Pa­ta­go­nia

MON­TES MA­JES­TUO­SOS, TU­PI­DOS BOS­QUES,

Geo - - GEO - Fo­tos: Ralf Gan­tz­horn

........................ Un via­je a tra­vés de los pai­sa­jes más im­pre­sio­nan­tes de Amé­ri­ca del sur

es­te­pa in­fi­ni­ta, la­gos co­lor tur­que­sa: Pa­ta­go­nia es si­nó­ni­mo de na­tu­ra­le­za a lo gran­de. Quien via­ja por el in­dó­mi­to sur de Amé­ri­ca, sue­le pa­sar días sin ver un ser hu­mano, un co­che o una casa. Y pron­to su­cum­be al en­can­to pri­mi­ge­nio de la be­lle­za, el si­len­cio, los gran­des es­pa­cios y el va­cío.

pa­ra re­co­rrer la eter­na es­te­pa de Pa­ta­go­nia por la ru­ta 40, ir a la cos­ta atlán­ti­ca, lue­go di­ri­gir­nos de nue­vo al nor­te y re­gre­sar trans­ver­sal­men­te. Todo pa­ra asom­bro del se­ñor de la agen­cia de al­qui­ler de co­ches: “Allí no hay na­da”, nos di­jo tras es­cu­char nues­tro plan, un tra­yec­to de más de 4.000 ki­ló­me­tros.

Po­co des­pués de El Chal­tén ter­mi­na el as­fal­to, lo que que­da de la ca­rre­te­ra es una pis­ta en me­dio de la are­na. A nues­tra iz­quier­da y de­re­cha: ex­ten­sio­nes in­fi­ni­tas y una cons­tan­te su­ce­sión de “me­se­tas”, co­li­nas ta­lla­das por la ero­sión y ra­ya­das co­mo tar­tas de ca­pas. Ca­da es­tra­to co­rres­pon­de a una era geo­ló­gi­ca. Ha­ce tiem­po que he­mos de­ja­do de con­du­cir con cau­te­la pa­ra evi­tar que las rue­das lan­cen pie­dri­tas con­tra el co­che. Ya es bas­tan­te di­fí­cil en­fren­tar­se al vien­to, siem­pre tor­men­to­so, y man­te­ner­se en la cal­za­da.

La es­te­pa que nos ro­dea es­tá sem­bra­da de bo­li­tas: son pe­na­chos de hier­ba, con ta­llos du­ros y pun­tia­gu­dos co­mo agu­jas. Cuan­do una bo­li­ta se le­van­ta y cru­za la ca­rre­te­ra so­bre zan­cos, es un ñan­dú, esa gran ave que no vue­la. Cuan­do unas pie­dre­ci­tas ma­rro­nes echan a vo­lar des­de la ca­rre­te­ra son pá­ja­ros más pe­que­ños. Las man­chas ma­rro­nes de la es­te­pa son gua­na­cos, pa­rien­tes de los ca­me­llos y las lla­mas. Las blancas son ove­jas. Po­cas ve­ces nos en­con­tra­mos con co­ches. No hay lí­neas de elec­tri­ci­dad y ca­si na­da que se pue­da iden­ti­fi­car co­mo va­llas.

Las es­tan­cias de los ga­na­de­ros son los úni­cos mon­ton­ci­tos de ci­vi­li­za­ción en me­dio de es­te pá­ra­mo, igual que las obras y las ga­so­li­ne­ras. Una de ellas es Tres La­gos, y quien no echa ga­so­li­na aquí, se que­da­rá en el ca­mino. La pró­xi­ma se en­cuen­tra en Ba­jo Ca­ra­co­les a 400 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

A ve­ces, a la luz del cre­púscu­lo, el bor­de de la ca­rre­te­ra se con­fun­de con la es­te­pa. Con­du­ci­mos y con­du­ci­mos. No hay le­tre­ro que in­di­que la di­rec­ción. No hay na­da pa­ra orien­tar­se, sal­vo los An­des, cu­ya cor­di­lle­ra blan­ca se al­za a lo le­jos. Cuan­do nos pre­gun­ta­mos si tal vez nos he­mos sal­ta­do un cru­ce de ca­mi­nos, apa­re­ce una fle­cha blan­ca: Pe­ri­to Mo­reno. Va­mos por buen ca­mino.

Des­pués lle­ga el mo­men­to que ca­si me qui­ta la res­pi­ra­ción. No hay fue­gos ar­ti­fi­cia­les que lo­gren lo que las nu­bes y el sol de la tar­de or­ga­ni­zan en el cie­lo. Es­tá ar­dien­do. Pro­tu­be­ran­cias, re­mo­li­nos y pe­que­ños pun­tos pin­tan una ima­gen en na­ran­jas, ro­jos y li­las. Se des­pla­zan por el azul del cie­lo du­ran­te ca­si una ho­ra; des­pués, las lla­mas se ex­tin­guen con la os­cu­ri­dad.

Es de no­che cuan­do subimos por la pis­ta de gra­va de la Es­tan­cia Tel­ken, si­tua­da cer- ca de la pe­que­ña ciu­dad de Pe­ri­to Mo­reno. Lle­van nues­tras bol­sas a la casa y nos ha­cen en­trar por una puer­ta. Des­pués de todo el si­len­cio y la so­le­dad, nos lle­ga brus­ca­men­te una mez­cla de vo­ces des­de un co­me­dor ilu­mi­na­do. Oa­sis co­mo es­te com­pen­san la sen­sa­ción de es­tar per­di­do en me­dio de la na­da. Pe­ro no hay mu­chos, y hay que sa­ber dón­de se en­cuen­tran.

Nues­tra pró­xi­ma me­ta es una pla­ya en la cos­ta del Atlán­ti­co, 400 ki­ló­me­tros lar­gos al es­te: la bahía Bus­ta­man­te. Tar­da­mos dos días en re­co­rrer la dis­tan­cia. Sus aguas son una alfombra azul con bor­des ma­rro­nes de al­gas, ja­lo­na­da por un are­nal sem­bra­do de con­chas y una fi­la de sen­ci­llas ca­sas va­ca­cio­na­les blancas. “Allí vi­vían los tra­ba­ja­do­res cuan­do yo era un mu­cha­cho”, di­ce Ma­tías So­riano. Su abue­lo ha fun­da­do la lo­ca­li­dad; an­ta­ño, su em­pre­sa te­nía 500 em­plea­dos que trans­for­ma­ban al­gas en aga­ra­gar, una ma­te­ria pri­ma pa­ra ali­men­tos y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos.

La vie­ja igle­sia, el edi­fi­cio de­cré­pi­to de la es­cue­la, el par­que infantil... todo si­gue aquí. Hoy, sin em­bar­go, Ma­tías vi­ve en la lo­ca­li­dad con so­lo 20 em­plea­dos. Cría 20.000 ove­jas, si­gue ex­plo­tan­do las al­gas, al­qui­la ca­sas va­ca­cio­na­les y en­se­ña a los via­je­ros su mun­di­llo sano y sal­vo. Ex­plo­ra­mos el en­torno en bi­ci­cle­ta, sal­ta­mos a la trans­pa­ren­te agua de las pis­ci­nas de ma­reas en­tre las ro­cas. Con la lan­cha vi­si­ta­mos is­las sin nom­bre lle­nas de pin­güi­nos de Ma­ga­lla­nes, pa­tos y leo­nes ma­ri­nos. Ca­mi­na­mos por los res­tos de un bos­que pe­tri­fi­ca­do que cre­ció aquí ha­ce 60 millones de años; los tron­cos es­tán co­mo si se hu­bie­ran caí­do ayer.

Des­pués de la bahía Bus­ta­man­te nos que­da un via­je de mil ki­ló­me­tros, pri­me­ro a lo lar­go de la cos­ta ha­cia el nor­te, des­pués, de

re­gre­so a los An­des. Du­ran­te el ca­mino no ocu­rre mu­cho, pe­ro tam­po­co nos es­for­za­mos por que ocu­rra al­go. En nues­tras ca­be­zas te­ne­mos tan­tas im­pre­sio­nes que tie­nen que asen­tar­se... El en­can­to de la Pa­ta­go­nia re­si­de en que se con­cen­tra en po­cos atrac­ti­vos: las co­li­nas ra­ya­das, el sil­bar del vien­to, las bo­li­tas le­ja­nas que re­sul­tan ser ani­ma­les, la vas­te­dad... Todo se nos ha­ce tan fa­mi­liar que nos vol­ve­mos real­men­te adic­tos: que­re­mos con­du­cir más y más le­jos.

En uno de nues­tros úl­ti­mos días en la es­te­pa tra­ta­mos de pa­rar el tiem­po y pa­sa­mos la no­che en Los Al­ta­res, a me­dio ca­mino en­tre la ciu­dad cos­te­ña de Tre­lew y la mon­ta­ña. Allí hay al­gu­nas ro­cas em­pi­na­das, los “al­ta­res” que dan nom­bre al lu­gar. Hay una gasolinera, un pu­ña­do de ca­sas y un motel don­de nos mi­ran in­cré­du­los cuan­do pre­gun­ta­mos por una ha­bi­ta­ción. Y allí es­tá José, que lle­va 38 años asan­do mi­la­ne­sas en el úni­co res­tau­ran­te de Los Al­ta­res. El li­bro de hués­pe­des con­tie­ne ocho en­tra­das en los úl­ti­mos dos años, la úl­ti­ma da­ta de ha­ce cua­tro me­ses. ¿Que qué que­re­mos en Los Al­ta­res? Na­da. Por ul­ti­mí­si­ma vez.

Una tie­rra re­quie­re tan po­co pa­ra con­mo­cio­nar­te. Es­te­pa, nu­bes y cie­lo son su­fi­cien­tes. De vez en cuan­do, un ser hu­mano. Allí y allá un ani­mal, una tor­pe ove­ja o un agi­ta­do león ma­rino. Y ca­da cien ki­ló­me­tros, un le­tre­ro... pa­ra que no te preo­cu­pes de­ma­sia­do de que po­drías ha­ber­te caí­do del mun­do.

Un úl­ti­mo re­co­rri­do por el al­ba, des­pués re­gre­sa­mos a los An­des, al Par­que Na­cio­nal El país te abre los ojos a la gran­dio­sa

na­da Los Aler­ces. Ca­mi­na­mos por exu­be­ran­tes bos­ques. El ai­re cla­ro con­vier­te el pol­vo de los úl­ti­mos días en un nos­tál­gi­co re­cuer­do. Se­gui­mos con­du­cien­do, nos ba­ña­mos en las aguas fres­cas del la­go Pue­lo, ca­bal­ga­mos por los bos­ques al­re­de­dor de El Bol­són. Y, des­pués de la úl­ti­ma eta­pa, en­con­tra­mos en Ba­ri­lo­che al se­ñor del al­qui­ler de co­ches. Su mi­ra­da roza la ca­pa de barro se­co que cu­bre el Ford. Si­gue sin com­pren­der­lo.

“Us­te­des no han vis­to na­da”, nos co­men­ta. “To­da la be­lle­za del país es­tá en la mon­ta­ña, hay un par­que na­cio­nal des­pués de otro; de­be­rían ha­ber­se que­da­do allí.” Nos ha­bla del en­torno de Ba­ri­lo­che, de ár­bo­les con ho­jas tan gran­des co­mo pa­ra­guas. Todo eso exis­ti­rá, qué du­da ca­be. Y se­gu­ra­men­te se­rá de una be­lle­za arre­ba­ta­do­ra. Pe­ro la Pa­ta­go­nia que he­mos vis­to no­so­tros ha lo­gra­do en­se­ñar­nos al­go. Nos ha abier­to los ojos... a la gran­dio­sa na­da.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.