¿Di­rec­ción? Un es­pe­jis­mo

La Unión Eu­ro­pea y Chi­na pro­yec­tan re­vi­ta­li­zar la le­gen­da­ria ru­ta de la Se­da. Pa­ra ello in­vier­ten millones de eu­ros en la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras y vías de fe­rro­ca­rril en Asia cen­tral. Pe­ro es­tá por ver si se con­cre­ta so­bre el te­rreno un pro­pó­si­to en e

Geo - - DESDE EL BIG BANG - Tex­to: Flo­rian Ha­nig

Aquí de­be de te­ner una de sus es­ca­las la nue­va ru­ta de la Se­da, la ver­sión mo­der­na de la le­gen­da­ria red de ca­mi­nos co­mer­cia­les en­tre Eu­ro­pa y Asia, por la que se trans­por­ta­ron por pri­me­ra vez has­ta Eu­ro­pa, ha­ce ya unos 2.000 años, se­das de Chi­na, pi­mien­ta, mar­fil y pie­dras pre­cio­sas. Es­ta ru­ta fa­ci­li­tó las transac­cio­nes mer­can­ti­les y lle­vó al pri­mer flo­re­ci­mien­to del co­mer­cio mun­dial en el si­glo XIII, cuan­do, ba­jo do­mi­nio mon­gol, las ca­ra­va­nas de pro­duc­tos exó­ti­cos con­fluían en ciu­da­des co­mo Sa­mar­can­da, Bu­ja­rá, Bis­kek y Tas­kent. Mar­co Po­lo de­bió de re­co­rrer­la en su via­je a Pe­kín. Po­cas ru­tas han go­za­do de tan­to re­nom­bre en la his­to­ria. Aho­ra se quie­re es­cri­bir un nue­vo ca­pí­tu­lo.

Tras lar­gos y os­cu­ros años de do­mi­nio ru­so, pa­re­ce que la opu­len­cia ha re­gre­sa­do a Ba­kú, la ca­pi­tal de Azer­bai­yán. El sol se re­fle­ja en los cris­ta­les de los ho­te­les de cin­co es­tre­llas, los al­tos edi­fi­cios de ofi­ci­nas se ali­nean en la ave­ni­da que va al puer­to. De las tien­das de lu­jo de pres­ti­gio­sas mar­cas eu­ro­peas en el pa­seo ma­rí­ti­mo sa­len mu­je­res con el ca­be­llo al vien­to y ta­co­nes de agu­ja.

Pe­ro en el puer­to, an­ta­ño lu­gar de trans­bor­do co­mer­cial de los Es­ta­dos ri­be­re­ños del mar Cas­pio, cre­ce la ma­le­za en el ado­qui­na­do. En la ofi­ci­na de adua­nas no hay vi­gi­lan­te. En la dár­se­na los bar­cos crían moho.

¿Es­ta­mos en el si­tio co­rrec­to? In­ten­ta­mos ha­blar con unos adua­ne­ros que deam­bu­lan al­re­de­dor de una ba­rra­ca. Hoy no han vis­to nin­gún ca­mión. Al ale­jar­nos ve­mos có­mo se des­li­zan en el puer­to tres va­go­nes re­chi­nan-

Ba­kú, ca­pi­tal de Azer­bai­yán: ¿de­be con­ver­tir­se es­ta me­tró­po­li pe­tro­lí­fe­ra en ba­se de ope­ra­cio­nes pa­ra el trá­fi­co de mer­can­cías en­tre Eu­ro­pa y Asia?

do las rue­das. Car­gan tu­be­rías pa­ra la ins­ta­la­ción de oleo­duc­tos. Lue­go vuel­ve la cal­ma.

En las ofi­ci­nas de la com­pa­ñía es­ta­tal de na­ve­ga­ción del Cas­pio nos en­tre­vis­ta­mos con su vi­ce­ge­ren­te. Nos ex­pli­ca que dis­po­nen de un bar­co con ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar 38 ca­mio­nes. Pe­ro no sa­le a dia­rio, sino se­gún la de­man­da. Y no siem­pre via­ja a ple­na car­ga. Los con­duc­to­res de ca­mio­nes tie­nen que lla­mar con uno o dos días de an­te­la­ción. Aho­ra no hay nin­gu­na so­li­ci­tud.

¿Nos he­mos for­ma­do una idea equi­vo­ca­da? El con­cep­to de “ru­ta de la Se­da”, acu­ña­do en el si­glo XIX por el geó­gra­fo ale­mán Fer­di­nand von Richt­ho­fen, es am­bi­guo, pues­to que no de­sig­na una vía de co­mu­ni­ca­ción úni­ca, sino un en­tra­ma­do de ru­tas. So­lo una de ellas dis­cu­rría por Ba­kú, en­ton­ces la puer­ta del Cáu­ca­so. Tal vez el nue­vo con­cep­to de

“ru­ta de la Se­da” sea igual de im­pre­ci­so, aun­que en los úl­ti­mos años ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do un de­sa­rro­llo asom­bro­so.

Des­de la di­so­lu­ción de la URSS a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1990 al­gu­nas agen­cias de via­jes uti­li­zan el es­lo­gan de “nue­va ru­ta de la Se­da” en el di­se­ño de cir­cui­tos tu­rís­ti­cos por Asia cen­tral. El es­plen­dor del tér­mino pue­de eclip­sar la du­ra reali­dad: la ca­li­dad de los ho­te­les en mu­chas de las ex­re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas de­ja mu­cho que desear, la co­mi­da es in­sí­pi­da y las ca­rre­te­ras ado­le­cen a me­nu­do de un la­men­ta­ble es­ta­do de con­ser­va­ción.

Des­de una pers­pec­ti­va dis­tin­ta, el con­cep­to se re­fie­re a al­go mu­cho más im­por­tan­te: una nue­va red de vías co­mer­cia­les que si­gue las hue­llas de la an­ti­gua. En 1993 ocho Es­ta­dos cau­cá­si­cos y de Asia cen­tral fir­ma­ron un tra­ta­do con la Unión Eu­ro­pea pa­ra crear un co­rre­dor de trans­por­te en­tre Eu­ro­pa, el Cáu­ca­so y Asia: el pro­yec­to TRACECA. En 2001 se es­ta­ble­ció una se­cre­ta­ría per­ma­nen­te en Ba­kú, des­de don­de se han re­par­ti­do más de 168 millones de eu­ros pa­ra su fi­nan­cia­ción.

Por las mis­mas fe­chas, en el pe­rio­do de cam­bio de mi­le­nio, fi­nan­cie­ros es­pe­cia­lis­tas co­men­za­ron a ha­blar tam­bién de la nue­va ru­ta de la Se­da siem­pre que se re­fe­rían al cre­cien­te flu­jo de ca­pi­tal en­tre Chi­na y los paí­ses de Asia cen­tral y los Es­ta­dos ára­bes.

Fi­nal­men­te, des­de 2011, los mi­li­ta­res oc­ci­den­ta­les ha­blan de The New Silk Road cuan­do se les pre­gun­ta acer­ca del fu­tu­ro de Af­ga­nis­tán. Se­gún sus pla­nes, a par­tir de 2014 la re­ti­ra­da de los pe­sa­dos per­tre­chos de gue­rra se rea­li­za­rá por vías de trán­si­to pa­ra­le­las a la vie­ja ru­ta de la Se­da, ya que los ca­mi­nos de ac­ce­so al puer­to pa­quis­ta­ní de Ka­ra­chi se blo­quean cons­tan­te­men­te. Aún

más: tal y co­mo di­je­ron en una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en Nue­va York el mi­nis­tro ale­mán de Asun­tos Ex­te­rio­res, Wes­ter­we­lle, y la se­cre­ta­ria de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se, Hi­llary Clin­ton, Af­ga­nis­tán es­tá lla­ma­do a con­ver­tir­se en un pun­to de in­ter­cam­bio co­mer­cial en la nue­va ru­ta de la Se­da. The New Silk

Road es la ex­pre­sión pa­ra ima­gi­nar un Af­ga­nis­tán prós­pe­ro y pa­ci­fi­ca­do, que ya no ex­por­ta te­rro­ris­mo is­la­mis­ta, sino ar­tícu­los de con­su­mo in­dios y chi­nos ha­cia los Es­ta­dos ri­be­re­ños del gol­fo Pér­si­co y Eu­ro­pa.

En pre­sen­ta­cio­nes de Po­we­rPoint, li­bros, fo­lle­tos y ca­tá­lo­gos de agen­cias de via­jes y en los pro­gra­mas de fi­nan­cia­ción de la Unión Eu­ro­pea, la nue­va ru­ta de la Se­da es un he­cho cier­to. ¿Pe­ro exis­te en la reali­dad?

En la se­cre­ta­ría de TRACECA, con se­de en un pa­la­cio del cas­co vie­jo de Ba­kú, Sil­via Maf­fii, la di­rec­to­ra ita­lia­na, tra­ta de ex­pli­car­nos en un ma­pa por qué, a pe­sar de nues­tros es­fuer­zos, nos re­sul­ta tan di­fí­cil des­cu­brir so­bre el te­rreno esa vía de trans­por­te de mer­can­cías que se anun­cia por to­das par­tes en el pa­pel. Los ana­lis­tas que co­la­bo­ran con Maf­fii han se­ña­la­do los cos­tes del trans­por­te en con­te­ne­do­res por ca­da una de las ru­tas po­si­bles: los cos­tes aran­ce­la­rios y el di­ne­ro que los con­duc­to­res tie­nen que “sa­tis­fa­cer” en los con­tro­les du­ran­te su re­co­rri­do.

UNA DE LAS RU­TAS dis­cu­rre por Kir­gui­zis­tán, Uz­be­kis­tán, Ka­za­jis­tán, Azer­bai­yán y Geor­gia ha­cia Bul­ga­ria o Tur­quía, es de­cir, si­guien­do el tra­za­do de la vie­ja ru­ta de la Se­da. Pe­ro el tiem­po y los gas­tos in­ver­ti­dos en el tra­yec­to ca­si se tri­pli­can si se com­pa­ran con los cos­tes que re­quie­re la vía que trans­cu­rre al nor­te de la an­ti­gua ru­ta de la Se­da vía Ka­za­jis­tán y Ru­sia en di­rec­ción a Po­lo­nia. Aun así, si­gue sien­do más ren­ta­ble en­viar por bar­co un con­te­ne­dor des­de Chi­na a Eu­ro­pa: los cos­tes del tra­yec­to de Shang­hai a Ham­bur­go as­cien­den so­lo a unos 1.200 eu­ros. ¿Por qué in­vier­te di­ne­ro la Unión Eu­ro­pea

en es­ta vía de trans­por­te? Pa­ra lle­var mer­can­cías en­tre los paí­ses de la zo­na y des­de el nor­te de Chi­na ha­cia el Cáu­ca­so, bas­ta­ría la ru­ta ya exis­ten­te que atra­vie­sa Asia cen­tral, afir­ma Sil­via Maf­fii. La nue­va ru­ta de la Se­da es, so­bre todo, un pro­yec­to po­lí­ti­co. La Unión Eu­ro­pea pre­ten­de for­ta­le­cer la coope­ra­ción y las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre los Es­ta­dos de Asia cen­tral y el Cáu­ca­so, y con­tri­buir a la es­ta­bi­li­dad y la paz re­gio­na­les. Tam­bién pre­ten­de ofre­cer una al­ter­na­ti­va al ac­tual cen­tro de co­ne­xión de Ru­sia, ya que el ae­ro­puer­to de Mos­cú es aún el pun­to de trans­fe­ren­cia más rá­pi­do pa­ra cu­brir los des­ti­nos en­tre las ca­pi­ta­les de Asia cen­tral.

De mo­men­to, TRACECA ha res­pal­da­do unos 80 pro­yec­tos, pres­tan­do sus co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos, ex­pe­rien­cia y ase­so­ra­mien­to a, en­tre otros, la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras de nue­vo tra­za­do en Ta­yi­kis­tán y Kir­gui­zis­tán, las nue­vas ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias de Azer­bai­yán y los equi­pos de ra­dar en ae­ro­puer­tos.

LAS MA­YO­RES PO­SI­BI­LI­DA­DES de éxi­to de con­ver­tir la nue­va ru­ta de la Se­da en un co­rre­dor de trans­por­te de mer­can­cías, afir­ma un co­la­bo­ra­dor de TRACECA, las dis­pon­dría el en­la­ce de Khor­gos, pa­so fron­te­ri­zo en­tre Chi­na y Ka­za­jis­tán.

En In­ter­net en­con­tra­mos fo­tos im­pre­sio­nan­tes del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Coope­ra­ción Trans­fron­te­ri­za ka­za­jo-chino en Khor­gos, zo­na de li­bre co­mer­cio con sie­te ho­te­les de lu­jo, pa­be­llo­nes de ex­po­si­cio­nes y sa­las de con­fe­ren­cias. Ba­jo los flas­hes de los fo­tó­gra­fos, los re­pre­sen­tan­tes de los Go­bierno de am­bos paí­ses inau­gu­ra­ron el cen­tro en di­ciem­bre de 2011. En prin­ci­pio, el vi­si­tan­te es­tá au­to­ri­za­do a mo­ver­se li­bre­men­te du­ran­te 30 días, sin vi­sa­do, por un re­cin­to de 500 hec­tá­reas, en el que ade­más se han co­nec­ta­do las re­des fe­rro­via­rias de Chi­na y Ka­za­jis­tán, se­gún se in­for­ma en In­ter­net. En efec­to, en ju­lio de 2011 un tren de mer-

Asen­ta­mien­tos ma­si­vos pla­ni­fi­ca­dos y nue­vos en­cla­ves in­dus­tria­les de­be­rán trans­for­mar el no­roes­te de Chi­na en una zo­na de cre­ci­mien­tic

can­cías car­ga­do con pan­ta­llas de cris­tal lí­qui­do (LCD) y or­de­na­do­res por­tá­ti­les cu­brió por pri­me­ra vez el tra­yec­to des­de la me­tró­po­li chi­na de Chon­gqing –unos 30 millones de ha­bi­tan­tes– y la ciu­dad ale­ma­na de Duis­bur­go. El via­je du­ró tre­ce días, un aho­rro de tiem­po no­ta­ble con res­pec­to al trans­por­te ma­rí­ti­mo, que su­ma una me­dia de 36 días. ¿Se­rá el fe­rro­ca­rril el fu­tu­ro de la ru­ta de la Se­da, en lu­gar de los ca­mio­nes? Se­gún un in­for­me on­li­ne, de la re­vis­ta

News­week, Chi­na pro­yec­ta ex­ten­der su red fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad: 800 tre­nes de­be­rán co­nec­tar las gran­des ciu­da­des del país y al­gu­nos con­ti­nua­rán a Ber­lín y Lon­dres a ve­lo­ci­da­des ver­ti­gi­no­sas de has­ta 350 ki­ló­me­tros por ho­ra, su­pe­rio­res a las de los ale­ma­nes ICE o los ja­po­ne­ses Shin­kan­sen.

Pa­ra ello se han de cons­truir o re­cons­truir tres tra­za­dos: uno dis­cu­rri­ría des­de Pe­kín a Ró­ter­dam, a tra­vés de Mon­go­lia, Si­be­ria, Ru­sia, Bie­lo­rru­sia, Po­lo­nia y Ale­ma­nia. Los otros dos, por el sur y por el nor­te a lo lar­go de la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya. El pri­me­ro se ex­ten­de­ría des­de Chi­na me­ri­dio­nal a tra­vés de Myan­mar, Ban­gla­desh, In­dia, Pa­kis­tán, Af­ga­nis­tán, Irán y Tur­quía has­ta Gre­cia; y el se­gun­do, más cor­to, des­de Chi­na no­roc­ci­den­tal, si­guien­do la an­ti­gua ru­ta de la Se­da has­ta las vías de trán­si­to eu­ro­peas.

En es­tas re­gio­nes, ha­bi­ta­das en su ma­yor par­te por pue­blos túr­qui­cos mu­sul­ma­nes, el Go­bierno de Pe­kín ha es­ta­ble­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das en­cla­ves in­dus­tria­les pu­jan­tes don­de se han afin­ca­do millones de chi­nos de la et­nia han. Aquí, y no en el den­sa­men­te po­bla­do sur del país, el Go­bierno co­mu­nis­ta pre­vé las ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to. Y la co­ne­xión fe­rro­via­ria de la Chi­na no­ro­rien­tal con Eu­ro­pa no es un pro­yec­to tan ab­sur­do co­mo pa­re­ce, por­que a la ca­pi­tal de la re­gión au­tó­no­ma de Si­kiang –Urum­chi–, la se­pa­ran 3.300 ki­ló­me­tros del puer­to de Shang­hai, dis­tan­cia equi­va­len­te a más de la mi­tad del tra­yec­to en­tre Urum­chi y Vie­na.

Pa­ra los man­da­ta­rios chi­nos, es­cri­be la ex­per­ta en se­gu­ri­dad Christina Lin en un in­for­me del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos, Po­lí­ti­ca, Se­gu­ri­dad y Ase­so­ra­mien­to Eco­nó­mi­co con se­de Ber­lín (ISPSW, se­gún sus si­glas en ale­mán), las co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias no so­lo tie­nen una im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca, sino tam­bién geo­es­tra­té­gi­ca: en el ca­so de un con­flic­to con Es­ta­dos Uni­dos, la Quin­ta Flo­ta, es­ta­cio­na­da cer­ca del es­tre­cho de Or­muz, po­dría blo­quear las vías ma­rí­ti­mas en­tre Eu­ro­pa, los Es­ta­dos ára­bes y Chi­na y así do­ble­gar eco­nó­mi­ca­men­te a es­ta úl­ti­ma, al fal­tar­le pe­tró­leo pa­ra su in­dus­tria y no po­der des­pa­char sus mer­can­cías a Eu­ro­pa. Ade­más, la cons­truc­ción de vías fé­rreas, en mu­chos ca­sos im­pul­sa­da en el ex­tran­je­ro por pio­ne­ros chi­nos, per­mi­ti­ría al Go­bierno chino en­san­char su ám­bi­to de in­fluen­cia a otros Es­ta­dos, co­mo Myan­mar o Af­ga­nis­tán.

Via­ja­mos du­ran­te cin­co ho­ras en co­che des­de el ae­ro­puer­to de la ciu­dad ka­za­ja de Al­maty has­ta Khor­gos. La ca­rre­te­ra cru­za bos­ques de abe­du­les, lue­go bor­dea es­car­pa­das gar­gan­tas de are­nis­ca roja y al fi­nal nos con­du­ce a un de­sier­to pe­dre­go­so, en cu­yos bor­des se ob­ser­va el per­fil que­bra­do de las mon­ta­ñas de Tián.

EN LAS ÁREAS DE DES­CAN­SO de ca­mio­ne­ros se sir­ve el desa­yuno: chuleta con pu­ré de pa­ta­tas. ¿Man­te­qui­lla, pan o mer­me­la­da? El ca­ma­re­ro de­nie­ga mal­hu­mo­ra­do: Niet.

Sin sa­ber muy bien có­mo, lle­ga­mos an­te una puer­ta en la que se lee el ró­tu­lo Khor­gos

In­ter­na­tio­nal Cen­ter. El fun­cio­na­rio de adua­na ka­za­jo sa­cu­de la ca­be­za: de­be­mos per­ma­ne­cer tras la ba­rre­ra. ¿Y qué pa­sa con la exen­ción de vi­sa­do pa­ra una es­tan­cia má­xi­ma de 30 días? De­nie­ga con la ca­be­za. ¿Y qué ha si­do de los ho­te­les de cin­co es­tre­llas? Niet. ¿Y del cen­tro de con­gre­sos? ¡ Niet! La zo­na de li­bre co­mer­cio, se­gún nos pa­re­ce, no es más que un es­pe­jis­mo de In­ter­net: se ve ní­ti­da­men­te en la red, pe­ro su ma­te­ria­li­za­ción no exis­te. No es más que una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios vir­tual.

En la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril, tam­bién en­con­tra­mos las puer­tas de ac­ce­so ce­rra­das al pú­bli­co; so­lo se ven dos o tres per­so­nas. No obs­tan­te, al fon­do se ob­ser­va un po­co de ac­ti­vi­dad: se es­tán tras­la­dan­do al­gu­nos con­te­ne­do­res des­de el an­cho de vía es­tán­dar, co­mo el usa­do en Chi­na y Eu­ro­pa, al “an­cho ru­so”, un po­co más am­plio. Por lo de­más, no se ad­vier­te mu­cho más mo­vi­mien­to. Un par de ki­ló­me­tros más ade­lan­te nos reu-

ni­mos al fin con ellos: seis con­duc­to­res de ca­mio­nes tur­cos. Sen­ta­dos en si­llas de cam­ping en­tre tres ca­mio­nes ar­ti­cu­la­dos apar­ca­dos, es­pe­ran des­de ha­ce cin­co días. Isan Ha­sem, el más ve­te­rano, lle­va do­ce cu­brien­do el tra­yec­to de Chi­na a Ar­me­nia, Geor­gia y Azer­bai­yán. A ve­ces pa­sa dos o tres me­ses en ca­rre­te­ra, sin vol­ver a casa. ¿A él le me­re­ce la pe­na el puen­te te­rres­tre Chi­na-Tur­quía? Ha­sem sa­cu­de la ca­be­za y se ríe.

La car­ga que él trans­por­ta no tie­ne co­mo destino Tur­quía, pues es allí don­de se pro­du­ce. Los pro­duc­tos se dis­tri­bu­yen en Azer­bai­yán, Geor­gia y Ar­me­nia, paí­ses sin in­dus­tria. Se tra­ta de un co­mer­cio en­tre paí­ses, no a lo lar­go de to­da la ru­ta de la Se­da. El tra­duc­tor aña­de: en reali­dad a los chi­nos so­lo se les de­be­ría com­prar ve­neno. Su me­jor pro­duc­to es el ra­ti­ci­da. Todo lo de­más que vie­ne de Chi­na es de pa­co­ti­lla.

Al día si­guien­te te­le­fo­nea­mos a la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria de la cons­truc­ción del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Co­mer­cio, en Khor­gos, pa­ra in­da­gar al­gún da­to es­cla­re­ce­dor so­bre las obras. Nues­tros in­ter­lo­cu­to­res chi­nos nos in­for­man de que los ca­si­nos de jue­go ya es­tán en fun­cio­na­mien­to. ¿Se tra­ta de uno de los pro­yec­tos que pu­sie­ron en mar­cha los chi­nos, pe­ro es­tan­ca­do por la fal­ta de op­ti- mis­mo de sus so­cios cen­troa­siá­ti­cos? Im­po­si­ble ob­te­ner más de­ta­lles. Y la di­rec­ción que fi­gu­ra en la web no la co­no­ce nin­gún ta­xis­ta en Al­maty. Cuan­do tra­ta­mos de lo­ca­li­zar­lo con el GPS apa­re­ce­mos en un pra­do.

Nues­tro in­ten­to de ave­ri­guar al­go más en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Al­maty so­bre el co­mer­cio chino-ka­za­jo re­sul­ta un fra­ca­so. De la re­cep­ción nos re­mi­ten a una en­tra­da la­te­ral. Allí, dos sol­da­dos nos in­di­can un nú­me­ro de te­lé­fono pe­ga­do en una eti­que­ta de la puer­ta. No exis­te. CUAN­DO A ÚL­TI­MA HO­RA de la tar­de in­ten­ta­mos lo­ca­li­zar un res­tau­ran­te chino, nues­tro chó­fer de ori­gen kir­gui­zo se asom­bra: ¿co­ci­na chi­na? ¡Tie­ne gu­sa­nos en la car­ne, los in­gre­dien­tes crían moho! Fi­nal­men­te co­me­mos borsch, la tí­pi­ca so­pa de ver­du­ras ucra­nia­na.

Es­te mo­men­to re­pre­sen­ta el adiós de­fi­ni­ti­vo a la idea ro­mán­ti­ca de la ru­ta de la Se­da que nos re­sis­tía­mos a acep­tar; al en­can­to de las imá­ge­nes de via­je­ros reuni­dos al atar­de­cer en torno a una fo­ga­ta, es­cu­chan­do his­to­rias de ár­bo­les de la se­da, ciu­da­des fa­bu­lo­sas, mon­jes, santos y gue­rre­ros. Y a que por aque­lla ru­ta no so­lo cir­cu­la­ban es­pe­cias y de­li­ca­tes­sen, sino tam­bién ideas, mo­das y nue­vas re­li­gio­nes. El bu­dis­mo se ex­pan­dió por la ru­ta de la Se­da des­de la In­dia has­ta Chi­na a tra­vés de Af­ga­nis­tán. Más tar­de el is­lam se­gui­ría la mis­ma vía de pe­ne­tra­ción.

Por las vías del fe­rro­ca­rril, si es que al­gún día aca­ban de cons­truir­se, por los oleo­duc­tos y las au­to­pis­tas, las mer­can­cías se trans­por­ta­rán a to­da ve­lo­ci­dad a tra­vés de Asia cen­tral, sin que la po­bla­ción las vea. Si es que ver­da­de­ra­men­te cir­cu­lan por es­te ca­mino...

De mo­men­to, afir­ma Rein­hard Krumm, di­rec­tor de re­la­cio­nes con Eu­ro­pa cen­tral y orien­tal de la Fun­da­ción Frie­drich Ebert, “no exis­te un flu­jo digno de men­ción a lo lar­go de la nue­va ru­ta de la Se­da. Ni si­quie­ra un ria­chue­lo”. La des­con­fian­za en­tre los Es­ta­dos es enor­me, y tam­bién ha­cia Chi­na y Ru­sia. Es­tos gran­des paí­ses de­ben su pros­pe­ri­dad más que al co­mer­cio, a la ri­que­za de ma­te­rias pri­mas de su sue­lo: pe­tró­leo, gas y ura­nio. Krumm ha vi­vi­do cua­tro años en Tas­kent, la ca­pi­tal de Uz­be­kis­tán. Y ha po­di­do com­pro­bar que, mien­tras en Eu­ro­pa se de­rri­ba­ban fron­te­ras, en­tre Uz­be­kis­tán, Ka­za­jis­tán, Kir­gui­zis­tán, Ta­yi­kis­tán y Turk­me­nis­tán se le­van­ta­ban nue­vas. En reali­dad, re­su­me Krumm, se pue­de de­cir que “la nue­va ru­ta de la Se­da, co­mo bi­sa­gra en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, es una qui­me­ra”.

Fo­tos: Pas­cal Mai­tre

Urum­chi, ca­pi­tal de la re­gión au­tó­no­ma de Si­kiang (Chi­na), es­tá a unos 600 ki­ló­me­tros al es­te de la fron­te­ra de Ka­za­jis­tán.

El trans­bor­da­dor Za­ri­fa Ali­yev co­mu­ni­ca Ba­kú con Ka­za­jis­tán a tra­vés del mar Cas­pio. La ma­yor par­te de la car­ga la cons­ti­tu­yen los tan­ques cis­ter­na pa­ra el trans­por­te de pe­tró­leo y de­ri­va­dos. Azer­bai­yán con­fía en que al­gún día las transac­cio­nes co­mer­cia­les con Chi­na tam­bién pue­dan lle­var­se a ca­bo por es­ta vía.

Ba­kú bri­lla por sus bou­ti­ques y gran­des edi­fi­cios re­fle­ja­dos en las aguas del Cas­pio (dcha).

Los ca­mio­ne­ros lle­ga­dos de Tur­quía ha­cen sus com­pras en la zo­na sur de la ca­pi­tal: jun­to a la adua­na de Sa­da­rak se en­cuen­tra el ma­yor ba­zar

del Cáu­ca­so (aba­jo).

La me­sa cu­bier­ta de vian­das: los via­je­ros de­gus­tan un pic­nic al ai­re li­bre en Ak Byik, en­tre la ciu­dad de Qysy­lor­da y Ta­ras, en Ka­za­jis­tán.

El trans­por­te por vía te­rres­tre a tra­vés de la ru­ta de la Se­da po­dría ser una al­ter­na­ti­va al co­mer­cio ma­rí­ti­mo, so­bre todo por el aho­rro de tiem­po, siem­pre que los Es­ta­dos por los que dis­cu­rre coope­ra­ran en la cons­truc­ción de una red de in­fraes­truc­tu­ras ade­cua­das.

Res­tau­ran­te tra­di­cio­nal en el cas­co an­ti­guo de Gul­ja o Yi­ning.

Nie­va so­bre la ciu­dad de Gul­ja (iz­da). Aba­jo: pa­go­da y mez­qui­ta en el cen­tro de la mis­ma lo­ca­li­dad. Por la ru­ta de la Se­da tam­bién se di­fun­die­ron cre­dos re­li­gio­sos, pri­me­ro el bu­dis­mo y des­pués el is­lam, hoy en día do­mi­nan­te en la zo­na.

En­tre Urum­chi y Tur­pan dis­cu­rre una au­to­pis­ta a tra­vés del par­que eó­li­co de Da­ban­cheng, una de las ma­yo­res cen­tra­les de ener­gía de es­te ti­po

en el mun­do.

Ca­mio­nes atra­pa­dos en la nie­ve: las ca­rre­te­ras en mal es­ta­do, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas di­fí­ci­les y los ele­va­dos pa­gos a fun­cio­na­rios co­rrup­tos com­pli­can el re­pun­te de la ru­ta de la Se­da co­mo prin­ci­pal vía co­mer­cial en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.