Tec­no­lo­gía pa­ra no­so­tros, ve­neno pa­ra ellos cha­ta­rra elec­tró­ni­ca Cha­ta­rra elec­tró­ni­ca

Geo - - GEO -

Or­de­na­do­res, mó­vi­les, te­le­vi­so­res: la via­ja por ca­mi­nos os­cu­ros des­de los paí­ses in­dus­tria­les has­ta Asia y Áfri­ca. Allí se ex­traen las par­tes me­tá­li­cas de la ba­su­ra con mé­to­dos que ame­na­zan el me­dio am­bien­te y la sa­lud de mu­chas per­so­nas.

............ ¿Quién se be­ne­fi­cia de los desechos re­ci­cla­bles de la tec­no­lo­gía de usar y ti­rar?

Ca­da año se ti­ran en el mun­do unos 40 millones de to­ne­la­das de apa­ra­tos en desuso: mó­vi­les, or­de­na­do­res, co­ci­nas... que son un le­ga­do tó­xi­co pa­ra el pla­ne­ta. Y un ma­te­rial pa­ra co­mer­cian­tes que com­pran y ven­den sus pie­zas en un mer­ca­do muy opa­co. La vi­da ca­da vez más bre­ve de los pro­duc­tos y las mo­das fo­men­tan un con­su­mo de “usar y ti­rar”.

EL CHI­CO EM­PU­JA UN CA­RRI­CO­CHE por una ca­lle­jue­la de Old See­lam­pur, un ba­rrio de Nue­va Del­hi. En la pla­ta­for­ma de car­ga lle­va do­ce car­ca­sas de or­de­na­dor. Lle­ga a la puer­ta de una casa, don­de le es­pe­ran dos hom­bres y de don­de sa­le un tu­fo a plás­ti­co cha­mus­ca­do, pro­duc­tos quí­mi­cos y me­tal. Uno de ellos le en­tre­ga otra car­ca­sa y el chi­co la aña­de al mon­tón.

Cha­ta­rra elec­tró­ni­ca: aquí to­dos vi­ven de des­gua­zar es­te ti­po de ba­su­ra. En el ta­ller de una casa se acu­mu­lan las pla­cas ba­se de or­de­na­dor; al la­do hay mul­ti­tud de mo­ni­to­res vie­jos en fi­la. Un ti­po cor­pu­len­to sos­tie­ne so­bre la lla­ma de un me­che­ro Bun­sen una ple­ti­na: in­ten­ta fun­dir los ca­bles de in­ter­co­ne­xión pa­ra ex­traer los chips de la pla­ca ba­se. Al fon­do, dos cha­va­les mar­ti­llean el dis­co du­ro de vie­jos or­de­na­do­res. Gol­pean las pa­re­des la­te­ra­les de las ca­jas me­tá­li­cas con des­tor­ni­lla­do­res pla­nos a mo­do de es­co­plos. Al fin sal­ta el fron­tal de la ca­ja y den­tro bri­llan los ar­chi­vos de me­mo­ria del dis­co du­ro. Les in­tere­sa el elec­tro­imán de una es­qui­na, dis­po­si­ti­vo que re­gu­la el lec­tor de tar­je­tas de me­mo­ria y con­tie­ne neo­di­mio, me­tal co­di­cia­do.

De ca­da vie­jo or­de­na­dor se sa­can unos sie­te eu­ros de be­ne­fi­cio. Por ellos, los adul­tos arries­gan su sa­lud y la de mu­chos ni­ños em­plea­dos en el des­gua­ce. Las par­tí­cu­las de pol­vo que se des­pren­den del apa­ra­to al gol­pear­lo tie­nen plo­mo en sus­pen­sión que, al in­ha­lar­se, pro­vo­ca da­ños ce­re­bra­les irre­ver­si­bles. La que­ma de ple­ti­nas y ca­bles des­pi­de ga­ses can­ce­rí­ge­nos. El Go­bierno in­dio idea es­tra­te­gias pa­ra re­gu­lar el co­mer­cio de cha­ta­rra con me­di­das de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal y for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra que la ges­tión de re­si­duos sea “más lim­pia”.

En Chi­na no han lle­ga­do tan le­jos. Gui­yu –pro­vin­cia de Guang­dong– es­tá si­tua­da ape­nas 300 ki­ló­me­tros al es­te de Hong Kong. La prin­ci­pal ac­ti­vi­dad in­dus­trial de la ciu­dad –des­man­te­lar desechos elec­tró­ni­cos– la ha con­ver­ti­do en un gi­gan­tes­co ver­te­de­ro.

Unas mu­je­res po­nen al fue­go ple­ti­nas en la co­ci­na do­més­ti­ca has­ta que los con­duc­to­res de in­ter­co­ne­xión se fun­den. Con unas te­na­zas sa­can los chips de la pla­ca ba­se. Un be­bé llo­ra. En la pe­ri­fe­ria ur­ba­na, un hom­bre su­mer­ge ple­ti­nas en cu­bas lle­nas de una sus­tan­cia ácida, de don­de sa­le hu­mo ocre. Los áci­dos se uti­li­zan pa­ra se­pa­rar me­ta­les co­mu­nes de no­bles. Así es un día de tra­ba­jo en Gui­yu, el ce­men­te­rio de ba­su­ra elec­tró­ni­ca. El agua po­ta­ble se lle­va en ca­mio­nes por­que todo es­tá con­ta­mi­na­do de ga­ses tó­xi­cos de la com­bus­tión. Las ce­ni­zas de que­mar ple­ti­nas han en­ne­gre­ci­do las aguas del río. Gui­yu os­ten­ta un tris­te ré­cord: la con­cen­tra­ción de com­pues­tos quí­mi­cos can­ce­rí­ge­nos, co­mo las dio­xi­nas, es la ma­yor del pla­ne­ta. La ta­sa de abor­tos es cua­tro ve­ces su­pe­rior a la de otras ciu­da­des, se­gún aná­li­sis de in­ves­ti­ga­do­res chi­nos que han to­ma­do de re­fe­ren­cia la ciu­dad cos­te­ra de Xia­men. Sie­te de ca­da diez ni­ños tie­nen plo­mo en san­gre.

Las ci­fras son ate­rra­do­ras, pe­ro no sor­pren­den: en Gui­yu se api­la la ma­yor can­ti­dad de ba­su­ra elec­tró­ni­ca del mun­do.

Vía Hong Kong lle­gan aquí vie­jos apa­ra­tos –te­le­vi­so­res, or­de­na­do­res, mó­vi­les...– de los que se des­ha­ce la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se. En lu­gar de re­ci­clar­los allí, se em­bar­can a Chi­na. Un tra­ta­mien­to de desechos tec­no­ló­gi­cos que cum­pla las re­gu­la­cio­nes es muy cos­to­so en Nor­tea­mé­ri­ca y la pers­pec­ti­va de un di­ne­ro rá­pi­do des­pier­ta la ava­ri­cia de al­gu­nos: ges­to­res de re­si­duos a quie­nes pa­gan los fa­bri­can­tes de apa­ra­tos pa­ra que se res­pon­sa­bi­li­cen del re­ci­cla­je; en lu­gar de cum­plir con su obli­ga­ción, ven­den la cha­ta­rra por un pre­cio irri­so­rio a ter­ce­ros. Y és­tos la des­vían ha­cia Asia. Así, en el su­r­es­te de Chi­na mi­les de cam­pe­si­nos se des­pla­zan a la “ciu­dad ve­neno” de Gui­yu por­que allí ga­nan más di­ne­ro que en el cam­po: sie­te eu­ros al día.

Es­te ilí­ci­to ne­go­cio no de­be­ría exis­tir. Se­gún la Con­ven­ción de Ba­si­lea, fir­ma­da en 1989, los mo­vi­mien­tos trans­fron­te­ri­zos de cha­ta­rra es­tán prohi­bi­dos. So­lo es­tá per­mi­ti­da la ex­por­ta­ción de apa­ra­tos ap­tos pa­ra el fun­cio­na­mien­to, o bien los que pue­dan ser re­pa­ra­dos en el destino. Pe­ro, ¿en qué adua­na se dis­po­ne de per­so­nal y tiem­po su­fi­cien­tes pa­ra re­vi­sar las mon­ta­ñas de apa­ra­tos en desuso y ve­ri­fi­car que con un arre­glo que­da­rán lis­tos pa­ra ser re­uti­li­za­dos? Así se ex­por­tan los apa­ra­tos desecha­dos en las na­cio­nes in­dus­tria­li­za­das. Por eso gran par­te de los 40 millones de to­ne­la­das de cha­ta­rra elec­tró­ni­ca pro­du­ci­da ca­da año en el mun­do van a pa­rar allí don­de la mano de obra es lo bas­tan­te ba­ra­ta co­mo pa­ra ha­cer ren­ta­ble la ex­trac­ción de los me­ta­les de los vie­jos dis­po­si­ti­vos, o don­de la nor­ma­ti­va me­dioam­bien­tal es me­nos res­tric­ti­va. Apar­te de Chi­na y la In­dia, otros paí­ses con ma­yor per­mi­si­vi­dad son Gha­na, Ni­ge­ria y Viet­nam.

ES­TA BA­SU­RA PO­DRÍA SO­ME­TER­SE A TRA­TA­MIEN­TO

en el país que la ge­ne­ró. Con las mo­der­nas plan­tas de re­ci­cla­je, co­mo Umi­co­re en Am­be­res o Au­ru­bis en Ham­bur­go, el ne­go­cio es lu­cra­ti­vo in­clu­so en paí­ses con al­tos sa­la­rios. Por­que jun­to con la cha­ta­rra se arro­jan a la ba­su­ra ma­te­rias pri­mas muy va­lio­sas. Por ejem­plo, en un ki­lo­gra­mo de mó­vi­les hay unos 200 mi­li­gra­mos de oro pu­ro, 40 ve­ces más que el que se ex­trae de un ki­lo­gra­mo de mi­ne­ral me­ta­lí­fe­ro en una mi­na de oro. Así, al año se ti­ran a la ba­su­ra to­ne­la­das de oro. Y otros me­ta­les: pla­tino, pla­ta, co­bre, li­tio, ga­lio, pa­la­dio, in­dio, co­bal­to...

El nú­me­ro uno del ran­king en la pro­duc­ción de desechos lo ocu­pa Es­ta­dos Uni­dos, que no ha ra­ti­fi­ca­do la Con­ven­ción de Ba­si­lea y ex­por­ta el 80% de los tres millones de to­ne­la­das de cha­ta­rra elec­tró­ni­ca que ge­ne­ra. Le si­gue Chi­na y lue­go la In­dia. Las pre­vi­sio­nes del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Me­dio Am­bien­te (UNEP) es­ti­man que el cre­ci­mien­to de la ge­ne­ra­ción de ba­su­ra elec­tró­ni­ca en es­tos paí­ses emer­gen­tes se ha­brá quin­tu­pli­ca­do en 2020.

Que una per­so­na se des­ha­ga de tan­tos ob­je­tos se ex­pli­ca por una per­cep­ción bas­tan­te co­mún al con­su­mi­dor: lo nue­vo se aso­cia con lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.