Piel mo­ja­da

Mu­chos pien­san que los de­dos se arru­gan en el agua por­que se em­pa­pan. Pe­ro no es cier­to.

Geo - - GEOVISIÓN -

Quien la­va un mon­tón de pla­tos o dor­mi­ta un rato en la ba­ñe­ra co­no­ce el fe­nó­meno: los de­dos se le arru­gan. La ma­yo­ría de la gen­te se lo ex­pli­ca pen­san­do que el agua se aden­tra en la piel y la ablan­da de ma­ne­ra que se for­man arru­gas. Lo mis­mo ocu­rre con los de­dos del pie.

Sin em­bar­go, la ver­da­de­ra cau­sa de es­te fe­nó­meno es otra: du­ran­te un pro­lon­ga­do con­tac­to con el agua, unos fi­ní­si­mos gló­bu­los de san­gre si­tua­dos de­ba­jo de la piel se en­co­gen: un pro­ce­so di­ri­gi­do por el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo. Es de­cir, las ye­mas de los de­dos no se hin­chan, sino, al con­tra­rio, se con­traen, dan­do ori­gen a las arru­gas.

Cien­tí­fi­cos de la bri­tá­ni­ca New­castle Uni­ver­sity han en­con­tra­do una ex­pli­ca­ción pa­ra las arru­gas, que, se­gún ellos, ayu­dan a aga­rrar ob­je­tos mo­ja­dos. Los in­ves­ti­ga­do­res pi­die­ron a los 20 par­ti­ci­pan­tes de un ex­pe­ri­men­to que tras­la­da­ran unas ca­ni­cas mo­ja­das y otras se­cas de un re­ci­pien­te a otro por es­tre­chas aber­tu­ras. El re­sul­ta­do: cuan­do te­nían los de­dos re­mo­ja­dos fue­ron más dies­tros y rá­pi­dos ma­ne­jan­do las ca­ni­cas mo­ja­das.

Los ex­per­tos han re­fle­xio­na­do en pro­fun­di­dad so­bre el sen­ti­do que es­to pue­de te­ner a ni­vel evo­lu­ti­vo, y se in­cli­nan por pen­sar que los de­dos arru­ga­dos ayu­da­ron an­ta­ño pa­ra bus­car co­mi­da en el agua. Los del pie, tam­bién arru­ga­dos, pu­die­ron ser­vir co­mo un aga­rre más se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.