AGUA

UN RE­CUR­SO TAN ES­CA­SO CO­MO VI­TAL

Geo - - DESDE EL BIG BANG - L MUN­DO AN­DA

Millones de per­so­nas ca­re­cen de agua po­ta­ble, y el cam­bio cli­má­ti­co ame­na­za con agra­var es­ta si­tua­ción. En un país tan ári­do co­mo Es­pa­ña, un in­ge­nio­so dis­po­si­ti­vo

ofre­ce la po­si­bi­li­dad de aho­rrar a la vez agua, ener­gía, di­ne­ro y emi­sio­nes.

RE­CU­PE­RAR EL AGUA FRÍA QUE SE PIER­DE AN­TES DE CA­LEN­TAR­LA

AHO­RRÍA 350 MILLONES DE M3

Eca­da vez más es­ca­so de agua dul­ce, la fuen­te de to­da vi­da en el pla­ne­ta. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y Uni­cef es­ti­man que al me­nos 783 millones de per­so­nas (el 11% de la po­bla­ción del glo­bo) ca­re­cen de agua po­ta­ble. De ellos, 185 millones de­pen­den pa­ra su abas­te­ci­mien­to de aguas su­per­fi­cia­les sin tra­tar. Y unos 2.500 millones si­guen sin dis­po­ner de sis­te­mas de sa­nea­mien­to ade­cua­dos.

El cam­bio cli­má­ti­co, el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co (se­re­mos 9.000 millones de per­so­nas den­tro de un par de ge­ne­ra­cio­nes), el de­sa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas (agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría ab- sor­ben el 70% del agua dul­ce) y la con­ta­mi­na­ción de los ríos, la­gos y acuí­fe­ros son los fac­to­res que re­du­cen día a día nues­tras re­ser­vas.

Se­gún las pre­vi­sio­nes de los ex­per­tos, pa­ra 2030, la mi­tad de los ha­bi­tan­tes de la Tie­rra po­dría vi­vir en zo­nas con in­su­fi- cien­tes re­cur­sos hí­dri­cos, ci­fra­dos en mil me­tros cú­bi­cos por ha­bi­tan­te y año. Muy le­jos de es­ta ci­fra es­tán 300 millones de afri­ca­nos, y do­ce paí­ses de Orien­te Me­dio y Asia oc­ci­den­tal, que vi­ven ya con la mi­tad de esa can­ti­dad. El 85% de la hu­ma­ni­dad ha­bi­ta en el he­mis­fe­rio más ári­do del glo­bo. El agua se con­ver­ti­rá en un ele­men­to tan va­lio­so que po­dría ser la cau­sa de gue­rras en un fu­tu­ro no muy le­jano.

Es­pa­ña, uno de los paí­ses con me­nos agua de Eu­ro­pa, va a ser con se­gu­ri­dad el más per­ju­di­ca­do del con­ti­nen­te por el ca­len­ta­mien­to glo­bal. El Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC), el gru­po de ex­per­tos de 195 paí­ses con­vo­ca­do por Na­cio­nes Uni­das pa­ra es­tu­diar es­te pro­ble­ma, va­ti­ci­na pa­ra nues­tra pe­nín­su­la un in­cre­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas diur­nas de en­tre 5 y 8 gra­dos en­tre los años 2046 y 2065. Las pre­ci­pi­ta­cio­nes des­cen­de­rán de un 10% a un 20%, cae­rán en pi­ca­do la hu­me­dad y la nu­bo­si­dad y el ni­vel anual de es­co­rren­tías (el agua de llu­via que lle­ga a los ríos y a los em­bal­ses) se des­plo­ma­rá un 40%.

La re­duc­ción dra­má­ti­ca del cau­dal de los ríos po­dría pro­vo­car, en­tre otros efec­tos, la caí­da de un 20% de la pro­duc­ción agrí­co­la y de un 10% del PIB y la ex­tin­ción de has­ta la mi­tad de las es­pe­cies que con­for­man la bio­di­ver­si­dad más ri­ca del con­ti­nen­te, ad­vier­ten los ex­per­tos del IPCC. Por su­pues­to, el pro­ble­ma no afec­ta­rá igual a to­das las re­gio­nes: la cuen­ca del Se­gu­ra re­gis­tra 20 ve­ces me­nos es­co­rren­tía que Ga­li­cia y cin­co ve­ces me­nos que la me­dia na­cio­nal.

En es­te con­tex­to, un es­pa­ñol me­dio con­su­me ca­da día en su casa 126 li­tros de agua co­rrien­te. La ci­fra se ele­va a 236 li­tros si se su­ma la que gas­tan las em­pre­sas, se­ña­la la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Abas­te­ci­mien­to de Agua y Sa­nea­mien­to (Aeas). Los más de 50 millones de tu­ris­tas que nos vi­si­tan ca­da año con­tri­bu­yen en no po­ca me­di­da a va­ciar los 1.500 pan­ta­nos y los acuí­fe­ros es­pa­ño­les.

Y, pe­se a la fal­ta de re­cur­sos hí­dri­cos, los es­pa­ño­les pa­gan por el agua una de las ta­ri­fas más ba­ra­tas de es­ta par­te del mun­do, afir­ma la Aeas. La me­dia es de 1,57 eu­ros por me­tro cú­bi­co, que se­gún los cálcu­los de la aso­cia­ción su­po­nen ape­nas el 0,7% del pre­su­pues­to fa­mi­liar y no cu­bren más que el 60% de los cos­tes reales del ser­vi­cio. Eso tam­po­co ayu­da a fo­men­tar el aho­rro del ele­men­to.

Re­cu­pe­rar un por­cen­ta­je apa­ren­te­men­te tan ni­mio del con­su­mo do­més­ti­co

co­mo el agua que se pier­de por el su­mi­de­ro mien­tras es­pe­ra­mos a que el cho­rro sal­ga ca­lien­te del gri­fo po­dría re­pre­sen­tar a ni­vel na­cio­nal, y to­man­do so­la­men­te en con­si­de­ra­ción las pri­me­ras vi­vien­das (16,5 millones en todo el país), un aho­rro de 350 millones de me­tros cú­bi­cos.

“Es de­cir, la me­dia anual del tras­va­se Se­gún su in­ven­tor, el dis­po­si­ti­vo es “un cla­si­fi­ca­dor de agua que en­vía la fría a don­de de­be es­tar, que es la cal­de­ra”. El fun­cio­na­mien­to del Aqua­Re­turn no tie­ne se­cre­tos: el apa­ra­to de­tec­ta la aper­tu­ra del gri­fo y blo­quea el pa­so del lí­qui­do aún frío, o no lo su­fi­cien­te­men­te ca­lien­te (me­nos de 35º C), en ca­mino ha­cia el mis­mo. Y, ce­rran­do el cir­cui­to de las dos tu­be­rías, lo de­vuel­ve ha­cia el ca­len­ta­dor uti­li­zan­do pa­ra ello la con­duc­ción del agua fría.

Si, en su ca­mino de re­gre­so a la cal­de­ra, es­te agua aún fría pue­de ser apro­ve­cha­da por al­gu­na cis­ter­na, sis­te­ma de rie­go o cual­quier otro uso, se de­ri­va ha­cia el mis­mo. En ca­so con­tra­rio, pa­sa por se­gun­da vez por el ca­len­ta­dor e in­cre­men­ta su tem­pe­ra­tu­ra has­ta la desea­da.

La par­te del lí­qui­do ya tem­pla­do que es en­via­da de nue­vo a la cal­de­ra re­du­ce el es­fuer­zo que es­ta tie­ne que rea­li­zar pa­ra que el con­jun­to del cau­dal al­can­ce los 35 gra­dos re­que­ri­dos. Las tu­be­rías, al­go más cal­dea­das tras su pa­so, con­tri­bu­yen tambien a ello. Ta­jo-Se­gu­ra su­ma­da al vo­lu­men de agua del Ebro que re­cla­ma la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na”, pro­cla­ma ro­tun­do Al­fon­so Cuer­vo-Aran­go, un di­se­ña­dor de ma­qui­na­ria in­dus­trial de 47 años que ha in­ven­ta­do un cu­rio­so sis­te­ma pa­ra evi­tar que el agua se pier­da. Más im­por­tan­te aún que el aho­rro de re-

Una vez que el dis­po­si­ti­vo de­tec­ta que la tem­pe­ra­tu­ra del agua es la co­rrec­ta, emi­te una se­ñal acús­ti­ca que ad­vier­te al usua­rio de que ya pue­de abrir el gri­fo: todo el cau­dal que sal­drá en ade­lan­te del mis­mo se en­con­tra­rá ya a la tem­pe­ra­tu­ra desea­da y po­drá ser usa­do sin des­per­di­ciar una go­ta.

Y no só­lo en el gri­fo en cues­tión. No es pre­ci­so co­lo­car un apa­ra­to en ca­da pi­ca, du­cha o ba­ñe­ra. Co­lo­ca­do en el la­va­bo del ba­ño más ale­ja­do de la cal­de­ra, el Aqua­Re­turn ga­ran­ti­za que el agua sal­drá igual­men­te ca­lien­te de la du­cha o de to­dos los de­más gri­fos si­tua­dos en el re­co­rri­do en­tre la cal­de­ra y el dis­po­si­ti­vo en po­cos se­gun­dos. Ade­más, su ins­ta­la­ción es muy sen­ci­lla y no re­quie­re obras.

Aqua­Re­turn cuen­ta con la cer­ti­fi­ca­ción CE otor­ga­da por una en­ti­dad de con­trol au­to­ri­za­da, y cum­ple con la nor­ma­ti­va eu­ro­pea vi­gen­te en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. El Aqua­Re­turn se pue­de com­prar on­li­ne a tra­vés de la web www.aqua­re­turn.com cur­sos hí­dri­cos (8.000 li­tros por per­so­na y año) lo se­ría el del con­su­mo ener­gé­ti­co pre­ci­so pa­ra ca­len­tar­la y lle­var­la a la vi­vien­da, que se tra­du­ci­ría a su vez en un sus­tan­cial re­cor­te de las facturas fa­mi­lia­res y la con­ta­mi­na­ción. Otro efec­to be­ne­fi­cio­so se­ría un me­nor cos­te pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes del abas­te­ci­mien­to de agua a las zo­nas ur­ba­nas y de la de­pu­ra­ción pos­te­rior de la mis­ma.

De ser ins­ta­la­do en to­das las pri­me­ras vi­vien­das, el Aqua­Re­turn, que así se de­no­mi­na co­mer­cial­men­te el in­ven­to, evi­ta­ría la emi­sión de 2,42 millones de to­ne­la­das de CO2 (18,6 ve­ces más que las pre­vis­tas por el plan Pre­ver pa­ra 2010) y el des­pil­fa­rro de 780 millones de eu­ros en ener­gía tér­mi­ca, con una me­dia de unos 60 eu­ros al año en un pi­so ur­bano “y has­ta la mis­ma can­ti­dad al mes en al­gu­nas gran­des ca­sas de cam­po”, sub­ra­ya Cuer­vo-Aran­go.

So­bre es­tas ba­ses, el dis­po­si­ti­vo, que ha em­pe­za­do a ser co­mer­cia­li­za­do a un pre­cio de 272 eu­ros, se amor­ti­za en unos quin­ce me­ses pa­ra una fa­mi­lia de cin­co miem­bros sin re­ci­bir sub­ven­cio­nes. Pe­ro res­pon­sa­bles del mi­nis­te­rio de In­dus­tria es­tu­dian la po­si­bi­li­dad de fi­nan­ciar a fon­do per­di­do de un 25% a un 30% de su im­por­te. El apa­ra­to gas­ta só­lo 2,7 eu­ros de elec­tri­ci­dad al año.

Ade­más, la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos tam­bién ten­dría que gas­tar me­nos en ener­gía pa­ra bom­bear agua a los pisos al­tos: “El 20% del agua que lle­ga a una vi­vien­da se va por el desagüe”, de­nun­cia el in­ven­tor. Sin em­bar­go, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, el dis­po­si­ti­vo no pue­de apli­car­se a sis­te­mas de ca­len­ta­mien­to de agua co­mu­ni­ta­rios.

Pa­ra ser ins­ta­la­do, el Aqua­Re­turn no pre­ci­sa de obras. Bas­ta con sol­tar los la­ti­gui­llos del la­va­bo del aseo de la casa más ale­ja­do de la cal­de­ra. En tres mi­nu­tos es­tá lis­to. “No hay na­da si­mi­lar en el mun­do que yo co­noz­ca, y lo más sor­pren­den­te es su sim­pli­ci­dad”, des­ta­ca An­to­nio Mi­ran­da, ex­per­to en aho­rro ener­gé­ti­co de la Ef­fi­ciency Va­lua­tion Or­ga­ni­za­tion (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la eva­lua­ción de la efi­cien­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.