EL COS­MOS DE LOS DIO­SES

Du­ran­te mu­cho tiem­po hu­bo que adi­vi­nar, más que re­co­no­cer, lo que es­con­dían los re­lie­ves del te­cho en la an­te­sa­la del tem­plo egip­cio de Hat­hor, en Den­de­ra. Has­ta que lle­gó una ar­queó­lo­ga fran­ce­sa con el fir­me pro­pó­si­to de li­be­rar de pol­vo y ho­llín las imá

Geo - - DESDE EL BIG BANG - Tex­to: Jür­gen Bis­choff Fo­tos: Sandro Van­ni­ni

Ra abrió los ojos en el in­te­rior de una flor de lo­to cuan­do sa­lió del océano ori­gi­nal. Un lí­qui­do bro­tó de sus ojos y ca­yó al sue­lo. Se con­vir­tió en una her­mo­sa mu­jer a la que bau­ti­za­ron con el nom­bre de “El oro de los dio­ses”: Hat­hor, la se­ño­ra de Den­de­ra.

Hat­hor, la dio­sa del amor, la be­lle­za, la mú­si­ca y la ale­gría: una hi­ja del dios del Sol Ra, na­ci­da de una lá­gri­ma. Así lo re­pre­sen­ta­ron los que edi­fi­ca­ron los tem­plos de Den­de­ra en aquel edi­fi­co que cons­tru­ye­ron ha­ce unos 2.000 años en ho­nor a la dio­sa. Con 81 me­tros de lon­gi­tud, has­ta 35 de an­cho y una al­tu­ra que lle­ga a ser ca­si la de un edi­fi­cio de cin­co plan­tas, el san­tua­rio de Hat­hor es uno de los tem­plos me­jor con­ser­va­dos de todo Egip­to. Y aho­ra, de nue­vo, uno de los más es­plen­do­ro­sos.

Las hue­llas del cul­to a Hat­hor en es­ta ciu­dad a ori­llas del Nilo se re­mon­tan has­ta el ter­cer mi­le­nio an­tes de nues­tra era, cuan­do se cons­tru­ye­ron en Gi­za y en otras par­tes las pi­rá­mi­des, las tum­bas más im­pre­sio­nan­tes de la his­to­ria. Es pro­ba­ble que las pri­me­ras edi­fi­ca­cio­nes en ho­nor a la dio­sa fue­ran de­rrui­das, pe­ro el tem­plo con­ser­va­do da­ta de la épo­ca en que la di­nas­tía gre­co-ma­ce­do­nia de los pto­lo­meos go­ber­nó el reino de los fa­rao­nes. El 16 de ju­lio del año 54 an­tes de nues­tra era, se ini­cia­ron las obras del tem­plo ba­jo el reino de Pto­lemeo XII. Pa­sa­ron más de 25 años has­ta que los sa­cer­do­tes pu­die­ron em­pe­zar su ser­vi­cio en el tem­plo. Aún más tar­de, cuan­do los ro­ma­nos ya do­mi­na­ban el reino a ori­llas del Nilo y lo ha­bían con­ver­ti­do en su gra­ne­ro, co­men­za­ron las obras pa­ra la im­po­nen­te an­te­sa­la, so­por­ta­da por 24 enor­mes pi­la­res cu­yos ca­pi­te­les for­ma­ron un ros­tro cuá­dru­ple de la dio­sa del amor. Sus pa­re­des y sus te­chos se cu­brie­ron con ins­crip­cio­nes e imá­ge­nes mi­to­ló­gi­cas.

El nue­vo san­tua­rio se con­ser­vó du­ran­te un par de si­glos, pe­ro con el au­ge del cris­tia­nis­mo per­dió mu­cha im­por­tan­cia. Una igle­sia copta cons­trui­da a fi­na­les del si­glo V prue­ba el cam­bio en el sis­te­ma de va­lo­res re­li­gio­sos. Los nue­vos ha­bi­tan­tes cris­tia­nos po­bla­ron la zo­na an­te­rior­men­te sa­gra­da y usa­ron el enor­me tem­plo co­mo vi­vien­da. Bo­rra­ron de los pi­la­res los re­tra­tos de los dio­ses del An­ti­guo Egip­to, el ho­llín de sus fue­gos cu­brió con una grue­sa ca­pa ma­rrón la fies­ta ico­no­grá­fi­ca ce­le­bra­da en las pa­re­des y los te­chos a lo lar­go de los si­glos. Y con el pa­so del tiem­po, in­clu­so la pro­pia cons­truc­ción de­sa­pa­re­ció de­ba­jo de un mon­tón de are­na y es­com­bros.

Fue una suer­te. Cuan­do ex­plo­ra­do­res eu­ro­peos re­des­cu­brie­ron el tem­plo a prin­ci­pios del si­glo XIX, en­con­tra­ron tam­bién de­ba­jo de los es­com­bros de­ja­dos por los co­lo­nos cop­tos la edi­fi­ca­ción de la era gre­co­rro­ma­na ca­si in­tac­ta. Los eu­ro­peos se que­da­ron pe­tri­fi­ca­dos, asom­bra­dos an­te se­me­jan­te de­rro­che de imá­ge­nes en el in­te­rior del san­tua­rio. Una cu­rio­sa re­pre­sen­ta­ción del cie­lo, re­don­da y con los sig­nos del zo­dia­co, atra­jo es­pe­cial­men­te el in­te­rés de los ex­plo­ra­do­res. Con la ayu­da de pól­vo­ra sa­ca­ron de la pa­red el re­lie­ve de are­nis­ca de 2,25 me­tros de diá­me­tro y se lo lle­va­ron a Pa­rís. Allí si­gue sien­do hoy en día una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes del mu­seo del Lou­vre. Aná­li­sis re­cien­tes si­túan la cons­te­la­ción re­pre­sen­ta­da en el círcu­lo ce­les­te en las se­ma­nas en­tre ju­nio y agos­to del año 50 a. de C.

Los cons­truc­to­res an­ti­guos tam­bién re­fle­ja­ron la dis­po­si­ción de las es­tre­llas en el te­cho de la an­te­sa­la en for­ma de seis re­lie­ves de 25 me­tros de lon­gi­tud. Dos re­lie­ves ex­te­rio­res re­co­gen una par­te de las cons­te­la­cio­nes, mos­tran­do có­mo la dio­sa ce­les­te es de­vo­ra­da por el Sol y por la no­che, vol­vien­do a ser alum­bra­da a la ma­ña­na si­guien­te. “Los dos re­lie­ves del me­dio se de­di­can en­tre­ra­men­te al ci­clo del día y la no­che, mien­tras que los dos in­te­rio­res en cam­bio tra­zan la tra­yec­to­ria del Sol y la Lu­na”, ex­pli­ca la egip­tó­lo­ga y ex­per­ta en cien­cias de la re­li­gión, Ale­xan­dra von Lie­ven. “La in­ter­pre­ta­ción mi­to­ló­gi­ca de los fe­nó­me­nos as­tro­nó­mi­cos es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de la re­li­gión egip­cia an­ti­gua. El Sol, la Lu­na y los pla­ne­tas se con­ci­bie­ron co­mo dio­ses, el cie­lo per­so­ni­fi­ca­ba una dio­sa.”

Gracias a la la­bor in­can­sa­ble de una ar­queó­lo­ga fran­ce­sa, las imá­ge­nes mi­to­ló­gi­cas en la an­te­sa­la del tem­plo de Den­de­ra vuel­ven a lu­cir ca­si con la mis­ma fuer­za y los mis­mos co­lo­res que cuan­do fue­ron crea­dos. Syl­vie Cau­vi­lle ha de­di­ca­do más de 25 años a la in­ves­ti­ga­ción del tem­plo de Hat­hor. Ha do­cu­men­ta­do, ana­li­za­do y tra­du­ci­do las ins­crip­cio­nes mi­le­na­rias; sus pu­bli­ca­cio­nes al res­pec­to lle­nan fá­cil­men­te va­rias es­tan­te­rías. Pe­ro su ma­yor mé­ri­to es, ca­si con se­gu­ri­dad, la res­tau­ra­ción de los re­lie­ves ce­les­tia­les de la an­te­sa­la del tem­plo de Hat­hor.

Du­ran­te cin­co años de ar­dua la­bor, Cau­vi­lle li­be­ró las an­ti­guas obras de ar­te del pol­vo y el ho­llín de si­glos con la ayu­da de un equi­po de 50 per­so­nas, en­tre ellos re­co­no­ci­dos res­tau­ra­do­res de uni­ver­si­da­des egip­cias. En­tre 2006 y 2011, el equi­po, subido so­bre an­da­mios de va­rios me­tros de al­tu­ra, ex­traía cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro las an­ti­guas pin­tu­ras y las traía de nue­vo a la luz, con los co­lo­res ori­gi­na­les de ha­ce 2.000 años. El re­sul­ta­do es lo que hoy se co­no­ce ya co­mo la Ca­pi­lla Six­ti­na de Egip­to.

El fo­tó­gra­fo Sandro Van­ni­ni vi­ve a ca­ba­llo en­tre Viterbo, en su Ita­lia na­tal, y El Cai­ro. Se ha es­pe­cia­li­za­do en obras de ar­te del An­ti­guo Egip­to. En Den­de­ra ha lo­gra­do fo­to­gra­fiar los re­lie­ves ubi­ca­dos en el te­cho des­de el sue­lo y con luz na­tu­ral. Pa­ra ca­da ima­gen pa­no­rá­mi­ca reali­zó un to­tal de 24 to­mas en al­ta re­so­lu­ción que lue­go en­sam­bló en el or­de­na­dor. “En es­te pro­ce­so pu­de adap­tar los va­lo­res de lu­mi­no­si­dad de tal mo­do que lo­gré que ca­da ima­gen fi­nal es­tu­vie­ra ilu­mi­na­da de for­ma ho­mo­gé­nea.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.