“MU­CHAS CER­TE­ZAS SE RES­QUE­BRA­JAN “

Bruno Zan­zot­te­ra fo­to­gra­fía la vi­da de los pue­blos in­dí­ge­nas des­de ha­ce 30 años. El tra­ba­jo ha cam­bia­do su per­cep­ción del mun­do.

Geo - - DESDE EL BIG BANG -

GEO: ¿Por qué eli­gió es­te cam­po de es­tu­dio?

Bruno Zan­zot­te­ra: Fue a raíz de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en 2009, don­de leí que la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial vi­vi­ría en las ciu­da­des en el fu­tu­ro. Me in­tere­só de­di­car mi aten­ción a las gen­tes que no so­lo vi­ven de la tie­rra, sino a las que la na­tu­ra­le­za obli­ga a adap­tar­se a cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les en de­sier­tos, mon­ta­ñas, bos­ques... GEO: Los pue­blos que us­ted re­tra­ta vi­ven en lu­ga­res del mun­do dis­tan­tes. ¿Qué tie­nen en co­mún? –Hay dos ele­men­tos que se reite­ran. Pri­me­ro, un mar­ca­do sen­ti­do de la hos­pi­ta­li­dad, esa cua­li­dad de aco­ger con ge­ne­ro­si­dad a los in­vi­ta­dos o ex­tra­ños, per­di­da en nues­tras so­cie­da­des ur­ba­nas. Pa­ra los mon­go­les, que en in­vierno vi­ven a me­nos 40 gra­dos cen­tí­gra­dos, o pa­ra los afar del Cuerno de Áfri­ca, que so­por­tan las má­xi­mas tem­pe­ra­tu­ras de la Tie­rra, lo más na­tu­ral es pres­tar­se ayu­da mu­tua, ofre­cien­do un té o aco­gien­do en su ho­gar a cual­quier per­so­na, sea un ve­cino o un fo­ras­te­ro. El se­gun­do as­pec­to es el or­gu­llo por su mo­do de vi­da. Al re­gre­sar de mis via­jes, me sen­tía in­có­mo­do cuan­do al­guien ex­cla­ma­ba al ver las fo­to­gra­fías: “¡Oh, esa po­bre gen­te!” La po­bre­za no tie­ne na­da que ver con ca­re­cer de co­che, te­le­vi­sor o ne­ve­ra. Cuan­do re­co­rría a pie el de­sier­to con los tua­reg o los bi­de­yat, con agua en un odre de piel de ca­bra, tor­tas de ha­ri­na y una man­ta, no sen­tía es­tar en­tre gen­te po­bre. Na­da de lo que no­so­tros con­si­de­ra­mos co­mo ri­que­zas les ha­ce fal­ta pa­ra vi­vir. GEO: ¿Tu­vo pro­ble­mas pa­ra ser acep­ta­do co­mo fo­tó­gra­fo? –Siem­pre con­se­guí in­te­grar­me en el gru­po y no cen­trar­me en mi per­so­na. Es muy im­por­tan­te adap­tar­te al rit­mo de tus an­fi­trio­nes, ser pa­cien­te y re­co­no­cer el mo­men­to ade­cua­do de ha­cer fo­to­gra­fías, y el de evi­tar­las. Así me he lle­ga­do a en­ten­der bas­tan­te bien in­clu­so con los afar, pue­blo al que se con­si­de­ra vio­len­to y po­co fia­ble. A

ve­ces es cues­tión de de­ta­lles. Por ejem­plo, al des­pla­zar­me a pie a un lu­gar re­cón­di­to, in­clu­so cuan­do se po­día ac­ce­der en co­che. O al com­par­tir mi co­mi­da con ellos. GEO: ¿Có­mo ha mo­di­fi­ca­do la ex­pe­rien­cia sus pun­tos de vis­ta? –He re­la­ti­vi­za­do los va­lo­res oc­ci­den­ta­les. Por ejem­plo, la es­cue­la, que es sa­gra­da pa­ra no­so­tros, en otras so­cie­da­des tie­ne me­nos re­le­van­cia. En­tre los sam­bu­ru de Ke­nia, yo do­né li­bros a una es­cue­la. Así tran­qui­li­za­ba mi con­cien­cia. Pe­ro al con­ver­sar con los pa­dres cons­ta­té que so­lo en­via­ban al co­le­gio a los “ma­los” alum­nos, es de­cir, a los hi­jos que no eran ca­pa­ces de cui­dar de los re­ba­ños. Los “bue­nos” de­bían per­ma­ne­cer jun­to a sus pa­dres por­que los ne­ce­si­ta­ban pa­ra la eco­no­mía fa­mi­liar. En Con­go, aun­que los ni­ños pig­meos van a la es­cue­la, no ha­cen exá­me­nes por­que los pa­dres lo con­si­de­ran su­per­fluo. Apren­der a leer o sa­ber arit­mé­ti­ca bá­si­ca no son ven­ta­jas pa­ra es­tas gen­tes, que al emi­grar a las ciu­da­des, sue­len ser mar­gi­na­das. Ade­más, la es­cue­la con­tri­bu­ye a que los ni­ños se dis­tan­cien de su pue­blo y se vean obli­ga­dos a tra­ba­jar co­mo jor­na­le­ros o a men­di­gar. GEO: ¿Quie­re es­to de­cir que el fo­men­to de la edu­ca­ción de es­tas per­so­nas no es acon­se­ja­ble? –Lo que yo in­ten­to ex­pli­car es que las co­sas sue­len ser más com­ple­jas de lo que no­so­tros cree­mos. En Zam­bia, coin­ci­dí con una ONG que cons­truía un pozo pa­ra aho­rrar a las mu­je­res una caminata de cua­tro ki­ló­me­tros. ¿Quién pon­dría pe­gas a es­ta ini­cia­ti­va? Des­pués, caí en la cuen­ta de que ese re­co­rri­do dia­rio es un tiem­po de li­ber­tad pa­ra ellas. Mien­tras van a los po­zos, dis­fru­tan ha­cién­do­se con­fi­den­cias y es­tre­chan­do amis­ta­des, le­jos del opre­si­vo mun­do mas­cu­lino. Es­to des­apa­re­ce­ría si el pozo es­tu­vie­ra en el cen­tro de la al­dea. Aho­ra pon­go en du­da nues­tras cer­te­zas.

El ita­liano Bruno Zan­zot­te­ra, na­ci­do en 1957, sien­te fas­ci­na­ción des­de ni­ño por las cul­tu­ras fo­rá­neas. Con 17 años, y si­guien­do el ras­tro de los cel­tas, hi­zo su pri­mer via­je de ex­plo­ra­ción a las Is­las Shetland. Con 22 atra­ve­só el Sáhara en un Peu­geot 404 se­mi­des­tar­ta­la­do. La ima­gen mues­tra al fo­tó­gra­fo du­ran­te el des­cen­so a un pozo en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Efe y mbu­ti

El bos­que hú­me­do tro­pi­cal de Itu­ri, en la re­gión fo­res­tal de CON­GO, ocu­pa un área de cer­ca de 70.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Con ca­da ár­bol que se ta­la se re­du­ce el há­bi­tat de las et­nias mbu­ti y efe, una po­bla­ción de pig­meos de la zo­na de Áfri­ca cen­tral, co­mo los que apa­re­cen en la ima­gen. Ca­da día son más los que emi­gran a las gran­des ciu­da­des y aban­do­nan sus tra­di­cio­nes y cul­tu­ra.

Hun­zu­kuc

Los puen­tes col­gan­tes son un ries­go co­ti­diano pa­ra los hun­zu­kuc, ha­bi­tan­tes del va­lle del Hun­za, al nor­te de PA­KIS­TÁN. Al cru­zar­los, sue­len car­gar con un far­do muy vo­lu­mi­no­so, igual que cuan­do ca­mi­nan por los an­gos­tos sen­de­ros mon­ta­ño­sos. Su nom­bre de­ri­va de Hun­za, río cu­yo cau­dal cre­ce en pri­ma­ve­ra con las aguas del des­hie­lo de los gla­cia­res de la cor­di­lle­ra del Ka­ra­kó­rum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.