NA­CE LA GRA­VI­TA­CIÓN

Geo - - DESDE EL BIG BANG -

A con­se­cuen­cia de la ex­pan­sión del es­pa­cio, el plas­ma cós­mi­co de par­tí­cu­las se en­fría. Los com­po­nen­tes del es­pa­cio tem­prano se trans­for­man un po­co al es­ti­lo del

agua, que for­ma cris­ta­les de hie­lo cuan­do caen las tem­pe­ra­tu­ras: pa­sa­das frac­cio­nes del pri­mer se­gun­do, la gra­vi­ta­ción (sim­bo­li­za­da por es­pi­ra­les li­las) se se­pa­ra de la fuer­za pri­mor­dial: por así de­cir­lo, sa­le de la fuer­za pri­mor­dial por efec­to del frío. La gra­vi­ta­ción cau­sa una

atrac­ción en­tre las par­tí­cu­las que re­vo­lo­tean por ahí, en­fren­tán­do­se a la pre­sión del es­pa­cio que se ex­pan­de. Pe­ro

no es lo bas­tan­te po­de­ro­sa pa­ra de­te­ner la ex­pan­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.