Una ex­plo­ta­ción arries­ga­da

La ex­trac­ción de gas de es­quis­to es con­tro­ver­ti­da: pue­de con­ta­mi­nar las aguas freá­ti­cas e in­clu­so pro­vo­car te­rre­mo­tos.

Geo - - GEOVISIÓN -

Du­ran­te dé­ca­das, Es­ta­dos Uni­dos ha im­por­ta­do gas na­tu­ral. Aho­ra pue­den ex­por­tar­lo gracias a un mé­to­do de ex­trac­ción lla­ma­do “frac­tu­ra hi­dráu­li­ca” o frac­king.

Los ya­ci­mien­tos de gas o pe­tró­leo si­tua­dos en ca­pas de es­quis­to son inac­ce­si­bles a una per­fo­ra­ción co­rrien­te, so­lo pue­den ex­plo­tar­se con el nue­vo mé­to­do: in­yec­tar a pre­sión una mez­cla de agua, are­na y sus­tan­cias químicas, que rom­pe la pie­dra y pro­vo­ca grie­tas por las que se ex­trae el gas o el pe­tró­leo. El frac­king ha traí­do una fie­bre de ex­plo­ta­ción a EE UU. Pe­ro los ha­bi­tan­tes lo­ca­les lo te­men por las sus­tan­cias químicas, la po­ta­bi­li­dad del agua y los te­rre­mo­tos. Co­mo han de­mos­tra­do geó­lo­gos de la neo­yor­qui­na Co­lum­bia Uni­ver­sity, las ca­pas “re­lle­na­das” me­dian­te frac­king reac­cio­nan co­mo un “co­jín pre­su­ri­za­do”: gran­des te­rre­mo­tos a mi­les de ki­ló­me­tros pro­vo­can sa­cu­di­das en fallas es­ta­bles me­dian­te la trans­mi­sión de on­das sís­mi­cas. Los ex­per­tos ana­li­za­ron gran­des sis­mos en Chi­le, Ja­pón y Su­ma­tra. 20 me­ses des­pués re­la­cio­na­ron con ellos otros me­no­res en áreas de frac­king de EE UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.