En­tre la­gos y vol­ca­nes

La co­mar­ca de La Ga­rrot­xa con­ser­va el pai­sa­je vol­cá­ni­co más des­ta­ca­do de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, con 45 co­nos iden­ti­fi­ca­dos y una vein­te­na de co­la­das. Cer­ca se ex­tien­de el im­po­nen­te la­go de Ban­yo­les, que atrae a de­por­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. Una ru­ta por car

Geo - - DESDE EL BIG BANG -

Con­tem­plan­do tan apa­ci­ble pai­sa­je, se ha­ce di­fí­cil con­ce­bir con qué vio­len­cia se ges­tó. Las sua­ves co­li­nas cu­bier­tas de ár­bo­les sur­gie­ron tras co­lo­sa­les ex­plo­sio­nes cuan­do el mag­ma de las en­tra­ñas de la Tie­rra en­tró en con­tac­to con las aguas freá­ti­cas. Más tar­de, es­cu­pie­ron den­sas len­guas de ar­dien­te la­va que arra­sa­ron las es­te­pas y ma­ris­mas que cu­brían en­ton­ces la zo­na.

La co­mar­ca ge­run­den­se de La Ga­rrot­xa al­ber­ga el pai­sa­je vol­cá­ni­co más jo­ven y me­nos al­te­ra­do de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, con 45 co­nos iden­ti­fi­ca­dos y una vein­te­na de gran­des co­la­das de ba­sal­to. Aquí tu­vo lu­gar ha­ce unos 13.000 años la úl­ti­ma erup­ción al sur de los Pi­ri­neos. Así lo ha es­ta­ble­ci­do un aná­li­sis con car­bono 14, rea­li­za­do el año pa­sa­do con la ma­te­ria or­gá­ni­ca re­co­gi­da ba­jo los ma­te­ria­les vol­cá­ni­cos.

La pro­ta­go­ni­zó el Cros­cat, un crá­ter cu­ya des­truc­ción por una can­te­ra de gre­da, co­mo si fue­ra una ven­gan­za hu­ma­na por los da­ños cau­sa­dos a nues­tros an­ces­tros neo­lí­ti­cos, im­pul­só las mo­vi­li­za­cio­nes de los años se­ten­ta, que lo­gra­ron la de­cla­ra­ción del Par­que Na­tu­ral de la Zo­na Vol­cá­ni­ca de La Ga­rrot­xa en 1985.

El vul­ca­nis­mo de La Ga­rrot­xa se con­si­de­ra “inac­ti­vo, pe­ro no ex­tin­gui­do”, ad­vier­te Llo­re­nç Pla­na­gu­mà, geó­lo­go ase­sor del par­que. La zo­na es­tu­vo ac­ti­va des­de ha­ce 350.000 años, con una nue- va erup­ción ca­da 15.000. Y el ti­po de vol­ca­nes, es­trom­bo­lia­nos, en los que el mag­ma as­cien­de di­rec­ta­men­te des­de gran­des pro­fun­di­da­des, ha­ría dí­fi­cil la pre­dic­ción de un nue­vo epi­so­dio.

Pe­ro tan re­mo­ta ame­na­za no pue­de di­sua­dir­nos de re­co­rrer un te­rri­to­rio pla­ga­do de rin­co­nes irre­pe­ti­bles es­cul­pi­dos por las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za. Una cor­ta ru­ta en co­che de unos 50 ki­ló­me­tros des­de Gi­ro­na, pa­san­do por Ban­yo­les y Besalú, nos de­ja­rá en el co­ra­zón de la tie­rra de los vol­ca­nes.

Nues­tra pri­me­ra es­ca­la es el la­go de Ban­yo­les, el ma­yor de Ca­ta­lu­ña y el se­gun­do más gran­de de Es­pa­ña. “Sus aguas son muy trans­pa­ren­tes por­que en­tre el 80% y el 90% son de ori­gen sub­te­rrá­neo”, sub­ra­ya Mi­quel Cam­pos, téc­ni­co coor­di­na­dor del Con­sor­ci de l‘Es­tany, que ve­la por su pa­tri­mo­nio na­tu­ral y cul­tu­ral. Pro­ce­den de un gran acuí­fe­ro pi­re­nai­co. Nin­gún río vier­te re­si­duos en su cu­be­ta en for­ma de ocho y de has­ta 130 me­tros de pro­fun­di­dad.

Sus 112 hec­tá­reas so­lo pue­den ser sur­ca­das por una bar­ca tu­rís­ti­ca eléc­tri­ca, la Ti­ro­na, o em­bar­ca­cio­nes sin mo­tor, y son una me­ca pa­ra re­me­ros in­ter­na­cio­na­les. “El equi­po de Cam­brid­ge en­tre­na aquí ca­da año an­tes de com­pe­tir con­tra Ox­ford”, di­ce el pa­trón, Xa­vier Gui­llén, que prac­ti­ca el pi­ra­güis­mo ca­da ma­ña­na an­tes de em­pu­ñar el ti­món.

Los pe­ces fo­rá­neos in­tro­du­ci­dos con la me­jor in­ten­ción ha­ce un si­glo por el na­tu­ra­lis­ta Fran­cesc Dar­der (el mis­mo que tra­jo a la

ciu­dad al “Ne­gro de Ban­yo­les”, un hom­bre di­se­ca­do que ad­qui­rió en Pa­rís, ex­pues­to du­ran­te dé­ca­das y en­te­rra­do en Bot­sua­na en 2000) diez­ma­ron a los au­tóc­to­nos.

Pe­ro el eco­sis­te­ma ha me­jo­ra­do mu­cho en los úl­ti­mos 20 años. Tram­pas y ba­ti­das man­tie­nen a ra­ya a la fau­na y flo­ra in­va­so­ras. “Allí hay una ma­ta de viña de jar­dín. Ten­dré que en­viar a la bri­ga­da”, se­ña­la Cam­pos mien­tras cir­cun­na­ve­ga­mos el la­go, cu­yas ri­be­ras pun­tean una vein­te­na de pes­que­res, cons­truc­cio­nes des­ti­na­das al ocio que dis­fru­tan ba­jo con­ce­sión al­gu­nas fa­mi­lias aco­mo­da­das (el la­go es co­mu­nal). Al­gu­nas son ya se­cu­la­res.

De vez en cuan­do, ex­pli­ca, hay que cap­tu­rar a al­gu­nos pe­ces au­tóc­to­nos pa­ra sal­var a otra de las jo­yas del la­go: las ná­ya­des, unos bi­val­vos de agua dul­ce. Aquí vi­ven cua­tro de sus on­ce ame­na­za­das es­pe­cies pe­nin­su­la­res. Los bió­lo­gos las re­pro­du­cen en tan­ques en un pro­yec­to pio­ne­ro fi­nan­cia­do por la Unión Eu­ro­pea.

De­jan­do atrás el llano, la A-26 nos lle­va con co­mo­di­dad a la ve­ci­na Ga­rrot­xa. En un es­tra­té­gi­co pa­so ha­cia el Pi­ri­neo se al­za Besalú. Eso ex­pli­ca la im­por­tan­cia de su puen­te ro­má­ni­co, de sie­te ar­cos y 145 me­tros. El pue­blo, con pla­za fi­ja en las lis­tas de los más be­llos del país, ha con­ser­va­do su as­pec­to du­ran­te mil años gracias a que “se que­dó dor­mi­do tras la Edad Me­dia”, con­clu­ye María Fauró, je­fe del pro­yec­to lo­cal “Con­vi­vir con la his­to­ria”.

Cau­sa o efec­to de es­ta de­ca­den­cia fue la des­apa­ri­ción de su im­por­tan­te co­mu­ni­dad ju­día, do­cu­men­ta­da has­ta 1436. Lle­gó a re­pre­sen­tar la quin­ta par­te de los 1.500 ha­bi­tan­tes de la vi­lla y con­ta­ba con des­ta­ca­dos mé­di­cos en sus fi­las. Su prin­ci­pal le­ga­do es el mik­vé, o ba­ño ri­tual de la si­na­go­ga, des- cu­bier­to en 1964. Só­lo que­dan una do­ce­na de esa épo­ca en Eu­ro­pa, y nin­guno más en Es­pa­ña. Hoy la vi­si­tan ca­da año más de 6.000 tu­ris­tas is­rae­líes y ra­bi­nos pro­ce­den­tes de todo el glo­bo.

De nue­vo en la ru­ta prin­ci­pal, la A-26 se su­mer­ge en un tú­nel tras de­jar­nos vis­lum­brar Cas­tell­fo­llit de la Ro­ca, es­pec­ta­cu­lar­men­te en­ca­ra­ma­do so­bre un ris­co de co­lum­nas de ba­sal­to. Nos aden­tra­mos ya en la zo­na vol­cá­ni­ca.

En­tre Olot y San­ta Pau, otra co­la­da so­por­ta la Fa­ge­da d’en Jor­dà, que en oto­ño ad­quie­re el as­pec­to –ár­bo­les des­nu­dos, ro­cas cu­bier­tas de mus­go, mu­lli­da alfombra de ho­jas ro­ji­zas– que lo ha con­ver­ti­do en el bos­que más fa­mo­so de Ca­ta­lu­ña, ins­pi­ra­ción pa­ra pin­to­res y poe­tas. Vi­ve en­vuel­ta por un mi­cro­cli­ma: no es nor­mal que un ha­ye­do pros­pe­re a po­co más de 500 me­tros de al­ti­tud, y cre­ce so­bre enor­mes bur­bu­jas for­ma­das en la la­va que aquí lla­man tos­sols.

No es de ex­tra­ñar que Cris­to­bal Co­lón eli­gie­ra es­te lu­gar pa­ra su pro­yec­to. El to­ca­yo del na­ve­gan­te, un psi­có­lo­go ara­go­nés, fun­dó en 1982 la coope­ra­ti­va La Fa­ge­da, don­de 289 per­so­nas, de ellas 161 dis­ca­pa­ci­ta­dos men­ta­les (to­dos los de la co­mar­ca), pro­du­cen en el co­ra­zón del bos­que 45 millones de yo­gu­res con la le­che de 500 va­cas cria­das con mi­mo. Una bue­na prue­ba de que sen­si­bi­li­dad so­cial y ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca son per­fec­ta­men­te com­pa­ti­bles.

En el puen­te me­die­val de Besalú, so­bre el río Flu­vià, se co­bra­ban pea­jes pa­ra po­der con­ti­nuar via­je ha­cia Fran­cia. Pá­gi­na si­guien­te: el la­go de Ban­yo­les na­ció al for­mar­se una fa­lla du­ran­te el ple­ga­mien­to que for­mó los Pi­ri­neos (aba­jo). Arri­ba: ru­ta en­tre pi­na­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.