis obre­ra, am­plió el mue­lle y lle­vó a ca­bo el en­san­che ex­tra­mu­ros. Des­de el Ayun­ta­mien­to dio tam­bién un fuer­te im­pul­so a las ce­le­bra­cio­nes de Se­ma­na San­ta. La es­ta­tua de la que ha­blan en su re­por­ta­je fue su­fra­ga­da por sus­crip­ción po­pu­lar.

Héc­tor Guzmán, Cá­diz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.