Ca­da 35 días, un dien­te nue­vo

Co­mer has­ta que se rom­pan los dien­tes: los gi­gan­tes­cos di­no­sau­rios ve­ge­ta­ria­nos te­nían un enor­me des­gas­te de las pie­zas den­ta­les. Por suer­te, les cre­cían cons­tan­te­men­te otras nue­vas.

Geo - - GEOVISIÓN -

A un ejem­plar que mi­de ca­si 30 me­tros de lon­gi­tud y pe­sa al­re­de­dor de 16 to­ne­la­das no se le pue­de re­pro­char que ten­ga buen ape­ti­to: has­ta su des­apa­ri­ción ha­ce 145 millones de años, los di­no­sau­rios del gé­ne­ro

Di­plo­do­cus pro­ba­ble­men­te se pa­sa­ban el día en­te­ro co­mien­do. Sus im­pre­sio­nan­tes man­dí­bu­las tri­tu­ra­ban ex­clu­si­va­men­te es­pe­cies ve­ge­ta­les, so­bre todo ho­jas de ár­bo­les y ar­bus­tos que es­tu­vie­ran a una al­tu­ra de has­ta diez me­tros. Y tam­po­co de­bían de des­pre­ciar las que cre­cían a ras de sue­lo. Se so­bre­en­tien­de que mas­ti­car ra­mas y ta- llos sin cesar no po­día ser muy bueno pa­ra el es­ta­do de su den­ta­du­ra.

Un equi­po de pa­leon­tó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses aca­ba de des­cu­brir por qué el Di­plo

do­cus no ter­mi­nó mu­rien­do de ham­bre pe­se al enor­me des­gas­te den­tal que pa­de­cía: los dien­tes de es­te di­no­sau­rio sim­ple­men­te vol­vían a cre­cer: no so­lo una vez, sino cons­tan­te­men­te y con gran ra­pi­dez. Se su­po­ne que le sa­lía una pie­za nue­va ca­da cin­co se­ma­nas, es de­cir unos 35 días.

Los in­ves­ti­ga­do­res han es­tu­dia­do al mi­cros­co­pio las fi­nas lí­neas de cre­ci­mien­to que per­mi­ten de­ter­mi­nar la edad de un dien­te, se­me­jan­tes a los ani­llos de cre­ci­mien­to de los ár­bo­les. La ve­lo­ci­dad del de­sa­rro­llo la cal­cu­la­ron des­de la di­fe­ren­cia de edad en­tre una pie­za to­da­vía en uso y su su­ce­so­ra que se es­ta­ba desa­rro­llan­do en la man­dí­bu­la. De es­ta ma­ne­ra lle­ga­ron a de­ter­mi­nar un pro­me­dio de 35 días.

Los cien­tí­fi­cos tam­bién han de­mos­tra­do el mis­mo fe­nó­meno en otro di­no­sau­rio her­bí­vo­ro, el Ca­ma­ra­sau­rus. Aun­que es­te tar­da­ba ca­si el do­ble que el Di­plo­do­cus en con­se­guir su den­ta­du­ra nue­va: 62 días.

El Di­plo­do­cus era un gi­gan­te in­sa­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.