Acua­rio en lu­gar de co­ci­na

Un zoo­ló­gi­co ma­rino in­glés sal­va la vi­da de un can­gre­jo gi­gan­te ja­po­nés pa­ra que ha­ga fe­liz a una hem­bra so­la.

Geo - - GEOVISIÓN -

Su destino pa­re­cía se­lla­do: a es­te can­gre­jo gi­gan­te ja­po­nés ( Ma­cro­chei­ra kaemp­fe­ri) lo trans­por­ta­ban a un mer­ca­do pa­ra con­ver­tir­lo en el pla­to es­te­lar de un fes­tín en To­kio. En lu­gar de eso, se con­vir­tió en la atrac­ción prin­ci­pal del Sea Life Cen­tre de Black­pool. El zoo­ló­gi­co ma­rino com­pró el om­ní­vo­ro, de nue­ve ki­los de pe­so, lo lle­vó en avión a In­gla­te­rra (en un tan­que es­pe­cial) y lo bau­ti­zó Big Daddy. De pin­za a pin­za mi­de 2,70 me­tros, el ma­yor can­gre­jo de Eu­ro­pa.

Des­pués de pa­sar va­rios me­ses en cua­ren­te­na en una pis­ci­na in­di­vi­dual, Big Daddy ha­ce aho­ra com­pa­ñía a una hem­bra, al­go más pe­que­ña que él. Es­pe­ran­do que los can­gre­jos gi­gan­tes, tam­bién co­no­ci­dos co­mo ara­ñas de mar, ten­gan des­cen­dien­tes, los em­plea­dos del Sea Life han au­men­ta­do li­ge­ra­men­te la tem­pe­ra­tu­ra del acua­rio. Al fin y al ca­bo, tam­bién sus con­gé­ne­res li­bres aban­do­nan el frío há­bi­tat, si­tua­do a 400 me­tros de pro­fun­di­dad fren­te a las is­las ja­po­ne­sas, pa­ra apa­rear­se en aguas más tem­pla­das. Es­pe­ra­mos que Big Daddy ha­ga ho­nor a su nom­bre.

De pin­za a pin­za, el can­gre­jo mi­de 2,70 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.